EL AR­TE DE RO­BAR

Es­ta­tuas del ce­rro San­ta Lu­cía, obras de fie­rro úni­cas en el mun­do, co­fres de pla­ta, ar­mas. Has­ta fó­si­les. Cien­to 37 pie­zas se in­cau­ta­ron des­de la ha­cien­da de Raúl Schü­ler, en la que, di­cen, es la di­li­gen­cia más im­por­tan­te en la his­to­ria del pa­tri­mo­nio cu

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - POR CARLA PÍA RUIZ PE­REI­RA FO­TO­GRA­FÍA ATON

El te­cho es­tá a dos me­tros y me­dio de al­to. Los zó­ca­los do­ra­dos es­tán lle­nos de di­se­ños, ni un cen­tí­me­tro en blan­co. La pie­za, de unos 25 me­tros cua­dra­dos, po­dría ser un mu­seo ilu­mi­na­do por una ara­ña de cris­tal. Hay cua­dros que ocu­pan pa­re­des com­ple­tas. En­ci­ma de ellos, hay más cua­dros. Los de aba­jo son ma­pas, los de arri­ba, pin­tu­ras re­na­cen­tis­tas. Hay án­ge­les de hie­rro, can­de­la­bros de bron­ce y una ca­ma de dos pla­zas que pa­re­ce sa­ca­da de la Edad Me­dia. En­ci­ma de ella, una cam­pa­na ce­les­te de plás­ti­co. Aba­jo, un pe­rro ta­lla­do en bron­ce.

Po­dría ser una ha­bi­ta­ción del Pa­la­cio de Ver­sa­lles. Pe­ro no. Quien vi­ve ahí y quien ador­nó esa pie­za, y esa ca­sa, se to­mó mu­chí­si­mos años pa­ra ele­gir ca­da uno de los ob­je­tos que de­co­ran su in­te­rior. Y su ex­te­rior, co­mo el exó­ti­co is­lo­te con fla­men­cos ro­sa­dos.

La ima­gen es una oda al ar­te ro­co­có y, a la vez, una de­mos­tra­ción gro­tes­ca del pa­tri­mo­nio de su due­ño: Raúl Schü­ler, un em­pre­sa­rio del ru­bro agrí­co­la.

Pe­ro Schü­ler es so­lo una pie­za más de una tra­ma cu­yas ca­rac­te­rís­ti­cas es­tán sien­do ras­trea­das en re­ser­va des­de ha­ce años.

La mu­sa

“An­te­rior al año 2000 ad­qui­rí es­ta es­cul­tu­ra de ‘La Mu­jer Sen­ta­da’ en el Cen­tro de An­ti­güe­da­des Par­que de los Re­yes. Agre­gar que des­de mi pers­pec­ti­va era ca­ra, pe­ro co­mo me gus­tó, la com­pré, lue­go un ca­mión la lle­vó al fun­do”. Así par­te la de­cla­ra­ción que Raúl Schü­ler dio, en ca­li­dad de tes­ti­go, a la PDI el 18 de oc­tu­bre. El mo­ti­vo: exis­tían sos­pe­chas fun­da­das de que en su pa­tio, un par­que de 25 hec­tá­reas, es­ta­ba una estatua que ha­bía des­apa­re­ci­do ha­ce más de 15 años.

Fue el 20 de ju­nio de 2003. Así re­cuer­da Ar­chi­bal­do Pe­ral­ta -pro­fe­sor de His­to­ria, es­pe­cia­li­za­do en ar­queo­lo­gía y an­tro­po­lo­gía- el ro­bo de la estatua que es­ta­ba en la Pla­za Ru­bén Da­río, en Val­pa­raí­so. Era uno de los mo­nu­men­tos que ha­bían si­do en­car­ga­dos a Fran­cia por el in­ten­den­te de Val­pa­raí­so Fran­cis­co Echau­rren, en 1870.

Su nom­bre ori­gi­nal es “La In­dus­tria”, y fue con­fec­cio­na­da por la fun­di­ción Val D’Os­ne. Pa­ra el te­rre­mo­to de 1906, la estatua se ca­yó y se guar­dó. Vol­vió a apa­re­cer en 1944 pa­ra un ho­me­na­je a Ru­bén Da­río y se bau­ti­zó co­mo “La Mi­ner­va”. Años des­pués, la re­bau­ti­za­ron co­mo “La Re­pú­bli­ca”. Eso has­ta 2003, cuan­do unos alum­nos de la Uni­ver­si­dad de Pla­ya An­cha le avi­sa­ron a Pe­ral­ta que la estatua ha­bía des­apa­re­ci­do. El pro­fe­sor hi­zo la de­nun­cia en la PDI.

