OPE­RA­CIÓN RE­TORNO DE VE­NE­ZUE­LA: VUEL­VEN LOS QUE UNA VEZ HU­YE­RON

En­tre los 99 chi­le­nos que el mar­tes 27 lle­ga­ron de vuel­ta al país en un vue­lo de la Fach des­de Ve­ne­zue­la, va­rios eran an­cia­nos. Mu­chos de ellos sa­lie­ron en los 70 y 80 es­ca­pan­do del ré­gi­men mi­li­tar y nun­ca vol­vie­ron. Hoy, an­te la pro­fun­da cri­sis que atrav

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - POR JUAN PA­BLO FI­GUE­ROA Y FRE­DI VE­LÁS­QUEZ FO­TO­GRA­FÍA JUAN FA­RÍAS/ PA­TRI­CIO FUEN­TES Y.

Ro­dol­fo Or­tiz di­ce hoy, a sus 85 años, lo que ja­más ha­bía con­ta­do: que du­ran­te el ré­gi­men mi­li­tar, a me­dia­dos de los 70, ha­bría par­ti­ci­pa­do en un ope­ra­ti­vo del Par­ti­do Co­mu­nis­ta (PC) pa­ra res­ca­tar a un pri­sio­ne­ro po­lí­ti­co del cen­tro de de­ten­ción Ri­to­que, en Quintero. Que te­nía un sal­vo­con­duc­to por su tra­ba­jo tras­la­dan­do co­rres­pon­den­cia pa­ra Chi­lec­tra y que to­do iba bien has­ta que una pa­tru­lla mi­li­tar los con­tro­ló en el ca­mino de vuel­ta a San­tia­go. Iba con cua­tro per­so­nas más y lle­va­ban ar­mas en el au­to. To­do ha­bría ter­mi­na­do con ba­la­zos cru­za­dos. Él cuen­ta que hu­yó jun­to a sus ca­ma­ra­das y que a pe­sar de que nun­ca lo vin­cu­la­ron con ese he­cho, vi­vió los si­guien­tes años en cons­tan­te ase­dio. Así que en 1981 aga­rró sus co­sas, de­jó a su se­gun­da es­po­sa y a sus hi­jos y, jun­to a su her­mano Raúl, se fue au­to­exi­lia­do a Ve­ne­zue­la pa­ra no vol­ver más.

No le cos­tó ins­ta­lar­se en la Ca­ra­cas de los 80. Ve­nía de una fa­mi­lia de 11 her­ma­nos y, de ellos, cua­tro ya es­ta­ban allá, ra­di­ca­dos y tra­ba­jan­do en el área de la cons­truc­ción. Eran to­de­ros, co­mo se les di­ce en Ve­ne­zue­la a los que ha­cen de to­do un po­co, el equi­va­len­te a los maestros chas­qui­lla. Aun­que Ro­dol­fo siem­pre se ha­bía desem­pe­ña­do en tra­ba­jos de ofi­ci­na, de­ci­dió que a par­tir de en­ton­ces lo su­yo se­ría la car­pin­te­ría. Al­go de lo que no te­nía idea. “Nun­ca ha­bía aga­rra­do un mar­ti­llo ni un se­rru­cho”, di­ce.

Car­los Or­tiz, el me­nor de sus her­ma­nos, re­cuer­da: “Nos iba muy bien. Ha­bía mu­cha pla­ta en ese tiem­po y sa­lían gran­des pro­yec­tos. Lle­ga­ba a ser un des­pil­fa­rro. Le rehi­ci­mos ofi­ci­nas com­ple­tas a Pe­tró­leos de Ve­ne­zue­la (PDVSA) y pa­ga­ban muy bien”.

To­do eso que­dó atrás ha­ce ya mu­cho. Car­los vol­vió a Chi­le ha­ce 20 años, otros her­ma­nos mu­rie­ron y Ro­dol­fo y Raúl que­da­ron so­los en una Ve­ne­zue­la que en los úl­ti­mos años, ba­jo el go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro, se ha hun­di­do en una pro­fun­da cri­sis po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y so­cial. Se­gún da­tos del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI), so­lo es­te año la hi­per­in­fla­ción al­can­za el 1.370.000% y se pro­nos­ti­ca un quin­to año con­se­cu­ti­vo de con­trac­ción en su PIB, ca­yen­ro un 18%.

