El vo­ca­bu­la­rio del or­den

La Tercera - Reportajes - - REPORTAJES -

El eje cam­bió, el en­cua­dre es otro y la con­ver­sa­ción sú­bi­ta­men­te al­te­ró su rum­bo. Ya no es­cu­cha­mos ha­blar de edu­ca­ción pú­bli­ca, ni de su fu­tu­ro, ni si­quie­ra de có­mo fue des­man­te­la­da has­ta per­der to­do pres­ti­gio y trans­for­mar­se en un po­zo del que na­die quie­re ha­cer­se car­go. La úl­ti­ma vez que el te­ma ha­bía apa­re­ci­do en su tra­di­cio­nal en­fo­que fue gra­cias a las de­cla­ra­cio­nes de Ge­rar­do Va­re­la, el ex­mi­nis­tro de Edu­ca­ción que en un ac­to ofi­cial ma­ni­fes­tó su irri­ta­ción con los li­ceos y co­le­gios del país que per­sis­ten­te­men­te le pe­dían ayu­da eco­nó­mi­ca a su car­te­ra. Va­re­la su­gi­rió que or­ga­ni­za­ran bin­gos. La fra­se fue un es­cán­da­lo. La opo­si­ción reac­cio­nó in­dig­na­da. Va­re­la fue re­em­pla­za­do. A esas al­tu­ras las no­ti­cias so­bre los ata­ques de jóvenes ves­ti­dos de ove­ro­les blan­cos eran ha­bi­tua­les en los no­ti­cie­ros. Gru­pos que irrum­pían en li­ceos del cen­tro de San­tia­go -los más an­ti­guos, los que con­ser­va­ban ji­ro­nes de pres­ti­gio- y ata­ca­ban con bom­bas mo­lo­tov, cor­ta­ban el trán­si­to y se en­fren­ta­ban con ca­ra­bi­ne­ros. ¿Eran alum­nos? ¿Eran par­te de una or­ga­ni­za­ción? ¿La po­li­cía ha­bía lo­gra­do iden­ti­fi­car­los? Los di­rec­ti­vos de los es­ta­ble­ci­mien­tos ase­gu­ra­ban que ac­tua­ban de ma­ne­ra re­pen­ti­na, que no res­pon­dían a una mo­vi­li­za­ción, ni a un pe­ti­to­rio an­te­rior in­sa­tis­fe­cho. Sim­ple­men­te apa­re­cían, in­ti­mi­da­ban y des­truían.

Las no­tas de te­le­vi­sión se hi­cie­ron fre­cuen­tes. De un mo­do ver­ti­gi­no­so la edu­ca­ción pú­bli­ca su­ma­ría otro bal­dón a su des­me­jo­ra­da fa­ma: las es­cue­las y li­ceos ya no so­la­men­te eran lu­ga­res en don­de la edu­ca­ción era de­fi­cien­te y los me­dios pa­ra im­par­tir­la es­ca­sos; don­de los pa­ros y to­mas des­con­ta­ban días de cla­ses; aho­ra tam­bién era un si­tio in­se­gu­ro y vio­len­to ace­cha­do por de­lin­cuen­tes. Pue­de que los ata­ques de los ove­ro­les blan­cos ocu­rrie­ran so­lo en un pu­ña­do de es­ta­ble­ci­mien­tos de una zo­na geo­grá­fi­ca muy li­mi­ta­da, pe­ro se tra­ta­ba de li­ceos con re­nom­bre, ins­ti­tu­cio­nes so­bre las que se ha­bía cons­trui­do la his­to­ria de la edu­ca­ción pú­bli­ca chi­le­na. ¿Si eso po­día su­ce­der ahí qué se es­pe­ra pa­ra la pe­ri­fe­ria? Fren­te a es­to, la opo­si­ción -y la cen­troiz­quier­da en ge­ne­ral- per­ma­ne­ció mu­da. Pa­re­cía no te­ner un vo­ca­bu­la­rio su­fi­cien­te pa­ra en­fren­tar lo que se re­pe­tía pe­rió­di­ca­men­te y que ins­ta­la­ba en la opi­nión pú­bli­ca la sen­sa­ción de mie­do, el es­ta­do de áni­mo que me­nos le con­vie­ne al pro­gre­sis­mo. ¿Cuán­tos eran esos es­tu­dian­tes? ¿Có­mo se or­ga­ni­za­ban? ¿Quién que­rría que sus hi­jos es­tu­vie­ran cer­ca de ellos?

