La se­cre­ta reunión del fis­cal Mo­ya con el ge­ne­ral Vi­lla­lo­bos

En enero -en me­dio de la cri­sis que en­fren­ta­ba a Ca­ra­bi­ne­ros y el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co por la Ope­ra­ción Hu­ra­cán-, el fis­cal Ser­gio Mo­ya tu­vo un re­ser­va­do en­cuen­tro con el en­ton­ces ge­ne­ral di­rec­tor Bruno Vi­lla­lo­bos. En esa ci­ta, es­te úl­ti­mo le con­fi­den­ció qu

La Tercera - Reportajes - - APUNTES -

Ha­bían pa­sa­do cua­tro días des­de que la Fis­ca­lía Re­gio­nal de La Arau­ca­nía de­ve­ló el vuel­co en la in­ves­ti­ga­ción por ata­ques te­rro­ris­tas en esa zo­na -tras des­cu­brir que en la Ope­ra­ción Hu­ra­cán per­so­nal de Ca­ra­bi­ne­ros ha­bía ma­ni­pu­la­do prue­bas pa­ra in­cri­mi­nar a un gru­po de ma­pu­ches- cuan­do se su­po, el 29 de enero de 2018, que en me­dio de la cri­sis, el en­ton­ces ge­ne­ral di­rec­tor, Bruno Vi­lla­lo­bos, se ha­bía ido de va­ca­cio­nes y se en­con­tra­ba en Miami.

“Se le ha in­di­ca­do a la au­to­ri­dad po­li­cial que sus­pen­da su fe­ria­do le­gal y re­to­me sus fun­cio­nes a la bre­ve­dad”, fue el men­sa­je que en­tre­gó ese mis­mo día el en­ton­ces sub­se­cre­ta­rio del In­te­rior, Mah­mud Aleuy. La mo­les­tia en La Mo­ne­da era evi­den­te. Vi­lla­lo­bos ha­bía lle­ga­do al más al­to car­go de Ca­ra­bi­ne­ros pro­mo­vi­do por la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let, y su au­sen­cia, en me­dio de un iné­di­to re­pro­che al uso por par­te de los uni­for­ma­dos a la Ley de In­te­li­gen­cia, tam­bién po­nía en ja­que el res­pal­do que el go­bierno ha­bía da­do al uni­for­ma­do y al uso de -has­ta ese en­ton­ces- un “exi­to­so soft­wa­re” que su­pues­ta­men­te in­ter­cep­tó con­ver­sa­cio­nes de What­sApp de los lí­de­res de una or­ga­ni­za­ción que coor­di­na­ba ata­ques in­cen­dia­rios en La Arau­ca­nía.

De su re­torno al país, y lo que hi­zo Vi­lla­lo­bos las pri­me­ras ho­ras tras vol­ver obli­ga­do por la au­to­ri­dad ci­vil a re­to­mar sus fun­cio­nes, po­co se sa­bía. Has­ta aho­ra.

En la úl­ti­ma ron­da de in­te­rro­ga­to­rios rea­li­za­dos por el fis­cal re­gio­nal de Ay­sén, Car­los Pal­ma, se de­ve­ló una se­rie de reunio­nes has­ta aho­ra des­co­no­ci­das del je­fe po­li­cial y una en par­ti­cu­lar que ame­na­za con es­ta­llar en el seno del pro­pio Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, por in­vo­lu­crar a uno de sus miem­bros en una suer­te de “ase­so­ría” a las ac­cio­nes de Ca­ra­bi­ne­ros cuan­do ya re­caía so­bre ellos la sos­pe­cha de fa­bri­ca­ción de prue­bas.

El 30 de enero -día que el ex­ge­ne­ral di­rec­tor re­tor­nó a Chi­le- via­jó a Ran­ca­gua a re­unir­se de for­ma pri­va­da en su ca­sa con el fis­cal Ser­gio Mo­ya, quien tam­bién in­ves­ti­ga el ca­so Ca­val, don­de son in­da­ga­dos el hi­jo y la nue­ra de Ba­che­let.

El pri­mer an­te­ce­den­te so­bre es­ta des­co­no­ci­da ci­ta y la es­tre­cha amis­tad en­tre Mo­ya y Vi­lla­lo­bos que­dó re­gis­tra­da en el in­for­me de la Po­li­cía de In­ves­ti­ga­cio­nes N° 334/2018.

