Pro­ce­sión a nin­gu­na par­te

¿Qué bus­ca la an­sio­sa vi­si­ta de Jac­que­li­ne van Rysselberghe al can­di­da­to bra­si­le­ño Jair Bolsonaro?

La Tercera - Reportajes - - APUNTES -

Lo que es­tá ocu­rrien­do en Chi­le con las elec­cio­nes bra­si­le­ñas es uno de los fe­nó­me­nos más ex­tra­ños de la his­to­ria po­lí­ti­ca de las úl­ti­mas dé­ca­das. Nin­gún tor­neo elec­to­ral ex­terno ha­bía si­do se­gui­do con la ver­ti­gi­no­sa pa­sión que ha adquirido es­te. Nin­gu­na com­pe­ten­cia de­mo­crá­ti­ca del con­ti­nen­te ha­bía si­do in­ter­pre­ta­da co­mo un an­ti­ci­po de su­ce­sos lo­ca­les.

En los años 80, la caí­da de la nar­co­dic­ta­du­ra de Gar­cía Me­za en Bo­li­via fue una vic­to­ria pa­ra to­dos los de­mó­cra­tas de Amé­ri­ca, so­bre to­do el día en que “El Co­ne­jo” Si­les Zua­zo re­gre­só al Pa­la­cio Que­ma­do. Al año si­guien­te, la vic­to­ria de Raúl Al­fon­sín en Ar­gen­ti­na fue se­gui­da pa­so a pa­so, por­que re­pre­sen­ta­ba el fin de la dic­ta­du­ra más cer­ca­na (des­de el pun­to de vis­ta de la oposición a Pi­no­chet) y la po­si­bi­li­dad cierta de ce­rrar un acuer­do de paz per­du­ra­ble (des­de el pun­to de vis­ta de Pi­no­chet). Lue­go, el Uru­guay que ha­bía co­pia­do los “ca­ce­ro­la­zos” chi­le­nos pu­so fin a una ter­ce­ra dic­ta­du­ra, en­tre­gan­do el po­der a un vi­si­tan­te fre­cuen­te de San­tia­go, Ju­lio Ma­ría San­gui­net­ti.

¿Y más atrás? Muy po­co. En 1973, la vic­to­ria del “Tío” Héc­tor Cám­po­ra, hom­bre de pa­ja de Pe­rón, re­pre­sen­tó el fin de otro ci­clo dic­ta­to­rial ar­gen­tino, tan sig­ni­fi­ca­ti­vo que el Pre­si­den­te Allen­de lle­gó has­ta la Ca­sa Ro­sa­da, en cu­yas afue­ras los jó­ve­nes mon­to­ne­ros gri­ta­ban: “¡Chi­le y Cu­ba, dos pue­blos ami­gos!”.

Es­tá bien: los pro­ce­sos po­la­ri­za­dos, co­mo los de Cu­ba en los 50, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na en los 60, Ni­ca­ra­gua en los 70 o Ve­ne­zue­la en los 2000, siem­pre han im­pac­ta­do a la po­lí­ti­ca lo­cal, mu­chas ve­ces exi­gien­do de­fi­ni­cio­nes o in­clu­so re­co­no­cien­do fi­las en ellos. Pe­ro apar­te de Cu­ba y Ve­ne­zue­la, ra­ra­men­te ha ocu­rri­do que se to­me par­ti­do por to­dos los ban­dos en li­za.

La se­cuen­cia de Bra­sil la ini­ció prin­ci­pal pe­ro no úni­ca­men­te Car­los Omi­na­mi, que lo­gró la ha­za­ña de re­unir los ves­ti­gios de la Nue­va Ma­yo­ría con el PRO y el Fren­te Am­plio -lo que se po­dría en­ten­der co­mo una idea de la iz­quier­da chi­le­naen de­fen­sa de la ex­car­ce­la­ción del ex­pre­si­den­te Lu­la y de su de­re­cho a par­ti­ci­par en las elec­cio­nes re­cien­tes. La mo­vi­li­za­ción de fir­mas chi­le­nas no con­si­guió nin­guno de sus pro­pó­si­tos y la afir­ma­ción de que se­ría el “más pro­ba­ble” ga­na­dor de las elec­cio­nes ha que­da­do sin de­mos­tra­ción con­tra­fac­tual, por­que Lu­la si­gue pre­so. El úni­co he­cho cier­to es que Bolsonaro ob­tu­vo un 46%, o sea, que no so­lo su­peró al lu­lis­mo, sino que es­tu­vo a pun­to de ga­nar en pri­me­ra vuel­ta.

