El si­len­cio­so efec­to del des­pres­ti­gio

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - Ós­car Con­tar­do

An­tes ha­bía co­sas que no nos im­por­ta­ban. Asun­tos por los que no co­rres­pon­día pe­dir cuen­tas, bus­car in­for­ma­ción o exi­gir la ver­dad que ya­cía ba­jo el pa­pe­leo bu­ro­crá­ti­co o las ne­go­cia­cio­nes a puer­tas ce­rra­das. Era una épo­ca en la que to­do pa­re­cía trans­cu­rrir con tran­qui­li­dad y en don­de las au­to­ri­da­des a car­go so­lían ha­cer lo po­si­ble pa­ra con­ven­cer­nos de que la nor­ma­li­dad era eso –creer la ver­sión ofi­cial, asen­tir fren­te a las de­cla­ra­cio­nes en­fá­ti­cas- y que las ins­ti­tu­cio­nes na­cio­na­les go­za­ban de una sa­lud en­vi­dia­ble que se com­pro­ba­ba jus­ta­men­te por la tran­qui­li­dad rei­nan­te. Nues­tro or­den de­pen­día de un mi­to al que ad­he­ría­mos por cos­tum­bre y del sen­ti­do de je­rar­quía que nos cons­ti­tu­ye: so­lía­mos es­cu­char que en Chi­le la co­rrup­ción era un fe­nó­meno irre­le­van­te, que la de­mo­cra­cia ha­bía res­ti­tui­do la nor­ma­li­dad en las re­la­cio­nes ci­vi­les y mi­li­ta­res y que nues­tro es­pí­ri­tu le­ga­lis­ta nos ha­cía in­mu­nes al des­ban­de y el abu­so. Un re­la­to de au­to­sa­tis­fac­ción que era ador­na­do con le­yen­das co­que­tas so­bre nues­tra ex­cep­cio­na­li­dad na­cio­nal, y fá­bu­las que ce­le­bra­ban nues­tro ca­rác­ter de pue­blo so­li­da­rio que ha­cía de la hos­pi­ta­li­dad una es­pe­cie de vo­ca­ción y del ra­cis­mo, un vi­cio ex­tra­ño que nos pro­vo­ca­ba re­pug­nan­cia. Ojos que no ven, co­ra­zón que no sien­te.

La cos­tum­bre nos man­te­nía a sal­vo del es­cep­ti­cis­mo y nues­tro ta­lan­te su­mi­so y par­co, a dis­tan­cia de los in­con­ve­nien­tes de las apro­xi­ma­cio­nes crí­ti­cas a los dis­cur­sos ofi­cia­les.

En otros tiem­pos no nos in­dig­ná­ba­mos. Acep­tá­ba­mos, por ejem­plo, el bo­le­tín que abría el no­ti­cie­ro y que nos de­cía que lue­go de un ro­bo y de una per­se­cu­ción un hom­bre ma­pu­che ha­bía muer­to en me­dio de un ti­ro­teo. Lo creía­mos sin más. Dá­ba­mos co­mo cier­to cuan­do el pre­sen­ta­dor tra­ta­ba a la víc­ti­ma de sos­pe­cho­so y lan­zá­ba­mos un re­so­pli­do cuan­do aña­día que el muer­to “ten­dría” -usan­do un mo­do con­di­cio­nal co­mo un mo­ño que di­si­mu­la el agui­jón- an­te­ce­den­tes pe­na­les. En otras dé­ca­das se nos ha­bría he­cho di­fí­cil du­dar de una ope­ra­ción de in­te­li­gen­cia cha­pu­ce­ra ava­la­da por un ge­ne­ral que in­clu­so da­ba una con­fe­ren­cia de pren­sa en la que ata­ca­ba al Mi­nis­te­rio Pú­bli­co a ins­tan­cias del go­bierno de turno.