Pe­ral­ta es­pe­ró al­gu­nas se­ma­nas. Nun­ca pa­só na­da. Cuan­do el pro­fe­sor se en­con­tró con una au­to­ri­dad del Po­der Ju­di­cial, apro­ve­chó la opor­tu­ni­dad pa­ra pre­gun­tar por el ca­so de la estatua per­di­da.

–Me di­jo: “Oye, mi­ra. Hay ni­ños abu­sa­dos, mu­je­res vio­la­das y tú vie­nes a re­cla­mar por un mono de fie­rro”.

Pe­sa cer­ca de 200 ki­los y es de hie­rro fun­di­do. Y, sin em­bar­go, la estatua “La Re­pú­bli­ca” es­tu­vo 15 años escondida a la vis­ta de to­dos. Eso has­ta el 5 de oc­tu­bre pa­sa­do. Ese día, mien­tras re­vi­sa­ba la pren­sa, uno de los de­tec­ti­ves de la PDI de­tec­tó una pu­bli­ca­ción en que Lau­ta­ro Triviño de­nun­cia­ba que una pie­za si­mi­lar a la des­apa­re­ci­da es­ta­ba en Ran­ca­gua, en un fun­do. Era la ha­cien­da “La Pun­ta”, pro­pie­dad de un co­no­ci­do em­pre­sa­rio de la zo­na: Raúl Schü­ler Ga­ti­ca.

Co­mo cons­ta en la in­ves­ti­ga­ción, el 10 de oc­tu­bre, a las ocho de la no­che, la PDI re­ci­bió un co­rreo de Triviño. Eran más an­te­ce­den­tes de la es­cul­tu­ra, in­di­can­do que, tal co­mo la que ha­bía des­apa­re­ci­do de la Pla­za Ru­bén Da­río de Val­pa­raí­so, se en­con­tra­ba en el ca­tá­lo­go de la fun­di­ción Val D’Os­ne, de Fran­cia.

Al día si­guien­te, el 11 de oc­tu­bre, un gru­po de la PDI via­jó has­ta San Fran­cis­co de Mos­ta­zal, al fun­do Las Ca­sas de La Pun­ta. A las 11.30, uno de los tra­ba­ja­do­res del lu­gar lla­mó a Schü­ler: ve­nían a re­gis­trar los jar­di­nes.

En un día des­pe­ja­do, a las dos de la tar­de, a cam­po abier­to, en el la­do sur del fun­do, ro­dea­do de ár­bo­les or­na­men­ta­les y flo­res, la PDI en­con­tró una es­cul­tu­ra.

En el in­for­me de la PDI, del 19 de oc­tu­bre, lue­go de los pe­ri­ta­jes, se con­clu­yó que exis­tía una gran pro­ba­bi­li­dad de que la pie­za que es­ta­ba en el pa­tio de Schü­ler fue­se “La Re­pú­bli­ca”.

Un día an­tes, cuan­do Schü­ler de­cla­ró, el 18 de oc­tu­bre, ex­pli­có que la es­cul­tu­ra lle­va­ba en su fun­do unos 18 años, pe­ro que no te­nía re­gis­tro fo­to­grá­fi­co.

–No ten­go y no re­cuer­do te­ner al­gún do­cu­men­to de la com­pra (de la estatua) –di­jo.

La ley del ar­te

Las ven­día ca­da una a cin­co mil pe­sos. Eran car­tas, pe­ro no cual­quier ti­po de car­tas. Eran las de Ós­car Cas­tro, un es­cri­tor y poe­ta na­ci­do en Ran­ca­gua, que mu­rió en 1947. To­da su co­rres­pon­den­cia ha­bía que­da­do en un baúl, que has­ta ha­ce po­cos me­ses es­ta­ba en ma­nos de uno de sus des­cen­dien­tes. El mis­mo que ven­día en la fe­ria las car­tas que en al­gún mo­men­to Ga­brie­la Mis­tral le en­vió a Cas­tro. Eso has­ta que una ve­ci­na se dio cuen­ta del va­lor de las car­tas, en­tró a la ca­sa don­de es­ta­ba el baúl y las lle­vó a la Fis­ca­lía de O’Hig­gins.