En sep­tiem­bre pa­sa­do en­fer­ma­ron los dos her­ma­nos. Vó­mi­tos, dia­rrea, ma­les­tar. Los hos­pi­ta­li­za­ron. Ahí mu­rió Raúl, a los 83 años, so­lo un día an­tes de que Li­lia­na, la hi­ja de Ro­dol­fo, lle­ga­ra des­de Chi­le a vi­si­tar­los.

Se en­con­tró con su pa­dre muy dé­bil, so­li­ta­rio y con una no­to­ria di­fi­cul­tad pa­ra mo­ver­se y rea­li­zar su vi­da co­ti­dia­na. Se ne­ga­ba, ade­más, a que al­guien en­tra­ra a su de­par­ta­men­to pa­ra asis­tir­lo, y co­mo no se ma­ne­ja­ba con la tar­je­ta de ra­cio­na­mien­to que el go­bierno ha dis­pues­to pa­ra con­tro­lar el ac­ce­so a bie­nes básicos que es­ca­sean, no po­día com­prar­los. Pe­ro él no pre­ten­día vol­ver a Chi­le.

Fue en­ton­ces que des­de el con­su­la­do le plan­tea­ron a Li­lia­na la po­si­bi­li­dad de pos­tu­lar a su pa­dre al Pro­gra­ma de For­ta­le­ci­mien­to de la Po­lí­ti­ca Con­su­lar y Mi­gra­to­ria (PFPCM) a car­go de la Can­ci­lle­ría, una po­lí­ti­ca vi­gen­te des­de 2015 y que ha per­mi­ti­do la repatriación o re­torno asis­ti­do, des­de dis­tin­tos paí­ses, a unos 431 chi­le­nos o sus fa­mi­lia­res que vi­vían en con­di­cio­nes de vul­ne­ra­bi­li­dad. De ser acep­ta­do, el Es­ta­do le com­pra­ría los pa­sa­jes aé­reos pa­ra vol­ver en un avión co­mer­cial. Pe­ro el plan se ade­lan­tó y, apro­ve­chan­do el via­je de la ae­ro­na­ve de la Fuer­za Aé­rea (Fach) que el lu­nes 26 re­pa­trió a 179 hai­tia­nos a su país, el go­bierno de­ci­dió que, an­tes de vol­ver, la nave pa­sa­ría por Ca­ra­cas y em­bar­ca­ría a 99 be­ne­fi­cia­rios del PFPCM y al ga­to de uno de ellos. Ro­dol­fo Or­tiz es­ta­ría en ese gru­po.

No ha­bía pi­sa­do sue­lo chi­leno en 37 años. Lle­gó con su ojo mo­ra­do, por­que lo asal­ta­ron y gol­pea­ron el fin de se­ma­na pre­vio a su sa­li­da de Ve­ne­zue­la. Ba­jó len­to las es­ca­le­ras, ayu­da­do por un hom­bre que le afir­ma­ba el bra­zo y, al to­car el pi­so y tras sa­lu­dar y abra­zar al Pre­si- den­te Se­bas­tián Piñera -que los es­pe­ra­ba al ba­jar del avión-, lo sen­ta­ron en una si­lla de rue­das. De Chi­le, lo pri­me­ro que le lla­mó la aten­ción fue lo mo­derno y lo lim­pio. Hoy, a cin­co días de su arri­bo, ya es­tá ins­ta­la­do en el de­par­ta­men­to de su hi­ja en San­tia­go Cen­tro. “Es la pri­me­ra vez en 60 años que com­par­ti­mos el mis­mo te­cho”, cuen­ta emo­cio­na­da Li­lia­na.

***

Mar­ce­la Bri­ce­ño se sor­pren­dió cuan­do el mar­tes 27 vio a su tío Re­na­to ba­jar del avión y lle­gar des­pués de 18 años a Chi­le. Lo veía con­ten­to, pe­ro muy fla­co, con su ca­ra de­ma­cra­da y va­rios dien­tes me­nos. Sa­bía que su si­tua­ción en Ve­ne­zue­la era ma­la, pe­ro re­cién al ver­lo lo di­men­sio­nó. Es­ta­ba tan dis­tin­to a co­mo lo re­cor­da­ba.

Re­na­to Bri­ce­ño lle­gó a Ca­ra­cas en 1976 jun­to a cua­tro de sus cin­co her­ma­nos. Su fa­mi­lia sa­bía que co­rría ries­go en Chi­le por sus ideas po­lí­ti­cas y de­ci­die­ron au­to­exi­liar­se en Ve­ne­zue­la. El ma­yor mi­li­ta­ba en el Ma­pu y el ré­gi­men le ne­gó la sa­li­da del país. El res­to, sin em­bar­go, si­guió ade­lan­te.

