Ve­ne­zue­la: el fac­tor es­pa­ñol

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - Álvaro Var­gas Llo­sa

Una par­te del des­tino po­lí­ti­co ve­ne­zo­lano pa­re­ce ju­gar­se en Es­pa­ña des­de ha­ce al­gún tiem­po. La de­ci­sión del go­bierno es­pa­ñol de pro­mo­ver un nue­vo diá­lo­go en­tre la dic­ta­du­ra de Ni­co­lás Ma­du­ro y la re­sis­ten­cia de­mo­crá­ti­ca -y bus­car res­pal­do pa­ra ello en la Unión Eu­ro­pea- no ha­ce sino re­for­zar es­ta per­cep­ción.

No es di­fí­cil en­ten­der por qué Es­pa­ña es­tá en ese lío. Por lo pron­to, en los úl­ti­mos años una in­ce­san­te ria­da de ve­ne­zo­la­nos se ha ins­ta­la­do en sue­lo es­pa­ñol, al­go que hu­bie­ra ocu­rri­do en cual­quier ca­so pe­ro a lo que la sim­pa­tía del an­te­rior go­bierno de Es­pa­ña por la oposición de­mo­crá­ti­ca ve­ne­zo­la­na muy pro­ba­ble­men­te con­tri­bu­yó. No es di­fí­cil en­con­trar­se ve­ne­zo­la­nos en las prin­ci­pa­les ciu­da­des es­pa­ño­las; el es­pec­tro so­cial, que an­tes era re­du­ci­do y abar­ca­ba a ve­ne­zo­la­nos más o me­nos pu­dien­tes y un sec­tor de cla­se me­dia, hoy es muy am­plio. El efec­to eco­nó­mi­co se sien­te en al­gu­nas áreas, por ejem­plo la in­mo­bi­lia­ria: el pre­cio de la vi­vien­da en Ma­drid ha re­gis­tra­do el im­pac­to de un gran nú­me­ro de ve­ne­zo­la­nos con ca­pa­ci­dad ad­qui­si­ti­va que han in­ver­ti­do en pro­pie­da­des.

Si a eso su­ma­mos los la­zos na­tu­ra­les en­tre Es­pa­ña y Amé­ri­ca La­ti­na, ca­re­ce de sen­ti­do pre­ten­der que Es­pa­ña no sea un ac­tor par­ti­ci­pa­ti­vo en la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal en la cues­tión de Ve­ne­zue­la. Has­ta el cam­bio de go­bierno ocu­rri­do ha­ce cua­tro me­ses, ha­bía en Es­pa­ña al­go así co­mo una pos­tu­ra “bi­fron­te”: por un la­do, la del go­bierno del Par­ti­do Po­pu­lar en­ca­be­za­do por Ma­riano Ra­joy, muy crítico de Ca­ra­cas y de­ter­mi­nan­te en la de­ci­sión de la Unión Eu­ro­pea de apli­car­le san­cio­nes a par­tir de fi­na­les del año pa­sa­do, y por el otro la de una fi­gu­ra mar­gi­nal en su pro­pio par­ti­do, el ex­pre­si­den­te so­cia­lis­ta Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, que sin em­bar­go, gra­cias a su re­la­ción con Ni­co­lás Ma­du­ro y com­pa­ñía, y con al­gu­nos go­bier­nos la­ti­noa­me­ri­ca­nos tan­to de la iz­quier­da car­ní­vo­ra co­mo de la ve­ge­ta­ria­na, lo­gra­ba ha­cer un con­tra­pe­so a Ra­joy, ac­tuan­do des­de una di­plo­ma­cia pa­ra­le­la, in­for­mal, a fa­vor de ob­je­ti­vos dis­tin­tos de los ofi­cia­les.

¿Cuál era el ob­je­ti­vo de Ro­drí­guez Za­pa­te­ro? El mun­do de las mo­ti­va­cio­nes hu­ma­nas me re­sul­ta siem­pre al­go mis­te­rio­so, pe­ro lo que es evi­den­te es que el re­sul­ta­do de sus ges­tio­nes fa­vo­re­cía la per­ma­nen­cia del ré­gi­men cha­vis­ta y de­bi­li­ta­ba la uni­dad de la oposición, lo­gra­da con tan­ta di­fi­cul­tad en 2010, pe­ro pues­ta a prue­ba con sal­va­je agre­si­vi­dad por un Ma­du­ro que em­plea­ba, con la ayu­da ma­te­rial y es­tra­té­gi­ca de Cu­ba, to­dos los mé­to­dos re­pre­si­vos pa­ra re­du­cir a la in­sig­ni­fi­can­cia a sus crí­ti­cos y pro­mo­ver a opo­si­to­res dó­ci­les.