En 2016, cuan­do Emi­li­ano Arias asu­mió co­mo fis­cal re­gio­nal de O’Hig­gins, se creó la

“An­te­rior al 2000 ad­qui­rí es­ta es­cul­tu­ra en el Par­que de los Re­yes”, di­jo Schü­ler a fis­ca­lía.

Fis­ca­lía de Al­ta Com­ple­ji­dad. Es­ta uni­dad es la úni­ca en Chi­le que tie­ne un plan es­pe­cial pa­ra le­van­tar e in­ves­ti­gar de­li­tos en­fo­ca­dos en el me­dioam­bien­te y el pa­tri­mo­nio. Los pri­me­ros re­sul­ta­dos se die­ron en­tre 2016 y 2017, cuan­do los in­cen­dios fo­res­ta­les arra­sa­ron con más de 100 mil hec­tá­reas y de­ja­ron más de 500 víc­ti­mas. La Fis­ca­lía de Al­ta Com­ple­ji­dad -en un tra­ba­jo con­jun­to con la Co­naf, Ca­ra­bi­ne­ros y la PDI- hi­zo la impu­tación de car­gos a su­je­tos y em­pre­sas eléc­tri­cas.

–Co­mo re­gión nos preo­cu­pa el me­dioam­bien­te. ¿Por qué? Por­que es el lu­gar en el que se desa­rro­llan to­dos los otros bie­nes ju­rí­di­cos. Y el con­cep­to de me­dioam­bien­te es am­plio, tam­bién es­tá in­clui­do el pa­tri­mo­nio - di­ce Arias.

Al día de hoy, la fis­ca­lía ha cur­sa­do ocho cau­sas am­bien­ta­les y dos de pa­tri­mo­nio. El pro­ble­ma, ex­pli­can, es que la le­gis­la­ción ac­tual es de­fi­cien­te.

La Ley de Mo­nu­men­tos Na­cio­na­les es­ta­ble­ce qué se con­si­de­ra den­tro de la ca­te­go­ría, quién de­be ve­lar por la tui­ción y res­pon­sa­bi­li­dad de es­tos -el Con­se­jo de Mo­nu­men­tos Na­cio­na­les- y las san­cio­nes que se po­drían apli­car a quien aten­te con­tra el pa­tri­mo­nio. ¿Có­mo se re­la­cio­na es­ta ley con el trá­fi­co de ar­te? Cuan­do un pri­va­do se apro­pia de lo que se con­si­de­ra mo­nu­men­to na­cio­nal, es­tá da­ñan­do el pa­tri­mo­nio que tie­ne que es­tar a dis­po­si­ción de to­dos.

Pe­ro pa­ra apli­car la ley hay que te­ner per­so­nal es­pe­cia­li­za­do pa­ra re­co­no­cer una de es­tas pie­zas. Des­de la Fis­ca­lía de O’Hig­gins ex­pli­can que al no te­ner el co­no­ci­mien­to de que, por ejem­plo, una estatua tie­ne tal ca­te­go­ría, el ro­bo de ella es tra­ta­da de la mis­ma ma­ne­ra que el ro­bo de un te­le­vi­sor, de un au­to o de una bi­ci­cle­ta. Una fis­ca­lía es­pe­cia­li­za­da, co­mo la de Al­ta Com­ple­ji­dad de la re­gión, ex­pli­can, al te­ner con­cien­cia de que el ob­je­to en sí tie­ne un va­lor más allá que co­mo pie­za ma­te­rial, tie­ne un va­lor his­tó­ri­co, pro­ce­de de ma­ne­ra dis­tin­ta.

Por eso, con Raúl Schü­ler se reali­zó una in­ves­ti­ga­ción pa­ra, lue­go, so­li­ci­tar la en­tra­da, re­gis­tro e in­cau­ta­ción de to­da la evi­den­cia en la ha­cien­da “La Pun­ta”.

Co­fres, can­de­la­bros, es­cul­tu­ras, va­si­jas, fó­si­les, pla­te­ría ma­pu­che, un ri­fle, un re­vól­ver, es­pe­cies pre­co­lom­bi­nas.

Lue­go de tres pro­ce­sos –dos en la ha­cien­da “La Pun­ta” y una en un de­par­ta­men­to que Schü­ler po­see en Pro­vi­den­cia– se han in­cau­ta­do 137 es­pe­cies.

