Las ho­ras de an­gus­tia del Fren­te Am­plio

La des­co­no­ci­da vi­si­ta de Ga­briel Bo­ric y Mai­te Or­si­ni al ex­fren­tis­ta Pal­ma Sa­la­man­ca en Pa­rís gol­peó a RD y al MA, par­ti­dos an­cla del blo­que de iz­quier­da. “Me equi­vo­qué, ya he pe­di­do las dis­cul­pas que co­rres­pon­den”, se­ña­ló la par­la­men­ta­ria.

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - POR MA­RÍA JO­SÉ AHU­MA­DA / AGENCIAUNO/AR­CHI­VO

Los te­lé­fo­nos co­men­za­ron a so­nar cuan­do fal­ta­ban po­cos mi­nu­tos pa­ra el me­dio­día del lu­nes 12. So­lo en­ton­ces la dipu­tada de Re­vo­lu­ción De­mo­crá­ti­ca Mai­te Or­si­ni se ha­bía de­ci­di­do a lla­mar a al­gu­nos de sus co­rre­li­gio­na­rios. A esa al­tu­ra, la cri­sis desata­da por la re­ser­va­da vi­si­ta rea­li­za­da en Pa­rís por el dipu­tado Ga­briel Bo­ric (Mo­vi­mien­to Au­to­no­mis­ta) al ex­fren­tis­ta Ri­car­do Pal­ma Sa­la­man­ca -con­de­na­do por el ase­si­na­to del se­na­dor y fun­da­dor de la UDI Jai­me Guz­mán- ha­cía es­tra­gos en el Fren­te Am­plio.

El te­ma en cues­tión, se­ña­la­ron en el blo­que, no era el en­cuen­tro en sí mis­mo - va­rios miem­bros del FA sos­tie­nen que el ex­fren­tis­ta no tu­vo un jui­cio jus­to y ce­le­bra­ron el asi­lo otor­ga­do a prin­ci­pios de no­viem­bre por Fran­cia-, sino el se­cre­tis­mo que en­vol­vió a la ci­ta, que agu­di­zó las crí­ti­cas ofi­cia­lis­tas e im­pac­tó en el con­glo­me­ra­do opo­si­tor.

Los lla­ma­dos de Or­si­ni ter­mi­na­ron por abrir un nue­vo flan­co: ella tam­bién es­tu­vo en la ci­ta del 3 de sep­tiem­bre con Pal­ma Sa­la­man­ca y -al igual que Bo­ric- op­tó por es­con­der el en­cuen­tro a su par­ti­do.

Los ele­gi­dos por la dipu­tada pa­ra re­co­no­cer la reunión -que re­ve­ló Re­por­ta­jes en su edi­ción pa­sa­da- fue­ron tres. El pre­si­den­te de RD, Ro­dri­go Eche­co­par, y los par­la­men­ta­rios Jor­ge Bri­to y Gior­gio Jack­son.

Los pri­me­ros por ra­zo­nes cla­ras: uno, el lí­der de su co­lec­ti­vi­dad, y el otro, el úni­co re­pre­sen­tan­te del FA en la de­le­ga­ción ofi­cial a Pa­les­ti­na que no par­ti­ci­pó del en­cuen­tro con Pal­ma Sa­la­man­ca.

Jack­son es ca­so apar­te. No so­lo es el lí­der na­tu­ral de RD, sino que la no­che an­te­rior ha­bía es­ta­do en un pro­gra­ma de TVN co­men­tan­do la reunión de Bo­ric con el ex­fren­tis­ta. “Des­pués de to­do el re­vue­lo que ha cau­sa­do, lo ha­bría pen­sa­do una o dos ve­ces”, fue­ron sus pa­la­bras.

Ca­si 12 ho­ras des­pués se en­te­ró de que en la ci­ta par­ti­ci­pó una de las dipu­tadas de su pro­pio par­ti­do.

