La or­ques­ta del buen cri­mi­nal

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - As­ca­nio Ca­va­llo

Es­cri­be Pe­ter Slo­ter­dijk (¿Qué su­ce­dió en el si­glo XX?, Si­rue­la, 2018): “Los crí­me­nes no co­me­ti­dos es­pe­ran a sus au­to­res, así co­mo las re­vo­lu­cio­nes no rea­li­za­das to­da­vía es­pe­ran a sus ac­ti­vis­tas. Por ello, lo que el si­glo XX co­no­ció co­mo ‘gran po­lí­ti­ca’ -la ex­pre­sión se re­tro­trae a Nietzs­chea­dop­tó siem­pre la for­ma del gran ‘buen cri­men’, en el ca­so de Le­nin y Sta­lin lo mis­mo que en el ca­so de Hitler y Mao Tse-tung. […] El re­vo­lu­cio­na­rio es el buen cri­mi­nal”.

Slo­ter­dijk -que es­tu­vo en Chi­le en las pa­sa­das se­ma­nas- es un fi­ló­so­fo so­fis­ti­ca­do y ras­trea el ori­gen de es­ta ano­ma­lía has­ta el Marqués de Sa­de, aun­que so­lo se tra­ta de ca­rac­te­ri­zar lo que Hobs­bawm de­no­mi­nó “el si­glo de los ex­tre­mos”. El fe­nó­meno no es tan­to la apa­ri­ción de lí­de­res o re­vo­lu­cio­na­rios cri­mi­na­les, sino el em­bo­ba­mien­to con que los con­tem­plan al­gu­nas gen­tes de con­duc­tas nor­ma­les, que de pron­to re­sul­tan cie­gas a “la vul­ga­ri­dad y la bar­ba­rie”, co­mo di­jo Tho­mas Mann acer­ca de Hitler. Hay en esa ad­mi­ra­ción un for­mi­da­ble des­pla­za­mien­to: los de­seos pro­pios es­tán con­te­ni­dos en el cri­men del otro.

Gal­va­rino Apa­bla­za, el “co­man­dan­te Sal­va­dor” del FPMR, vi­ve en Ar­gen­ti­na, don­de tu­vo el am­pa­ro de los Kirch­ner. Su ex­tra­di­ción ha si­do au­to­ri­za­da por la Cor­te Su­pre­ma y el Pre­si­den­te Ma­cri ha pro­me­ti­do que la cum­pli­rá. ¿Lo ha­rá? A di­fe­ren­cia de sus com­pa­ñe­ros, Apa­bla­za no es­tá con­vo­ca­do pa­ra cum­plir una con­de­na, sino pa­ra de­fen­der­se en los tri­bu­na­les de la acu­sa­ción de ser el lí­der in­te­lec­tual del ase­si­na­to del se­na­dor Jai­me Guz­mán. No quie­re co­rrer ese ries­go. Pre­fie­re vi­vir a sal­to de ma­ta y sa­be que, aun­que el PC lo de­fien­da, ya na­die lo con­si­de­ra un buen cri­mi­nal.

En es­te pun­to fal­ta un en­la­ce. El si­guien­te, Mau­ri­cio Her­nán­dez No­ram­bue­na, el “co­man­dan­te Ra­mi­ro”, es­tá con­ven­ci­do de que es un mi­li­tar, aun­que no lo fue más que pa­ra el FPMR. Es­tá pre­so en Bra­sil, en el te­ne­bro­so pe­nal de Ca­tan­du­vas, pe­ro no por el ase­si­na­to de Guz­mán, sino por se­cues­trar al em­pre­sa­rio Was­hing­ton Oli­vet­to, en el mar­co de un ne­go­cio de se­cues­tros que, se­gún él, era pa­ra fi­nan­ciar al Ejér­ci­to de Li­be­ra­ción Na­cio­nal, la gue­rri­lla más ce­rril de Co­lom­bia. A di­fe­ren­cia de Apa­bla­za, Her­nán­dez No­ram­bue­na sí es­tá con­de­na­do en Chi­le por el ase­si­na­to de Guz­mán y tam­bién por el se­cues­tro de Cris­tián Ed­wards. Ha­ce unos años, an­tes de mo­rir, la ma­dre de Guz­mán pi­dió al go­bierno chi­leno que re­qui­rie­ra la ex­tra­di­ción de Her­nán­dez No­ram­bue­na, por “ra­zo­nes humanitarias”, pa­ra li­brar­lo del in­fierno bra­si­le­ño. Él tam­bién desea vol­ver, sa­bien­do que via­ja­ría de cár­cel a cár­cel: pa­ra él, la jus­ti­cia chi­le­na es al­go me­nos ma­la que la que vi­ve.