Po­co des­pués de la ma­sa­cre de de­ce­nas de ve­ne­zo­la­nos a ma­nos del go­bierno du­ran­te la re­pre­sión de las pro­tes­tas po­pu­la­res de febrero de 2014 y el en­car­ce­la­mien­to de opo­si­to­res en to­do el país, sur­gió, co­mo sue­le ocu­rrir cuan­do es­tos re­gí­me­nes reciben crí­ti­cas in­ter­na­cio­na­les, la pro­pues­ta de un “diá­lo­go” en­tre el ofi­cia­lis­mo y la oposición (Cu­ba lo ha he­cho mu­chas ve­ces). Allí es cuan­do se hi­zo útil Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, un re­su­rrec­to ex­pre­si­den­te cu­ya con­tri­bu­ción a la crisis es­pa­ño­la de ha­ce una dé­ca­da y cu­ya mar­gi­na­li­dad en el pro­pio Par­ti­do So­cia­lis­ta Obre­ro Es­pa­ñol ha­bían desaparecido de la vi­da pú­bli­ca. En evi­den­te coor­di­na­ción con Ca­ra­cas, Za­pa­te­ro em­pe­ñó tiem­po y es­fuer­zo en el “diá­lo­go”.

No es po­co lo que es­tos es­fuer­zos con­si­guie­ron: otros ex­pre­si­den­tes sa­lie­ron de la ju­bi­la­ción pa­ra su­mar­se a ellos (es­pe­cial­men­te el pa­na­me­ño Mar­tín To­rri­jos y el do­mi­ni­cano Leo­nel Fernández). A su vez, en­ti­da­des es­pec­tra­les co­mo Una­sur se cor­po­ri­za­ron rá­pi­da­men­te pa­ra dar se­ña­les de vi­da real y se ple­ga­ron a la ope­ra­ción dia­lo­gan­te. To­do es­to aca­bó por arras­trar al pro­pio Va­ti­cano, que de­ci­dió “acom­pa­ñar”, con el en­vío de un re­pre­sen­tan­te, las ges­tio­nes pa­ra pro­mo­ver una ne­go­cia­ción.

No ha­ré la pe­no­sa cro­no­lo­gía de lo que su­ce-

En los úl­ti­mos años una in­ce­san­te ria­da de ve­ne­zo­la­nos se ha ins­ta­la­do en sue­lo es­pa­ñol, al­go que hu­bie­ra ocu­rri­do en cual­quier ca­so, pe­ro a lo que la sim­pa­tía del an­te­rior go­bierno de Es­pa­ña por la oposición de­mo­crá­ti­ca ve­ne­zo­la­na muy pro­ba­ble­men­te con­tri­bu­yó.

Ve­ne­zue­la. Por tan­to, el sub­tex­to de la ges­tión es­pa­ño­la no es otro que la pre­ten­sión de ade­cen­tar un po­co los mé­to­dos del im­pre­sen­ta­ble cha­vis­mo, ha­cién­do­lo me­nos in­de­fen­di­ble y así jus­ti­fi­car un cam­bio de po­lí­ti­ca por par­te de Eu­ro­pa.

Que la al­ta re­pre­sen­tan­te de Po­lí­ti­ca Ex­te­rior de la Unión Eu­ro­pea, Fe­de­ri­ca Mog­he­ri­ni, ha­ya afir­ma­do que la po­lí­ti­ca de la UE, in­clui­das las san­cio­nes, se man­ten­drá, ha de­vuel­to al­go de tran­qui­li­dad, mo­men­tá­nea­men­te, a los de­mó­cra­tas ve­ne­zo­la­nos. Pe­ro la in­fluen­cia de Ma­drid en Eu­ro­pa cuan­do se tra­ta de asun­tos la­ti­noa­me­ri­ca­nos es más o me­nos sig­ni­fi­ca­ti­va; por tan­to, se ha abier­to un fren­te que no exis­tía. La pos­tu­ra de Ma­drid a fa­vor del diá­lo­go ya es­tá te­nien­do un desa­rro­llo: cuen­ta con un ac­tor di­plo­má­ti­co, el se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Coope­ra­ción In­ter­na­cio­nal y pa­ra Ibe­roa­mé­ri­ca, Juan Pa­blo de Lai­gle­sia, que se pro­po­ne vi­si­tar Ca­ra­cas con fre­cuen­cia pa­ra ma­te­ria­li­zar el pro­pó­si­to de su go­bierno.