En me­dio de un se­gun­do in­te­rro­ga­to­rio a Ser­gio Mo­ya, quien ya ha­bía de­cla­ra­do el 24 de agos­to omi­tien­do es­ta reunión, el fis­cal Pal­ma le pre­gun­tó si tras des­cu­brir­se la im­plan­ta­ción de prue­bas en el ca­so Hu­ra­cán ha­bía sos­te­ni­do al­gún en­cuen­tro con al­gu­na au­to­ri­dad po­li­cial. “¿Es­tu­vo us­ted con el ge­ne­ral di­rec­tor Vi­lla­lo­bos lue­go de que co­men­za­ran a ser cues­tio­na­das las he­rra­mien­tas uti­li­za­das por la Uni­dad de In­te­li­gen­cia de La Arau­ca­nía?”, pre­gun­tó el investigador. Mo­ya con­tes­tó: “Sí”, y agre­gó: “Cuan­do él vol­vió de Miami fue a mi ca­sa, ahí él me co­men­tó que re­nun­cia­ría. Me con­sul­tó por la per­cep­ción que yo te­nía de lo que es­ta­ba pa­san­do y yo le co­men­té de la vi­si­ta que me ha­bía he­cho (Gon­za­lo) Blu días an­tes”.

El fis­cal Mo­ya no so­lo se ha­bía reuni­do con el en­ton­ces ge­ne­ral di­rec­tor. Tam­bién lo hi­zo días an­tes con el di­rec­tor na­cio­nal de In­te­li­gen­cia de Ca­ra­bi­ne­ros, Gon­za­lo Blu -hoy en pri­sión pre­ven­ti­va co­mo au­tor de la fa­bri­ca­ción de prue­bas fal­sas-, ci­ta que se con­cre­tó so­lo ho­ras an­tes de una po­lé­mi­ca in­ter­ven­ción, el 26 de enero, en que el en­ton­ces ge­ne­ral acu­só al Mi­nis­te­rio Pú­bli­co de “am­pa­rar” a per­so­nas que cau­sa­ban mie­do en el sur.

“¿ Tu­vo us­ted con­tac­to al­gu­na vez con Gon­za­lo Blu’”, pre­gun­tó el fis­cal Pal­ma. El investigador del ca­so Ca­val asin­tió y ex­pli­có que “sí, el día an­te­rior a que él hi­cie­ra las de­cla­ra­cio­nes pú­bli­cas”. Se­gún su ver­sión, la reunión se pro­du­jo lue­go de que Pa­tri­cio Ma­rín -ma­yor (R) impu­tado en el ca­so Hu­ra-

POR LES­LIE AYA­LA C. FO­TO­GRA­FÍA REINALDO UBI­LLA

cán- lo lla­ma­ra cer­ca de las 21.30 ho­ras del 25 de enero y le pi­die­ra acu­dir a una reunión con ge­ne­ra­les que se rea­li­za­ría esa no­che en la Es­cue­la de Ca­ra­bi­ne­ros en Pro­vi­den­cia. So­lo ho­ras an­tes de ese lla­ma­do, el fis­cal re­gio­nal de La Arau­ca­nía, Cris­tián Pa­re­des, anun­ció que no per­se­ve­ra­ría con­tra los ocho impu­tados que es­tu­vie­ron ca­si un mes en pri­sión pre­ven­ti­va en ba­se a chats su­pues­ta­men­te ha­lla­dos en sus te­lé­fo­nos, pe­ro que aho­ra el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co sos­pe­cha­ba se tra­ta­ba de fal­sas crea­cio­nes rea­li­za­das por per­so­nal de In­te­li­gen­cia de Ca­ra­bi­ne­ros.

El fis­cal Mo­ya ex­pli­có que re­cha­zó acu­dir a la Es­cue­la de Ca­ra­bi­ne­ros, pe­ro acep­tó re­ci­bir al je­fe de la Uni­dad de In­te­li­gen­cia de La Arau­ca­nía y al ge­ne­ral Blu: “Le di­je que yo no iba a ir a la fis­ca­lía, por la ho­ra que era, y le di­je que vi­nie­ra, que los re­ci­bi­ría en mi ca­sa”.

La ci­ta se con­cre­tó a las 23.30 ho­ras y no fue no­ti­fi­ca­da por Mo­ya a la Fis­ca­lía Na­cio­nal. “Con­ver­sa­mos so­bre la prue­ba que yo ha­bía he­cho pa­ra sa­ber có­mo fun­cio­na­ba la apli­ca­ción que in­ter­cep­ta­ba men­sa­jes y la opi­nión que te­nía so­bre es­ta apli­ca­ción, pe­ro al fi­nal les di­je que si no acla­ra­ban es­to te­nían ca­ra de impu­tados, co­men­ta­rio que le in­co­mo­dó a Blu y le pre­gun­tó a Ma­rín qué pa­sa­ba con la prue­ba, y ahí Ma­rín lla­mó a (Leo­nar­do) Os­ses. Yo no es­cu­ché esa con­ver­sa­ción, pe­ro me ima­gino que de­be ha­ber­le di­cho que no fun­cio­nó”, re­la­tó Mo­ya so­bre la ci­ta al fis­cal Pal­ma.

Una de las lí­neas de de­fen­sa que por esos día uti­li­zó Ca­ra­bi­ne­ros pa­ra co­rro­bo­rar sus fun­cio­nes en La Arau­ca­nía apun­ta­ba a que el fis­cal Mo­ya ha­bía usa­do con éxi­to el soft­wa­re “An­tor­cha”.

