Co­man­do Jun­gla: “La eva­lua­ción es po­si­ti­va”

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - POR FO­TO­GRA­FÍA

El sub­se­cre­ta­rio des­ta­ca la pre­sen­cia en La Arau­ca­nía del gru­po de Ca­ra­bi­ne­ros que es­tá en la mi­ra tras la muer­te del co­mu­ne­ro Ca­mi­lo Ca­tri­llan­ca. Se­gún él, no so­lo han po­di­do res­pon­der pre­ven­ti­va­men­te an­te ac­cio­nes te­rro­ris­tas, sino que, ade­más, ha dis­mi­nui­do en for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va la vio­len­cia en la zo­na.

FRAN­CIS­CO AR­TA­ZA

Arau­ca­nía. Que se con­clu­ya de lo que di­jo el mi­nis­tro Mo­reno o de es­ta si­tua­ción que aquí es un re­vés, que aquí es una si­tua­ción don­de par­ti­mos con fo­jas ce­ro, yo creo que no, yo creo que sí hay con­cien­cia en La Arau­ca­nía, en las zo­nas ru­ra­les, de que es ne­ce­sa­rio avan­zar en una suer­te de con­vi­ven­cia dis­tin­ta a la que se ha te­ni­do en las úl­ti­mas dé­ca­das.

El Plan Arau­ca­nía con­ta­ba con el apo­yo de la opo­si­ción, tan­to el se­na­dor Huen­chu­mi­lla co­mo el se­na­dor Quin­ta­na ha­bían da­do su res­pal­do, lo mis­mo al­gu­nas co­mu­ni­da­des ma­pu­ches, las que aho­ra es­tán de­nun­cian­do una suer­te de quie­bre del diá­lo­go…

Si us­ted cree que hay una pér­di­da de con­fian­za es­tá bien, es su opi­nión, pe­ro yo creo que hay ele­men­tos po­lí­ti­cos y ob­je­ti­vos que vie­nen en las pró­xi­mas se­ma­nas.

Da la im­pre­sión de que fren­te al te­ma ma­pu­che el go­bierno tie­ne una suer­te de dos al­mas, una que apues­ta al diá­lo­go a tra­vés del Plan Arau­ca­nía y otra que prio­ri­za el te­ma de la per­se­cu­ción po­li­cial, que per­ma­nen­te­men­te ha­bla de te­rro­ris­mo en La Arau­ca­nía, y esas dos al­mas a ve­ces no se con­ci­lian.

Cuan­do se ha­bla de dos al­mas pa­re­ce que fue­ran dos reali­da­des po­lí­ti­cas, y lo que hay aquí es un go­bierno li­de­ra­do por un Pre­si­den­te que de­fi­nió una es­tra­te­gia y esa es­tra­te­gia com­bi­na dos man­da­tos cons­ti­tu­cio­na­les, uno, el man­da­to que le co­rres­pon­de al Mi­nis­te­rio del In­te­rior: pre­ser­var el or­den pú­bli­co, dar­le ga­ran­tía a la ciu­da­da­nía de se­gu­ri­dad. Y otro, al Mi­nis­te­rio So­cial, que tie­ne los te­mas in­dí­ge­nas, los te­mas so­cia­les en una re­gión que es la más po­bre de to­das y don­de se con­cen­tran los más al­tos por­cen­ta­je de po­bla­ción ma­pu­che. Un Pre­si­den­te lo que tie­ne que ha­cer es avan­zar en las dos lí­neas y eso es­tá coor­di­na­do.

Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal y va­rios par­la­men­ta­rios de opo­si­ción han cues­tio­na­do la exis­ten­cia del Co­man­do Jun­gla, de­nun­cian que es una mi­li­ta­ri­za­ción ex­ce­si­va de La Arau­ca­nía, ¿cuál es la eva­lua­ción que ha­ce el go­bierno del desem­pe­ño de es­te gru­po a es­ta al­tu­ra?