¿Qué su­ce­de? ¿Por qué el go­bierno de Sánchez, que co­no­ce tan bien co­mo el que más la tra­ge­dia que han in­fli­gi­do Ma­du­ro y el cha­vis­mo a su país, em­pren­de aho­ra es­ta estrategia que so­lo da­rá oxí­geno a la dic­ta­du­ra, di­vi­di­rá aun más a la oposición y con­fun­di­rá a al­gu­nos sec­to­res de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal? Una par­te de la ra­zón de­trás de es­ta ope­ra­ción di­plo­má­ti­ca tie­ne que ver con Po­de­mos, es de­cir, la ex­tre­ma iz­quier­da es­pa­ño­la, cu­yos víncu­los con el cha­vis­mo han si­do a lo lar­go de los años ma­te­ria de am­plia in­for­ma­ción y do­cu­men­ta­ción. El go­bierno es­pa­ñol so­lo cuen­ta con una ban­ca­da so­cia­lis­ta de 84 par­la­men­ta­rios en un Congreso de los Dipu­tados don­de hay un to­tal de 350 es­ca­ños. Aun­que tam­bién de­pen­de pa­ra sos­te­ner­se, has­ta que aca­be la pre­sen­te le­gis­la­tu­ra, de los vo­tos del na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán y el na­cio­na­lis­mo vas­co, pa­ra los asun­tos ve­ne­zo­la­nos lo que importa es que Po­de­mos jue­ga un pa­pel de pri­mer or­den co­mo sos­tén prin­ci­pal del go­bierno en mi­no­ría. Ade­más de la ca­pa­ci­dad de pre­sión de Pa­blo Igle­sias y Po­de­mos, hay otro ele­men­to a te­ner en cuen­ta: la in­cli­na­ción del pro­pio Sánchez. La ver­sión del so­cia­lis­mo que en­car­na el ac­tual Pre­si­den­te es­pa­ñol es­tá más cer­ca de Ro­drí­guez Za­pa­te­ro que de Fe­li­pe Gon­zá­lez (quien, por cier­to, ha ex­pre­sa­do de ma­ne­ra ca­te­gó­ri­ca que “el tiem­po del diá­lo­go ya pa­só” y que so­lo sir­vió “pa­ra ayu­dar a Ma­du­ro y la dic­ta­du­ra”). Aun­que el mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res, Jo­sep Bo­rrell, es­tá, en tér­mi­nos ideo­ló­gi­cos, bas­tan­te más en la ór­bi­ta de Gon­zá­lez que en la de Sánchez (tam­bién lo es­tá en tér­mi­nos ge­ne­ra­cio­na­les, lo que con­tri­bu­ye a lo an­te­rior), no se va a opo­ner a la de­ci­sión de pro­pi­ciar un diá­lo­go por­que crea­ría un con­flic­to in­terno de gran­des pro­por­cio­nes.

Pa­ra Bo­rrell se­ría muy di­fí­cil pedir abier­ta­men­te el le­van­ta­mien­to de las san­cio­nes contra Ca­ra­cas (que por lo de­más son bas­tan­te su­per­fi­cia­les y so­lo afec­tan a un pe­que­ño gru­po de di­ri­gen­tes de la dic­ta­du­ra, apar­te de la prohi­bi­ción de ven­ta de ar­mas). Por aho­ra no lo tie­ne que pedir, pues en es­ta eta­pa pre­li­mi­nar la idea es sen­tar a las par­tes y lue­go ne­go­ciar eso y otros asun­tos. ¿Qué asun­tos? No se di­ce, pe­ro en nin­gún ca­so Sánchez e Igle­sias pien­san en la sa­li­da del po­der de Ma­du­ro, pues si ese fue­ra el ob­je­ti­vo, esa mis­ma se­ría la pro­pues­ta que ha­brían pues­to so­bre la me­sa: ne­go­ciar una tran­si­ción de­mo­crá­ti­ca. Ma­drid no ha pe­di­do eso.

El ar­gu­men­to que ha uti­li­za­do el go­bierno es­pa­ñol es que la lí­nea al­ter­na­ti­va al diá­lo­go no ha lo­gra­do na­da. En prin­ci­pio, no le falta ra­zón: allí es­tá la dic­ta­du­ra, sin dar por aho­ra se­ña­les de de­rrum­bar­se a pe­sar de que nue­ve de ca­da 10 ve­ne­zo­la­nos la repudian y de que a gran par­te de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal la tie­ne en contra. Pe­ro tum­bar a un ré­gi­men de es­ta naturaleza es siem­pre ar­duo, costoso y len­to. Y una pre­mi­sa pa­ra con­se­guir­lo es que ha­ya, den­tro y fue­ra del país, un fren­te uni­do en la bús­que­da del ob­je­ti­vo: con­se­guir que el dic­ta­dor aban­do­ne el po­der y se ini­cie una tran­si­ción a la de­mo­cra­cia. Mu­chas cosas cons­pi­ran contra ello to­da­vía. A par­tir de aho­ra, hay una más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.