Aguan­tan­do la res­pi­ra­ción por… AMLO

Con el nue­vo Pre­si­den­te el ma­yor ries­go no era que Mé­xi­co lan­gui­de­cie­ra otros seis años en la mediocridad, sino que lo avan­za­do fue­ra re­ver­ti­do y se vol­vie­ra al po­pu­lis­mo de los años 70.

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - Ál­va­ro Var­gas Llo­sa

Cuan­do us­ted lea es­tas lí­neas, ha­brá to­ma­do po­se­sión de su car­go co­mo Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca de los Es­ta­dos Uni­dos Me­xi­ca­nos el tre­me­bun­do An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor. Me­dio Mé­xi­co ( el Mé­xi­co que le te­me) y me­dio mun­do (es un de­cir: me re­fie­ro a los to­ma­do­res de de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas, em­pre­sa­ria­les y fi­nan­cie­ras de me­dio mun­do) im­plo­ra a los san­tos evan­ge­lios que, una vez mon­ta­do so­bre el lo­mo de la ca­pri­cho­sa bes­tia del po­der, AMLO, co­mo se lo co­no­ce, se ha­ya im­bui­do de “gra­vi­tas”, esa vir­tud que ad­mi­ra­ban los ro­ma­nos y que im­pli­ca una mez­cla de sen­ti­do éti­co, con­cien­cia de res­pon­sa­bi­li­dad y se­rie­dad pa­ra en­ca­rar lo que ven­ga. Por­que de lo con­tra­rio, es­ta­re­mos an­te un asun­to muy “gra­ve”, es­ta vez en el otro sen­ti­do de la pa­la­bra.

Mé­xi­co no es una re­pu­bli­que­ta más. Es la se­gun­da eco­no­mía de Amé­ri­ca La­ti­na, la de­ci­mo­quin­ta del mun­do, su pro­duc­ción es­tá in­ser­ta en las ca­de­nas de su­mi­nis­tro glo­ba­les y su mo­ne­da es la se­gun­da más tran­sa­da, des­pués de la chi­na, en los mer­ca­dos mo­ne­ta­rios. Pa­ra no ha­blar de su pe­so de­mo­grá­fi­co y po­lí­ti­co, y de la pro­yec­ción que sus acier­tos y erro­res tie­nen en el mun­do ame­ri­cano, pe­ro, más am­plia­men­te, en el de los paí­ses “emer­gen­tes”.

Em­pe­ce­mos por lo ob­vio: AMLO es un po­pu­lis­ta in­te­gral, en las tres fa­ce­tas en que, pa­ra en­ten­der­nos me­jor, uno pue­de des­agre­gar ese “is­mo”: vo­ca­ción au­to­ri­ta­ria que pre­fie­re la co­ne­xión en­tre el cau­di­llo y el pue­blo al uso de ins­ti­tu­cio­nes in­ter­me­dias; ten­den­cia al des­pil­fa­rro pa­ra ha­la­gar a los de aba­jo a cual­quier pre­cio, y un an­ti­eli­tis­mo que su­po­ne sus­ti­tuir a unas éli­tes por otras. Esas son sus raí­ces, esa ha si­do su con­duc­ta po­lí­ti­ca, así de­be in­ter­pre­tar­se su dis­cur­so eco­nó­mi­co. Pe­ro es­to no sig­ni­fi­ca que el AMLO de hoy, el que tie­ne que to­mar de­ci­sio­nes que afec­tan a 130 mi­llo­nes de me­xi­ca­nos e, in­di­rec­ta­men­te, a una par­te del res­to del mun­do, sea el mis­mo que sus cre­den­cia­les y su tra­yec­to­ria anun­cian. Un país don­de la de­mo­cra­cia ya lle­va dos dé­ca­das fun­cio­nan­do con cier­ta lo­za­nía, que tie­ne com­pro­mi­sos in­ter­na­cio­na­les de dis­tin­to ti­po, in­clui­do el que lo ata a los otros dos paí­ses de Amé­ri­ca del Nor­te, y don­de las pre­ven­cio­nes con­tra el nue­vo go­ber­nan­te es­tán bas­tan­te ex­ten­di­das, no se­rá fá­cil de amol­dar a los ca­pri­chos de un po­pu­lis­ta, en el ca­so en que esa sea la lí­nea por la que op­te.

No po­de­mos juz­gar el fu­tu­ro, de ma­ne­ra que con­cen­tré­mo­nos en lo que ha he­cho des­de que ga­nó, con el 53% de los vo­tos, unas elec­cio­nes en las que tam­bién se hi­zo con la ma­yo­ría de am­bas cá­ma­ras del Con­gre­so y am­plió el man­do de su par­ti­do, Mo­re­na (un des­ga­ja­mien­to de Par­ti­do de la Re­vo­lu­ción De­mo­crá­ti­ca), so­bre un al­to nú­me­ro de es­ta­dos, que se su­man al go­bierno de la ca­pi­tal, tam­bién ba­jo con­trol ofi­cia­lis­ta.

