“La gen­te es­pe­ra so­lu­cio­nes, no pe­leas”

La Tercera - Reportajes - - REPORTAJES - POR FOTOGRAFÍA

DDe­cían que ni se sa­lu­da­ban, mi­nis­tra...

Siem­pre ten­go el mis­mo tra­to y la mis­ma for­ma de li­diar en po­lí­ti­ca y lo he he­cho siem­pre. La mi­nis­tra de Edu­ca­ción, Mar­ce­la Cubillos, evi­ta po­le­mi­zar nue­va­men­te con la pre­si­den­ta de la co­mi­sión ad hoc del Se­na­do, Yas­na Pro­vos­te, con quien pro­ta­go­ni­zó un lla­ma­ti­vo due­lo du­ran­te la tra­mi­ta­ción del pro­yec­to Au­la Se­gu­ra. “To­dos los acuer­dos tie­nen his­to­rias de con­flic­to”, ase­gu­ra, al tiem­po que re­mar­ca que es­tá dis­po­ni­ble al diá­lo­go con quien “me to­que ha­cer­lo”.

¿Au­la Se­gu­ra o Au­la De­mo­crá­ti­ca? ¿Có­mo lla­ma­rá al pro­yec­to?

Las co­sas se lla­man por lo que son. Y es­to, ob­via­men­te, cuan­do uno di­ce quién ga­nó con es­te pro­yec­to, ga­nó la se­gu­ri­dad de los es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­cio­na­les, por­que se for­ta­le­ce la atri­bu­ción de los di­rec­to­res pa­ra ex­pul­sar en ca­so de vio­len­cia y que afec­ten gra­ve­men­te la con­vi­ven­cia es­co­lar. Y, en se­gun­do lu­gar, es­ta ley vie­ne a so­lu­cio­nar un pro­ble­ma se­rio de vio­len­cia, por lo tan­to, no creo que ni a las víc­ti­mas que es­cu­cha­mos en la co­mi­sión, ni a los di­rec­to­res que no tie­nen las fa­cul­ta­des, ni a los pro­fe­so­res que han si­do agre­di­dos, ni a los apo­de­ra­dos que es­tán preo­cu­pa­dos por sus ni­ños les im­por­te de­ma­sia­do có­mo se le lla­me co­mu­ni­ca­cio­nal­men­te a una ley.

Más allá de la anéc­do­ta que pue­da re­sul­tar el nom­bre, lo que es­con­de ese cam­bio tie­ne que ver con lo du­ra que fue es­ta tra­mi­ta­ción. ¿Es­pe­ra­ban una tra­mi­ta­ción lar­ga y de tan­to ro­ce con la opo­si­ción?

No fue tan lar­ga la tra­mi­ta­ción, por­que du­ró un mes el pro­yec­to en sa­lir del Se­na­do, no­so­tros lo in­gre­sa­mos -es­to se dio cuen­ta el 25 de sep­tiem­bre- y sa­lió el 24 de oc­tu­bre del Se­na­do.

Un pro­yec­to de un ar­tícu­lo, mi­nis­tra...

La sor­pre­sa es­ta­ba en que a no­so­tros nos pa­re­cía y me ha pa­re­ci­do siem­pre que es una ley de com­ple­to sen­ti­do co­mún. En ese sen­ti­do, sí pen­sa­mos que iba a ser más sim­ple. La gen­te me de­cía: ‘¡Có­mo no pue­den los di­rec­to­res hoy día ex­pul­sar an­te he­chos gra­ves de vio­len­cia, no pue­den se­pa­rar al alumno de in­me­dia­to! ¿Cuán­to du­ra el pro­ce­di­mien­to?’. ¡No lo po­dían ha­cer!

¿Con qué sa­bor se que­da us­ted tras la apro­ba­ción en el Se­na­do?

Es­ta­mos muy con­ten­tos, por­que se apro­ba­ron el miér­co­les los tres as­pec­tos que pa­ra no­so­tros eran cla­ves des­de un pri­mer mi­nu­to en es­te pro­yec­to. Se agre­gan otros por par­te de la opo­si­ción, por su­pues­to que en un acuer­do to­dos tie­nen que que­dar par­cial­men­te con­ten­tos, por­que eso im­pli­ca un acuer­do, si no hu­bie­ra si­do una im­po­si­ción. No­so­tros es­ta­mos ple­na­men­te con­for­mes con el pro­yec­to y de he­cho es es­te pro­yec­to tal cual el que va­mos a de­fen­der en la Cá­ma­ra de Dipu­tados, no­so­tros no que­re­mos ha­cer­le cam­bio al tex­to que sa­lió del Se­na­do en la Cá­ma­ra de Dipu­tados, por­que nos re­pre­sen­ta 100% lo que ahí se apro­bó. Lo que nos pa­re­cía que era fun­da­men­tal, y ese era el ob­je­ti­vo del pro­yec­to, era es­ta­ble­cer que in­de­pen­dien­te de lo que di­gan los re­gla­men­tos ha­ya cau­sa­les (de ex­pul­sión) que por su gra­ve-

Su an­ta­go­nis­mo con la hoy se­na­do­ra DC Yas­na Pro­vos­te -en cu­ya des­ti­tu­ción ju­gó un rol cla­ve en 2008- fue te­ma obli­ga­do en la con­flic­ti­va tra­mi­ta­ción del pro­yec­to Au­la Se­gu­ra. La mi­nis­tra -sin em­bar­go- quie­re dar vuel­ta la pá­gi­na. “Una con­fron­ta­ción a ve­ces es más du­ra, a ve­ces es me­nos du­ra, pe­ro al fi­nal so­lo eso es: una con­fron­ta­ción de po­si­cio­nes so­bre el pro­yec­to”, sos­tie­ne.