Pa­ra las de­cla­ra­cio­nes co­mo las del ex­mi­nis­tro Va­re­la la opo­si­ción te­nía res­pues­tas in­me­dia­tas, fra­ses con­tun­den­tes y cla­ras. Sin em­bar­go, pa­ra co­men­tar las imá­ge­nes de un gru­po de jóvenes in­sul­tan­do y arro­ján­do­le com­bus­ti­ble a una pro­fe­so­ra, so­lo reac­cio­na­ba con el mis­mo des­con­cier­to y es­pan­to del ciu­da­dano co­mún. No exis­tía un dis­cur­so pa­ra la se­gu­ri­dad y el or­den, aque­llo que las fa­mi­lias le­gí­ti­ma­men­te bus­can que exis­ta en el lu­gar en don­de sus hi­jos es­tu­dian. Na­tu­ral­men­te, di­ri­gen­tes y par­la­men­ta­rios de cen­troiz­quier­da con­de­na­ban los he­chos, pe­ro ¿có­mo con­te­ner el da­ño que es­ta­ban pro­vo­can­do? ¿Qué men­sa­je en­viar a la ciu­da­da­nía? La de­re­cha sí sa­bía có­mo res­pon­der y lo hi­zo ape­lan­do a la mano du­ra, cap­tu­ran­do de pa­so el be­ne­plá­ci­to de la ma­yor par­te de la opi­nión pú­bli­ca.

El pro­yec­to Au­la Se­gu­ra fue un triun­fo pa­ra el go­bierno, pe­se a las mo­di­fi­ca­cio­nes de la opo­si­ción en el Con­gre­so. La ini­cia­ti­va lo­gró cam­biar com­ple­ta­men­te la con­ver­sa­ción en torno a la en­se­ñan­za pú­bli­ca: la pu­so en el ám­bi­to de la cri­mi­na­li­dad, un área en el que la de­re­cha se ma­ne­ja acu­dien­do al al­fa­be­to del te­mor, aquel que in­vo­ca pa­la­bras fuer­tes co­mo an­tí­do­to, me­di­das in­me­dia­tas co­mo el cas­ti­go y la ex­pul­sión. El go­bierno echó mano del “sen­ti­do co­mún”, ese uni­ver­so irre­fle­xi­vo y có­mo­do que bus­ca so­lu­cio­nes sim­ples a pro­ble­mas com­ple­jos, ini­cia­ti­vas que lu­cen ob­vias, po­pu­la­res y rá­pi­das y que, por lo ge­ne­ral, van a con­tra­mano de lo que in­di­can los es­pe­cia­lis­tas. Es más, un gru­po de más de 30 in­ves­ti­ga­do­res ex­per­tos en con­vi­ven­cia es­co­lar re­cha­zó la pro­pues­ta del mi­nis­te­rio, ar­gu­men­tan­do que la evi­den­cia in­ter­na­cio­nal in­di­ca­ba que me­di­das co­mo las que pro­po­nía el pro­yec­to Au­la Se­gu­ra a la lar­ga in­cre­men­ta­ban la vio­len­cia. Pe­ro en po­lí­ti­ca na­die quie­re es­cu­char so­bre el ca­mino apro­pia­do que in­di­ca un ma­pa mi­nu­cio­sa­men­te ela­bo­ra­do, si re­pen­ti­na­men­te en­cuen­tra un ata­jo que le ayu­da­rá a con­se­guir po­pu­la­ri­dad. Ya ni si­quie­ra es ne­ce­sa­rio in­vo­car la ca­li­dad de la edu­ca­ción, la trin­che­ra en la que los sec­to­res con­ser­va­do­res se ha­bían re­fu­gia­do pa­ra en­fren­tar la de­man­da por la igualdad ini­cia­da en 2006 con la “re­vo­lu­ción de los pin­güi­nos”. La irrup­ción de los ove­ro­les blan­cos aca­bó por arras­trar to­do diá­lo­go al ám­bi­to de los pie­dra­zos y las gol­pi­zas; la ima­gen del es­co­lar co­mo un su­je­to que me­re­ce igualdad de de­re­chos des­apa­re­ció de es­ce­na y fue re­em­pla­za­da por la del sos­pe­cho­so sin ros­tro, si­tuan­do el de­ba­te so­bre edu­ca­ción en el más pri­mi­ti­vo de los pun­tos: el de la vio­len­cia y el lí­mi­te que dis­tin­gue a es­tu­dian­tes de me­ros de­lin­cuen­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.