Los pri­me­ros nom­bra­mien­tos anun­cia­dos por el man­da­ta­rio elec­to de­vol­vie­ron el al­ma al cuer­po a los tem­blo­ro­sos. Gen­tes co­mo Al­fon­so Ro­mo (em­pre­sa­rio) co­mo je­fe de gabinete, Car­los Ur­zúa (Uni­ver­si­dad de Wis­con­sin-Ma­di­son) co­mo mi­nis­tro de Ha­cien­da y otros fun­cio­na­rios con cre­den­cia­les in­ter­na­cio­na­les en pues­tos re­la­cio­na­dos con el ma­ne­jo eco­nó­mi­co pa­re­cie­ron jus­ti­fi­car la pro­me­sa de no pro­vo­car un des­ba­ra­jus­te fi­nan­cie­ro ni ahu­yen­tar el ca­pi­tal pri­va­do. El he­cho de que el ac­tual go­ber­na­dor del Ban­co Cen­tral, Ale­jan­dro Díaz, no aca­be su man­da­to has­ta 2021 pa­re­cía aña­dir otra vuel­ta de tuer­ca a es­tas ga­ran­tías de sen­sa­tez.

Otro he­cho ines­pe­ra­do am­plió el cré­di­to que, en un pri­mer mo­men­to, sus crí­ti­cos otor­ga­ron a AMLO: el he­cho de que él se in­vo­lu­cra­ra per­so­nal­men­te en la re­ne­go­cia­ción del Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te (Naf­ta en in­glés) que Do­nald Trump ha­bía for­za­do a la ad­mi­nis­tra­ción Pe­ña Nie­to a em­pren­der so pe­na de la can­ce­la­ción de­fi­ni­ti­va de ese acuer­do que su­po­ne na­da me­nos que un bi­llón de dó­la­res (tri­llón en in­glés) de co­mer­cio tri­la­te­ral en­tre Es­ta­dos Uni­dos, Mé­xi­co y Ca­na­dá. Eso im­pli­ca­ba que AMLO era par­ti­da­rio de pre­ser­var un Naf­ta al que ha­bía vi­tu­pe­ra­do en el pa­sa­do y que por tan­to ex­hi­bía un sen­ti­do res­pon­sa­ble de los com­pro­mi­sos in­ter­na­cio­na­les. Im­por­ta me­nos, pa­ra efec­tos de la dis­cu­sión, el de­ta­lle del nue­vo tra­ta­do que el aval de AMLO a su exis­ten­cia (Mé­xi­co acep­tó, por ejem­plo, que más del 40% del com­po­nen­te de los au­tos se ha­ga con tra­ba­ja­do­res a los que se les pa­gue co­mo mí­ni­mo $ 16 la ho­ra, lo que, da­dos los ba­jos sa­la­rios me­xi­ca­nos, pro­ba­ble­men­te im­pli­ca que al­gu­nas plan­tas se mu­da­rán de allí; AMLO pa­re­ció en­can­ta­do de que se pon­ga co­mo con­di­ción el pago de sa­la­rios más al­tos sin caer en la cuen­ta, tal vez, de que eso im­pli­ca­ba no tan­to que los me­xi­ca­nos ga­na­rán más co­mo que los fa­bri­can­tes ten­drán que mu­dar de allí al­gu­nas in­ver­sio­nes).

Has­ta ahí to­do iba más o me­nos bien. El po­pu­lis­mo de AMLO que­da­ba con­fi­na­do en el mun­do de la re­tó­ri­ca más que los he­chos con­cre­tos. Otra co­sa es que Mé­xi­co, un país que no lo­gra su­pe­rar ta­sas de cre­ci­mien­to de al­go más de 2% y que tie­ne una pro­duc­ti­vi­dad ba­ja, ne­ce­si­te re­for­mas que mo­der­ni­cen su apa­ra­to pro­duc­ti­vo, pa­ra no ha­blar de su mar­co ins­ti­tu­cio­nal y po­lí­ti­co ge­ne­ral. Pe­ro con AMLO el ma­yor ries­go no era que Mé­xi­co lan­gui­de­cie­ra otros seis años en la mediocridad, sino que lo avan­za­do fue­ra re­ver­ti­do y se vol­vie­ra al po­pu­lis­mo de los años 70 (ba­jo un PRI del que ori­gi­nal­men­te pro­vino el pro­pio AMLO, por cier­to, an­tes de for­mar par­te del des­pren­di­mien­to que se con­vir­tió en el PRD, del que a su vez se des­li­gó pa­ra for­mar Mo­re­na).

