El re­fe­rén­dum so­bre Trump

Hay su­fi­cien­tes ra­zo­nes pa­ra sos­te­ner que Trump no es­tá de­rro­ta­do, pe­ro las hay tam­bién pa­ra sos­te­ner que es­te es el co­mien­zo del fin de su Pre­si­den­cia.

La Tercera - Reportajes - - REPORTAJES - Álvaro Var­gas Llo­sa

Las elec­cio­nes de mi­tad de man­da­to fue­ron plan­tea­das por el Pre­si­den­te Trump co­mo un re­fe­rén­dum so­bre él. No ha­cía fal­ta: eso era lo que los elec­to­res ha­bían de­ci­di­do in­clu­so an­tes de que él se lan­za­ra a ha­cer cam­pa­ña por sí mis­mo. ¿Por sí mis­mo? Sí, por sí mis­mo: Trump no es­ta­ba en cam­pa­ña pa­ra re­te­ner la ma­yo­ría de las dos cámaras del Con­gre­so sino pa­ra pre­ser­var sus po­si­bi­li­da­des de ser re­elec­to den­tro de dos años.

¿Lo lo­gró? A pri­me­ra vis­ta, no. A se­gun­da vis­ta, no pe­ro sí... Hay su­fi­cien­tes ra­zo­nes pa­ra sos­te­ner que Trump no es­tá de­rro­ta­do, pe­ro las hay tam­bién pa­ra sos­te­ner que es­te es el co­mien­zo del fin de su Pre­si­den­cia. Y esa am­bi­va­len­cia en el re­sul­ta­do com­pli­ca mu­cho el aná­li­sis y exi­ge es­ti­rar la li­ga más de la cuen­ta si se quie­re ex­traer con­clu­sio­nes de­fi­ni­ti­vas.

Em­pie­zo por dar la bue­na no­ti­cia: una per­so­na­li­dad tan pe­li­gro­sa co­mo Trump ne­ce­si­ta fre­nos. Los ha te­ni­do en es­tos dos años gra­cias a la de­mo­cra­cia es­ta­dou­ni­den­se, pe­ro aho­ra se­rán más fuer­tes de lo que eran. La cap­tu­ra de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes por par­te de los de­mó­cra­tas aña­de una ba­rre­ra más en­tre el tem­pe­ra­men­to de ele­fan­te en la cris­ta­le­ría que tie­ne el Pre­si­den­te y la po­si­bi­li­dad de ha­cer efec­ti­vos sus arran­ques de pre­po­ten­cia po­lí­ti­ca y agre­si­vi­dad con­tra to­do aque­llo que se lo po­ne en­fren­te.

En reali­dad, se tra­ta de una cua­li­dad que ex­hi­be la de­mo­cra­cia es­ta­dou­ni­den­se des­de ha­ce mu­cho tiem­po. Me re­fie­ro a esa costumbre de la so­cie­dad ci­vil de equi­li­brar el pe­so de los po­de­res del Es­ta­do en las elec­cio­nes de mi­tad de man­da­to. Des­de 1946, hu­bo 18 elec­cio­nes de mi­tad de man­da­to y, sal­vo ca­sos ex­cep­cio­na­les, el más re­cien­te de los cua­les fue la vic­to­ria re­pu­bli­ca­na en los co­mi­cios pa­ra la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes en el pri­mer go­bierno de Bush hi­jo, lo nor­mal ha si­do el triun­fo de la opo­si­ción. A ve­ces, por muy am­plio mar­gen. Fue el ca­so ba­jo el pri­mer go­bierno de Ba­rack Oba­ma, cuan­do, en 2010, los re­pu­bli­ca­nos arre­ba­ta­ron al ofi­cia­lis­mo más de 60 es­ca­ños. En­tre las mu­chas oca­sio­nes en que un pre­si­den­te re­pu­bli­cano per­dió las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas a los dos años de go­ber­nar, hu­bo in­clu­so dos en los que la si­tua­ción pro­du­ci­da fue ca­si idén­ti­ca a la que se ha pro­du­ci­do es­ta se­ma­na. Ocu­rrió en los go­bier­nos de Wi­lliam Taft y Her­bert Hoo­ver, en 1910 y 1930, res­pec­ti­va­men­te, cuan­do los re­pu­bli­ca­nos re­tu­vie­ron, co­mo aho­ra lo ha he­cho con Trump, el Se­na­do pe­ro per­die­ron la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes.