–Es­te ca­so pue­de ha­blar de dos co­sas. Que es­te es el úni­co co­lec­cio­nis­ta que te­nía en su po­der es­pe­cies ro­ba­das o que hay mu­chos más. Que se ro­ben una estatua de 200300 ki­los de un ce­men­te­rio no es lo mis­mo que ro­bar un te­le­vi­sor, que pue­do reducir fá­cil­men­te. O sea, ten­go dos hi­pó­te­sis: ten­go que ro­bar por en­car­go o te­ner a lo me­nos un com­pra­dor se­gu­ro. En­ton­ces, tie­ne que exis­tir un mer­ca­do –di­ce Emi­li­ano Arias.

El pro­ble­ma es mun­dial. Se­gún ci­fras de la Unesco, el trá­fi­co ilí­ci­to de bie­nes cul­tu­ra­les re­pre­sen­ta ca­da año en­tre 3.400 y 6.300 mi­llo­nes de dó­la­res en to­do el mun­do. Apro­xi­ma­da­men­te la mis­ma can­ti­dad de mi­llo­nes que ha re­ci­bi­do en apor­tes del Es­ta­do el Tran­san­tia­go des­de su ini­cio, en 2009.

Ro­bos en el más allá

La pri­me­ra pis­ta que tu­vie­ron los fran­cis­ca­nos fue la más ob­via. El 15 de mar­zo de 2014, so­lo des­apa­re­cie­ron cua­tro pie­zas del Mu­seo de Ar­te Co­lo­nial de San Fran­cis­co. No eran ob­je­tos al azar. Eran los más va­lio­sos de la co­lec­ción. Un par de co­fres de pla­ta co­rru­ga­da y unos can­de­la­bros de pla­ta re­pu­ja­da. Al­gu­nas de las pie­zas ha­bían si­do con­fec­cio­na­das en Pe­rú y otras por los pri­me­ros ta­lle­res je­sui­tas en Chi­le en el si­glo XVIII. Ca­da una de esas pie­zas, ex­pli­ca la his­to­ria­do­ra ex­per­ta en ar­te Ma­ría Jo­sé Cas­ti­llo, po­dría lle­gar a cos­tar has­ta 300 mi­llo­nes de pe­sos.

Una res­tau­ra­do­ra pro­fe­sio­nal de pie­zas de ar­te, que pre­fie­re man­te­ner­se en el ano­ni­ma­to, ex­pli­ca que los ro­bos de “ar­te sa­cro” no son al azar. De 20 pie­zas, ex­pli­ca, ro­ban jus­to una, la más va­lio­sa. Esos son, di­ce, ro­bos por en­car­go de an­ti­cua­rios que lue­go ven­den los ob­je­tos a pre­cios al­tí­si­mos.

–Una vez en­tré a una ca­sa don­de ha­bía 30 can­de­la­bros. El due­ño me di­jo: “Los compro en Av. Bra­sil, el se­ñor me lla­ma cuan­do le lle­gan”. ¿Y de dón­de son los can­de­la­bros? De las igle­sias –ex­pli­ca la res­tau­ra­do­ra.

Ese mis­mo año que les ro­ba­ron cua­tro pie­zas a los fran­cis­ca­nos, ape­nas un mes des­pués, el Ce­men­te­rio Ge­ne­ral dio a co­no­cer que has­ta esa fe­cha, 2014, ha­bía 24 obras per­di­das.

El re­cin­to es el mu­seo de es­cul­tu­ra más gran­de de Chi­le. So­lo den­tro del cas­co his­tó­ri­co – que com­pren­de 28 hec­tá­reas– hay 200 pie­zas. El pri­mer ro­bo de es­ta­tuas re­por­ta­do por el Ce­men­te­rio Ge­ne­ral fue en 2003. Pe­ro las pie­zas, que pue­den lle­gar a te­ner un va­lor de 150 mi­llo­nes de pe­sos, si­guie­ron des­apa­re­cien­do has­ta el día de hoy.

Des­de el ce­men­te­rio ex­pli­can que, aun­que el cas­co his­tó­ri­co fue de­cla­ra­do mo­nu­men­to his­tó­ri­co en 2010, los ro­bos si­guie­ron igual.