Pe­ro pron­to las co­sas em­pe­za­ron a cam­biar. La re­tó­ri­ca de AMLO se en­du­re­ció y cris­pó mu­cho, a me­di­da que se dio cuen­ta de que la ad­mi­nis­tra­ción Pe­ña Nie­to se de­sen­ten­día de la res­pon­sa­bi­li­dad de go­ber­nar has­ta di­ciem­bre y le ce­día al man­da­ta­rio elec­to prác­ti­ca­men­te to­do el es­ce­na­rio del Es­ta­do pa­ra que to­ma­ra de­ci­sio­nes por él. AMLO em­pe­zó en­ton­ces a me­ter la mano pre­ma­tu­ra­men­te en de­ci­sio­nes que to­da­vía no le co­rres­pon­dían, a pre­pa­rar pro­yec­tos de ley de ten­den­cia dis­tin­ta de la mar­ca­da por to­do lo an­te­rior, a anun­ciar nom­bra­mien­tos de fun­cio­na­rios po­lí­ti­ca­men­te afi­nes y cer­ca­nos a los que pen­sa­ba co­lo­car por de­ba­jo de los tec­nó­cra­tas res­pe­ta­dos que ocu­pa­rían los car­gos más vi­si­bles, y a re­su­ci­tar anun­cios de cam­pa­ña elec­to­ral que ha­bían dor­mi­do una sies­ta tran­qui­li­za­do­ra des­de ju­lio, cuan­do fue elec­to. La re­sa­ca fue in­me­dia­ta: caí­da de la Bol­sa, pér­di­da del va­lor del pe­so me­xi­cano, pa­ra­li­za­ción de al­gu­nas de­ci­sio­nes de in­ver­sión y el in­gre­so de pro­yec­tos en mar­cha a un cier­to lim­bo.

Una de las co­sas que pu­sie­ron los pe­los de pun­ta a los que ya te­nían pre­ven­cio­nes con­tra AMLO fue que el man­da­ta­rio elec­to or­ga­ni­za­ra por su cuen­ta una con­sul­ta po­pu­lar pa­ra dar un aval elec­to­ral in­for­mal a una de­ci­sión que en reali­dad ya ha­bía to­ma­do: la can­ce­la­ción del pro­yec­to de cons­truc­ción de un nue­vo ae­ro­puer­to cu­yo cos­to as­cien­de a 13,2 mil mi­llo­nes de dó­la­res y en el que el con­sor­cio pri­va­do que par­ti­ci­pa ya ha in­ver­ti­do una ter­ce­ra par­te de lo que se ne­ce­si­ta. La con­sul­ta fue al­go su­rrea­lis­ta: la or­ga­ni­zó Mo­re­na, el par­ti­do de AMLO (por tan­to, no una en­ti­dad in­de­pen­dien­te) y el grue­so de las ur­nas se ins­ta­la­ron en lu­ga­res don­de Ló­pez Obra­dor tie­ne un fuer­te arrai­go po­pu­lar. Al fi­nal par­ti­ci­pó so­lo 1% del to­tal de vo­tan­tes me­xi­ca­nos, pe­ro AMLO dio la de­ci­sión por bue­na. An­te las pro­tes­tas ma­si­vas en la ca­pi­tal, anun­ció lue­go que uti­li­za­rá la con­sul­ta po­pu­lar co­mo mé­to­do de go­bierno pa­ra pro­yec­tos de in­fra­es­truc­tu­ra y nue­vos pro­gra­mas de asis­ten­cia so­cial. Un pro­yec­to de ley que eli­mi­na las res­tric­cio­nes que aho­ra im­pi­den que cier­tas con­sul­tas sean vin­cu­lan­tes ya es­tá en mar­cha, de ma­ne­ra que AMLO, que no ten­drá nin­gu­na di­fi­cul­tad en con­se­guir los vo­tos en el Con­gre­so, po­drá es­ta­ble­cer una de­mo­cra­cia ple­bis­ci­ta­ria al es­ti­lo po­pu­lis­ta si así lo de­ci­de.

Es­ta pers­pec­ti­va ha he­cho re­sur­gir los te­mo­res de que el nue­vo go­bierno cam­bie las re­glas de jue­go cons­ti­tu­cio­na­les pa­ra ha­cer po­si­ble la re­elec­ción. Aun­que AMLO no cuen­ta con dos ter­cios del Con­gre­so pa­ra ese ti­po de mo­di­fi­ca­cio­nes, su po­der par­la­men­ta­rio es tan gran­de que pue­de con­se­guir los po­cos vo­tos que le fal­tan pa­ra com­ple­tar

La ci­fra es al­go que es­tá al al­can­ce de su mano.

