¿Al­go que nos una?

La Tercera - Reportajes - - APUN­TES - Héc­tor So­to

Ape­sar de la Te­le­tón, que to­dos los años vuel­ve a co­nec­tar­nos con lo me­jor de no­so­tros, la del tí­tu­lo no es la pre­gun­ta de la se­ma­na y qui­zás ni si­quie­ra del mes. Sin em­bar­go, son mu­chas las ve­ces en las cua­les es inevi­ta­ble pre­gun­tar­nos qué dia­blos que­re­mos te­ner en co­mún los chi­le­nos. Sí, por­que mal que mal com­par­ti­mos mu­chas co­sas: te­ne­mos una his­to­ria co­mún, un pai­sa­je, una ban­de­ra, ma­ne­ras de ha­blar que nos de­la­tan, cos­tum­bres muy nues­tras. Pe­ro, co­mo nos he­mos ido vol­vien­do ca­da vez más au­tó­no­mos e in­di­vi­dua­lis­tas, sa­be­mos tam­bién que to­do eso, en ma­yor o me­nor me­di­da, es­tá en ries­go. En ries­go no de des­apa­re­cer a me­diano pla­zo, des­de lue­go, pe­ro sí de ir­se de­bi­li­tan­do has­ta el mo­do en que al­gún mo­men­to ten­ga­mos que de­cir que, en reali­dad, pe­sa­rá mu­cho más lo que nos di­fe­ren­cia, lo que nos se­pa­ra, que lo que com­par­ti­mos o nos une.

Es in­ne­ga­ble: el sen­ti­do de co­mu­ni­dad es­tá en cri­sis. Par­te de es­ta reali­dad se re­co­no­ce en fe­nó­me­nos co­mo la pér­di­da de pres­ti­gio de nues­tras ins­ti­tu­cio­nes, co­mo el abs­ten­cio­nis­mo elec­to­ral, co­mo la pér­di­da de in­fluen­cia de la Igle­sia, co­mo el mal mo­men­to que es­tán pa­san­do los par­ti­dos po­lí­ti­cos. Hoy día la UDI tie­ne elec­cio­nes y al mar­gen de quién sea la triun­fa­do­ra o el triun­fa­dor, su vic­to­ria va a que­dar en­som­bre­ci­da por las ci­fras de par­ti­ci­pa­ción. Por al­ta que sea la con­vo­ca­to­ria del pro­ce­so elec­to­ral, mu­cho ma­yor se­rá la ci­fra de los 60 mil mi­li­tan­tes que el par­ti­do tu­vo, que no se re­fi­cha­ron y que que­da­ron sus­pen­di­dos. Na­die du­da que ese pa­drón se­gu­ra­men­te es­ta­ba in­fla­do. No obs­tan­te eso, es cier­to que a los par­ti­dos les es­tá cos­tan­do ca­da vez más re­clu­tar adep­tos, por­que, in­clu­so en­tre quie­nes son afi­nes a las sen­si­bi­li­da­des que re­pre­sen­tan, la gen­te pre­fie­ra man­te­ner su au­to­no­mía, sus ma­nos li­bres y su mar­gen de ac­ción pa­ra pen­sar y de­ci­dir co­mo quie­ra. Es bas­tan­te más fá­cil ser sim­pa­ti­zan­te que ser mi­li­tan­te, por­que la mi­li­tan­cia en­tra­ña un com­pro­mi­so de me­diano pla­zo, una cier­ta dis­ci­pli­na, un víncu­lo que, jun­to con dar de­re­chos, tam­bién im­po­ne de­be­res.

Si los mo­vi­mien­tos so­cia­les se han desa­rro­lla­do más que los par­ti­dos en los úl­ti­mos años es por­que son más li­via­nos en sus or­gá­ni­cas, me­nos am­bi­cio­sos en sus pro­pó­si­tos -no in­ten­tan, co­mo los par­ti­dos, te­ner res­pues­ta pa­ra to­dos y ca­da uno de los pro­ble­mas de la so­cie­dad- y por­que ape­lan, más que a cos­mo­vi­sio­nes de pen­sa­mien­to, a emo­cio­nes y cau­sas que la gen­te sien­te más pró­xi­mas: la de­fen­sa de la na­tu­ra­le­za, el fe­mi­nis­mo, las mi­no­rías se­xua­les, el am­bien­ta­lis­mo ur­bano, las ener­gías no con­ven­cio­na­les, las ci­clo­vías, la co­mi­da na­tu­ral y sin quí­mi­cos. Sin du­da que los mo­vi­mien­tos so­cia­les en­gan­chan a la gen­te. El pro­ble­ma es que es­ta­ble­cen com­pro­mi­sos con la ciu­da­da­nía que son más fu­ga­ces o errá­ti­cos y que, por su pro­pia ló­gi­ca, ape­lan mu­cho más a las agen­das que di­vi­den que a las agen­das que unen. En cier­to sen­ti­do, los mo­vi­mien­tos so­cia­les son más una ex­pre­sión del triun­fo del in­di­vi­dua- lis­mo que de su de­rro­ta, por mu­cho que en el ima­gi­na­rio de ca­da ac­ti­vis­ta so­cial es­té la idea de en­con­trar en al­gún mo­men­to un pa­ra­guas co­mún que los co­bi­je a to­dos y que los ar­mo­ni­ce en un pro­gra­ma ge­ne­ral, da­do que mu­chos mo­vi­mien­tos bus­can ob­je­ti­vos con­tra­dic­to­rios. Es­ta ha si­do, por lo de­más, la apues­ta po­lí­ti­ca de la iz­quier­da en los úl­ti­mos años: sa­lir­se un po­co de los par­ti­dos y re­fu­giar­se en los mo­vi­mien­tos so­cia­les. Es­tá cla­ro, en to­do ca­so, que el pa­ra­guas co­mún si­gue sien­do el San­to Grial del ac­ti­vis­mo so­cial y que el lí­der lla­ma­do a mo­vi­li­zar to­dos esos mo­vi­mien­tos si­gue sin apa­re­cer. Ni en Chi­le ni en el mun­do. Así y to­do, la ben­di­ta con­fian­za en el que ha­brá de ve­nir no ce­de.

