LA IN­TER­VEN­CIÓN AL GE­NE­RAL DI­REC­TOR

* ES­TA SE­MA­NA, HERMES SO­TO ENTREGÓ UNA MINUTA CON NUE­VOS ANTECEDENTES DE LA AC­TUA­CIÓN DE CARABINEROS TRAS LA MUERTE DE CATRILLANCA. * LA MO­NE­DA ORDENARÁ CUR­SOS DE DD.HH. Y “MUL­TI­CUL­TU­RA­LI­DAD” A EFEC­TI­VOS EN LA ARAUCANÍA. * TO­DO MOVIMIENTO DEL GE­NE­RAL DI

La Tercera - Reportajes - - PORTADA - POR FOTOGRAFÍA

Por pri­me­ra vez des­de que Hermes So­to asu­mió co­mo ge­ne­ral di­rec­tor de Carabineros, ha­ce ocho me­ses, el Eje­cu­ti­vo eva­luó su con­ti­nui­dad en el car­go. Es­ta se­ma­na, La Mo­ne­da fue in­for­ma­da de una re­ser­va­da ci­ta del ge­ne­ral Ch­ris­tian Fran­za­ni con los impu­tados por la muerte de Ca­mi­lo Catrillanca en la fis­ca­lía, lo que pro­vo­có la in­ter­ven­ción del lí­der de la po­li­cía uni­for­ma­da, quien fue ci­ta­do to­dos los días a Pa­la­cio. On­ce ofi­cia­les lla­ma­dos a re­ti­ro o da­dos de ba­ja es -has­ta aho­ra- el sal­do de la cri­sis.

LESLIE AYALA Y MA­RÍA JO­SÉ AHUMADA

MA­RIO TELLEZ

La pri­me­ra grie­ta que se abrió en la re­la­ción en­tre el ge­ne­ral di­rec­tor de Carabineros, Hermes So­to, y La Mo­ne­da se ma­te­ria­li­zó el lu­nes 3. Ese día, el mi­nis­tro del In­te­rior, An­drés Chad­wick, ci­tó a una reunión de emer­gen­cia a la má­xi­ma au­to­ri­dad de la po­li­cía uni­for­ma­da y a los cin­co ge­ne­ra­les ins­pec­to­res de su Al­to Man­do. La reunión, rea­li­za­da a las 14.30 ho­ras -que du­ró 45 mi­nu­tos- se ori­gi­nó tras la mo­les­tia que pro­vo­có en el Eje­cu­ti­vo un vi­deo fil­tra­do el día an­te­rior en que uno de los ex Go­pe -impu­tado por el ase­si­na­to del jo­ven ma­pu­che Ca­mi­lo Catrillanca y que se en­cuen­tra en pri­sión pre­ven­ti­va en una co­mi­sa­ría- ase­gu­ra­ba que hu­bo gen­te den­tro de la ins­ti­tu­ción que “los ha­bía he­cho men­tir” a la fis­ca­lía.

En el en­cuen­tro, que en­ca­be­zó el pro­pio Pre­si­den­te Se­bas­tián Pi­ñe­ra -al que se su­ma­ron Chad­wick y el sub­se­cre­ta­rio del In­te­rior, Ro­dri­go Ubi­lla- y en el que tam­bién es­ta­ba pre­sen­te el en­ton­ces ge­ne­ral ins­pec­tor de Or­den y Se­gu­ri­dad, Ch­ris­tian Fran­za­ni, a quien se ter­mi­nó pi­dien­do la re­nun­cia el vier­nes 7 por “fal­ta de con­trol efi­cien­te que hu­bie­ra per­mi­ti­do in­for­ma­ción fi­de­dig­na”, se­gún se lee en el ofi­cio de di­mi­sión, so­la­men­te ha­bla­ron dos asis­ten­tes: el Man­da­ta­rio y So­to.