Yo nie­go ab­so­lu­ta­men­te que sea una mi­li­ta­ri­za­ción de La Arau­ca­nía. Eso no es ver­dad, ni des­de el pun­to de vis­ta de las es­tra­te­gias que uti­li­za, ni tam­po­co des­de el pun­to de vis­ta del armamento que uti­li­zan. No es­tig­ma­ti­ce­mos. La eva­lua­ción es po­si­ti­va, nos ha per­mi­ti­do en las úl­ti­mas se­ma­nas lle­gar en va­rias opor­tu­ni­da­des en si­tua­cio­nes de vio­len­cia ru­ral o te­rro­ris­mo. Se­gun­do, las ac­cio­nes vio­len­tas ha­bían dis­mi­nui­do en for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va, sa­can­do lo

MA­RIO TELLEZ

su­ce­di­do en los úl­ti­mos dos días, en la zo­na de La Arau­ca­nía y la pro­vin­cia de Arau­co, es co­sa de ver las es­ta­dís­ti­cas. Pe­ro aquí hay gru­pos que han plan­tea­do una te­sis de vio­len­cia a fin de reivin­di­car sus plan­tea­mien­tos. Te­ne­mos una re­gión que es­tá vi­vien­do ha­ce dé­ca­das una si­tua­ción par­ti­cu­lar y el he­cho de exis­tir una uni­dad po­li­cial es­pe­cia­li­za­da con los equi­pos ne­ce­sa­rios, es la res­pues­ta pa­ra dar­le ga­ran­tías a la ciu­da­da­nía pa­ra que pue­da ver una ló­gi­ca de se­gu­ri­dad mí­ni­ma en la re­gión.

Pa­ra re­im­pul­sar el Plan Arau­ca­nía, ¿qué ges­tos va a ha­cer el go­bierno pa­ra re­to­mar un po­co las con­fian­zas en la zo­na?

Lo que pa­sa es que us­ted par­te del su­pues­to de las des­con­fian­zas.

Eso lo se­ña­la el mi­nis­tro Mo­reno. Él di­ce que aquí va a ha­ber una di­fi­cul­tad.

Pe­ro la di­fi­cul­tad no se fun­da­men­ta ne­ce­sa­ria­men­te en des­con­fian­za. La di­fi­cul­tad se ma­ni­fies­ta en que es­to es una si­tua­ción que ge­ne­ra una in­cer­ti­dum­bre no so­lo a ni­vel lo­cal, sino que tam­bién a ni­vel na­cio­nal, y eso pro­du­ce una ten­sión so­cial.

Hoy en día, la cre­di­bi­li­dad de Ca­ra­bi­ne­ros es­tá a la ba­ja. ¿Có­mo afec­ta eso al go­bierno?

El Pre­si­den­te no se con­fun­de y los mi­nis­tros tam­po­co. Sí creo que hay un pun­to de ma­yor ba­ja, que fue a fi­nes del año pa­sa­do, tras el ca­so de frau­de al Fis­co y la Ope­ra­ción Hu­ra­cán. El mis­mo día en que el Pre­si­den­te asu­me, se in­for­ma­ba al di­rec­tor saliente que de­ja­ba el car­go y en tres o cua­tro días el Pre­si­den­te nom­bra al Al­to Man­do. No so­lo eso. A par­tir de ese mo­men­to se le ha pe­di­do al Al­to Man­do, di­ri­gi­do por el ge­ne­ral Soto, ac­cio­nes con­cre­tas de com­pro­mi­so so­bre te­mas que son fun­da­men­ta­les, y yo creo que sí se ha ge­ne­ra­do un cam­bio de ima­gen.

Si hay una pér­di­da de cre­di­bi­li­dad por par­te de Ca­ra­bi­ne­ros, en es­pe­cí­fi­co, en La Arau­ca­nía, a par­tir de la Ope­ra­ción Hu­ra­cán, ¿por qué se per­mi­tió que el in­ten­den­te Ma­yol ava­la­rá in­me­dia­ta­men­te la ver­sión po­li­cial?

