10 CABEZAS EN LA BASURA

La Tercera - Reportajes - - REPORTAJES - POR FOTOGRAFÍA

Una de­ce­na de cabezas hu­ma­nas apa­re­ció en un re­lleno sa­ni­ta­rio de Til­til el 7 de di­ciem­bre de 2017. To­dos ex­tran­je­ros y sin iden­ti­dad. No ha­bía de­li­to, sino un pro­ble­ma de ma­ne­jo sa­ni­ta­rio. Eran pie­zas des­ti­na­das a la in­ves­ti­ga­ción, par­te de un po­co re­gu­la­do sis­te­ma que in­vo­lu­cra la im­por­ta­ción de par­tes de ca­dá­ve­res des­de otros paí­ses. Hu­bo su­ma­rio e in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial, pe­ro has­ta hoy no hay pis­tas so­bre su ori­gen ni de có­mo lle­ga­ron allí.

JUAN PA­BLO FIGUEROA, ALEJANDRA OLGUÍN Y EDUAR­DO ORTEGA

El enor­me re­mol­que es­ta­ba ca­si lis­to pa­ra par­tir cuan­do ro­dó la pri­me­ra ca­be­za. Re­bo­tó por las pa­re­des del con­te­ne­dor y ca­yó co­mo si fue­ra una pe­lo­ta, has­ta que­dar aso­ma­da en­tre to­ne­la­das de basura. Los pri­me­ros que la vie­ron, los tra­ba­ja­do­res de la es­ta­ción de trans­fe­ren­cia de re­si­duos de la em­pre­sa Ger­sa, en Qui­li­cu­ra, se pu­sie­ron a gri­tar. Eran las 9.20 del jue­ves 7 de di­ciem­bre de 2017, y no te­nía por qué es­tar ahí, pe­ro es­ta­ba. Le que­da­ban unos po­cos res­tos de pe­lo cha­mus­ca­do y te­nía la piel ter­sa y bri­llan­te, de un co­lor do­ra­do, co­mo si la hu­bie­sen hor­nea­do. Al­go muy pa­re­ci­do a eso le ha­bía pa­sa­do.

Lla­ma­ron pri­me­ro a Ca­ra­bi­ne­ros. Lue­go, a Mau­ri­cio Bra­vo, ge­ren­te de ope­ra­cio­nes de Ste­ricy­cle, una com­pa­ñía de­di­ca­da al tra­ta­mien­to de re­si­duos clí­ni­cos y pe­li­gro­sos ubi­ca­da a me­nos de una cua­dra de dis­tan­cia. Mal que mal, de ahí ha­bía sa­li­do el ca­mión que traía esa ca­be­za. Pe­ro to­do era ex­tra­ño. ¿Una ca­be­za? Nun­ca ha­bían tra­ta­do una en sus ins­ta­la­cio­nes. Sí ór­ga­nos y te­ji­dos hu­mano y has­ta ex­tre­mi­da­des pro­ve­nien­tes de al­gu­na ampu­tación: brazos, piernas, ma­nos y pies, pe­ro no cabezas. Tam­po­co te­nían re­gis­tros de que al­guno de sus clien­tes les hu­bie­ra man­da­do una co­mo desecho pa­to­ló­gi­co a in­ci­ne­rar.

“Los fun­cio­na­rios de Ger­sa nun­ca ha­bían vis­to al­go así. Es­tán acos­tum­bra­dos a que les man­de­mos agu­jas, je­rin­gas, ga­sas; ese ti­po de co­sas, por­que lo otro siem­pre lo in­ci­ne­ra­mos. Fui por­que me te­nía que cer­cio­rar de que no fue­ra al­go co­mo un ase­si­na­to, que tam­bién po­día ser, uno nun­ca sa­be”, di­ce Bra­vo.

Lle­gó di­rec­to ha­cia el con­te­ne­dor y la re­vi­só. Vio in­ci­sio­nes y su­tu­ras y una eti­que­ta que le col­ga­ba, “co­si­da con pre­ci­sión de ci­ru­jano”. Lle­va­ba el lo­go de una em­pre­sa lla­ma­da Scien­ce Ca­re y unas ano­ta­cio­nes en in­glés.

“Có­di­go de do­nan­te: L140890. Te­ji­do pa­ra in­ves­ti­ga­ción, no pa­ra tras­plan­te”, de­cía.

Los ca­ra­bi­ne­ros avi­sa­ron a la Fis­ca­lía Cen­tro Nor­te y al po­co ra­to ya to­do es­ta­ba en ma­nos de la Bri­ga­da de Ho­mi­ci­dios de la Po­li­cía de In­ves­ti­ga­cio­nes (PDI). Bra­vo les ex­pli­có a los po­li­cías que se tra­ta­ba de una pie­za de in­ves­ti­ga­ción y que po­si­ble­men­te ve­nía de una clí­ni­ca o una uni­ver­si­dad. Co­mo era un te­ma de ma­ne­jo sa­ni­ta­rio, lla­mó a la Se­re­mi de Sa­lud Me­tro­po­li­ta­na, co­mo in­di­ca el pro­to­co­lo, pe­ro na­die res­pon­dió.

