Pre­ve­nir la vio­len­cia de gé­ne­ro

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - Ale­jan­dra Sepúlveda Di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de Co­mu­ni­da­dMu­jer

El Ban­co Mun­dial pre­sen­tó la quin­ta edi­ción de su in­for­me Wo­men, Bu­si­ness and The Law 2018, que mi­de la igual­dad de de­re­chos de las mu­je­res en 189 paí­ses. Ba­jo la pre­mi­sa de que nin­gu­na eco­no­mía pue­de al­can­zar to­do su po­ten­cial sin par­ti­ci­pa­ción ple­na de mu­je­res y hom­bres, el es­tu­dio ilus­tra có­mo le­yes y nor­mas o la au­sen­cia de ellas li­mi­tan la par­ti­ci­pa­ción fe­me­ni­na en la eco­no­mía y so­ca­ban, por tan­to, el cre­ci­mien­to.

En el ca­so de Chi­le, com­pa­rán­do­nos con otros paí­ses de la Ocde en sie­te in­di­ca­do­res, nues­tros pun­ta­jes más al­tos son en: In­cen­ti­vos al tra­ba­jo (100) y Ac­ce­so a las ins­ti­tu­cio­nes (91) y los más ba­jos: Uso de la pro­pie­dad (60), La pro­tec­ción de la mu­jer con­tra la vio­len­cia (40) y La ca­pa­ci­dad cre­di­ti­cia (25).

Es cla­ro que aún en­fren­ta­mos im­por­tan­tes dis­cri­mi­na­cio­nes le­ga­les, pe­ro la vio­len­cia de gé­ne­ro, más pre­sen­te en el de­ba­te, me­re­ce un fo­co es­pe­cial. El 38% de las mu­je­res de 15 años y más de­cla­ra ha­ber su­fri­do al­gún ti­po de vio­len­cia en su vi­da y la per­cep­ción ma­yo­ri­ta­ria (77%) es que es­ta ha au­men­ta­do en los úl­ti­mos cin­co años (Sub­se­cre­ta­ría de Pre­ven­ción del De­li­to, 2017). Ade­más, ci­fras ofi­cia­les re­gis­tran 35 fe­mi­ci­dios con­su­ma­dos y 105 frus­tra­dos en lo que va del año.

Tras más de una dé­ca­da des­de la pro­mul­ga­ción de la Ley de Vio­len­cia In­tra­fa­mi­liar, el fe­nó­meno si­gue na­tu­ra­li­za­do. De ahí la im­por­tan­cia de cam­pa­ñas co­mu­ni­ca­cio­na­les co­mo #NoLoDe­je­sPa­sar, #NiU­naMe­nos, #MeToo y #Oran­geTheWorld, pa­ra vi­si­bi­li­zar y de­nun­ciar las di­ver­sas for­mas de vio­len­cia ma­chis­ta co­ti­dia­na en con­tra de mu­je­res y ni­ñas, que, mu­chas ve­ces, no son re­co­no­ci­das co­mo ta­les.

Pe­ro el es­fuer­zo tam­bién de­be ser le­gal. De ahí la im­por­tan­cia de apu­rar la tra­mi­ta­ción del pro­yec­to que me­jo­ra la ac­tual nor­ma­ti­va, que re­co­no­ce múl­ti­ples for­mas de vio­len­cia con­tra las mu­je­res (fí­si­ca, se­xual, eco­nó­mi­ca, sim­bó­li­ca, en­tre otras), y có­mo és­tas pue­den dar­se en el es­pa­cio pú­bli­co, en re­la­cio­nes que no son de con­vi­ven­cia y en el po­lo­leo. Un gran pa­so, al que se su­ma la me­sa pú­bli­co-pri­va­da con­for­ma­da por el go­bierno (Com­pro­mi­so País), que pre­sen­ta­rá pro­pues­tas de abor­da­je con fo­co en mu­je­res sin au­to­no­mía eco­nó­mi­ca.

Con to­do, sor­pren­den los di­sí­mi­les re­cur­sos fis­ca­les aso­cia­dos es­te año a la aten­ción, pro­tec­ción y re­pa­ra­ción de las víc­ti­mas ($ 12 mil mi­llo­nes) ver­sus aque­llos que se des­ti­na­ron a la pre­ven­ción ($ 793 mi­llo­nes), cuan­do ¡pre­ve­nir es tan cru­cial, un pi­lar fun­da­men­tal!

De­be­mos de­rri­bar los ci­mien­tos cul­tu­ra­les que le­gi­ti­man la vio­len­cia, que es­ta­ble­cen asi­me­trías en las re­la­cio­nes de gé­ne­ro des­de la pri­me­ra in­fan­cia, pro­fun­di­zan la di­vi­sión se­xual del tra­ba­jo, es­te­reo­ti­pan los ro­les y li­mi­tan las opor­tu­ni­da­des y tra­yec­to­rias de vi­da de las mu­je­res, pe­ro tam­bién de los hom­bres.

Se tra­ta, en de­fi­ni­ti­va, de cam­biar las es­truc­tu­ras y trans­for­mar los es­pa­cios y con­tex­tos que re­pro­du­cen es­tas di­fe­ren­cias. Uno de ellos es la edu­ca­ción. Im­po­si­ble ex­cluir­la de la so­lu­ción, par­tien­do por in­cor­po­rar te­má­ti­cas de gé­ne­ro co­mo ma­te­ria obli­ga­to­ria en el cu­rrícu­lo es­co­lar. Y en pa­ra­le­lo, for­mar equi­pos do­cen­tes lí­de­res en pre­ven­ción de vio­len­cia de gé­ne­ro, me­jor equi­pa­dos pa­ra aler­tar y ac­tuar an­te si­tua­cio­nes de ries­go o con­flic­to.

Hoy es im­pres­cin­di­ble for­ta­le­cer el ám­bi­to de la pre­ven­ción y com­pro­me­ter en es­ta lu­cha a ac­to­res gu­ber­na­men­ta­les y so­cia­les, co­mo el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción, agen­te es­tra­té­gi­co pa­ra la pro­mo­ción de re­la­cio­nes de res­pe­to e igual­dad de gé­ne­ro, aque­llas que las pro­pias es­tu­dian­tes de­man­dan. So­lo así avan­za­re­mos en la pro­tec­ción de un de­re­cho hu­mano tan bá­si­co co­mo es la vi­da li­bre de vio­len­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.