¿Se­ría ese em­pe­ño fa­lli­do de la iz­quier­da, tan en­re­da­da en lo in­terno y tan ex­tra­via­da en lo ex­terno, el que hi­zo que la de­re­cha chi­le­na se en­tu­sias­ma­ra tan­to con el re­sul­ta­do de Bolsonaro, co­mo si es­te fue­ra un ta­pa­bo­cas pa­ra esa iz­quier­da? A ve­ces la po­lí­ti­ca adop­ta es­tas ex­tra­ñas for­mas de es­pi­ral sim­bó­li­ca: la tu­ya y dos más.

El Pre­si­den­te Pi­ñe­ra con­tra­rió sus es­fuer­zos dia­rios por ce­ñir­se a la co­rrec­ción cuan­do de­cla­ró, sin nin­gu­na ne­ce­si­dad, que le pa­re­ce apro­pia­do el pro­gra­ma eco­nó­mi­co de Bolsonaro, aun­que no sim­pa­ti­za con sus di­chos en otros ám­bi­tos. No es apro­pia­do que un Pre­si­den­te opi­ne so­bre un can­di­da­to en com­pe­ten­cia de otro país, y me­nos de uno que pue­de ga­nar en las elec­cio­nes. Eso es­tá cer­ca de la in­je­ren­cia.

Pe­ro, al fin, el Pre­si­den­te se ha re­ti­ra­do dis­cre­ta­men­te de ese es­ce­na­rio, que pa­só a ser ocu­pa­do por la pre­si­den­ta de la UDI, la se­na­do­ra Jac­que­li­ne van Rysselberghe, y el ex­can­di­da­to Jo­sé An­to­nio Kast. Am­bos son mu­cho más ade­cua­dos que el Pre­si­den­te en el ambiente del can­di­da­to bra­si­le­ño.

Y am­bos via­ja­ron, con un día de di­fe­ren­cia, a re­unir­se con Bolsonaro, co­mo si fue­se una re­pre­sen­ta­ción muy pro­fun­da, y muy desea­da, de al­go que tam­bién ocu­rre o po­dría ocu­rrir en Chi­le.

¿Qué es ese al­go? Bolsonaro es un po­lí­ti­co de de­re­cha ex­tre­ma, ra­di­cal, du­ra, o alt-right, se­gún la de­no­mi­na­ción que se pre­fie­ra. Pue­de ser tam­bién fas­cis­ta, o fi­lo­fas­cis­ta, en sus ex­pre­sio­nes ra­cis­tas, de des­pre­cio a las li­ber­ta­des in­di­vi­dua­les y de elo­gio al mi­li­ta­ris­mo. Tam­bién es, con más ni­ti­dez, una reac­ción ex­tre­ma en contra de la co­rrup­ción, al clien­te­lis­mo de iz­quier­da y la la­xi­tud con que se ha tra­ta­do la cri­mi­na­li­dad. To­do eso tie­ne que ver con Bra­sil, no con Chi­le, ni con nin­gún otro país de Amé­ri­ca La­ti­na.

En­ton­ces, ¿ qué bus­ca la an­sio­sa vi­si­ta de Jac­que­li­ne van Rysselberghe? Se ha di­cho al­go ob­vio: quie­re lle­var a su mo­lino el 8% de Jo­sé An­to­nio Kast de ca­ra a las elec­cio­nes in­ter­nas del 2 de di­ciem­bre. Lo ha­ce den­tro de un par­ti­do que lle­va 30 años tra­tan­do de za­far del ce­po del mi­li­ta­ris­mo en que que­dó me­ti­da des­pués de 1988. En las pri­me­ras elec­cio­nes de­mo­crá­ti­cas ape­nas sal­vó los mue­bles y más tar­de lo­gró con­ver­tir­se en el pri­mer par­ti­do de Chi­le; pe­ro na­dan­do siem­pre en contra del mi­li­ta­ris­mo.

Tam­bién es ver­dad que la idea de la “UDI po­pu­lar”, desa­rro­lla­da con éxi­to por Pa­blo Longueira, es­tá un po­co más cer­ca del mun­do de Bolsonaro que del de Pi­ñe­ra. Van Rysselberghe sa­be que no es que­ri­da en La Mo­ne­da y que, en lo que pue­de, el apa­ra­to de go­bierno ope­ra pa­ra fa­vo­re­cer a su ri­val, el dipu­tado Ja­vier Ma­ca­ya.