La pre­gun­ta so­bre el qué nos in­tere­sa man­te­ner en co­mún no es tan bi­zan­ti­na co­mo pa­re­ce. Va­ya que tie­ne con­se­cuen­cias prác­ti­cas cuan­do se dis­cu­te una ley de pre­su­pues­tos -lo que aca­ba de ocu­rrir-, cuan­do se ne­go­cia un re­ajus­te de re­mu­ne­ra­cio­nes pa­ra los em­plea­dos del Es­ta­do -co­sa que es­te año no fue el par­to de los mon­tes que sue­le ser- y cuan­do se ana­li­za una si­tua­ción co­mo la de Val­pa­raí­so, la ciu­dad que aca­ba de ser se­cues­tra­da por los em­plea­dos ma­rí­ti­mos tem­po­ra­les. Es­tos tra­ba­ja­do­res, pa­ra me­jo­rar sus con­di­cio­nes de tra­ba­jo, no en­con­tra­ron na­da me­jor que blo­quear las ins­ta­la­cio­nes por­tua­rias con cos­tos in­cal­cu­la­bles pa­ra los cru­ce­ros y el tu­ris­mo, pa­ra el trans­por­te, pa­ra las im­por­ta­cio­nes y ex­por­ta­cio­nes del país y, en fin, pa­ra la ima­gen de una ciu­dad que es due­ña de un pa­sa­do que nos pa­re­ce ca­da vez más por­ten­to­so, de un pre­sen­te pro­ble­má­ti­co y de un fu­tu­ro ca­da vez más in­cier­to. Es de no creer lo que es­tu­vo ocu­rrien­do. En­tre los re­cla­mos de los huel­guis­tas fi­gu­ra­ba el de­cli­nan­te vo­lu­men de car­ga que es­tá mo­vien­do Val­pa­raí­so, y a los di­ri­gen­tes en nin­gún mo­men­to se les pa­só por la men­te pen­sar que ese efec­to es­ta­ba aso­cia­do a que es­te puer­to, por an­gas o por man­gas, se es­tá ex­po­nien­do ca­da vez con ma­yor fre­cuen­cia a blo­queos así.

¿Qué idea de co­mu­ni­dad, de pro­yec­to co­lec­ti­vo, de ciu­dad, de so­cie­dad, pue­de ha­ber cuan­do pa­ra el lo­gro de fi­nes que son aten­di­bles -na­die lo dis­cu­te- se acu­de a me­dios que sim­ple­men­te son des­pro­por­cio­na­dos, irres­pon­sa­bles o in­mo­ra­les? Hay una in­fi­ni­dad de pre­ce­den­tes, des­de lue­go no to­das impu­tables a huel­gas y con­flic­tos la­bo­ra­les, por mu­cho que es­tas prác­ti­cas se ha­yan he­cho ha­bi­tua­les en el Chi­le ac­tual. En otros fren­tes tam­bién ope­ra lo mis­mo, por­que el gen ven­ta­je­ro o de­pre­da­dor pa­re­cie­ra es­tar en la na­tu­ra­le­za hu­ma­na: la ven­ta­ja sec­to­rial de al­gu­nos, unos po­cos, a cos­ta del bie­nes­tar de to­dos. En los años 60, a pe­sar de las na­rra­ti­vas co­lec­ti­vas en­ton­ces en cir­cu­la­ción, el Pre­si­den­te Frei Mon­tal­va pre­ve­nía a Chi­le a te­ner cui­da­do, por­que avan­za­ba -se­gún él- a pa­sos agi­gan­ta­dos a trans­for­mar­se en una so­cie­dad de es­truc­tu­ra feu­dal, con po­co pi­so y po­co cie­lo en co­mún. Ca­da feu­do, ca­da tri­bu, ca­da fac­ción, a jui­cio su­yo, in­ten­ta­ba cap­tu­rar el Es­ta­do y arre­glar­se los bi­go­tes a co­mo die­ra lu­gar. ¿Di­ría al­go muy dis­tin­to del Chi­le de hoy?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.