GLORIA FAÚNDEZ H.

dad es­tén es­ta­ble­ci­das en la ley. Que­da­ron el uso y por­te de ar­mas, que nos im­por­ta­ba a no­so­tros, y que­da­ron las agre­sio­nes con le­sio­nes a pro­fe­so­res y asis­ten­tes de la edu­ca­ción. Ellos agre­ga­ron agre­sio­nes a ter­ce­ros, agre­ga­ron tam­bién da­ño a la in­fra­es­truc­tu­ra, agre­sio­nes se­xua­les, otros he­chos que es­tá bien que tam­bién se ha­yan in­cor­po­ra­do y no te­ne­mos nin­gún in­con­ve­nien­te.

Se re­la­ti­vi­zó la obli­ga­to­rie­dad de la ex­pul­sión in­me­dia­ta de alum­nos an­te es­tas cau­sa­les...

Hoy día se es­ta­ble­ce que an­te es­tos he­chos de tal gra­ve­dad se tie­ne que ini­ciar el pro­ce­di­mien­to san­cio­na­to­rio, es­tas cau­sa­les lle­van apa­re­ja­da la san­ción de ex­pul­sión. Ob­via­men­te que si en el ca­mino se de­mues­tra que el alumno es inocen­te no se le ex­pul­sa, pe­ro que se ini­cie el pro­ce­so. Y pa­ra no­so­tros era im­por­tan­te que hoy día los di­rec­to­res pue­dan sus­pen­der al alumno mien­tras du­ra el pro­ce­di­mien­to.

La opo­si­ción ce­le­bró pre­ci­sa­men­te el acuer­do al­can­za­do, por­que sos­tie­ne que se le hi­cie­ron cam­bios fun­da­men­ta­les al pro­yec­to. Sin em­bar­go, us­ted sos­tie­ne que el go­bierno es­tá sa­tis­fe­cho...

El mar­tes en la no­che se aprue­ba por par­te de la Co­mi­sión de Edu­ca­ción un tex­to com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te. O sea, ese era un tex­to tan dis­tin­to, que era in­cons­ti­tu­cio­nal, que es lo que se die­ron cuen­ta mu­chos se­na­do­res de la ex Nue­va Ma­yo­ría en la ma­ña­na si­guien­te y se pu­do abrir un es­pa­cio pa­ra bus­car un acuer­do que par­te de se­na­do­res que no ha­bían par­ti­ci­pa­do en la Co­mi­sión de Edu­ca­ción. Hoy, el tex­to fi­nal uno lo lee y re­fle­ja lo que son las tres ideas que el go­bierno plan­teó des­de el ini­cio.

Se alar­ga­ron los tiem­pos de des­car­go res­pec­to del pro­ce­so mis­mo en el que se de­bie­ra com­pro­bar si el alumno es o no res­pon­sa­ble de la ac­ción que se le en­ros­tra...

Se alar­gan, pe­ro con el alumno sus­pen­di­do. Los pla­zos de­jan de ser tan re­le­van­tes pa­ra la

REINALDO UBILLA

víc­ti­ma cuan­do el alumno es­tá se­pa­ra­do.

Y se in­clu­yen los co­le­gios par­ti­cu­la­res. ¿Qué ló­gi­ca te­nía no ha­ber­los in­cor­po­ra­do des­de el pri­mer mi­nu­to en Au­la Se­gu­ra?

Es­te pro­yec­to vie­ne a re­for­mar la Ley de Sub­ven­cio­nes que es don­de es­tá es­cri­to to­do el pro­yec­to de ex­pul­sión que hoy día ter­mi­na li­mi­tan­do a los di­rec­to­res de los li­ceos que re­ci­ben sub­ven­ción. Los di­rec­to­res de los co­le­gios par­ti­cu­la­res pa­ga­dos la úni­ca res­tric­ción que tie­nen pa­ra los pro­ce­di­mien­tos san­cio­na­to­rios es ajus­tar­se a las nor­mas del debido pro­ce­so. Po­ner­lo des­de el ini­cio pa­ra los par­ti­cu­la­res pa­ga­dos im­pli­ca­ba de­bi­li­tar la fa­cul­tad de los di­rec­to­res, no for­ta­le­cer­las.