Quie­nes re­crean el diá­lo­go con Or­si­ni sos­tu­vie­ron que fue ten­so y a ra­tos muy du­ro. La dipu­tada so­lo ati­nó a ofre­cer dis­cul­pas e in­ten­tar ex­pli­car que la re­ser­va de la ci­ta fue una con­di­ción im­pues­ta por el pro­pio Pal­ma Sa­la­man­ca has­ta que se co­no­cie­ra el desen­la­ce de su so­li­ci­tud de asi­lo.

“En nin­gún ca­so se­rá una ges­tión que he­mos ava­la­do. De­bió ha­ber si­do co­mu­ni­ca­da”, se­ña­ló una vez que se re­ve­ló la asis­ten­cia de Or­si­ni.

La dipu­tada de­bió emi­tir un co­mu­ni­ca­do pú­bli­co en el que con­fe­só su par­ti­ci­pa­ción y reali­zó una au­to­crí­ti­ca por su com­por­ta­mien­to. “Acla­ro que es­ta reunión no es­ta­ba en co­no­ci­mien­to de mi par­ti­do y en­tien­do las crí­ti­cas a la per­ti­nen­cia de es­ta”, se lee en el tex­to.

“Él (Pal­ma Sa­la­man­ca) sos­te­nía ha­ber si­do vul­ne­ra­do por par­te del Es­ta­do de Chi­le y me pa­re­ció que te­nía de­re­cho a ser es­cu­cha­do, pues los de­re­chos hu­ma­nos de­ben ser de­fen­di­dos pa­ra to­das las per­so­nas, ten­gan pro­ce­sos o con­de­nas”, se­ña­ló la dipu­tada a Re­por­ta­jes, y acla­ró que “a pe­sar de que al­gu­nos han bus­ca­do ins­ta­lar­lo, es­ta reunión no fue una reunión de ges­tión de in­tere­ses, Ri­car­do Pal­ma Sa­la­man­ca no hi­zo so­li­ci­tu­des re­la­cio­na­das con nues­tros ám­bi­tos de com­pe­ten­cia co­mo par­la­men­ta­rios ni con nin­gún otro”.

Or­si­ni, ade­más, de­fen­dió que si bien el ex­fren­tis­ta es “al­guien con­de­na­do por la jus­ti­cia, su ubi­ca­ción es co­no­ci­da por el Es­ta­do de Chi­le. No es al­guien que se en­cuen­tre es­con­di­do o inubi­ca­ble, al con­tra­rio, es una per­so­na que se en­cuen­tra con me­di­das cau­te­la­res, en par­ti­cu­lar, fir­ma dia­ria en una co­mi­sa­ría cer­ca­na a su do­mi­ci­lio”.

“Hoy, po­nien­do las co­sas en pers­pec­ti­va

creo que fue un error ha­ber he­cho de la reunión una de­ci­sión per­so­nal. Es­to de­bió ha­ber si­do una de­ci­sión co­lec­ti­va, en que yo hu­bie­se plan­tea­do mis ra­zo­nes de por qué con­si­de­ra­ba que co­rres­pon­día asis­tir, pe­ro en don­de qué se ha­cía fi­nal­men­te era al­go que pa­sa­ba por el diá­lo­go de par­ti­do. En eso me equi­vo­qué y ya he pe­di­do las dis­cul­pas que co­rres­pon­den”, re­ma­tó.

En el FA son va­rios los que ba­ja­ron el per­fil a la po­lé­mi­ca. De he­cho, sos­tie­nen que el blo­que se vio aún más ten­sio­na­do en des­en­cuen­tros an­te­rio­res, co­mo la ne­go­cia­ción par­la­men­ta­ria de 2017, cuan­do Jack­son se en­fren­tó al ex­pre­can­di­da­to pre­si­den­cial Al­ber­to Ma­yol por un cu­po en el dis­tri­to 10; cuan­do en las úl­ti­mas se­ma­nas se pro­du­jo la re­nun­cia a las pre­si­den­cias de las co­mi­sio­nes de Vla­do Mi­ro­se­vic o Pa­me­la Ji­les, o las po­lé­mi­cas desata­das por las opi­nio­nes dis­tin­tas en ma­te­ria in­ter­na­cio­nal.