“Ellos (Ma­rín y Blu) me pre­gun­ta­ron có­mo po­dían de­mos­trar que sí fun­cio­na­ba, a lo que yo les res­pon­dí que en mi in­ves­ti­ga­ción, la úni­ca ma­ne­ra de ve­ri­fi­car que la apli­ca­ción real­men­te fun­cio­na­ba era de­te­nien­do a los in­ves­ti­ga­dos uti­li­zan­do su he­rra­mien­ta”, de­cla­ró Mo­ya, quien tam­bién de­ta­lló que es­tu­vo has­ta las 0.30 o 0.45 con los uni­for­ma­dos y que ellos to­ma­ron no­ta de sus co­men­ta­rios. Se­gún Mo­ya, tan­to Blu co­mo Ma­rín le die­ron a en­ten­der que “ellos que­rían que yo con­ti­nua­ra con ellos ha­cien­do di­li­gen­cias pa­ra que pu­die­ran de­mos­trar que la in­for­ma­ción que ha­bían ob­te­ni­do era ver­da­de­ra y, en el fon­do, que la apli­ca­ción fun­cio­na­ba”.

Pe­ro la del 30 de enero no ha­bría si­do la úni­ca reunión de Mo­ya y el en­ton­ces ge­ne­ral di­rec­tor de Ca­ra­bi­ne­ros.

Po­co an­tes de que la Fis­ca­lía de La Arau­ca­nía in­for­ma­ra el vuel­co de la Ope­ra­ción Hu­ra­cán, un What­sApp en el te­lé­fono de Pa­tri­cio Ma­rín da­ba cuen­ta de una reunión -fe­cha­da el 19 de enero- en­tre el fis­cal y Vi­lla­lo­bos

“¿Es­tu­vo us­ted el 19 de enero con el ex­ge­ne­ral Vi­lla­lo­bos?”, pre­gun­tó Pal­ma a Mo­ya. La res­pues­ta del fis­cal de Ran­ca­gua fue: “Pue­de que sí ha­ya es­ta­do con él, pe­ro no lo re­cuer­do”. Sin em­bar­go, al ver el chat de Ma­rín, Mo­ya se­ña­ló que “es po­si­ble que ese día nos ha­ya­mos jun­ta­do a al­mor­zar en mi ca­sa con él y Pa­tri­cio Ma­rín”. El fis­cal tam­bién ex­pli­có que uti­li­za­ba a Ma­rín co­mo en­la­ce pa­ra sus ci­tas con Vi­lla­lo­bos, ya que “a él no lo lla­ma­ba, ya que por los ca­sos que in­ves­ti­ga­ba no que­ría que me vin­cu­la­ran con Vi­lla­lo­bos y pu­die­se ha­ber ma­los en­ten­di­dos en ca­so de que vie­ran que yo me co­mu­ni­ca­ba con él de for­ma te­le­fó­ni­ca”. So­bre la con­ver­sa­ción de esa ci­ta, Mo­ya se­ña­ló que “re­cuer­do que uno de los te­mas fue la sa­li­da de Pa­tri­cio Ma­rín de la IX Re­gión por el quie­bre evi­den­te que ha­bía en su re­la­ción con la fis­ca­lía. Des­pués de es­te al­muer­zo el ma­yor Ma­rín me co­men­tó ha­ber in­for­ma­do de es­te al­muer­zo al ge­ne­ral Blu, si­tua­ción que le com­pli­có, ya que fue di­fí­cil de ex­pli­car la pre­sen­cia del ge­ne­ral di­rec­tor y que su je­fe di­rec­to no ha­ya con­cu­rri­do. Yo le di­je en esa oca­sión que no se preo­cu­pa­ra, ya que di­cho al­muer­zo se desa­rro­lló en mi ca­sa y que yo ele­gía a los in­vi­ta­dos”.

Mo­ya ter­mi­na la de­cla­ra­ción ex­pli­can­do que a Vi­lla­lo­bos lo co­no­cía ha­ce 13 años, que los ha­bía pre­sen­ta­do el fa­lle­ci­do ge­ne­ral Jo­sé Ale­jan­dro Ber­na­les y que a Ma­rín lo co­no­cía des­de 2008. “Con es­to quie­ro acla­rar que la in­vi­ta­ción no se de­bió a sus car­gos o ro­les que ocu­pa­ban den­tro de sus ins­ti­tu­ción, sino que por un te­ma per­so­nal y no por mo­ti­vos la­bo­ra­les”, re­ma­tó.

Sin em­bar­go, al con­sul­tár­se­le si en esas opor­tu­ni­da­des ha­bían ha­bla­do de “An­tor­cha”, Mo­ya res­pon­de que “creo que sí”.

Se­gún quie­nes co­no­cen el ca­so, Mo­ya no pu­so en co­no­ci­mien­to de las má­xi­mas au­to­ri­da­des del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co sus ci­tas y con­ver­sa­cio­nes con Vi­lla­lo­bos y otros miem­bros del Al­to Man­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.