Prin­ci­pios, sen­sa­tez y “sel­fies”

La gran lec­ción que de­ja el pro­yec­to Au­la Se­gu­ra es que el go­bierno es­tá en con­di­cio­nes de sa­car ade­lan­te ini­cia­ti­vas que, unien­do mu­cho a la coa­li­ción ofi­cia­lis­ta, tam­bién sean ca­pa­ces de in­ter­pre­tar el sen­tir ma­yo­ri­ta­rio de la po­bla­ción.

La Tercera - Reportajes - - REPORTAJES -

La libertad de es­co­ger al ad­ver­sa­rio -y de re­ves­tir­lo en el de­ba­te pú­bli­co de los peo­res atri­bu­tos y de­fec­tos que po­da­mos ima­gi­nar- es con­sus­tan­cial a la po­lí­ti­ca. Muy a me­nu­do la lucha no es con­tra quie­nes es­tán al fren­te, sino con­tra las imá­ge­nes, las ca­ri­ca­tu­ras o los fan­tas­mas aso­cia­dos a quie­nes te­ne­mos al fren­te. Los con­flic­tos son más fá­ci­les de re­sol­ver cuan­do so­mos no­so­tros mis­mos quie­nes in­ven­ta­mos al enemi­go y lo des­ca­li­fi­ca­mos por fas­cis­ta, to­ta­li­ta­rio, an­ti­de­mo­crá­ti­co, co­rrup­to, des­pro­li­jo, flo­jo y to­do cuan­to se nos pue­da ocu­rrir. Las sim­pli­fi­ca­cio­nes siem­pre ayu­dan. En es­te plano, el mar­gen de im­pu­ni­dad que tie­ne la fic­ción es re­la­ti­va­men­te am­plio. Cla­ro que to­do tie­ne un lí­mi­te, en­tre otras co­sas por­que la po­lí­ti­ca en al­gún mo­men­to tie­ne que co­nec­tar con la reali­dad y no es­tá li­bre, co­mo dis­ci­pli­na, de las ló­gi­cas del sen­ti­do co­mún.

Fue po­si­ble­men­te es­ta de­pen­den­cia la que hi­zo po­si­ble el acuer­do en­tre go­bierno y opo­si­ción res­pec­to del pro­yec­to de Au­la Se­gu­ra. Pri­mó fi­nal­men­te la sen­sa­tez. Ha­bía un pro­ble­ma ob­je­ti­vo con la vio­len­cia, par­ti­cu­lar­men­te en co­le­gios em­ble­má­ti­cos de la edu­ca­ción pú­bli­ca, al­go ha­bía que ha­cer pa­ra a lo me­nos in­ten­tar en­fren­tar­lo, y lo que se acor­dó –di­gan los par­la­men­ta­rios opo­si­to­res lo que quie­ran- va en esa di­rec­ción. Es ra­ro, por su­pues­to, da­da la na­tu­ra­le­za del pro­yec­to, que el acuer­do se ha­ya al­can­za­do en la Co­mi­sión de Ha­cien­da y no en la Edu­ca­ción del Se­na­do. El mun­do al re­vés, pen­sa­ría el ob­ser­va­dor. Pe­ro ca­da ra­ma le­gis­la­ti­va es li­bre de de­ter­mi­nar cuá­les son los es­ce­na­rios que va a des­ti­nar al show y cuá­les los que quie­re man­te­ner co­mo ám­bi­tos efec­ti­vos de de­ci­sión. Aquí eso que­dó ab­so­lu­ta­men­te cla­ro.

Es ob­vio que la ins­pi­ra­ción del pro­yec­to Au­la Se­gu­ra no tu­vo na­da que ver con el tor­ci­do pro­pó­si­to de tras­pa­sar la Cons- ti­tu­ción o de ce­gar en las es­cue­las la libertad de ex­pre­sión y el de­re­cho de los es­tu­dian­tes a ma­ni­fes­tar ci­vi­li­za­da­men­te sus pun­tos de vis­ta. Tu­vo que ver con al­go muy pe­des­tre, con la ne­ce­si­dad de san­cio­nar la vio­len­cia, pues­to que con el ac­tual nor­ma­ti­va es­ta­ba que­dan­do im­pu­ne y en­tre­gan­do en ban­de­ja la edu­ca­ción pú­bli­ca a gru­pos ra­di­ca­li­za­dos, que es una de las ra­zo­nes por las cua­les es­tos es­ta­ble­ci­mien­tos han ve­ni­do per­dien­do ma­trí­cu­la, pres­ti­gio y ca­li­dad en los úl­ti­mos años. Era so­lo eso. La vio­len­cia no es el úni­co fac­tor de des­cré­di­to y pro­ba­ble­men­te ha­brá que en­fren­tar­los to­dos. Pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que ha­ya que se­guir es­con­dien­do la ca­be­za an­te el vio­len­tis­mo. Al re­vés: el sen­ti­do co­mún exi­ge pe­na­li­zar­lo.