La se­na­do­ra de la UDI se mue­ve en un es­pa­cio don­de en­cuen­tra mu­cha ad­ver­si­dad, más de la que cree me­re­cer des­de que ha con­se­gui­do que el par­ti­do sea res­pe­ta­do por el go­bierno. Lo que ha re­ci­bi­do de La Mo­ne­da son pro­vo­ca­cio­nes pa­ra em­pu­jar­la al cen­tro, re­nun­cian­do a lo que se­gu­ra­men­te ve co­mo su iden­ti­dad his­tó­ri­ca.

Por eso no le in­tere­só la ce­le­bra­ción del triun­fo del No. ¿Por qué ce­le­brar el vo­to de otros? Ella ha si­do con­sis­ten­te en no con­ce­der la res­tau­ra­ción de la de­mo­cra­cia a la iz­quier­da. Su vi­si­ta a Bolsonaro es un men­sa­je pa­ra di­ciem­bre, pe­ro tam­bién pa­ra el rum­bo del go­bierno: la UDI par­ti­ci­pa de una idea de de­re­cha que es­tá más cer­ca de la au­to­afir­ma­ción que de la con­ce­sión a otros. Es otra lu­cha por la iden­ti­dad.

El otro vi­si­tan­te de Bolsonaro, Jo­sé An­to­nio Kast, es más na­tu­ral­men­te pró­xi­mo a su idea­rio. Le lle­vó el úl­ti­mo ejem­plar de Eco­no­mía y So­cie­dad, la re­vis­ta del ex­mi­nis­tro Jo­sé Pi­ñe­ra, que ce­le­bra el triun­fo del mo­de­lo eco­nó­mi­co chi­leno. Es­te es el pun­to en que Jo­sé Pi­ñe­ra coin­ci­de con el PC y par­te del Fren­te Am­plio, es­to es, que el ré­gi­men eco­nó­mi­co de Chi­le es el mis­mo im­pues­to ha­ce 40 años. Es­to es aca­dé­mi­ca­men­te in­sos­te­ni­ble y po­lí­ti­ca­men­te im­po­si­ble, pe­ro ca­da uno ve lo que quie­re ver. Kast dis­fru­ta con pro­vo­car a la iz­quier­da: le gus­ta sa­car­la de qui­cio, sa­cu­dir sus cer­te­zas, mo­ver­le el pi­so. Le gus­ta que la iz­quier­da lo de­tes­te. Si­gue a Gi­de: “Es me­jor ser odia­do por lo que eres que ama­do por lo que no eres”.

Kast se sien­te due­ño de la de­re­cha du­ra, un es­pa­cio que le dispu­taba Ma­nuel Jo­sé Os­san­dón des­de RN, y aho­ra Jac­que­li­ne van Rysselberghe des­de la UDI. ¿Es tan sig­ni­fi­ca­ti­va esa de­re­cha co­mo pa­ra que se la dis­pu­ten tres fi­gu­ras con as­pi­ra­cio­nes pre­si­den­cia­les? ¿Fue el go­bierno de Ba­che­let 2 tan pa­re­ci­do a los de Lu­la y Dil­ma co­mo pa­ra pro­pi­ciar un bol­so­na­ris­mo a la chi­le­na? ¿Va a ser aho­ra Bolsonaro el que tra­ce la lí­nea en­tre la de­re­cha au­to­afir­ma­ti­va y los li­be­ra­les y mo­de­ra­dos que quie­ren mi­grar al cen­tro?

Es raro pen­sar de es­ta ma­ne­ra. Bra­sil es el prin­ci­pal gi­gan­te de Amé­ri­ca La­ti­na, pe­ro es un gi­gan­te au­tár­qui­co, que se mi­ra a sí mis­mo y no vi­ve preo­cu­pa­do de con­ta­giar a na­die. Henry Kis­sin­ger, que no co­no­cía Amé­ri­ca La­ti­na, su­mó otro error a sus va­rias pro­fe­cías fa­lli­das cuan­do di­jo que “don­de va­ya Bra­sil, irá Amé­ri­ca La­ti­na”. Las apues­tas de Lu­la so­bre el res­to del con­ti­nen­te fue­ron to­das des­ca­mi­na­das (bas­ta mi­rar el ca­so de Chi­le) y más en­ci­ma se man­cha­ron con el gus­to de Ode­brecht por el so­borno. La im­por­tan­cia de Bolsonaro pa­ra la po­lí­ti­ca chi­le­na pue­de ter­mi­nar en las sel­fies de sus vi­si­tan­tes, pe­ro ha te­ni­do ya el raro efec­to de ali­men­tar un debate que so­lo exis­tía en la som­bra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.