El in­ten­den­te se re­fie­re a dos he­chos. Uno, a los an­te­ce­den­tes po­li­cia­les que es­tán acre­di­ta­dos. Y se­gun­do, él aso­cia, fun­da­do en el par­te po­li­cial, que di­ce que el pi­lo­to del he­li­cóp­te­ro in­for­ma que los que sa­len de las ca­mio­ne­tas ro­ba­das se suben a un trac­tor. Yo no veo en las de­cla­ra­cio­nes pos­te­rio­res del go­bierno di­fe­ren­cias en eso. Aquí hay un go­bierno que ha ac­tua­do con res­pon­sa­bi­li­dad, que ha apo­ya­do las ac­cio­nes, que ha con­tex­tua­li­za­do la si­tua­ción ha­cien­do ver que aquí hay un he­cho que se ge­ne­ra en un ro­bo con vio­len­cia y que de ahí se ge­ne­ra es­ta otra si­tua­ción. Tam­bién el go­bierno ha di­cho que res­pal­da a las ins­ti­tu­cio­nes, en­tre ellas la po­li­cía, siem­pre que se mue­van y se ma­ne­jen ba­jo las le­yes y el es­ta­do de de­re­cho, don­de el uso de la fuer­za, que en es­te ca­so es el uso de las ar­mas, es­tá cla­ra­men­te nor­ma­do. Y que no­so­tros so­mos res­pe­tuo­sos y que­re­mos que los dos fis­ca­les cla­ri­fi­quen cuá­les son las cir­cuns­tan­cias en que se pro­du­cen las dos co­sas. Los dos he­chos. El de ro­bo con vio­len­cia y la muer­te del co­mu­ne­ro.

¿Us­ted no cree que el in­ten­den­te se apre­su­ró al dar es­te res­pal­do a Ca­ra­bi­ne­ros y al pro­ce­di­mien­to?

No. Es­toy di­cien­do que me pa­re­ce pro­du­cen­te que la au­to­ri­dad re­pre­sen­tan­te del Pre­si­den­te en la re­gión sea el pri­me­ro en ha­blar.

¿Hu­bo un re­pro­che del go­bierno a lo que di­jo Ma­yol?

No.

¿Ca­ra­bi­ne­ros en­tre­gó ya las gra­ba­cio­nes del pro­ce­di­mien­to en el que mu­rió Ca­tri­llan­ca?, ¿pu­do ver­las?

No. No co­rres­pon­de. La pre­gun­ta for­mal que hi­ce a Ca­ra­bi­ne­ros fue si se pu­sie­ron a dis­po­si­ción del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co las fil­ma­cio­nes, los au­dios, las ar­mas, me­ter to­do el ma­te­rial que tie­ne que ver con el epi­so­dio y que sig­ni­fi­ca que los fis­ca­les pue­dan avan­zar en la in­ves­ti­ga­ción.

Ca­ra­bi­ne­ros tu­vo un pri­mer re­vés ju­di­cial lue­go de que en el con­trol de de­ten­ción del me­nor de 15 años, el Juz­ga­do de Ga­ran­tía lo de­jó en li­ber­tad por con­si­de­rar ile­gal su de­ten­ción. Si la po­li­cía hu­bie­se te­ni­do vi­deos los po­dría ha­ber usa­do de prue­ba.

Si yo hu­bie­ra vis­to los vi­deos y su­pie­ra que el vi­deo con­tie­ne ma­te­rial so­bre eso po­dría es­tar de acuer­do con us­ted.

¿Hay al­gu­na prue­ba que le ha­ya ex­hi­bi­do Ca­ra­bi­ne­ros que le per­mi­ta cons­ta­tar que efec­ti­va­men­te hu­bo un en­fren­ta­mien­to?

No. Yo no es­tu­ve en el lu­gar de los he­chos, yo es­tu­ve con­ver­san­do con el fis­cal y el fis­cal, por su­pues­to, no co­me­te­rá nin­gu­na in­fi­den­cia de de­cir­le a la au­to­ri­dad... Lo que a no­so­tros nos in­tere­sa es que es­to avan­ce lo más rá­pi­do po­si­ble y que, cuan­do se lle­gue a la ins­tan­cia don­de ten­drá el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co que de­fi­nir si va a for­ma­li­zar o no va a for­ma­li­zar, esa de­ci­sión, en de­fi­ni­ti­va, de­je tran­qui­la a la ciu­da­da­nía y es­pe­cial­men­te a la fa­mi­lia de la víc­ti­ma.