Tam­bién por pro­to­co­lo de­bían ve­ri­fi­car que en el re­mol­que no hu­bie­ra na­da más, pe­ro pa­ra ha­cer­lo ha­bía que va­ciar­lo. Y no po­dían ha­cer­lo ahí. Se fue­ron en­ton­ces en caravana has­ta el re­lleno sa­ni­ta­rio Ce­rro La Leo­na, que Ger­sa tie­ne en Til­til. Allá sa­ca­ron to­da la basura y, en­tre­me­dio, va­rias bol­sas ama­ri­llas con el lo­go de Ste­ricy­cle. Ha­bía lo de siem­pre: agu­jas, je­rin­gas, ga­sas. Pe­ro tam­bién ha­bía más. Al­gu­nas bol­sas es­ta­ban ro­tas y ahí apa­re­ció otra ca­be­za. Y lue­go otra y otra, y otra más. Cuan­do ter­mi­na­ron de con­tar, te­nían al fren­te 10 cabezas com­ple­tas, seis crá­neos, un hom­bro y otros cua­tro pe­da­zos de cuer­pos hu­ma­nos.

To­dos los ros­tros te­nían el mis­mo as­pec­to: no es­ta­ban cal­ci­na­dos, sino co­mo si re­cién hu­bie­ran sa­li­do de un horno. Ha­bía hom­bres y mu­je­res, y la ma­yo­ría era de ras­gos asiá­ti­cos o afro. Tam­bién con eti­que­tas y có­di­gos, aun­que ile­gi­bles.

Ha pa­sa­do ca­si un año de ese epi­so­dio y to­da­vía na­die sa­be con cer­te­za de dón­de sa­lie­ron y có­mo ter­mi­na­ron ahí. Ni la in­ves­ti­ga­ción que el fis­cal Mar­ce­lo Ca­bre­ra aún tie­ne abier­ta ni el su­ma­rio sa­ni­ta­rio que rea­li­zó la Se­re­mi de Sa­lud han po­di­do des­pe­jar­lo. Lo úni­co cla­ro es que al­go fa­lló y na­die se ha­ce car­go.

Pu­do ser qui­zás una sim­ple con­fu­sión de bol­sas, pe­ro a par­tir ahí se de­ve­la una des­co­no­ci­da ru­ta que in­vo­lu­cra la im­por­ta­ción de

ARCHIVO

par­tes de ca­dá­ve­res y te­ji­do hu­mano des­de el ex­tran­je­ro por par­te de em­pre­sas y uni­ver­si­da­des. Un mer­ca­do que ca­da año mue­ve va­rios mi­llo­nes de dó­la­res, aun­que en Chi­le la ven­ta par­cial o to­tal de cuer­pos es ile­gal.

Re­por­ta­jes re­cons­tru­yó ese ca­mino y des­cu­brió un sis­te­ma po­co re­gu­la­do y con va­rias fal­tas de con­trol que im­pi­den una tra­za­bi­li­dad real y efec­ti­va del tra­yec­to que si­guen esos ca­dá­ve­res una vez que in­gre­san al país. Bas­tó una pe­que­ña fa­lla pa­ra que que­da­ra en evi­den­cia.

-Al ser pie­zas hu­ma­nas, de­bie­ra to­do muy nor­ma­do y re­gu­la­do, ¿no?

-No, no es así –res­pon­de Alejandra Her­nán­dez, je­fa del sub­de­par­ta­men­to de con­trol sa­ni­ta­rio de la Se­re­mi de Sa­lud.

Y agre­ga: “Lo que aquí pa­só es que la bol­sa se rom­pió cuan­do se des­car­gó del con­te­ne­dor. ¿Y si no hu­bie­ra pa­sa­do? No nos ha­bría­mos da­do cuen­ta. Aho­ra, no sa­be­mos si an­tes ya pa­só. Muy po­si­ble­men­te se pu­do ha­ber da­do es­to mis­mo en otras oca­sio­nes y nun­ca na­die lo no­tó”.

El error de las bol­sas ama­ri­llas

es­tar

La par­te fá­cil fue dar­se cuen­ta de qué fa­lló. Ste­ricy­cle tie­ne al me­nos 15 ca­mio­nes que ca­da día van y re­ti­ran los desechos pe­li­gro­sos de unos 150 clien­tes dis­tin­tos en la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na. En­tre ellos se cuen­tan con­sul­to­rios mé­di­cos y odon­to­ló­gi­cos, hos­pi­ta­les, clí­ni­cas, la­bo­ra­to­rios, uni­ver­si­da­des, fu­ne­ra­rias, clí­ni­cas ve­te­ri­na­rias y más. De ahí re­ti­ran ca­jas, re­ci­pien­tes y bol­sas se­lla­das, to­do ro­tu­la­do y di­fe­ren­cia­do por co­lo­res, se­gún un pro­to­co­lo muy es­tric­to. Por se­gu­ri­dad, no hay es­pa­cio pa­ra erro­res.

En las bol­sas ro­jas van los desechos pe­li­gro­sos que de­ben ser in­ci­ne­ra­dos y tra­ta­dos de for­ma es­pe­cial: me­di­ca­men­tos ven­ci­dos o en ma­las con­di­cio­nes y re­si­duos quí­mi­cos. En las ama­ri­llas van los re­si­duos in­fec­cio­sos, aun­que el de­ta­lle de su con­te­ni­do de­pen­de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.