Co­ne­xión con el país real

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - Héc­tor So­to

No es­tá fá­cil ser par­la­men­ta­rio de oposición ac­tual­men­te. Aun­que mu­chos con­si­de­ran que su mi­sión es tor­pe­dear sis­te­má­ti­ca­men­te to­das las ini­cia­ti­vas del go­bierno y su­mar­se a cuan­ta acu­sa­ción es­té cir­cu­lan­do por el Congreso, los tri­bu­na­les o las re­des so­cia­les, no fal­tan en el sec­tor las mi­ra­das más res­pon­sa­bles y se­re­nas que co­mien­zan a te­mer que es­ta estrategia so­lo con­duz­ca a la irre­le­van­cia po­lí­ti­ca. El país es­tá lo bas­tan­te ma­du­ro pa­ra que la oposición por el pu­ro gus­to de ha­cer oposición no sea ren­ta­ble ni co­mo ne­go­cio po­lí­ti­co ni tam­po­co co­mo tes­ti­mo­nio éti­co.

So­bran los ejem­plos. El más evi­den­te y es­ca­bro­so pro­ba­ble­men­te es el que ha ro­dea­do la pos­ter­ga­da dis­cu­sión del pro­yec­to Au­la Se­gu­ra, res­pec­to del cual las ban­ca­das opo­si­to­ras pri­me­ro des­ca­li­fi­ca­ron por in­cons­ti­tu­cio­nal y des­pués sa­lie­ron a ras­gar vestiduras por el de­bi­do pro­ce­so que de­bie­ran te­ner los es­tu­dian­tes in­cul­pa­dos de des­ór­de­nes gra­ves o de aten­ta­dos vio­len­tos contra pro­fe­so­res y contra la con­vi­ven­cia ci­vi­li­za­da de la co­mu­ni­dad es­co­lar. Es­tá bien: sin du­da que el de­bi­do pro­ce­so es una di­men­sión importante del pro­yec­to y que de ella el Congreso de­be ha­cer­se car­go. Pe­ro el te­ma de fon­do no es ese. El te­ma de fon­do es que en los es­ta­ble­ci­mien­tos pú­bli­cos la vio­len­cia -no so­lo la ge­ne­ra­da por los chi­cos de ove­ro­les blan­cos- es­tá lle­gan­do a ni­ve­les des­qui­cia­dos y que si el país no es ca­paz de reac­cio­nar en for­ma re­suel­ta fren­te a es­te pro­ble­ma, bueno, la educación pú­bli­ca chi­le­na va a se­guir per­dien­do ma­trí­cu­las y con­ti­nuar su caí­da li­bre en tér­mi­nos de ca­li­dad y pres­ti­gio, que es lo que ha es­ta­do ocu­rrien­do en los úl­ti­mos años, a ojos vis­ta de to­dos y an­te la más com­ple­ta in­do­len­cia de la iz­quier­da y de la cen­troiz­quier­da chi­le­nas. Por lo mis­mo, por­que el mar­co nor­ma­ti­vo ac­tual es­tá en­te­ra­men­te so­bre­pa­sa­do, al­go hay que ha­cer. Y hay que ha­cer­lo pron­to.

Va­rios par­la­men­ta­rios adu­cen que el pro­yec­to gu­ber­na­ti­vo es in­ne­ce­sa­rio. Que to­das las fa­cul­ta­des y pre­rro­ga­ti­vas dis­ci­pli­na­rias con­tem­pla­das en él pa­ra los di­rec­to­res ya es­tán con­tem­pla­das en la ac­tual ins­ti­tu­cio­na­li­dad. Pe­ro si así fue­ra, ca­bría en­ton­ces pre­gun­tar por qué las cosas no es­tán fun­cio­nan­do, por qué el sis­te­ma no ha si­do ca­paz de reac­cio­nar fren­te a con­duc­tas van­dá­li­cas o fran­ca­men­te de­lic­tua­les y por qué es­tas ma­ni­fes­ta­cio­nes con­cer­ta­das y pla­ni­fi­ca­das de in­ci­vi­li­dad se si­guen ex­ten­dien­do. Lle­ga un mo­men­to en que el ob­ser­va­dor no pue­de me­nos que co­men­zar a du­dar del com­pro­mi­so con la dig­ni­dad de la educación pú­bli­ca que mu­chos di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos di­cen te­ner, no obs­tan­te que en la práctica pa­re­cie­ran que­rer en­tre­gár­se­la en ban­de­ja a la ul­tra­iz­quier­da pa­ra con­ver­tir­la –co­mo ha ocu­rri­do en mu­chos paí­ses de la re­gión- en feu­do del ra­di­ca­lis­mo po­lí­ti­co y la di­so­cia­ción. Des­de lue­go, no es eso lo que quie­ren las fa­mi­lias de los es­tu­dian­tes.