La di­vi­sión del po­der, la li­mi­ta­ción de la ca­pa­ci­dad de ex­ce­der­se del Pre­si­den­te, es una de las ar­mas con que cuen­ta la so­cie­dad ci­vil es­ta­dou­ni­den­se pa­ra pre­ser­var lo me­jor del le­ga­do de sus fun­da­do­res. De allí que, an­te un Trump con evi­den­tes tendencias irre­fle­xi­vas en tan­tos te­mas y mo­men­tos de­li­ca­dos, el vo­to de los ciu­da­da­nos ha­ya si­do bas­tan­te sa­bio. Por un la­do, per­mi­tió a los de­mó­cra­tas ga­nar más de una trein­te­na de es­ca­ños ne­tos en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, lo que les per­mi­tió su­pe­rar el mí­ni­mo in­dis­pen­sa­ble pa­ra ha­cer­se con el con­trol. Pe­ro por el otro, am­plia­ron un po­co la ma­yo­ría de los re­pu­bli­ca­nos en el Se­na­do. En las elec­cio­nes pa­ra go­ber­na­dor de los dis­tin­tos es­ta­dos en jue­go, re­du­je­ron el do­mi­nio que te­nían los re­pu­bli­ca­nos, que han pa­sa­do de ma­ne­jar 33 a te­ner ba­jo su man­do 25. Los re­pu­bli­ca­nos per­die­ron sie­te go­ber­na­cio­nes, pe­ro ganaron dos que les im­por­ta­ban mu­cho, en Ohio y Flo­ri­da (en es­te úl­ti­mo es­ta­do un can­di­da­to afro­ame­ri­cano de­mó­cra­ta que ha­bía ga­na­do no­to­rie­dad a es­ca­la na­cio­nal se que­dó muy cer­ca de lo­grar el triun­fo. De ha­ber­lo con­se­gui­do, ha­bría pues­to muy cues­ta arri­ba pa­ra el ofi­cia­lis­mo un es­ta­do que se­rá uno de los dos o tres más de­ter­mi­nan­tes den­tro de dos años). Igual que en el Po­der Le­gis­la­ti­vo, el men­sa­je de los vo­tan­tes en las go­ber­na­cio­nes fue: que­re­mos cor­tar­les las alas a Trump y a los re­pu­bli­ca­nos de la nue­va ho­ra lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra que no al­cen un vue­lo ex­ce­si­vo, pe­ro no lo bas­tan­te co­mo pa­ra he­rir­los de muer­te.

El re­sul­ta­do de los co­mi­cios, en lo que res­pec­ta al Con­gre­so, sig­ni­fi­ca que los de­mó­cra­tas po­drán ini­ciar in­ves­ti­ga­cio­nes con­tra el Pre­si­den­te y los su­yos, y fre­nar los ím­pe­tus de la Ca­sa Blan­ca en asun­tos co­mo la in­mi­gra­ción o el co­mer­cio ex­te­rior, pe­ro no re­ver­tir lo que ya se ha he­cho, por ejem­plo, en ma­te­ria tri­bu­ta­ria ni im­pe­dir que Trump si­ga nom­bran­do jue­ces con­ser­va­do­res, y tam­po­co des­ti­tuir­lo, pues es el Se­na­do la ins­tan­cia de­ci­si­va pa­ra lle­var a ca­bo un “im­peach­ment”.

El ma­yor éxi­to de los de­mó­cra­tas re­si­dió, sin du­da, en el re­na­ci­mien­to de la fa­mo­sa coa­li­ción so­cial de los tiem­pos de Oba­ma, es de­cir la com­bi­na­ción del vo­to fe­me­nino, el vo­to jo­ven y el vo­to de las lla­ma­das mi­no­rías. Eso es mu­cho más im­por­tan­te que ha­ber cap­tu­ra­do la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes de ca­ra a los co­mi­cios pre­si­den­cia­les. Lo úl­ti­mo pue­de ser un ar­ma de do­ble filo si Trump lo­gra ins­ta­lar en mu­chos vo­tan­tes la no­ción de que un Con­gre­so par­cial­men­te con­tro­la­do por la opo­si­ción frus­tró sus pla­nes; en cam­bio, lo an­te­rior im­pli­ca que mu­chos de los vo­tan­tes de­cep­cio­na­dos de la can­di­da­tu­ra de Hi­llary Clin­ton que se que­da­ron en su ca­sa en las elec­cio­nes que ga­nó Trump han vuel­to a sen­tir un com­pro­mi­so ciu­da­dano. No hay que ol­vi­dar que en Es­ta­dos Uni­dos la cla­ve de unas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les sue­le es­tar en quién lo­gra mo­vi­li­zar el entusiasmo de su ba­se, lo que pa­sa, en­tre otras co­sas, por lo­grar que ella sal­ga, en su in­men­sa ma­yo­ría, a vo­tar.