Pe­ro sí re­co­no­cen que es­ta vez el im­pac­to cae en los dos par­ti­dos eje del con­glo­me­ra­do -RD y MA- y que gol­pea con fuer­za a uno de sus li­de­raz­gos más em­ble­má­ti­cos: Bo­ric, cu­yo com­por­ta­mien­to ha­ce ra­to es mo­ti­vo de crí­ti­cas y preo­cu­pa­ción en el con­glo­me­ra­do.

En la in­ter­na, ade­más, quie­bra con­fian­zas y res­ta au­to­ri­dad a RD y MA fren­te a ges­tio­nes in­con­sul­tas de sus so­cios.

Gue­rri­lla in­ter­na

Aun­que se lo­gró cier­to con­trol en las crí­ti­cas -de he­cho en RD so­lo el dipu­tado Pa­blo Vidal al­can­zó a ca­li­fi­car de “im­pru­den­te” el en­cuen­tro y afir­mó que “hu­bié­se­mos que­ri­do que no ocu­rrie­ra” an­tes de ser lla­ma­do al si­len­cio-, la pro­ce­sión fue por den­tro.

Quie­nes des­cri­ben las ho­ras pos­te­rio­res a la re­ve­la­ción de la ci­ta se­ña­la­ron que fue­ron “ten­sas”. Hu­bo va­rios en­fren­ta­mien­tos pri­va­dos en­tre quie­nes acu­sa­ban “in­ge­nui­dad”, “in­ma­du­rez” e “in­di­vi­dua­lis­mo” en la ac­ción de los dipu­tados, y quie­nes in­ten­ta­ban con- tro­lar la cri­sis.

El prin­ci­pal desmarque vino por par­te de la dipu­tada hu­ma­nis­ta Pa­me­la Ji­les. Es­ta no so­lo con­fec­cio­nó un de­cá­lo­go en el que iro­ni­za­ba so­bre el com­por­ta­mien­to de Bo­ric y Or­si­ni, sino que, ade­más, en su par­ti­do fue co­men­ta­rio obli­ga­do la “ac­ti­tud errá­ti­ca” de los par­la­men­ta­rios.

No es un se­cre­to en el FA la ma­la re­la­ción que la par­la­men­ta­ria man­tie­ne con Bo­ric, a quien sue­le ca­li­fi­car en pri­va­do de “el je­fe” del con­glo­me­ra­do. Otro que ha si­do te­ma es el dipu­tado RD Re­na­to Ga­rín, el más áci­do crí­ti­co de Or­si­ni y quien in­clu­so lle­gó a pro-

“(Pal­ma Sa­la­man­ca) no hi­zo so­li­ci­tu­des re­la­cio­na­das con nues­tros ám­bi­tos de com­pe­ten­cia co­mo par­la­men­ta­rios ni con nin­gún otro”.

mo­ver que sea pa­sa­da al Tri­bu­nal Su­pre­mo de la co­lec­ti­vi­dad. Ma­yol -en tan­to- pu­so én­fa­sis en que la ac­ti­tud de los dipu­tados “con­fun­de a la ciu­da­da­nía”.

La pre­sión hi­zo que Or­si­ni su­frie­ra una lla­ma­ti­va des­com­pen­sa­ción en el he­mi­ci­clo el miér­co­les 14.

Aun­que se in­ten­tó abor­dar co­lec­ti­va­men­te el te­ma, la me­sa na­cio­nal del FA so­lo se reunió esa mis­ma no­che, oca­sión en la que la muer­te del co­mu­ne­ro ma­pu­che Ca­mi­lo Ca­tri­llan­ca se to­mó la agen­da.