La ci­ta tu­vo un sa­bor amar­go no so­lo pa­ra So­to, sino que tam­bién pa­ra La Mo­ne­da. Ha­ce ocho me­ses -en la pri­me­ra de­ci­sión po­lí­ti­ca im­por­tan­te des­de el re­gre­so de Pi­ñe­ra a La Mo­ne­da-, el Man­da­ta­rio un­gió al ge­ne­ral co­mo je­fe má­xi­mo de Carabineros tras la abrup­ta caí­da de su an­te­ce­sor, Bruno Vi­lla­lo­bos, quien an­ti­ci­pó su re­nun­cia al car­go el pri­mer día del go­bierno, en me­dio de cues­tio­na­mien­tos a su rol en la de­no­mi­na­da Ope­ra­ción Hu­ra­cán, en la que se in­ves­ti­ga fa­bri­ca­ción de prue­bas pa­ra in­cul­par a lí­de­res ma­pu­ches en aten­ta­dos te­rro­ris­tas en La Araucanía por par­te de per­so­nal de In­te­li­gen­cia de Carabineros.

No ha pa­sa­do un año y una nue­va cri­sis, aso­cia­da al con­flic­to ma­pu­che, es­ta­lla­ba de nue­vo al in­te­rior de la po­li­cía uni­for­ma­da. Fuen­tes de La Mo­ne­da co­men­ta­ron el ten­so am­bien­te de la ci­ta, en la que la voz del Man­da­ta­rio se hi­zo es­cu­char con fuer­za. “No es­tá en dis­cu­sión el apo­yo que el go­bierno tie­ne ha­cia Carabineros, pe­ro en es­ta si­tua­ción us­te­des tie­nen res­pon­sa­bi­li­da­des”, en­ros­tró Pi­ñe­ra a los uni­for­ma­dos. “No va­mos a acep­tar es­te ti­po de con­duc­tas”, re­ma­tó.

So­to, el sub­di­rec­tor de la po­li­cía uni­for­ma­da, Ál­va­ro Al­ta­mi­rano, y los ge­ne­ra­les ins­pec­to­res Fer­nan­do Ri­ve­ros, Fer­nan­do Pe­tit, Ra­fael Ji­mé­nez, Jo­sé Ri­ve­ra, Kurt Haar­mann y Fran­za­ni en­ten­die­ron que ya no exis­tía más es­pa­cio pa­ra erro­res y los ofi­cia­les se re­ti­ra­ron con la or­den pre­si­den­cial de vol­ver a re­cons­truir una vez más ca­da de­ta­lle de lo ocu­rri­do tras la muerte de Catrillanca. “Sí, Pre­si­den­te, nos va­mos con una mi­sión cla­ra”, di­jo So­to.

Po­cas ho­ras an­tes, Chad­wick ya le ha­bía pe­di­do a Hermes So­to un su­ma­rio ad­mi­nis­tra­ti­vo al in­te­rior de Carabineros pa­ra de­ter­mi­nar por qué el ex­sar­gen­to Car­los Alar­cón pu­do in­gre­sar una cá­ma­ra de vi­deo y por qué se­ña­la que lo “hi­cie­ron men­tir”.

El miér­co­les 5, el ge­ne­ral di­rec­tor lle­gó nue­va­men­te a La Mo­ne­da, en una es­ce­na que se hi­zo re­cu­rren­te a dia­rio la se­ma­na pa­sa­da. Es­ta vez, So­to entregó al mi­nis­tro Chad­wick y al sub­se­cre­ta­rio Ubi­lla una minuta en la que es­ta­ba una por­me­no­ri­za­da cro­no­lo­gía de los he­chos vin­cu­la­dos al ac­cio­nar de Carabineros des­de que fa­lle­ció Catrillanca.

El do­cu­men­to ter­mi­nó por se­llar la suer­te del ge­ne­ral Fran­za­ni, al re­ve­lar­se los de­ta­lles de sus reunio­nes con los prin­ci­pa­les impu­ta-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.