En ese pa­sa­do no tan le­jano, si un pre­si­den­te sos­te­nía que la exis­ten­cia de un co­man­do es­pe­cial de Ca­ra­bi­ne­ros era una fan­ta­sía, di­fí­cil­men­te ha­brían cir­cu­la­do los do­cu­men­tos que in­di­ca­ban lo con­tra­rio. Del mis­mo mo­do, si un ge­ne­ral de Ca­ra­bi­ne­ros re­cla­ma­ba por la es­ca­sa asig­na­ción de fon­dos pú­bli­cos pa­ra gas­tos re­ser­va­dos, na­die ha­bría pen­sa­do en­ros­trar­le que se de­bía a una res­pues­ta po­lí­ti­ca fren­te a los frau­des que ofi­cia­les de su ins­ti­tu­ción ha­bían per­pe­tra­do du­ran­te años sin con­trol in­terno. Ha­ce tan so­lo una dé­ca­da, pro­ba­ble­men­te, un ase­si­na­to co­mo el de Camilo Ca­tri­llan­ca ni si­quie­ra ha­bría lle­ga­do a los oí­dos de la al­ta co­mi­sio­na­da de De­re­chos Hu­ma­nos de la ONU. Con to­da se­gu­ri­dad, el je­fe de Es­ta­do del mo­men­to ha­bría res­pal­da­do la ver­sión ofi­cial, el par­te po­li­cial, aun­que el do­cu­men­to pre­sen­ta­ra un ra­ci­mo des­gra­na­do de su­ce­sos, en don­de las con­tra­dic­cio­nes y men­ti­ras se re­cu­brían ba­jo un man­to de pres­ti­gio si­mu­la­do. An­tes nos co­bi­já­ba­mos en ese man­to que las au­to­ri­da­des po­lí­ti­cas sa­cu­dían de cuan­do en cuan­do pa­ra de­mos­trar que to­do es­ta­ba ba­jo con­trol, que no ha­bía de qué du­dar. Aho­ra eso ya no es po­si­ble.

El des­pres­ti­gio sos­te­ni­do aca­bó por des­nu­dar los me­ca­nis­mos del ac­to de ma­gia al que so­lía­mos asis­tir sus­pen­dien­do nues­tras du­das, ro­yen­do no so­lo las con­fian­zas en las au­to­ri­da­des del mo­men­to, sino en el di­se­ño to­tal del sis­te­ma. Un tra­ba­jo de ter­mi­tas -per­sis­ten­te, pro­gre­si­vo- que se ha ex­pan­di­do con si­gi­lo, car­co­mien­do las vi­gas y es­truc­tu­ras sin que na­die se re­suel­va a en­fren­tar el asun­to con al­go más que un plan pa­ra es­ca­par ve­loz­men­te de una cri­sis pun­tual o ape­lar a la bue­na vo­lun­tad, co­mo si se tra­ta­ra de una te­ra­pia gru­pal y no de asun­tos po­lí­ti­cos de en­ver­ga­du­ra. Mu­chas hui­das co­mu­ni­ca­cio­na­les, pe­ro po­cos pro­yec­tos sin­ce­ros de lar­go pla­zo que sig­ni­fi­quen to­mar el ca­mino di­fí­cil y no el ata­jo opor­tu­nis­ta. Así se van que­dan­do sin re­sol­ver es­cán­da­los de to­do ti­po: in­to­xi­ca­cio­nes am­bien­ta­les, muer­tes de ni­ños en cen­tros de aco­gi­da, ro­bos mul­ti­mi­llo­na­rios, fias­cos de dis­tin­ta na­tu­ra­le­za y ne­go­cia­dos os­cu­ros que com­pro­me­ten di­ne­ro pú­bli­co. Una siem­bra de des­gra­cias que de pron­to pa­re­ce un cam­po mi­na­do que de tan­to en tan­to es­ta­lla sin que na­die se ha­ga res­pon­sa­ble de las con­se­cuen­cias.

El des­pres­ti­gio avan­za en la me­di­da en que la im­pu­ni­dad se mues­tra co­mo una nor­ma fren­te a la cual so­lo que­da en­co­ger­se de hom­bros. Al pa­so que va­mos –y tal co­mo lo de­mues­tra la En­cues­ta Bi­cen­te­na­rio 2018-, la des­con­fian­za to­ma la for­ma de la co­la del escorpión, una cur­va que ame­na­za la con­vi­ven­cia de­mo­crá­ti­ca, que an­he­la so­lu­cio­nes au­to­ri­ta­rias, mano du­ra, pa­ra to­do aque­llo que la po­lí­ti­ca pa­re­ce ser in­ca­paz de en­fren­tar, por de­sidia, inep­ti­tud o co­bar­día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.