La tri­bu y sus enemi­gos

La Tercera - Reportajes - - APUNTES -

Ave­ces es­pío, si es que ese ver­bo se pue­de apli­car a ver cuen­tas aje­nas de Fa­ce­book. Son pá­gi­nas abier­tas de per­so­nas co­mu­nes y co­rrien­tes, a las que lle­go tran­si­tan­do por te­mas, bus­can­do en­ten­der lo que es­tán pen­san­do per­so­nas más allá de mi cá­ma­ra de eco. Hom­bres y mu­je­res, adul­tos y jó­ve­nes con ac­ce­so a tec­no­lo­gía, con edu­ca­ción for­mal y un tra­ba­jo que los si­túa en el mun­do. En mu­chas de esas cuen­tas la apro­xi­ma­ción a la reali­dad so­cial na­tu­ral­men­te es­tá me­dia­da por sus sim­pa­tías po­lí­ti­cas y re­li­gio­sas. En va­rias de ellas, tam­bién, esa ad­he­sión es­tá sub­ra­ya­da una y otra vez por en­la­ces a tex­tos acom­pa­ña­dos de gran­des imá­ge­nes que ex­pli­can y de­ta­llan si­tua­cio­nes com­ple­ta­men­te fal­sas, fa­bri­ca­das, ca­ren­tes de fuen­tes y alo­ja­das en si­tios apa­ren­te­men­te in­for­ma­ti­vos sin nin­gún ri­gor pro­fe­sio­nal. Son pá­gi­nas que tie­nen la for­ma de un me­dio tra­di­cio­nal, pe­ro no lo son. En oca­sio­nes, ni si­quie­ra hay una fir­ma, ni fuen­tes res­pon­sa­bles, ni do­cu­men­tos que ava­len los su­pues­tos fal­sos que dan por he­chos reales: re­la­tan pac­tos se­cre­tos en­tre or­ga­ni­za­cio­nes e ins­ti­tu­cio­nes, anun­cian po­lí­ti­cas sa­ni­ta­rias de­pra­va­das, com­plots de al­can­ce mun­dial que ex­pli­can que el enemi­go es­tá aquí y que es el dé­bil o el di­fe­ren­te o el que cla­ma por de­re­chos que le han si­do ne­ga­dos. Mu­chas de esas cuen­tas com­bi­nan la pu­bli­ca­ción de tex­tos de ese ti­po con vi­das de es­fuer­zo dia­rio y ru­ti­nas de tra­ba­jo y es­tu­dio que los si­túa en un uni­ver­so en don­de es pro­ba­ble que con­vi­van co­ti­dia­na­men­te con aque­llo que pa­re­cen des­pre­ciar tan pro­fun­da­men­te. Ca­da una de las diz­que no­ti­cias o re­por­ta­jes que esas per­so­nas cuel­gan en sus mu­ros, co­mo si se tra­ta­ra de ver­da­des y que son com­par­ti­das por de­ce­nas, cen­te­nas o mi­les de per­so­nas, pa­re­cen ser la ma­ne­ra de re­pre­sen­tar un has­tío. Un ca­breo in­ten­so que nun­ca en­con­tró res­pues­ta. Los co­men­ta­rios de sus con­tac­tos son vio­len­tos. Na­die se cues­tio­na de la ve­ra­ci­dad de la in­for­ma­ción. Na­die pa­re­ce es­tar dis­pues­to a en­fren­tar­se a la du­da. Ni si­quie­ra a bus­car si lo mis­mo fue re­pli­ca­do por un me­dio tra­di­cio­nal. De he­cho, los me­dios ha­bi­tua­les pa­re­cen no for­mar par­te de su acer­ca­mien­to a la ac­tua­li­dad. No quie­ren ver­dad, sino re­pre­sa­lia. Pi­den muerte, cár­cel, des­apa­ri­ción. Pa­ra ellos hay un enemi­go pla­nean­do to­mar­se el mun­do, un mons­truo que es­ca­pa a la ley y que de­be ser ani­qui­la­do. Son tri­bus que se ali­men­tan de una frus­tra­ción re­cu­rren­te que no en­cuen­tra otra sa­li­da que el des­qui­te con el más dé­bil, di­bu­ja­do co­mo la en­car­na­ción de un ani­mal ab­yec­to y omi­no­so.