En­ri­que Vi­lla­nue­va Mo­li­na, el “co­man­dan­te Eduar­do”, cum­ple una pe­na de cin­co años en li­ber­tad vi­gi­la­da por ser par­te del gru­po de co­man­dan­tes del FPMR en el mo­men­to del ase­si­na­to de Guz­mán. Es im­pro­ba­ble que es­tu­vie­ra pre­so si no fue­ra por el océano de in­for­ma­ción que pro­por­cio­nó Her­nán­dez No­ram­bue­na.

Raúl Es­co­bar Po­ble­te es­tá pre­so en Mé­xi­co por se­cues­tros reite­ra­dos des­de 2007 en ade­lan­te. Los di­ne­ros de es­tos res­ca­tes no tie­nen des­tino po­lí­ti­co (al­gu­na vez in­si­nuó que al­go se iría a las Farc): son de­li­tos pu­ros y du­ros, que ter­mi­nan cuan­do a una mu­jer le cor­tan un de­do co­mo “prue­ba de vi­da” y, al pa­re­cer, se me­ten con ello en un lío po­lí­ti­co lo­cal. Es­co­bar Po­ble­te tam­bién es­tá con­de­na­do en Chi­le co­mo au­tor ma­te­rial del ase­si­na­to de Guz­mán, ade­más de otros crí­me­nes, y se fu­gó en 1996. El juez de Gua­na­jua­to au­to­ri­zó su ex­tra­di­ción, pe­ro otras au­to­ri­da­des exigen que an­tes pa­gue los de­li­tos me­xi­ca­nos.

En cuan­to Es­co­bar Po­ble­te fue cap­tu­ra­do, sa­lie­ron de Mé­xi­co su ex­pa­re­ja y ma­dre de dos hi­jos Mar­ce­la Mar­do­nes, y su ami­go y com­pa­ñe­ro de co­rre­rías Ri­car­do Pal­ma Sa­la­man­ca y su pa­re­ja, Sil­via Br­zo­vic, to­dos a Cu­ba. En Cu­ba, ese ho­yo ne­gro pa­ra la po­li­cía in­ter­na­cio­nal -no tan­to pa­ra la chi­le­na- re­ci­ben ayu­da y pro­tec­ción.

Po­co más tar­de, Mar­ce­la Mar­do­nes, acu­sa­da co­mo ayu­dis­ta en el ase­si­na­to de Guz­mán, re­gre­só a Mé­xi­co sin sus hi­jos, abor­dó va­rios avio­nes, ate­rri­zó en Bue­nos Ai­res, to­mó un bus y cru­zó a Chi­le por el sur, po­si­ble­men­te sa­bien­do que la PDI ve­nía de­trás su­yo. El juez Ca­rro­za le dio una con­de­na de cin­co años. Su en­tre­ga ca­si vo­lun­ta­ria su­gie­re una vo­lun­tad de de­jar al­go atrás, un ges­to ra­zo­na­ble pa­ra reha­cer una vi­da.

Pal­ma Sa­la­man­ca y Sil­via Br­zo­vic de­ja­ron Cu­ba el año pa­sa­do con do­cu­men­tos fal­sos en un avión Air Fran­ce. En París fue­ron aco­gi­dos en un cir­cui­to po­lí­ti­co que les per­mi­tió te­ner ac­ce­so a un abo­ga­do cer­cano al ex­pre­si­den­te Ho­llan­de. Ha­ce unas se­ma­nas con­si­guie­ron que un or­ga­nis­mo del Es­ta­do, no un tri­bu­nal, los aco­gie­ra co­mo per­se­gui­dos, se­gún la “doc­tri­na Mit­te­rrand”, que en los 80 es­ta­ble­ció que los au­to­res de crí­me­nes po­lí­ti­cos ten­drían re­fu­gio en te­rri­to­rio fran­cés si se por­tan bien; así pro­te­gió a los ase­si­nos del pri­mer mi­nis­tro ita­liano Al­do Mo­ro, de las Bri­ga­das Ro­jas, y a nu­me­ro­sos pis­to­le­ros de la ETA vas­ca, el IRA ir­lan­dés y la Baa­der-Mein­hof ale­ma­na.