Nue­ve es­cul­tu­ras del ce- men­te­rio fue­ron en­con­tra­das en el pri­mer alla­na­mien­to a la ca­sa de Schü­ler. Ape­nas cua­tro días des­pués, el 28 de no­viem­bre pa­sa­do, en el se­gun­do re­gis­tro, en­con­tra­ron ocho es­cul­tu­ras más.

Die­ci­sie­te es­cul­tu­ras del Ce­men­te­rio Ge­ne­ral, una del Ce­men­te­rio de Val­pa­raí­so y otra del Ce­men­te­rio de Qui­llo­ta. Pe­ro, ade­más, el em­pre­sa­rio te­nía dos pie­zas del ce­rro San­ta Lu­cía. Una de ellas era “Po­lim­nia”, que ha­bía si­do traí­da por Ben­ja­mín Vi­cu­ña Mac­ken­na en el si­glo XIX. Ade­más de la pie­za ori­gi­nal que es de mármol y es­tá en el Mu­seo del Lou­vre, la fun­di­ción Val D’Os­ne hi­zo un mol­de y al­can­zó a ha­cer tres “po­lim­nias” de hie­rro de 95% de pu­re­za. Se­gún la PDI, el mol­de fue des­trui­do y las otras dos ré­pli­cas tam­bién. “La po­lim­nia” in­cau­ta­da el 24 de no­viem­bre pa­sa­do en la ha­cien­da “La Pun­ta” es la úni­ca en el mun­do de ese ma­te­rial.

–Es­ta es la di­li­gen­cia po­li­cial más im­por­tan­te en la his­to­ria res­pec­to de la re­cu­pe­ra­ción y pro­tec­ción del pa­tri­mo­nio cul­tu­ral de los chi­le­nos –di­ce el co­mi­sa­rio y je­fe (S) de la Bri­ga­da de De­li­tos Me­dio Am­bien­ta­les y Con­tra el Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral (Bi­de­ma) de la PDI, Luis Mar­do­nes.

La Bi­de­ma es la uni­dad de la Po­li­cía de In­ves­ti­ga­cio­nes de­di­ca­da a in­ves­ti­gar los de­li­tos en es­ta área. Son 40 in­ves­ti­ga­do­res po­li­cia­les. Un 90%, ex­pli­ca Mar­do­nes, con títulos uni­ver­si­ta­rios. Aun­que res­pec­to de los de­li­tos con­tra el pa­tri­mo­nio hay ape­nas dos per­so­nas con es­pe­cia­li­za­ción.

“No ten­go y no re­cuer­do te­ner al­gún do­cu­men­to de la com­pra (de la estatua)”, agre­gó Schü­ler en su de­cla­ra­ción.

Ca­da una de las es­cul­tu­ras de hie­rro, en pro­me­dio, tie­ne un va­lor de 200 mi­llo­nes de pe­sos. Y las de mármol de Ca­rra­ra bor­dean los $ 100-$ 150 mi­llo­nes. Los mon­tos y las es­cul­tu­ras re­cu­pe­ra­das apun­tan a que la in­cau­ta­ción de es­pe­cies ro­ba­das po­dría su­pe­rar los cin­co mil mi­llo­nes de pe­sos.

Sin cus­to­dia

La ma­si­lla má­gi­ca es un pro­duc­to ver­sá­til. Se pue­de mol­dear de la for­ma que uno quie­ra. A la ho­ra de ha­cer re­pa­ra­cio­nes de emer­gen­cia, es­ta ma­sa ro­sa­da es la so­lu­ción. Es “má­gi­ca”, aun­que no lo su­fi­cien­te pa­ra res­tau­rar pie­zas de mármol.

Pe­ro con ma­si­lla má­gi­ca, Raúl Schü­ler les pe­día a sus tra­ba­ja­do­res que arre­gla­ran las es­ta­tuas.

Va­rias de las pie­zas de mármol de Ca­rra­ra, co­mo los án­ge­les, te­nían sus alas par­cha­das. Mu­chas tri­za­du­ras en ba­se de ma­nos y de pies se aflo­ja­ron cuan­do el per­so­nal de la Bi­de­ma las mo­vió pa­ra in­cau­tar­las. Así des­cu­brie­ron que con una ma­sa de co­lor ro­sa­do chi­cle se “re­pa­ra­ban” las es­ta­tuas.