Fi­nal­men­te, va a ser el apo­yo al pro­yec­to de Au­la Se­gu­ra en la opi­nión pú­bli­ca el fac­tor que de­ci­di­rá su des­tino. La sen­sa­tez de­bie­ra im­po­ner­se y al­gu­na lec­ción pa­ra el fu­tu­ro de­be­rían sa­car las ban­ca­das opo­si­to­ras de es­te epi­so­dio. Cuan­do los pro­ble­mas son reales, hay que tra­tar de re­sol­ver­los, y los por­ta­zos, las ne­ga­ti­vas o las fi­li­gra­nas bu­ro­crá­ti­cas o ju­rí­di­cas pa­ra no ha­cer­lo ter­mi­nan sien­do im­pre­sen­ta­bles.

Sin du­da que to­da oposición de­be sa­ber de­cir no. Pe­ro tam­bién de­be sa­ber cons­truir y ofre­cer al­ter­na­ti­vas de so­lu­ción a los pro­ble­mas exis­ten­tes. En es­te plano las ban­ca­das opo­si­to­ras es­tán en deu­da, bá­si­ca­men­te por­que -al­gu­nos en bus­ca de su pro­pia iden­ti­dad, otros tra­tan­do de cam­biar­la y no po­cos per­di­dos tan­to en el tiem­po co­mo en el es­pa­cio- ca­re­cen de pro­yec­to y tam­po­co tie­nen li­de­raz­go.

No es raro que en es­tas cir­cuns­tan­cias el go­bierno pa­rez­ca, in­clu­so a ve­ces sin ser­lo, un mo­de­lo de responsabilidad y cohe­ren­cia. Su ini­cia­ti­va de Com­pro­mi­so País, que in­ten­ta ma­tri­cu­lar a fon­do al sec­tor pri­va­do y a la so­cie­dad chi­le­na to­da con la de­rro­ta a la po­bre­za, es con­se­cuen­te con los prin­ci­pios de la cen­tro­de­re­cha y es­tá bien pen­sa­da, por­que, lue­go de los no­ta­bles avan­ces que el país se anotó en es­te plano en las úl­ti­mas dé­ca­das, pro­duc­to no so­lo del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, la re­mo­ción los re­duc­tos y bol­so­nes de vul­ne­ra­bi­li­dad que sub­sis­ten exi­gi­rán en ade­lan­te po­lí­ti­cas so­cia­les más per­so­na­li­za­das y sin­to­nía más fi­na. Lle­gó el mo­men­to de re­co­no­cer que la po­bre­za no es so­lo una cues­tión de in­gre­sos sino tam­bién de des­truc­ción de las fa­mi­lias, de dro­ga­dic­ción en los jó­ve­nes, de soledad y sub­sis­ten­cia en­tre los an­cia­nos, de re­in­ser­ción pos­car­ce­la­ria, de ha­ci­na­mien­to en las po­bla­cio­nes y de cre­cien­te mar­gi­na­li­dad edu­ca­cio­nal, sa­ni­ta­ria, cul­tu­ral y so­cial de un am­plio y va­ria­do sec­tor de la po­bla­ción que sim­ple­men­te no tie­ne he­rra­mien­tas ni es­tá en con­di­cio­nes de sa­lir ade­lan­te por sus me­dios. A esos gru­pos pri­me­ro que na­da hay que po­ner­les ca­ra –de par­ti­da, no to­dos son igua­les- y en­se­gui­da acom­pa­ñar­los y asis­tir­los. Vie­ne un trabajo ar­duo de mar­ca­ción al jo­ven, a la mu­jer, al an­ciano, al po­bla­dor, trabajo cu­yos fru­tos con to­da se­gu­ri­dad van a ser len­tos. Lo importante, sin em­bar­go, es em­pe­zar, aun­que les due­la a los que se sien­ten due­ños del te­ma de la po­bre­za y creen te­ner de­re­cho a co­brar pea­je cuan­do sien­ten que al­guien tras­pa­sa su cer­co.

Es es­ti­mu­lan­te cuan­do la po­lí­ti­ca se co­nec­ta con el país real. En es­to La Mo­ne­da no de­be­ría per­der­se ni un so­lo mi­nu­to. Su man­da­to es vol­ver a po­ner al país en mo­vi­mien­to, in­fun­dir­les con­fian­za con más opor­tu­ni­da­des a los sec­to­res me­dios y res­ca­tar a los que se que­da­ron atrás. Ese ha de ser su fo­co y to­do el res­to -Bolsonaro, las elec­cio­nes in­ter­nas de los par­ti­dos, la pe­lea en Con­tra­lo­ría, in­clu­so el lío en el Ejér­ci­toes aña­di­du­ra. A no per­der­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.