Allá en­con­tra­ron una nue­va vi­da, al igual que mi­les de com­pa­trio­tas. Da­tos del INE y el Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res se­ña­lan que al me­nos un cuar­to de los cer­ca de 12 mil chi­le­nos que hoy re­si­den en Ve­ne­zue­la tie­nen 65 años o más. Bá­si­ca­men­te, por­que la ma­yo­ría lle­gó en los 70 y 80, co­mo exi­lia­dos po­lí­ti­cos o atraí­dos por una pu­jan­te si­tua­ción eco­nó­mi­ca.

Por esos años, Ve­ne­zue­la era el país con ma­yor ren­ta per cá­pi­ta en la re­gión. Al­gu­nos se irían de­vol­vien­do con el tiem­po, pe­ro a Re­na­to le es­ta­ba yen­do tan bien que de­ci­dió que­dar­se. Era me­cá­ni­co y, ade­más, ha­cía cla­ses en una uni­ver­si­dad. Con eso le al­can­za­ba pa­ra man­te­ner una fa­mi­lia nu­me­ro­sa, in­clu­so con al­gu­nos lu­jos.

Co­mo pa­só con mu­chos ve­ne­zo­la­nos y ex­tran­je­ros re­si­den­tes, el buen pa­sar le du­ró has­ta el des­gas­te del go­bierno de Hu­go Chá­vez y el pos­te­rior man­da­to de Ni­co­lás Ma­du­ro. El pro­ble­ma no era que les fal­ta­ra el di­ne­ro, sino su ace­le­ra­da des­va­lo­ri­za­ción y la es­ca­sez: te­nían pla­ta, pe­ro no có­mo ac­ce­der a ali­men­tos, me­di­ca­men­tos, re­pues­tos y más.

“Aho­ra me doy cuen­ta de la suer­te que fue que mis pa­dres se fue­ran an­tes de Ve­ne­zue­la”, di­ce Mar­ce­la.

Cuan­do la si­tua­ción se vol­vió in­sos­te­ni­ble, Re­na­to hi­zo los trá­mi­tes pa­ra vol­ver a Chi­le ayu­da­do por el go­bierno. Co­mo des­de es­te año el Eje­cu­ti­vo ha prio­ri­za­do a los so­li­ci­tan­tes de Ve­ne­zue­la pa­ra ac­ce­der al PFPCM, el plan le re­sul­tó y pu­do abor­dar el vue­lo de la Fach que ate­rri­zó en el Gru­po 10 la ma­ña­na del 27 de no­viem­bre. Pe­ro im­pli­ca­ba tam­bién asu­mir cos­tos. Atrás que­da­ron sus sie­te hi­jos y su es­po­sa: co­mo aún no tie­nen tra­mi­ta­da su na­cio­na­li­dad chi­le­na, no pue­den ac­ce­der al be­ne­fi­cio.

Tras su arri­bo, a Re­na­to le sor­pren­dió la au­to­pis­ta Cos­ta­ne­ra Nor­te y los cam­bios en la ciu­dad. No se ubi­ca­ba. Ya ni sa­be có­mo lle­gar a su an­ti­guo ba­rrio en el cen­tro de San­tia­go. Tam­bién le sor­pren­dió la can­ti­dad de me­dios de co­mu­ni­ca­ción que cu­brían en vi­vo su lle­ga­da.

Lo pri­me­ro que hi­zo al sa­lir del ae­ro­puer­to fue ir con Mar­ce­la a la ca­sa en Re­co­le­ta que su ma­dre de­jó va­cía al mo­rir en 2010. Que­ría que­dar­se ahí, pe­ro es­tá muy de­te­rio­ra­da. Lle­va ocho años sin que na­die la ha­bi­te, así que sus pla­nes cam­bia­ron. Re­na­to aho­ra vi­vi­rá con la fa­mi­lia de su sobrina en Ma­cul, mien­tras rea­li­za to­dos los trá­mi­tes que le per­mi­tan em­pe­zar de nue­vo una nue­va vi­da, aho­ra en su pro­pio país. ¿Sus pla­nes? En­con­trar tra­ba­jo y jun­tar al­go de di­ne­ro pa­ra en­viar­le a su fa­mi­lia. Sin em­bar­go, su sobrina no ve tan fá­cil el pa­no­ra­ma.