Por What­sApp -prin­ci­pal­men­te- los lla­ma­dos fue­ron a con­te­ner las crí­ti­cas pú­bli­cas.

Ni RD ni MA de­fi­nie­ron san­cio­nes a Or­si­ni o Bo­ric, quie­nes de­be­rán en­fren­tar la Co­mi­sión de Éti­ca de la Cá­ma­ra de Dipu­tados el miér­co­les 21.

Bo­ric, el dam­ni­fi­ca­do

Pe­se a no ha­ber nin­gu­na crí­ti­ca pú­bli­ca de su par­ti­do, en el FA no du­dan en que el gran dam­ni­fi­ca­do de es­te epi­so­dio fue Bo­ric.

Ape­nas ho­ras des­pués de que se re­ve­la­ra su en­cuen­tro se­cre­to con Pal­ma Sa­la­man­ca, Bo­ric fue mul­ta­do por Ca­ra­bi­ne­ros por ma­ne­jar una mo­to sin sus len­tes y con los do­cu­men­tos del vehícu­lo fue­ra de pla­zo.

Des­de ha­ce me­ses que la con­duc­ta del lí­der del MA vie­ne sien­do fo­co de aten­ción. En abril de es­te año de­ci­dió par­ti­ci­par de la Co­mi­sión de In­fan­cia del go­bierno y, en agos­to, a tra­vés de su blog per­so­nal lla­mó a la iz­quier­da a no con­ti­nuar con un do­ble es­tán­dar en ma­te­ria de de­re­chos hu­ma­nos, apun­tan­do a las si­tua­cio­nes que se vi­ven en Ve­ne­zue­la, Cu­ba, Chi­na y Ni­ca­ra­gua.

A ello su­mó una in­ter­na­ción en el Hos­pi­tal Clí­ni­co de la U. de Chi­le pa­ra tra­tar -adu­jo- un tras­torno ob­se­si­vo com­pul­si­vo.

En el MA lo que más la­men­ta­ban era que la ci­ta con Pal­ma Sa­la­man­ca -que co­mu­ni­có a al­gu­nos de sus cer­ca­nos el sá­ba­do pre­vio a su pu­bli­ca­ción- opa­ca­ra el pro­ce­so de con­for­ma­ción de un nue­vo par­ti­do po­lí­ti­co que los fu­sio­na­rá con Iz­quier­da Li­ber­ta­ria, SOL y Nue­va De­mo­cra­cia, una co­lec­ti­vi­dad que es­tá lla­ma­da a ha­cer el con­tra­pe­so in­terno de RD en el Fren­te Am­plio.

Una de las prin­ci­pa­les in­quie­tu­des del MA es que ca­da con­duc­ta del par­la­men­ta­rio ter­mi­na afec­tan­do la ima­gen del con­glo­me­ra­do de iz­quier­da. Pe­se a to­do, el MA de­fi­nió en­tre­gar­le su res­pal­do aun cuan­do el res­to de los par­ti­dos la­men­ta que, a di­fe­ren­cia de Or­si­ni, Bo­ric no ha­ya rea­li­za­do aún -al cie­rre de es­ta edi­ción- una au­to­crí­ti­ca en pro­fun­di­dad de su ac­cio­nar.

“Co­rres­pon­día es­cu­char a al­guien que de­cía ha­ber si­do vul­ne­ra­do en sus DD.HH. y ha­bía que ha­cer­lo sin pu­bli­ci­dad”.

“Po­nien­do las co­sas en pers­pec­ti­va, creo que fue un error ha­ber he­cho de la reunión una de­ci­sión per­so­nal”.

Mai­te Or­si­ni, dipu­tada RD.

Los dipu­tados Mai­te Or­si­ni y Ga­briel Bo­ric

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.