Pe­ro aquí tam­bién el men­sa­je de las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas ha si­do mix­to, pues Trump con­si­guió al­go que ne­ce­si­ta­ba: con­so­li­dar la leal­tad de una ba­se re­pu­bli­ca­na que no te­nía ase­gu­ra­da, da­da la ano­ma­lía que re­pre­sen­ta el “trum­pis­mo” en el par­ti­do he­re­de­ro del reaga­nis­mo y de los neo­cons de Bush. Ese par­ti­do era fa­vo­ra­ble al libre co­mer­cio y a la in­mi­gra­ción, pe­ro el de Trump re­pre­sen­ta lo con­tra­rio. Las elec­cio­nes re­for­za­ron mu­cho a los can­di­da­tos re­pu­bli­ca­nos que se mos­tra­ron cer­ca­nos a Trump en los úl­ti­mos tiem­pos (y por quie­nes él hi­zo cam­pa­ña), y cas­ti­ga­ron du­ra­men­te a los di­si­den­tes. Ejem­plo de lo an­te­rior es el buen re­sul­ta­do de In­dia­na, Da­ko­ta del Nor­te y Te­xas; ejem­plo de lo se­gun­do es la de­rro­ta de Bob Cor­ker en Ten­nes­see y Jeff Fla­ke en Ari­zo­na. El Par­ti­do Re­pu­bli­cano es, de­fi­ni­ti­va­men­te, el par­ti­do de Trump. To­das las co­rrien­tes opues­tas a él por ra­zo­nes de con­te­ni­do ideo­ló­gi­co o de leal­tad al an­te­rior “es­ta­blish­ment” re­pu­bli­cano han si­do de­rro­ta­das por el “trum­pis­mo”.

La coa­li­ción de­mó­cra­ta, en re­su­men, sa­le muy re­for­za­da pa­ra dar la gran ba­ta­lla con­tra Trump en los dos años que vie­nen, pe­ro, en otro la­do de la ba­lan­za, el man­da­ta­rio tie­ne aho­ra un do­mi­nio del Se­na­do su­pe­rior al de an­tes, por­que el je­fe ha lo­gra­do sa­car­se de en­ci­ma a va­rios di­si­den­tes. No es ca­sual que uno de los pri­me­ros men­sa­jes en­via­dos por Trump tras sa­ber­se los re­sul­ta­dos ha­ya si­do uno bur­lón con­tra los re­pu­bli­ca­nos que no lo apo­ya­ron y han si­do ex­pul­sa­dos de la Cá­ma­ra Al­ta.

La di­vi­sión so­cio­ló­gi­ca que sub­ya­ce al ma­pa elec­to­ral no es no­ve­do­sa pe­ro sí más acen­tua­da que an­tes. El 56% de las mu­je­res pre­fi­rie­ron a los de­mó­cra­tas, con­tra un 38% que se in­cli­na­ron por el ofi­cia­lis­mo; en cam­bio, los re­pu­bli­ca­nos ob­tu­vie­ron 49% del vo­to mas­cu­lino y los de­mó­cra­tas, el 46%. El vo­to ru­ral fa­vo­re­ció al par­ti­do de Trump con más del 56%, pe­ro los su­bur­bios op­ta­ron por los de­mó­cra­tas por una di­fe­ren­cia de 10 pun­tos por­cen­tua­les.

La mo­vi­li­za­ción de la ba­se de­mó­cra­ta ayu­dó a que en­tre esos vo­tan­tes la ma­yor mo­ti­va­ción fue­ra pre­ser­var la re­for­ma sa­ni­ta­ria de Oba­ma; del mis­mo mo­do, el entusiasmo de la ba­se “trum­pis­ta” hi­zo que en­tre es­tos vo­tan­tes la in­mi­gra­ción re­sul­ta­ra la prin­ci­pal mo­ti­va­ción. Por ello, la eco­no­mía, una alia­da de Trump en es­tos mo­men­tos, fue so­lo el ter­cer fac­tor más im­por­tan­te a la ho­ra de de­ci­dir. En un año más nor­mal, la eco­no­mía, que des­pués de mu­chos años vuel­ve a pros­pe­rar, ha­bría si­do el fac­tor nú­me­ro uno. Pe­ro nin­gún año es nor­mal con Trump en la Ca­sa Blan­ca. La Pre­si­den­cia de Trump es un re­fe­rén­dum per­ma­nen­te so­bre él, por tan­to so­bre sus te­mas fa­vo­ri­tos. La tra­duc­ción de ello en las ur­nas equi­va­le a que la re­for­ma sa­ni­ta­ria de Oba­ma, que él que­ría aca­bar de re­ver­tir, mo­ti­vó a mi­llo­nes de vo­tan­tes de la re­di­vi­va coa­li­ción de­mó­cra­ta. Pe­ro tam­bién sig­ni­fi­ca que mu­chos re­pu­bli­ca­nos que qui­zá se ha­brían que­da­do en ca­sa sin vo­tar sin­tie­ron la ne­ce­si­dad de re­for­zar un men­sa­je con­tra la in­mi­gra­ción en ple­na mar­cha de los mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos ha­cia la fron­te­ra es­ta­dou­ni­den­se.