“Que­re­mos lle­var­lo al mé­di­co y ver có­mo es­tá su sa­lud. No tie­ne dien­tes, en­ton­ces que­re­mos ver si le po­de­mos arre­glar su den­ta­du­ra y ave­ri­guar si tie­ne op­ción de pos­tu­lar a al­gún sub­si­dio pa­ra po­der com­prar una ca­sa o una de las vi­vien­das que da el go­bierno, no sé. Que­re­mos ayu­dar­lo a ver si con­si­gue una pen-

sión, pe­ro no es­tá fá­cil”, cuen­ta Mar­ce­la.

No so­lo a ellos les in­quie­ta lo que vie­ne. En­tre el ca­si cen­te­nar de per­so­nas que des­cen­die­ron del avión so­lo con un par de ma­le­tas, hay an­cia­nos, fa­mi­lias jó­ve­nes y ni­ños pe­que­ños. Y la ma­yo­ría se pre­gun­ta lo mis­mo res­pec­to de un po­si­ble apo­yo del go­bierno pa­ra en­con­trar em­pleo, un lu­gar pa­ra vi­vir o me­dios pa­ra ac­ce­der a me­di­ca­men­tos y tra­ta­mien­tos mé­di­cos.

“An­tes de que ba­já­ra­mos, el Pre­si­den­te Piñera subió al avión, nos dio la bien­ve­ni­da y di­jo que nos iba a apo­yar y ayu­dar pa­ra que po­da­mos traer a nues­tras fa­mi­lias de allá”, se­ña­la Pa­me­la Go­doy, quien lle­gó so­la jun­to a su hi­ja me­nor de tres años, ca­si la mis­ma edad que ella mis­ma te­nía cuan­do par­tió de San­tia­go pa­ra ra­di­car­se en Puer­to Or­daz, en la ri­be­ra del río Ori­no­co.

Sus dos hi­jos ma­yo­res, el de 20 y el de 18, que­da­ron allá.

El mis­mo ros­tro que re­ci­bió por pri­me­ra vez a Pa­me­la en Ve­ne­zue­la, en 1979, es­ta­ba afue­ra del Gru­po 10 de la Fach, es­pe­rán­do­la. Era Ama­deo Go­doy, su pa­dre, chi­leno ra­di­ca­do en Puer­to Or­daz des­de ha­ce cua­tro dé­ca­das, y que aho­ra via­jó a Chi­le unos días an­tes so­lo pa­ra re­ci­bir­la y ayu­dar­la a ins­ta­lar­se.

Ama­deo di­ce que su sa­li­da de Chi­le en sep­tiem­bre de 1977 fue más por su sue­ño de vi­vir en el ex­tran­je­ro que por mo­ti­vos po­lí­ti­cos. Pe­ro al­go de eso tam­bién ha­bía.

An­tes del gol­pe de Es­ta­do tra­ba­ja­ba en el Se­na­do y des­pués pa­só a ser cho­fer en el Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da. Par­tió con el con­tra­al­mi­ran­te Lo­ren­zo Go­tuz­zo, pri­mer mi­nis­tro de Ha­cien­da del ré­gi­men mi­li­tar, y lue­go con Juan Vi­llar­zú, di­rec­tor de Pre­su­pues­tos. Ama­deo cuen­ta que no mi­li­ta­ba en po­lí­ti­ca, pe­ro que bas­tó que ale­ga­ra por un me­jor suel­do pa­ra que lo echa­ran. “No ne­ce­si­ta­mos re­vo­lu­cio­na­rios en el mi­nis­te­rio”, di­ce que le ha­bría di­cho Vi­llar­zú.

De ahí se fue a Ve­ne­zue­la, con la ayu­da de An­drés y Pa­tri­cio Ayl­win. Allá se reunió con lí­de­res de la De­mo­cra­cia Cris­tia­na, co­mo Jai­me Cas­ti­llo Ve­las­co y Clau­dio Hue­pe, y se unió al Se­cre­ta­ria­do La­ti­noa­me­ri­cano de De­re­chos Hu­ma­nos. Ellos lo ayu­da­ron a ob­te­ner sus do­cu­men­tos e ins­ta­lar­se. Ob­tu­vo un em­pleo en el área de la cons­truc­ción y a los dos años se lle­vó a su fa­mi­lia.