Cuan­do leo esos co­men­ta­rios me ima­gino a las per­so­nas que los es­cri­ben en una enor­me sa­la de es­pe­ra que no avan­za, con el nú­me­ro de turno arru­ga­do en el pu­ño, sin al­can­zar si­quie­ra a ver el me­són de aten­cio­nes, con la pa­cien­cia re­ven­ta­da mien­tras es­cu­chan por pan­ta­llas de en­tre­ten­ción un men­sa­je que les re­pi­te ale­gre­men­te que lle­gar has­ta ese me­són de­pen­de de ellos, so­lo de ellos. Tal vez juz­gan que más ade­lan­te hay gen­te a la que no le co­rres­pon­de si­quie­ra es­tar ahí, los ven co­mo va­llas que de­ben ser re­ti­ra­das. Mien­tras pien­san en eso re­vi­san en sus Smartp­ho­nes y leen a so­bre­sal­tos más ra­zo­nes pa­ra te­ner des­con­fian­za, más ar­gu­men­tos pa­ra sen­tir­se des­pla­za­dos por ins­ti­tu­cio­nes de­gra­da­das en las que no con­fían; más com­bus­ti­ble pa­ra ver en los que no pien­san co­mo ellos o no son co­mo ellos no un di­sen­so, sino un es­tor­bo.

“As­que­ro­so” fue la pa­la­bra con la que al­gu­nos alum­nos de un li­ceo de In­de­pen­den­cia des­cri­bie­ron al es­cri­tor Pe­dro Le­me­bel. Los es­tu­dian­tes no que­rían leer La es­qui­na es mi co­ra­zón y pre­sio­na­ron pa­ra eli­mi­nar el li­bro del plan del cur­so. Las au­to­ri­da­des del li­ceo de­ci­die­ron usar un mé­to­do de­mo­crá­ti­co -que los alum­nos vo­ta­ran- pa­ra de­ci­dir si des­te­rra­ban una obra li­te­ra­ria de su cu­rrícu­lo. ¿El ar­gu­men­to de los ob­je­to­res? Juz­ga­ban inapro­pia­do al au­tor. Se­gu­ra­men­te mu­chos de quie­nes sí ha­brían que­ri­do leer a Le­me­bel iban a ser des­pre­cia­dos por el res­to, por­que ba­jo esa ló­gi­ca, ¿quién sino un des­via­do po­dría an­he­lar la lec­tu­ra de un es­cri­tor co­mo ese? Los alum­nos so­bre­po­nían una mo­ral par­ti­cu­lar al ar­te, y sus fo­bias a la li­te­ra­tu­ra y a su pro­pia edu­ca­ción. Ga­na­ron. La voz de la tri­bu se im­pu­so, la tra­di­ción que­dó res­ta­ble­ci­da. ¿Po­dría­mos con­si­de­rar­lo un triun­fo de la de­mo­cra­cia? ¿No fue aca­so la ma­yo­ría la que de­ci­dió? ¿Qué pa­sa­ría en­ton­ces con Os­car Wil­de, Eli­za­beth Bis­hop, Mar­cel Proust, Ma­nuel Puig o Ga­brie­la Mis­tral? ¿Tam­bién po­drían so­me­ter­se a vo­ta­ción si un gru­po con­si­de­ra que sus bio­gra­fías no se ajus­tan a sus pro­pios idea­les? Qué tal si al­guien con­si­de­ra que la con­duc­ta mo­ral de Ne­ru­da es mo­ti­vo su­fi­cien­te pa­ra no leer Re­si­den­cia en la tie­rra, o las sim­pa­tías po­lí­ti­cas de Bor­ges po­drían ser jus­ti­fi­ca­ción pa­ra evi­tar sus cuen­tos. ¿Ha­bría que acu­dir al au­la de­mo­crá­ti­ca con Ez­ra Pound?

La no­ta so­bre lo ocu­rri­do en el li­ceo de In­de­pen­den­cia con la obra de Pe­dro Le­me­bel es mu­cho más que una anéc­do­ta. Es un sín­to­ma de la ma­ne­ra en que el des­con­ten­to se ha trans­for­ma­do en un aci­ca­te pa­ra aque­llos que de­ci­die­ron ha­cer de sus sa­las de es­pe­ra una trin­che­ra de ata­que a un enemi­go in­ven­ta­do. El mo­do en que la de­mo­cra­cia pue­de ama­ñar­se has­ta trans­for­mar­la en un as­per­sor de fu­mi­ga­ción de to­do aque­llo que es vis­to co­mo un im­pe­di­men­to pa­ra lle­gar has­ta el an­he­la­do me­són de aten­ción, el lu­gar en el que las frus­tra­cio­nes en­con­tra­rán fi­nal, el si­tio en don­de la ra­bia acu­mu­la­da po­drá ex­pre­sar­se sin lí­mi­tes, por­que los guar­dias es­ta­rán del la­do de la tri­bu, apun­tan­do a la ca­be­za de quie­nes son con­si­de­ra­dos erro­res de un sis­te­ma que ne­ce­si­ta or­den y lim­pie­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.