Mu­je­res y pen­sio­nes: epí­lo­go de la de­sigual­dad

La Tercera - Reportajes - - REPORTAJES - Di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de Co­mu­ni­da­dMu­jer

Ad por­tas del anun­cio del pro­yec­to de r e f o rma pre­vi­sio­nal del Eje­cu­ti­vo, es cla­ve po­ner el fo­co en uno de los gru­pos en ma­yor des­ven­ta­ja: las mu­je­res. Vi­vi­mos ca­da vez más y es en la ve­jez cuan­do pa­ga­mos el cos­to de la edu­ca­ción de­sigual, la inequi­dad sa­la­rial y los obs­tácu­los en el de­sa­rro­llo la­bo­ral, que nos mar­gi­nan de ma­yo­res opor­tu­ni­da­des.

Es­ta tra­yec­to­ria di­fí­cil pro­vo­ca que las mu­je­res ten­ga­mos una pen­sión con­tri­bu­ti­va un ter­cio más ba­ja que los hom­bres ($ 168.000 ver­sus $ 262.000); que el 75% de las pen­sio­na­das re­ci­ba un mon­to in­fe­rior al sa­la­rio mí­ni­mo lí­qui­do y que el 94% de las pen­sio­na­das en mo­da­li­dad “Re­ti­ro Pro­gra­ma­do” re­ci­ba una por de­ba­jo de la lí­nea de la po­bre­za, lo que las obli­ga a en­fren­tar una du­ra ve­jez.

Con un ca­pi­tal hu­mano po­co desa­rro­lla­do, es­ca­so po­der de ne­go­cia­ción y sa­la­rios ba­jos, re­sul­ta di­fí­cil al­can­zar una pen­sión ma­yor. El sis­te­ma es­tá ba­sa­do en el “es­fuer­zo” in­di­vi­dual, que no re­fle­ja la “vo­lun­tad” de ca­da per­so­na pa­ra su­pe­rar las ad­ver­si­da­des en su eta­pa ac­ti­va.

En el ca­so de las mu­je­res el te­ma es cla­ro: el Có­di­go La­bo­ral im­po­ne cos­tos de con­tra­ta­ción di­fe­ren­cia­dos por se­xo -aso­cia­dos a la ma­ter­ni­dad-, que se tra­du­cen en al­ta inac­ti­vi­dad, in­for­ma­li­dad, bre­cha sa­la­rial, la­gu­nas pre­vi­sio­na­les y des­em­pleo. So­lo un 37% de las mu­je­res que se aco­gen a la ju­bi­la­ción han apor­ta­do más de 20 años a su cuen­ta de ca­pi­ta­li­za­ción (vs. el 52% de los hom­bres).

Ellas, además, vi­ven en pro­me­dio más años y, so­lo por ello, ten­drán una pen­sión 15% más ba­ja que los hom­bres a igua­les años de co­ti­za­ción y mon­to acu­mu­la­do. El ci­clo de la de­sigual­dad ter­mi­na de ce­rrar­se.

Los sis­te­mas de pen­sio­nes no son neu­tros a las inequi­da­des de gé­ne­ro y el chi­leno las re­pro­du­ce y am­pli­fi­ca. Por ello, re­sul­ta fun­da­men- tal in­cluir en es­ta re­for­ma el prin­ci­pio de so­li­da­ri­dad y el res­guar­do de la no dis­cri­mi­na­ción y la igualdad de gé­ne­ro.

Te­ne­mos el pre­ce­den­te de la re­for­ma de 2008, que al crear el pi­lar so­li­da­rio fa­vo­re­ció a las mu­je­res más po­bres a tra­vés de la Pen­sión Bá­si­ca So­li­da­ria y del Aporte Pre­vi­sio­nal So­li­da­rio de Ve­jez.

Ne­ce­si­ta­mos rom­per la aso­cia­ción en­tre es­pe­ran­za de vida y mon­to de ju­bi­la­ción, por­que las mu­je­res no de­ben ha­cer­se car­go so­las de su ma­yor lon­ge­vi­dad. Una al­ter­na­ti­va es uti­li­zar una ta­bla de mor­ta­li­dad uni­sex. Otra es la crea­ción de una asig­na­ción por lon­ge­vi­dad fe­me­ni­na, sub­si­dio pú­bli­co que ni­ve­la ha­cia arri­ba las pen­sio­nes de las mu­je­res, apor­tan­do la di­fe­ren­cia en­tre una pen­sión con la ta­bla ac­tua­rial pro­me­dio de ellas y la que po­drían ha­ber ob­te­ni­do si los cálcu­los se hu­bie­sen he­cho con una de hom­bres.

Una ter­ce­ra op­ción es un se­gu­ro de la cuar­ta edad, don­de el lí­mi­te su­pe­rior de la ter­ce­ra edad es­té de­fi­ni­do por la expec­ta­ti­va de vida de los hom­bres. La ter­ce­ra edad es­ta­ría cu­bier­ta por el sis­te­ma de ca­pi­ta­li­za­ción in­di­vi­dual, y la cuar­ta, por un se­gu­ro con fon­dos del Aporte Pre­vi­sio­nal So­li­da­rio.

Co­mu­ni­da­dMu­jer pre­sen­tó es­tas pro­pues­tas al Pre­si­den­te Se­bas­tián Pi­ñe­ra cuan­do era can­di­da­to. Hoy man­te­ne­mos su per­ti­nen­cia.

Asi­mis­mo, sos­te­ne­mos que re­tra­sar la edad de ju­bi­la­ción de las mu­je­res no es la lla­ve pa­ra me­jo­rar sus pen­sio­nes. De he­cho, pa­ra au­men­tar sus in­gre­sos, ellas ya se es­tán re­ti­ran­do del mer­ca­do la­bo­ral a los 67,7 años (cua­tro años más que el pro­me­dio Oc­de) y los hom­bres, a los 71,3 años.

Es cla­ve me­jo­rar su si­tua­ción la­bo­ral pre­via -par­tien­do por apro­bar la lla­ma­da ley de sa­la cu­na que se dis­cu­te en el Con­gre­so- y adop­tar un sis­te­ma de pen­sio­nes que no las cas­ti­gue por vi­vir más años. Ne­ce­si­ta­mos do­tar de dig­ni­dad ur­gen­te­men­te a la úl­ti­ma eta­pa de la vida.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.