Esa co­ne­xión con la sen­sa­tez, con lo que pien­sa el co­mún de la gen­te, va a ser cla­ve pa­ra sa­car ade­lan­te la agen­da le­gis­la­ti­va del go­bierno. Al me­nos a un sec­tor de la opo­si­ción le en­can­ta­ría ver al go­bierno de Pi­ñe­ra con­ta­mi­na­do con las po­si­cio­nes ex­tre­mas del dis­cur­so de Bol­so­na­ro. Es po­si­ble, in­clu­so, que se de­frau­de in­te­rior­men­te al com­pro­bar su mo­de­ra­ción. Cree que con tin­tas más car­ga­das to­do se­ría más fá­cil pa­ra ella. Y cier­ta­men­te en eso tie­ne ra­zón.

La tie­ne por­que na­da di­vi­de más a la opo­si­ción que el prag­ma­tis­mo y la mo­de­ra­ción del go­bierno. El día en que La Mo­ne­da. es­cu­chan­do los can­tos de si­re­na que la lla­man a go­ber­nar sin re­mil­gos y sin sen­ti­mien­tos de cul­pa ni de pá­ni­co des­de ro­tun­das con­vic­cio­nes de de­re­cha, ter­mi­ne ra­di­ca­li­zán­do­se, bueno, a lo me­jor con­si­gue un aplau­so en los mí­ti­nes del ala más de­re­chis­ta del Par­ti­do Re­pu­bli­cano, en las asam­bleas de la Li­ga del Nor­te de Mat­teo Sal­vi­ni o al­gún re­co­no­ci­mien­to en los dis­cur­sos de Ma­rie Le Pen en Francia. Pe­ro, jun­to con eso, ha­brá con­se­gui­do tam­bién lo que nin­gún lí­der, par­ti­do, mo­vi­mien­to o pro­yec­to de signo opo­si­tor ha con­se­gui­do has­ta aho­ra: la uni­dad de ese am­plio es­pec­tro que va de la DC al Fren­te Am­plio o más allá. Por eso, no hay mu­cha ca­bi­da pa­ra el “bol­so­na­ris­mo” en Chi­le. La ver­dad es que nin­gu­na cuan­do hay un go­bierno de cen­tro­de­re­cha que no tie­ne ma­yo­ría en el Par­la­men­to. Y muy po­ca, des­de el mo­men­to en que la ins­ti­tu­cio­na­li­dad chi­le­na, mal que mal, co­mien­za a en­tre­gar res­pues­tas efec­ti­vas a los fe­nó­me­nos de la co­rrup­ción y de la in­se­gu­ri­dad pú­bli­ca, co­sa que los go­bier­nos del PT en Bra­sil en un ca­so ex­plo­ta­ron pa­ra sí y en el otro nun­ca to­ma­ron en se­rio. Co­mo fe­nó­meno po­lí­ti­co, Bol­so­na­ro es mu­cho más el pro­duc­to de la de­ses­pe­ra­ción de mi­llo­nes de elec­to­res bra­si­le­ños que una ex­pre­sión de re­cha­zo o har­taz­go con los me­ca­nis­mos de la de­mo­cra­cia li­be­ral clá­si­ca: igualdad de de­re­chos, li­ber­ta­des in­di­vi­dua­les, res­pe­to a la ley, di­vi­sión y con­tra­pe­so de po­de­res.

¿Sig­ni­fi­ca que el go­bierno ha de es­con­der sus con­vic­cio­nes más pro­fun­das re­la­ti­vas a la libertad y a la au­to­no­mía de las per­so­nas pa­ra no in­co­mo­dar a la opo­si­ción? Por su­pues­to que no. La gran lec­ción que de­ja el pro­yec­to Au­la Se­gu­ra es que el go­bierno es­tá en con­di­cio­nes de sa­car ade­lan­te ini­cia­ti­vas que, unien­do mu­cho a la coa­li­ción ofi­cia­lis­ta, tam­bién sean ca­pa­ces de in­ter­pre­tar el sen­tir ma­yo­ri­ta­rio de la po­bla­ción. Po­si­ble­men­te no sea fá­cil en­con­trar to­dos los días ideas o pro­yec­tos pro­ve­nien­tes de los te­mas y ám­bi­tos que cum­plan con es­ta do­ble con­di­ción. Qui­zás sean po­cas, pe­ro son ini­cia­ti­vas de es­ta na­tu­ra­le­za las que más le sir­ven pa­ra re­con­ci­liar­se con su iden­ti­dad de cen­tro­de­re­cha. En es­te sen­ti­do, un Au­la Se­gu­ra va­le bas­tan­te más que cien “sel­fies“con Bol­so­na­ro.

No to­da la de­re­cha chi­le­na, cla­ro, lo ve así. Y no por­que ten­ga par­ti­cu­lar de­bi­li­dad por las “sel­fies“o el pa­vo­neo que las di­fun­de en las re­des so­cia­les. Es por otra co­sa: es por­que sue­ñan, en el más pe­li­gro­so de to­dos los sue­ños po­lí­ti­cos, con un Chi­le mu­cho me­nos abier­to a la di­ver­si­dad que el ac­tual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.