Lo que bus­ca con­fi­gu­rar hoy la uni­dad de al­ta com­ple­ji­dad de la Fis­ca­lía de O’Hig­gins en el ca­so de Schü­ler es un “con­cur­so de de­li­tos”. Es de­cir, va­rias ac­cio­nes de dis­tin­to ti­po pe­nal. Los de­li­tos son: uno es­pe­cial que, a tra­vés de la Ley de Mo­nu­men­tos Na­cio­na­les, san­cio­na la apro­pia­ción in­de­bi­da de mo­nu­men­tos na­cio­na­les; el de­li­to de re­cep­ta­ción que, cuan­do el va­lor de las es­pe­cies su­pera las 400 UTM, se aplica en su gra­do má­xi­mo, y la ley de con­trol de ar­mas. Aun con la ate­nuan­te de la irre­pro­cha­ble con­duc­ta an­te­rior, Raúl Schü­ler arries­ga una con­de­na de cin­co años y un día, que de­be­ría cum­plir en la cár­cel.

Des­de fis­ca­lía ex­pli­can que pa­ra per­se­guir es­te ti­po de de­li­tos ha­cen fal­ta re­cur­sos. Y las mis­mas he­rra­mien­tas que se uti­li­zan pa­ra in­ves­ti­gar, por ejem­plo, el trá­fi­co de dro­gas. In­for­man­tes, agen­tes en­cu­bier­tos, en­tre­gas vi­gi­la- das. Eso y un re­gis­tro uni­fi­ca­do de to­das las pie­zas “des­apa­re­ci­das”.

–No exis­te un re­gis­tro úni­co de to­dos los bie­nes que sean pa­tri­mo­nio y que ha­yan si­do ro­ba­dos. No hay una he­rra­mien­ta a dis­po­si­ción de los in­ves­ti­ga­do­res es­pe­cia­li­za­dos que les per­mi­ta ir a un lu­gar y sa­ber si las es­pe­cies ro­ba­das son o no mo­nu­men­to na­cio­nal –ex­pli­ca el fis­cal Arias.

Aun­que la PDI man­tie­ne en su pá­gi­na web un re­gis­tro de obras de ar­te per­di­das, lo que hoy es­tá tra­tan­do de ha­cer la Fis­ca­lía Na­cio­nal es un ca­tas­tro na­cio­nal de to­das las es­pe­cies de­nun­cia­das.

El ca­so de Schü­ler, ex­pli­can des­de fis­ca­lía, ha ani­ma­do a que otras per­so­nas se acer­quen a de­nun­ciar pie­zas ro­ba­das. Al­gu­nas han lle­ga­do a re­co­no­cer es­pe­cies al lu­gar, otros han re­por­ta­do los ca­sos por Twit­ter.

Re­cién el 20 de di­ciem­bre se rea­li­za­rá la for­ma­li­za­ción de Raúl Schü­ler. Quie­nes co­no­cen la in­ves­ti­ga­ción no des­car­tan que se ha­gan más alla­na­mien­tos.

–Es­ta in­ves­ti­ga­ción per­mi­te di­lu­ci­dar si hay trá­fi­co de ar­te. El co­lec­cio­nis­ta que com­pra pie­zas ro­ba­das aten­ta con­tra el pa­tri­mo­nio. Son bie­nes que no es­tán en el co­mer­cio. Ni aun­que yo ten­ga mu­cho di­ne­ro me pue­do com­prar una estatua de Ber­nar­do O’Hig­gins que es­tá en cual­quier pla­za. No hay su­ma de di­ne­ro que lo pue­da com­prar –ex­pli­ca Arias.

En el se­gun­do alla­na­mien­to, el equi­po de fis­ca­lía y el de la PDI reali­zó un re­gis­tro de to­das las es­pe­cies al in­te­rior de la ha­cien­da “La Pun­ta”.

Tam­bién bus­ca­ron uno de los ob­je­tos más in­va­lua­bles de la his­to­ria chi­le­na. Una pie­za de ace­ro for­ja­do, oro ma­ci­zo y piedras pre­cio­sas, ava­lua­da en un mi­llón de dó­la­res, que fue ro­ba­da en 2016 des­de el Mu­seo His­tó­ri­co Na­cio­nal. Las per­so­nas que par­ti­ci­pa­ron en el se­gun­do re­gis­tro a la pro­pie­dad de Raúl Schü­ler bus­ca­ron la co­di­cia­da es­pa­da de Bul­nes. No la en­con­tra­ron.

Aun­que, di­cen, las es­ta­tuas aún no ha­blan.

La obra “In­vierno” es­tu­vo per­di­da ca­si 20 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.