La ines­pe­ra­da pre­sen­cia de un abo­ga­do

La Tercera - Reportajes - - REPORTAJES -

El fis­cal de Al­ta Com­ple­ji­dad de La Arau­ca­nía, En­ri­que Vásquez, in­tuía que la no­che del miér­co­les 14 se ve­nía lar­ga. Ya en sus pri­me­ras ho­ras la muer­te de Ca­mi­lo Ca­tri­llan­ca Ma­rín (24), nie­to de uno de los prin­ci­pa­les lon­kos de la co­mu­ni­dad Temucuicui, en me­dio de un pro­ce­di­mien­to del Co­man­do Jun­gla por el ro­bo de unos vehícu­los des­de un co­le­gio, ten­sio­nó a la co­mu­ni­dad de Er­ci­lla. Vásquez se tras­la­dó a la fis­ca­lía lo­cal de Co­lli­pu­lli y -li­te­ral­men­te- tu­vo que abrir el re­cin­to.

Pa­sa­das las 18.30 ho­ras ya no que­da­ban fun­cio­na­rios en el lu­gar, ubi­ca­do a más de 13 ki­ló­me­tros del Cen­tro de Sa­lud Fa­mi­liar (Ces­fam) de Er­ci­lla, re­cin­to asis­ten­cial en el que se con­fir­mó el fa­lle­ci­mien­to del co­mu­ne­ro esa mis­ma tar­de. Lo pri­me­ro que hi­zo el fis­cal fue ci­tar a de­cla­rar al per­so­nal po­li­cial que es­tu­vo en la escena. Has­ta ese mi­nu­to, el ob­je­ti­vo del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co era rea­li­zar el tra­ba­jo en el si­tio del su­ce­so y tomar tes­ti­mo­nio lo más pron­to po­si­ble. Ya por esas ho­ras ron­da­ba la versión po­li­cial de fue­go cru­za­do en­tre los in­di­vi­duos que su­pues­ta­men­te huían del per­so­nal po­li­cial en un trac­tor azul , re­la­to que -a las 20.30 ho­ras- re­for­za­ría la máxima au­to­ri­dad de Ca­ra­bi­ne­ros, el ge­ne­ral di­rec­tor Her­mes So­to, quien en con­fe­ren­cia de prensa ase­gu­ró esa no­che: “Se pro­du­jo un en­fren­ta­mien­to”.

El fis­cal Vásquez ha­bía lla­ma­do al sub­co­mi­sa­rio de la Bri­ga­da de Ho­mi­ci­dios (BH) Leo­nar­do Con­tre­ras pa­ra co­men­zar la ron­da de in­te­rro­ga­to­rios de los tes­ti­gos. Los ofi­cia­les del Gru­po de Ope­ra­cio­nes Po­li­cia­les Es­pe­cia­les (Go­pe) que ha­bían si­do ci­ta­dos de­mo­ra­ron en lle­gar. Pe­ro lo que real­men­te en­cen­dió las alar­mas del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co fue que los cin­co ocu­pan­tes del vehícu­lo blin­da­do mar­ca Pan­har no lle­ga­ron so­los. Pe­se a que fue­ron ci­ta­dos co­mo tes­ti­gos, lle­ga­ban un par de ho­ras lue­go de la ci­ta­ción del fis­cal y acom­pa­ña­dos por el abo­ga­do Cris­tián Inos­tro­za Qui­ñi­ñir.

El in­ves­ti­ga­dor de­ci­dió en­ton­ces cam­biar la ca­li­fi­ca­ción de los pre­sen­tes y por pri­me­ra vez los efec­ti­vos del Go­pe tu­vie­ron ca­li­dad de impu­tados y se les le­ye­ron sus de­re­chos. El úl­ti­mo en de­cla­rar, pa­sa­das las 5.15 ho­ras del vier­nes 16, fue el sar­gen­to se­gun­do Raúl Ávi­la. Quie­nes co­no­cen su versión ase­gu­ran que el ofi­cial ex­pli­ca que de­ci­dió usar su fu­sil de ma­ne­ra di­sua­si­va cuan­do vio a per­so­nas que les dis­pa­ra­ban de en­tre los ár­bo­les. Se­gún esa pri­me­ra versión, ha­bía dis­pa­ra­do cua­tro o cin­co ti­ros con­tra el trac­tor azul. El fis­cal y el PDI le pre­gun­tan di­rec­ta­men­te si por­ta­ba una cá­ma­ra: “No, ni nin­guno de mis com­pa­ñe­ros”, res­pon­dió. Aún así, en­tre­gó la cá­ma­ra GoP­ro que te­nía asig­na­da. ¿Cuán­tos dis­pa­ros per­cu­tó Ávi­la esa tar­de? Se­gún quie­nes co­no­cen esa pri­me­ra de­cla­ra­ción, el ofi­cial sos­tu­vo que al lle­gar a su cuar­tel con­tó las mu­ni­cio­nes ocu­pa­das ese día: 18 ti­ros de fu­sil.

Los efec­ti­vos del Go­pe ci­ta­dos a de­cla­rar en ca­li­dad de tes­ti­gos lle­ga­ron -sin em­bar­go- con un abo­ga­do de Ca­ra­bi­ne­ros. Fue la pri­me­ra se­ñal de aler­ta pa­ra la fis­ca­lía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.