En­tre los ex­per­tos que acu­die­ron a la Co­mi­sión de Edu­ca­ción a abor­dar es­te pro­yec­to se sos­te­nía ma­yo­ri­ta­ria­men­te que po­dría ter­mi­nar ge­ne­ran­do más vio­len­cia...

No­so­tros hi­ci­mos ahí una op­ción. Cuan­do se abren las au­dien­cias, la Nue­va Ma­yo­ría pi­de in­vi­tar a 45 per­so­nas, no­so­tros pe­di­mos in­vi­tar a cin­co. Ellos pi­die­ron in­vi­tar a aca­dé­mi­cos, no­so­tros pe­di­mos in­vi­tar a quie­nes es­ta­ban su­frien­do el pro­ble­ma. No­so­tros lle­va­mos sos­te­ne­dor, di­rec­to­res, víc­ti­mas, no lle­va­mos ex­per­tos aca­dé­mi­cos. Y en un mi­nu­to se da esa dis­cu­sión, que es bien fuerte, con Da­nie­la To­rres, asis­ten­te de la edu­ca­ción del Ba­rros Bor­go­ño, en que ella con­vi­ve en una se­sión con ex­per­tos y aca­dé­mi­cos y di­ce: ‘Es bien dis­tin­to ha­blar que ha­ber­lo vi­vi­do’. Es­ta es una ley que sur­ge de una ne­ce­si­dad real y de un pro­ble­ma con­cre­to.

O sea, di­ría us­ted que se pro­du­ce una bre­cha en­tre quie­nes pien­san la edu­ca­ción y quie­nes la vi­ven en el día a día...

En es­te pro­yec­to en par­ti­cu­lar se pro­du­jo que al­gu­nos des­de sus cen­tros de es­tu­dio di­je­ron que es­ta no es una ley ne­ce­sa­ria o que ‘no so­lu­cio­na el pro­ble­ma de fon­do’. Pe­ro siem­pre di­ji­mos: so­lu­cio­na el pro­ble­ma de fon­do de quie­nes lo es­tán vi­vien­do. O sea, es re­fá­cil de­cir que no so­lu­cio­na el pro­ble­ma de fon­do cuan­do no eres tú la que tie­ne el pro­ble­ma de fon­do.

Una de las co­sas que han en­ra­re­ci­do el am­bien­te de es­ta dis­cu­sión tie­ne que ver con el ti­po de in­for­ma­ción que se dio a co­no­cer. Se vi­ra­li­zó una agre­sión a un ca­ra­bi­ne­ro que no es­ta­ba abor­da­da en el ini­cio del pro­yec­to co­mo una ac­ción que de­be­ría ser san­cio­na­da y es­tá el te­ma del su­pues­to adoc­tri­na­mien­to en el Li­ceo 1. ¿No le pa­re­ce a us­ted que es­te ti­po de ac­cio­nes ter­mi­na­ron per­ju­di­can­do el es­pí­ri­tu del pro­yec­to?

Se mues­tra una ima­gen real. Con Au­la Se­gu­ra lo que bus­ca­mos es que oja­lá Ca­ra­bi­ne­ros no ten­ga que in­gre­sar a los es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­cio­na­les. Na­die quie­re ver a Ca­ra­bi­ne­ros te­nien­do que in­gre­sar a es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­cio­na­les ni mu­cho me­nos arries­gan­do su vida. Bueno, quie­ro de­cir aho­ra que con el tex­to que se apro­bó, además se in­cor­po­ró la agre­sión a Ca­ra­bi­ne­ros den­tro del tex­to fi­nal y, por lo tan­to, qui­zás fue bueno mos­trar esa reali­dad que es­ta­ba ocu­rrien­do.

¿No le pa­re­ce ma­ño­so que ha­yan sur­gi­do es­te ti­po de imá­ge­nes en me­dio del de­ba­te?

Yo creo que es la reali­dad. Es­ta es una ley que obe­de­ce a un pro­ble­ma real, por lo tan­to, que se co­noz­ca el pro­ble­ma real por par­te de los par­la­men­ta­rios que es­tán tra­mi­tan­do, ayu­da a en­ten­der que es una ley que bus­ca­ba dar he­rra­mien­tas que hoy día no tie­nen los di­rec­to­res pa­ra en­fren­tar pro­ble­mas reales. Lo que se mues­tra es mu­cho me­nos que lo que ocu­rre en es­tos co­le­gios, y me pa­re­ce que eso no es co­mu­ni­ca­cio­nal, sino mos­trar la reali­dad, y creo que mien­tras más reali­dad ha­ya en las ins­tan­cias en que se le­gis­le y se go­bier­ne, so­lo pue­den sa­lir me­jor las le­yes.

Hay quie­nes sos­tie­nen que en el pa­so por el Se­na­do de es­te pro­yec­to se evi­den­cia­ron dos al­mas en la opo­si­ción: un al­ma más du­ra, per­so­ni­fi­ca­da en la se­na­do­ra Yas­na Pro­vos­te, y una co­la­bo­ra­ti­va. ¿Com­par­te esa lec­tu­ra?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.