Pal­ma Sa­la­man­ca fue juz­ga­do y con­de­na­do en Chi­le por el cri­men de Guz­mán y los mis­mos otros de­li­tos de Es­co­bar Po­ble­te; es un pre­so pró- fu­go, no tie­ne jui­cio pen­dien­te. En Mé­xi­co es re­que­ri­do por se­cues­tros.

Br­zo­vic no ha si­do juz­ga­da y en Chi­le es­tá acu­sa­da so­lo del se­cues­tro de Ed­wards.

Hi­la­cha adi­cio­nal es Em­ma­nue­lle Ver­hoe­ven, una fran­ce­sa que ha es­ca­pa­do de dos ex­tra­di­cio­nes, una des­de Ale­ma­nia, otra des­de In­dia. En am­bas in­ter­vino el go­bierno fran­cés. Su úl­ti­mo em­pleo, en el Mi­nis­te­rio de De­fen­sa fran­cés, re­fuer­za la te­sis de que se tra­ta de una agen­te múl­ti­ple del es­pio­na­je eu­ro­peo que en los 80 vino a ayu­dar al FPMR.

El en­la­ce que fal­ta es Raúl Gu­tié­rrez Fisch­mann, “el Che­le”, que ha­bría da­do la or­den a Her­nán­dez No­ram­bue­na pa­ra ase­si­nar a Guz­mán jus­to en el mo­men­to en que el FMPR rea­li­za­ba una con­sul­ta pa­ra de­ci­dir su lí­nea fu­tu­ra. “El Che­le” es pa­dre del nie­to ma­yor de Raúl Cas­tro. No se con­ci­be en Cu­ba que un per­so­na­je de esa po­si­ción no cuen­te con la anuen­cia de su go­bierno pa­ra ac­tuar en el ex­te­rior: si dio la or­den pa­ra un mag­ni­ci­dio, tu­vo que te­ner un gui­ño de la ge­ron­to­cra­cia cu­ba­na, eter­na­men­te in­tere­sa­da en po­la­ri­zar a la iz­quier­da chi­le­na. Y ¿quién pu­do fa­ci­li­tar la en­tra­da y sa­li­da de Pal­ma Sa­la­man­ca y Br­zo­vic, quién pu­do re­ci­bir a los hi­jos de Es­co­bar Po­ble­te y Mar­ce­la Mar­do­nes, quién pu­do ela­bo­rar la pro­tec­ción de los ya no-hé­roes del FPMR?

En es­ta his­to­ria, con to­da su tra­ma de de­li­tos y de­la­cio­nes en va­rios paí­ses, se en­gar­zan los ad­mi­ra­do­res de los bue­nos cri­mi­na­les, los se­gui­do­res del ase­sino jus­to, que so­lo pue­den alo­jar en un Chi­le ven­ga­ti­vo, dis­pues­to a apro­bar el ho­mi­ci­dio si el muer­to es Guz­mán, co­mo an­tes hu­bo un Chi­le os­cu­ro en­can­ta­do de ha­cer lo mis­mo si el muer­to era Mi­guel En­rí­quez. La idea del buen cri­mi­nal es si­nies­tra, la en­car­ne un su­je­to o un Es­ta­do: aho­ra es más cla­ro que ha­ce me­dio si­glo. Acer­car­se a ella -por de­ci­sión, fla­que­za, bo­be­ría, con el tí­tu­lo de in­te­lec­tual o el de dipu­tado- ex­po­ne al con­ta­gio que ya pro­du­je­ron las Bri­ga­das Ro­jas, la ETA, las Farc. Es una pús­tu­la. Y la iz­quier­da chi­le­na -“vie­ja” y “nue­va”, en es­to no la dis­tin­gui­rá ni Cris­to- la ro­za cuan­do la ga­na la con­des­cen­den­cia con Ma­du­ro, los Or­te­ga o la or­ques­ta de Pal­ma Sa­la­man­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.