De aquí en ade­lan­te el jue­go de Trump se­rá, en pri­me­ra ins­tan­cia, tra­tar de con­tem­po­ri­zar con la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes de­mó­cra­ta a la es­pe­ra de una opor­tu­ni­dad pa­ra en­trar en gue­rra con ella. Eso lle­ga­rá, se­gu­ra­men­te, muy pron­to. No se pue­de des­car­tar que ese en­fren­ta­mien­to su­pon­ga, en al­gún mo­men­to, el cie­rre tem­po­ral del go­bierno por fal­ta de acuer­do pre­su­pues­ta­rio. Trump ne­ce­si­ta­rá, pa­ra su re­elec­ción, que la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes de­mó­cra­ta sea el enemi­go que go­bier­na sin man­da­to. Cuen­ta con dos ven­ta­jas. La prin­ci­pal es la au­sen­cia de un lí­der de­mó­cra­ta de ca­ra a 2020. En au­sen­cia de ese li­de­raz­go nue­vo, la ca­ra del par­ti­do opo­si­tor se­rá Nancy Pe­lo­si, se­gu­ra­men­te la nue­va pre­si­den­ta de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, car­go que ha ejer­ci­do mu­chas ve­ces y que ha­ce de ella una fi­gu­ra pro­to­tí­pi­ca del “es­ta­blish­ment” que goza de tan po­bre repu­tación. La se­gun­da ven­ta­ja es que tie­ne hoy sus es­pal­das mu­cho más cu­bier­tas que an­tes en el Se­na­do, don­de ha am­plia­do su ma­yo­ría un po­co y, so­bre to­do, don­de la ban­ca­da re­pu­bli­ca­na cuen­ta con mu­chos más alia­dos su­yos ( o se­na­do­res que en­tien­den que la im­po­pu­la­ri­dad de Trump a es­ca­la na­cio­nal re­fuer­za la po­pu­la­ri­dad pre­si­den­cial en una ba­se re­pu­bli­ca­na cu­yos vo­tos ellos necesitarán en 2020).

Di­cho es­to, los de­mó­cra­tas cuen­tan con un ar­ma muy po­de­ro­sa pa­ra li­brar el en­fren­ta­mien­to en­tre la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes y la Ca­sa Blan­ca. Me re­fie­ro a las in­ves­ti­ga­cio­nes que abri­rán con­tra el man­da­ta­rio en to­dos los fren­tes, des­de el vie­jo asun­to de la com­pli­ci­dad con Ru­sia du­ran­te las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de ha­ce dos años has­ta sus dis­cu­ti­dos im­pues­tos o sus con­flic­tos de in­te­rés. Dis­traer­lo de sus ob­je­ti­vos, obli­gar­lo a gas­tar tiem­po, ener­gía y ca­pi­tal de­fen­dién­do­se, y de­bi­li­tar la leal­tad de re­pu­bli­ca­nos que le te­men mu­cho más de lo que lo ad­mi­ran se­rá el gran ob­je­ti­vo de los de­mó­cra­tas en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes de aquí a 2020.

No nos en­ga­ñe­mos: to­do lo que su­ce­de­rá de aquí a en­ton­ces -en te­mas co­mo el co­mer­cio con Chi­na, la po­lí­ti­ca de gas­to pú­bli­co en in­fra­es­truc­tu­ra, la in­mi­gra­ción, los im­pues­tos, las re­la­cio­nes con Ara­bia Sau­di­ta o la ne­go­cia­ción con Co­rea del Nor­te- se­rá una pe­lo­ta de fútbol que un ban­do y otro pa­tea­rá fu­rio­sa­men­te con­tra el ar­co con­tra­rio. Lo que han di­cho las ur­nas es­ta se­ma­na es que ese par­ti­do no tie­ne, ni re­mo­ta­men­te, un se­gu­ro ga­na­dor a es­tas al­tu­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.