La de­ten­ción de M.P.C.

La Tercera - Reportajes - - REPORTAJES -

“¿A qué se de­di­ca?”, pre­gun­tó la jue­za Ma­ría Fernanda La­gos -del Juz­ga­do de Ga­ran­tía de Co­lli­pu­lli- a M.P.C., el ado­les­cen­te de 15 años que acom­pa­ña­ba a Ca­mi­lo Ca­tri­llan­ca al mo­men­to de su muer­te y que fue for­ma­li­za­do por receptación de vehícu­lo por la Fis­ca­lía de La Arau­ca­nía el vier­nes 16. El me­nor, que ha­bía pa­sa­do ca­si 24 ho­ras pri­va­do de li­ber­tad, res­pon­dió en la audiencia de con­trol de de­ten­ción que “ha­go le­ña”. La ma­gis­tra­da le con­sul­tó: “¿El per­so­nal que lo de­tu­vo le ex­pli­có por qué lo es­ta­ba de­te­nien­do? ¿Le le­ye­ron sus de­re­chos?”. M.P.C. res­pon­dió que “en nin­gún mo­men­to”, y “hoy en la ma­ña­na”. Fue en­ton­ces que la ti­tu­lar del tri­bu­nal le con­sul­tó si te­nía un re­cla­mo que ha­cer por el tra­to re­ci­bi­do: “Sí. Me agre­die­ron va­rias ve­ces, me pe­ga­ron en las cos­ti­llas con el ar­ma que an­da­ban tra­yen­do”.

El de­fen­sor pe­nal ado­les­cen­te Ir­ving Rodríguez in­ter­vino de­nun­cian­do su­pues­tos apre­mios re­ci­bi­dos por el me­nor y re­ve­lan­do una irre­gu­la­ri­dad en el par­te que sus­ten­ta­ba su de­ten­ción. El abo­ga­do de M.P.C. -jun­to al je­fe de ju­rí­di­ca de la De­fen­so­ría Pe­nal Pública, Mario Quezada- acu­só an­te el tri­bu­nal que el do­cu­men­to po­li­cial da­ba cuen­ta de una de­cla­ra­ción con­jun­ta de los sub­ofi­cia­les Go­pe que par­ti­ci­pa­ron del ope­ra­ti­vo. Un he­cho iné­di­to. “En la car­pe­ta hay so­lo una de­cla­ra­ción, que es dic­ta­da por los ca­ra­bi­ne­ros cantores de Vie­na, por­que es sus­cri­ta por cin­co fun­cio­na­rios po­li­cia­les, me ima­gino que los pu­sie­ron en fi­la y de­cla­ra­ron a co­ro”, di­jo el de­fen­sor. Además, re­cla­mó que sien­do las 16 ho­ras del día si­guien­te a la de­ten­ción de M.P.C. “no ha­bía nin­gún tes­ti­mo­nio que lo sin­di­ca­ra co­mo par­tí­ci­pe del ro­bo, nin­guno”.

La jue­za La­gos mi­ró a M. P. C. y se­ña­ló que “to­do el pro­ce­di­mien­to co­mien­za por una per­so­na que no se iden­ti­fi­ca, lo que pa­ra el tri­bu­nal no cons­ti­tu­ye un antecedente su­fi­cien­te pa­ra ser ca­li­fi­ca­do co­mo de­nun­cia, par­ti­cu­lar­men­te no exis­te una des­crip­ción de la for­ma en que se co­me­te el su­pues­to de­li­to de ro­bo con in­ti­mi­da­ción, no se atri­bu­ye a nin­gu­na de las tres per­so­nas una con­duc­ta en par­ti­cu­lar y no hay una de­cla­ra­ción de las víc­ti­mas tam­po­co que se­ña­le de qué for­ma ellas fue­ron aco­me­ti­das por es­tas per­so­nas, las ca­rac­te­rís­ti­cas de sus vehícu­los, la pro­pie­dad de esos vehícu­los, por lo tan­to, en ese sen­ti­do, la in­for­ma­ción que in­tro­du­ce esta lla­ma­da anó­ni­ma, que mal pue­de ser lla­ma­da de­nun­cia no per­mi­te al tri­bu­nal de­ter­mi­nar con to­da pre­ci­sión y cla­ri­dad pa­ra fun­dar el de­li­to de receptación co­mo el de­li­to ba­se (ro­bo de vehícu­los)”.

Aun­que la de­ten­ción de M.P.C. fue de­cla­ra­da ile­gal, la fis­ca­lía de to­das ma­ne­ras for­ma­li­zó al me­nor. La de­fen­so­ra de la ni­ñez, Pa­tri­cia Mu­ñoz, de­fi­nió la ac­tua­ción del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co co­mo ar­bi­tra­ria e ile­gal y pi­dió al fis­cal re­gio­nal de La Arau­ca­nía, con quien has­ta ha­ce unos me­ses com­par­tía la­bo­res por ser am­bos del en­te per­se­gui­dor pe­nal, in­ves­ti­gar esa for­ma­li­za­ción. La pe­ti­ción fue de­ne­ga­da.

El de­fen­sor del me­nor que acom­pa­ña­ba a Ca­tri­llan­ca pu­so el acen­to en la iné­di­ta exis­ten­cia de una de­cla­ra­ción con­jun­ta de Ca­ra­bi­ne­ros en con­tra de M.P.C.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.