El nue­vo Pre­si­den­te tam­bién ha ido am­plian­do sus pro­me­sas de asis­ten­cia­lis­mo y de uti­li­za­ción del Es­ta­do pa­ra au­men­tar el em­pleo di­rec­ta­men­te. Por ejem­plo, con­tra­ta­rá, pa­ra nue­vos pro­yec­tos de obra pú­bli­ca, a ca­si dos mi­llo­nes y me­dio de jó­ve­nes, be­ca­rá a cien­tos de mi­les de es­tu­dian­tes más y du­pli­ca­rá las pen­sio­nes. El di­ne­ro pa­ra es­to -te­nien­do en cuen­ta que Mé­xi­co arras­tra un dé­fi­cit fis­cal- sal­drá, se­gún los ase­so­res del nue­vo man­da­ta­rio, de los 25 mil mi­llo­nes que de­ja­rán de per­der­se anual­men­te por la co­rrup­ción y de otros 20 mil mi­llo­nes que el Es­ta­do se aho­rra­rá re­du­cien­do sa­la­rios ( el anun­cio de la re­duc­ción de los sa­la­rios de cier­ta bu­ro­cra­cia es­ta­tal ha pro­vo­ca­do la re­nun­cia de fun­cio­na­rios con es­tu­dios en ins­ti­tu­cio­nes pres­ti­gio­sas, co­mo, por cier­to, su­ce­dió en el Pe­rú du­ran­te el se­gun­do go­bierno de Alan Gar­cía).

Ade­más, el man­da­ta­rio ha ra­ti­fi­ca­do que, pa­ra com­ba­tir la in­se­gu­ri­dad, un asun­to dra­má­ti­ca­men­te ur­gen­te pa­ra los me­xi­ca­nos y que qui­zá fue de­ter­mi­nan­te pa­ra la elec­ción de AMLO, crea­rá un nue­vo cuer­po, en es­te ca­so la Guar­dia Na­cio­nal, que res­pon­de­rá di­rec­ta­men­te a sus ór­de­nes. En­tre 50 mil y 150 mil agen­tes de se­gu­ri­dad mi­li­ta­ri­za­dos, pues, ven­drán a su­mar­se a los cuer­pos ya exis­ten­tes pa­ra ha­cer fren­te a un pro­ble­ma trau­má­ti­co pa­ra mi­llo­nes de ciu­da­da­nos des­de ha­ce dé­ca­da y pi­co. En Mé­xi­co se re­gis­tran unos 30 mil ho­mi­ci­dios por año, que son el más gra­ve pe­ro no el úni­co sal­do de la in­se­gu­ri­dad que tie­ne a la po­bla­ción con­mo­cio­na­da. Com­ba­tir­la es ta­rea de cual­quier go­bierno y di­fí­cil­men­te pue­de ob­je­tar­se que el nue­vo go­bierno le pon­ga a ese desafío una mez­cla de re­cur­sos, li­de­raz­go y ener­gía. Pe­ro, da­das las in­cli­na­cio­nes de AMLO y los an­te­ce­den­tes ve­ne­zo­la­nos y ni­ca­ra­güen­ses en re­la­ción con mi­li­cias po­lí­ti­ca­men­te di­ri­gi­das, ha sal­ta­do a la su­per­fi­cie el te­mor de que es­te nue­vo cuer­po re­sul­te un ar­ma po­lí­ti­ca del fla­man­te go­bierno.

Otros anun­cios que han asus­ta­do a ese ani­mal co­bar­de que es to­do mi­llón de dó­la­res -se­gún la fa­mo­sa ex­pre­sión yan­qui- son el pro­yec­to de ley que per­mi­ti­rá al go­bierno re­ti­rar las con­ce­sio­nes mi­ne­ras si lo es­ti­ma con­ve­nien­te y la vo­lun­tad de for­ta­le­cer Pe­mex, el des­ca­pi­ta­li­za­do en­te pe­tro­le­ro es­ta­tal, a cos­ta de las em­pre­sas que des­de la aper­tu­ra al ca­pi­tal pri­va­do en 2013 han in­ver­ti­do di­ne­ro en la in­dus­tria ener­gé­ti­ca (y descubierto ya­ci­mien­tos im­por­tan­tes). Las li­ci­ta­cio­nes y subas­tas es­tán des­de ha­ce me­ses pa­ra­li­za­das.

¿Es de sor­pren­der que, sien­do es­tas las se­ña­les emi­ti­das por el nue­vo Pre­si­den­te, se ha­ya de­ja­do en­tre­ver tam­bién que, en nom­bre de la no in­je­ren­cia, Mé­xi­co en­fria­rá sus ím­pe­tus de­mo­cra­ti­za­do­res en re­la­ción con Ve­ne­zue­la, cu­yo Pre­si­den­te re­ci­bió una in­vi­ta­ción la to­ma de po­se­sión que fue muy cri­ti­ca­da en su país?

Lo di­cho: aguan­te­mos la res­pi­ra­ción…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.