De sus sie­te hi­jos, tres ya mi­gra­ron a Chi­le. Uno lle­va un año y el otro cua­tro me­ses. Pa­me­la, ape­nas unos días. Ella cuen­ta que al me­nos des­de el año 2000 que la si­tua­ción se pu­so cues­ta aba­jo. Que ya en­ton­ces em­pe­za­ba a au­men­tar la de­lin­cuen­cia y a es­ca­sear “la co­mi­da, la cer­ve­za, el li­cor, to­do”, pe­ro que fue ba­jo la ges­tión de Ma­du­ro que se hi­zo in­sos­te­ni­ble.

Su pe­que­ña hi­ja es alér­gi­ca y so­lo unos días an­tes de em­bar­car­se tu­vo una cri­sis res­pi­ra­to­ria. Re­co­rrió clí­ni­cas, pe­ro no ha­lló pe­dia­tras ni ne­bu­li­za­do­res. Tam­po­co me­di­ca­men­tos. Di­ce que pa­só días com­ple­tos en que no le pu­do dar le­che a la ni­ña y que otros tan­tos no han po­di­do ni co­mer.

“Úl­ti­ma­men­te no tra­ba­jo por­que, la ver­dad, no sir­ve de na­da. El suel­do mí­ni­mo men­sual es de 1.800 bo­lí­va­res so­be­ra­nos (cer­ca de 30 dó­la­res) y eso cues­ta un ki­lo de co­chino. Uno de le­che cues­ta más que eso. Sim­ple­men­te no al­can­za”, se­ña­la.

Nun­ca vol­vió a Chi­le has­ta aho­ra, por lo que pa­ra ella es un país com­ple­ta­men­te nue­vo y ajeno. Se ins­ta­ló a vi­vir mien­tras tan­to en la ca­sa de una tía en la co­mu­na de El Bos­que, y su plan es par­tir de ce­ro, con­se­guir tra­ba­jo en lo que sea pa­ra con­se­guir di­ne­ro y un lu­gar pro­pio don­de pue­da re­ci­bir a sus otros dos hi­jos, a quie­nes les avi­só que mi­gra­ría ape­nas dos días an­tes de su­bir­se al avión.

Pe­ro aho­ra no sa­be bien qué vie­ne. Aun­que las má­xi­mas au­to­ri­da­des chi­le­nas le pro­me­tie­ron a ella y a los de­más pa­sa­je­ros re­pa­tria­dos al lle­gar que no es­ta­ban so­los, que los ayu­da­rían y apo­ya­rían, no sa­be en qué con­sis­te to­do eso en lo con­cre­to.

Cuen­ta que sal­vo un ma­nual de 85 pá­gi­nas con in­for­ma­ción so­bre trá­mi­tes y pro­ce­sos ins­ti­tu­cio­na­les, no les die­ron más in­for­ma­ción. No los ci­ta­ron a una reunión ni les die­ron in­di­ca­cio­nes de adón­de re­cu­rrir.

Aun así se sien­te tran­qui­la, so­bre to­do por la ayu­da de sus pa­dres, que el 19 de di­ciem­bre vuel­ven a Ve­ne­zue­la. Allá tie­nen una em­pre­sa de cons­truc­ción don­de tra­ba­jan unas 22 per­so­nas, en­tre ellos sus otros tres hi­jos que ya in­ten­tan pre­pa­rar el te­rreno pa­ra ve­nir a Chi­le. Tam­bién el hi­jo ma­yor de Pa­me­la. Por aho­ra, Ama­deo y su es­po­sa no pre­ten­den vol­ver a su pa­tria. Aun­que acá él tie­ne com­pra­da una se­pul­tu­ra pa­ra has­ta cua­tro ge­ne­ra­cio­nes, no le im­por­ta mu­cho. “Así es la vi­da -di­ce-. Uno sa­be dón­de na­ce, pe­ro no dón­de va a caer muer­to”.

So­lo en no­viem­bre, el PFPCM ha re­ci­bi­do 246 so­li­ci­tu­des de re­torno de chi­le­nos en dis­tin­tos paí­ses. El 83% pro­vie­ne de Ve­ne­zue­la.

Pa­me­la Go­doy y su hi­ja fue­ron re­ci­bi­das en Chi­le por sus pa­dres, quie­nes via­ja­ron de Ve­ne­zue­la so­lo pa­ra ayu­dar­las a ins­ta­lar­se.

Re­na­to Bri­ce­ño vol­vió a Chi­le tras 42 años de ha­ber par­ti­do al au­to­exi­lio jun­to a sus her­ma­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.