En dos ca­sos an­te­rio­res de co­mu­ne­ros muer­tos, Ca­ra­bi­ne­ros tam­bién di­jo que hu­bo en­fren­ta­mien­tos y el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co de­mos­tró des­pués que no ha­bía si­do así. Us­ted tie­ne al­gu­na ga­ran­tía, ya sea por­que los vi­deos lo co­rro­bo­ran o al­go de que hu­bo un en­fren­ta­mien­to.

efec­ti­va­men­te

No, lo que pa­sa es que yo no he vis­to nin­gún vi­deo. Pe­ro su ejem­plo es el me­jor ejem­plo de que en es­te país las ins­ti­tu­cio­nes fun­cio­nan.

¿La in­for­ma­ción que re­ci­bió el go­bierno el pri­mer día, tras la muer­te de Ca­tri­llan­ca, fue cla­ra y opor­tu­na o lle­gó de ma­ne­ra par­cial?

El pri­mer co­mu­ni­ca­do que nos lle­ga de las po­li­cías es muy ge­né­ri­co, es la aler­ta, en de­fi­ni­ti­va. Di­ce pa­só es­to, so­la­men­te. Eso ge­ne­ra un lla­ma­do a las au­to­ri­da­des que co­rres­pon­de, en es­te ca­so fue al ge­ne­ral (Ch­ris­tian) Fran­za­ni, di­rec­tor de Or­den y Se­gu­ri­dad. A par­tir de ahí co­men­zó a fluir la in­for­ma­ción, con re­por­tes y lla­ma­dos te­le­fó­ni­cos. Cuán rá­pi­do flu­yó, cuán­ta in­for­ma­ción, son apre­cia­cio­nes ob­je­ti­vas. Lo que sí, La Mo­ne­da, el mi­nis­tro del In­te­rior y yo tu­vi­mos in­for­ma­ción 40 mi­nu­tos des­pués de ocu­rri­dos los he­chos.

La opo­si­ción ya anun­ció que in­ter­pe­la­rá en el Con­gre­so al mi­nis­tro del In­te­rior por la res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca del go­bierno, ¿les preo­cu­pa ese he­cho?

El go­bierno de Pi­ñe­ra nun­ca ha elu­di­do res­pon­sa­bi­li­da­des.

La opo­si­ción tam­bién es­tá eva­luan­do sus­pen­der en el Se­na­do la dis­cu­sión del pre­su­pues­to del Mi­nis­te­rio del In­te­rior y los ítems de los gas­tos re­ser­va­dos de Ca­ra­bi­ne­ros que fi­nan­cian las ac­ti­vi­da­des del Co­man­do Jun­gla…

Es im­por­tan­te acla­rar que es­te ti­po de fuer­zas es­pe­cia­les no se fi­nan­cia con gas­tos re­ser­va­dos, sino con gas­to co­rrien­te del pre­su­pues­to de Ca­ra­bi­ne­ros. Eso los par­la­men­ta­rios lo sa­ben. Los par­la­men­ta­rios po­drían no apro­bar el pre­su­pues­to de Ca­ra­bi­ne­ros, que son cer­ca de 2.000 mi­llo­nes de pe­sos, pe­ro se tie­nen que ha­cer car­go de las con­se­cuen­cias. Esos lla­ma­dos son una suer­te de de­ma­go­gia y de irres­pon­sa­bi­li­dad. Ca­ra­bi­ne­ros po­drá te­ner su cre­di­bi­li­dad en ba­ja, pe­ro lo que más nos pi­den es au­men­tar la do­ta­ción de ca­ra­bi­ne­ros.

Lla­mó la aten­ción el con­tras­te en­tre el apo­yo y el res­pal­do que brin­da­ron las au­to­ri­da­des a la fa­mi­lia de Luch­sin­ger Ma­ckay, con la dis­tan­cia res­pec­to de los fa­mi­lia­res del jo­ven co­mu­ne­ro ma­pu­che, Ca­mi­lo Ca­tri­llan­ca…

Son dos si­tua­cio­nes opues­tas. En el pri­mer ca­so, el del ma­tri­mo­nio Luch­sin­ger Ma­ckay, yo tam­bién es­ta­ba de sub­se­cre­ta­rio del In­te­rior. Ahí hu­bo una ac­ción pre­me­di­ta­da y hay con­de­nas. En el otro ca­so, lo que te­ne­mos es un de­li­to co­mún, don­de vie­ne la per­se­cu­ción que ter­mi­na en un en­fren­ta­mien­to. Es la jus­ti­cia la que tie­ne que en­trar a ve­ri­fi­car.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.