La mo­les­tia de la Can­ci­lle­ría por el rol del ase­sor pre­si­den­cial en te­mas in­ter­na­cio­na­les

La Tercera - Reportajes - - APUNTES -

El 26 de no­viem­bre, en Can­ci­lle­ría res­pi­ra­ron ali­via­dos. Ese día se su­po que el ase­sor del Pre­si­den­te Se­bas­tián Pi­ñe­ra en te­mas in­ter­na­cio­na­les, Ben­ja­mín Sa­las Kan­tor -hi­jo de la mi­nis­tra de De­por­tes, Pau­li­na Kan­tor-, asu­mi­ría en el equi­po or­ga­ni­za­dor de la Cum­bre Apec 2019 co­mo Seom en Chi­le, un car­go que le de­man­da­rá gran par­te de su tiem­po y es­fuer­zos. Des­de ha­ce me­ses que fun­cio­na­rios di­plo­má­ti­cos ve­nían ma­ni­fes­tan­do su mo­les­tia por el es­ti­lo y el pro­ta­go­nis­mo que te­nía el jo­ven ase­sor del Pre­si­den­te de 27 años (en la foto el pri­me­ro de iz­quier­da a de­re­cha). El exa­lumno del San­tia­go Co­lle­ge y de la Fa­cul­tad de De­re­cho de la UC, a quien Cristián La­rrou­let con­ven­ció en enero de cam­biar una be­ca en Cam­brid­ge por un es­cri­to­rio en el Se­gun­do Pi­so de La Mo­ne­da, es­tá en­car­ga­do de ayu­dar al Pre­si­den­te en la ela­bo­ra­ción de mi­nu­tas en te­mas in­ter­na­cio­na­les y ser un ca­nal de co­mu­ni­ca­ción con la Can­ci­lle­ría.

Sin em­bar­go, afir­man fuen­tes di­plo­má­ti­cas, Sa­las ha­bría ido más allá, des­co­no­cien­do los tiem­pos y las for­mas del tra­ba­jo di­plo­má­ti­co. Lo res­pon­sa­bi­li­zan, por ejem­plo, de al­gu­nos tras­piés su­fri­dos por el Man­da­ta­rio en las úl­ti­mas gi­ras al ex­tran­je­ro. En­tre es­tas fi­gu­ran ha­ber fil­tra­do a la pren­sa que se es­ta­ban rea­li­zan­do ges­tio­nes pa­ra con­se­guir una bi­la­te­ral en­tre Pi­ñe­ra y el Pre­si­den­te ru­so, Vla­di­mir Pu­tin, du­ran­te el en­cuen­tro de man­da­ta­rios de la Apec en Nue­va Ze­lan­dia, y con el Pre­si­den­te fran­cés, Em­ma­nuel Ma­cron, en el mar­co del G20 en Ar­gen­ti­na, pe­se a que nin­gu­na de ellas es­ta­ba con­fir­ma­da. En de­fi­ni­ti­va, es­tas ci­tas no se con­cre­ta­ron y ape­nas ter­mi­na­ron en sa­lu­dos pro­to­co­la­res, los que de to­das for­mas fue­ron pre­sen­ta­dos co­mo con­ver­sa­cio­nes bi- la­te­ra­les de al­to ni­vel.

En sep­tiem­bre, con oca­sión de la Asam­blea Ge­ne­ral de las Na­cio­nes Uni­das, Sa­las pi­dió a la mi­sión chi­le­na en Nue­va York can­ce­lar la tra­di­cio­nal re­cep­ción en la azo­tea (pi­so 27) del edi­fi­cio en Man­hat­tan, don­de es­tá ubi­ca­da la em­ba­ja­da, al que con­cu­rren fun­cio­na­rios de or­ga­nis­mos mul­ti­la­te­ra­les y re­pre­sen­tan­tes de otras mi­sio­nes di­plo­má­ti­cas. Esa vez, y a so­lo dos se­ma­nas del via­je del Pre­si­den­te, Sa­las pi­dió que se or­ga­ni­za­ra una ce­na con los je­fes de go­bierno de los cua­tro paí­ses nór­di­cos, pe­se a que se le in­di­có que era im­po­si­ble con­se­guir con tan po­co tiem­po una res­pues­ta afir­ma­ti­va de las con­tra­par­tes. Fi­nal­men­te, Pi­ñe­ra ce­nó so­lo con los par­la­men­ta­rios chi­le­nos y los miem­bros de la de- le­ga­ción que lo acom­pa­ña­ban.

Pe­ro la mo­les­tia de Can­ci­lle­ría va más allá. De­bi­do a las me­di­das de aus­te­ri­dad im­pues­tas por el go­bierno, a las gi­ras al ex­tran­je­ro ya no via­jan los di­rec­to­res de área de la Can­ci­lle­ría. En las reunio­nes del Man­da­ta­rio con je­fes ex­tran­je­ros, el que in­gre­sa a to­mar no­tas es Sa­las y no siem­pre, afir­man di­plo­má­ti­cos chi­le­nos, esa in­for­ma­ción flu­ye a los equi­pos de la Can­ci­lle­ría pa­ra el se­gui­mien­to de los com­pro­mi­sos. Cer­ca­nos al ase­sor pre­si­den­cial -sin em­bar­go­des­es­ti­man es­tas crí­ti­cas y des­ta­can la fi­na sin­to­nía que man­tie­ne Sa­las con el can­ci­ller Ro­ber­to Am­pue­ro. Agre­gan que la “im­pe­tuo­si­dad” del jo­ven es­tá en sin­to­nía con las de­man­das im­pues­tas a su car­go por el pro­pio Pre­si­den­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.