Los pla­tos ro­tos

En lo sus­tan­ti­vo, la ne­ce­si­dad del go­bierno de dar vuel­ta la ho­ja de la muerte del co­mu­ne­ro es dra­má­ti­ca.

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - Héc­tor So­to

Es un tan­to in­jus­to res­pon­sa­bi­li­zar a un su­je­to de al­go que es­tá fue­ra de su con­trol. Sin em­bar­go, eso en la po­lí­ti­ca ocu­rre con fre­cuen­cia. Los go­bier­nos, tal co­mo sue­len be­ne­fi­ciar­se de cir­cuns­tan­cias que pa­ra ellos son pro­vi­den­cia­les, co­mo un al­za del pre­cio del co­bre o el ha­llaz­go de nue­vas ri­que­zas na­tu­ra­les, así tam­bién de­ben pa­gar los pla­tos ro­tos por epi­so­dios la­men­ta­bles que las au­to­ri­da­des, ob­via­men­te, no han ge­ne­ra­do y cu­yos efec­tos, en el me­jor de los ca­sos, so­lo pue­den con­te­ner, cla­ri­fi­car o neu­tra­li­zar. Nun­ca más que eso, y des­de lue­go des­pués de que el da­ño es­tá he­cho.

Con el ca­so Catrillanca ha ocu­rri­do al­go así. El epi­so­dio ha gol­pea­do al go­bierno y al Pre­si­den­te y na­die di­ría que el efec­to se di­si­pa­rá pron­to. Los carabineros que par­ti­ci­pa­ron en el ope­ra­ti­vo a raíz del ben­di­to ro­bo de tres o cua­tro au­to­mó­vi­les des­de una es­cue­la en la co­mu­na de Er­ci­lla - gran opor­tu­ni­dad pa­ra que la po­li­cía uni­for­ma­da se lu­cie­ra en tér­mi­nos de efi­cien­cia y con­fia­bi­li­dad ciu­da­da­na- ter­mi­na­ron pro­ta­go­ni­zan­do un dra­ma os­cu­ro, en­re­ve­sa­do, por mo­men­tos tur­bio, por mo­men­tos pa­té­ti­co o ri­dícu­lo, del cual has­ta aquí no te­ne­mos nin­gu­na cla­ri­dad. Y tam­po­co la va­mos a te­ner pron­to, por­que la fis­ca­lía es­tá in­ves­ti­gan­do y eso sig­ni­fi­ca que el ca­so po­dría se­guir en la ne­bu­lo­sa por mu­cho tiem­po to­da­vía.

¿Pen­sa­ron los carabineros que al ha­cer las co­sas así de mal, al ocul­tar evi­den­cias y al men­tir­les, ade­más, a sus su­pe­rio­res y al país las co­sas iban a lle­gar tan le­jos? Des­de lue­go que no, pe­ro eso no ha­ce me­nos gra­ve su con­duc­ta. Lo que sí no es muy jus­to es que sea el Pre­si­den­te quien ter­mi­ne pa­gan­do la cuen­ta, en­tre otras co­sas, por­que - den­tro de to­do- el go­bierno hi­zo lo úni­co que te­nía que ha­cer una vez que di­men­sio­nó la ca­tás­tro­fe: ha­cer efec­ti­vas las res­pon­sa­bi­li­da­des ad­mi­nis­tra­ti­vas y po­lí­ti­cas, ha­cer­se par­te de las in­ves­ti­ga­cio­nes que es­tá lle­van­do a ca­bo el Mi­nis­te­rio Público y ase­gu­rar que na­die que ha­ya es­ta­do im­pli­ca­do en es­te epi­so­dio la ten­drá fá­cil.

De al­gu­na ma­ne­ra la gen­te re­co­no­ce que La Mo­ne­da reac­cio­nó ade­cua­da­men­te. Pe­ro igual les car­ga la mano al Pre­si­den­te y a su go­bierno mien­tras las co­sas no se cla­ri­fi­quen. Es cu­rio­so que el efec­to se re­fle­je cla­ra­men­te en tér­mi­nos de caí­da en la apro­ba­ción y al­za de la des­apro­ba­ción. Sin em­bar­go, el cas­ti­go -al me­nos en la encuesta Ca­dem- no pa­re­ce tan cla­ro ni tan drás­ti­co en la eva­lua­ción de los atri­bu­tos per­so­na­les del Man­da­ta­rio. Bien po­dría ser que la gen­te in­tu­ye que Pi­ñe­ra no tie­ne la cul­pa de los des­pro­pó­si­tos de Carabineros. Y tan es así que po­dría ser el pri­mer in­tere­sa­do en que la ver­dad se es­ta­blez­ca y las san­cio­nes de ri­gor se apli­quen, sea quien fue­re que ha­ya ac­tua­do mal, por­que es­to se­rá lo úni­co que per­mi­ti­rá res­ta­ble­cer la con­vi­ven­cia y su­pe­rar la cri­sis.

That’s li­fe, así es la vi­da. Los go­bier­nos han de afron­tar las con­se­cuen­cias no so­lo de lo que ha­cen, sino tam­bién de lo que les su­ce­de. Le su­ce­dió que ma­ta­ron a un co­mu­ne­ro. Le su­ce­dió que en tal ser­vi­cio que es cru­cial hi­cie­ron un pa­ro. Le su­ce­dió que hu­bo me­ses en los cua­les el pre­cio mun­dial del pe­tró­leo no de­jó de su­bir, con to­das las re­per­cu­sio­nes que eso tu­vo en el mer­ca­do in­terno de los com­bus­ti­bles. Pi­ñe­ra pue­de agre­gar a la ecua­ción per­las adi­cio­na­les. Le su­ce­dió que a Kra­mer se le ocu­rrió imi­tar­lo -con más opor­tu­nis­mo que sa­ña- la no­che de la Te­le­tón y, bueno, su ru­ti­na de­be­ría ba­jar el ín­di­ce de apro­ba­ción en otros dos o tres pun­tos más, por­que es­te es el es­pe­sor que te­ne­mos co­mo so­cie­dad. Así es­ta­mos: es­to es sin llo­rar. Si se­gún el An­ti­guo Tes­ta­men­to ines­cru­ta­bles son los ca­mi­nos del Se­ñor, los del po­der -qué va- son to­da­vía aún más si­nuo­sos y ra­ros.

Hay que te­ner po­si­ble­men­te de­ma­sia­da con­fian­za en la ra­cio­na­li­dad de la con­duc­ta hu­ma­na y en el errá­ti­co ne­xo que tie­ne la po­lí­ti­ca con las ideas pa­ra creer que en fac­tor suer­te no tie­ne nin­gu­na in­ci­den­cia en ella. Ob­via­men­te que la tie­ne. Na­die sin bue­na es­tre­lla lle­ga a la Pre­si­den­cia y na­die tam­po­co pue­de ejer­cer­la sin con­tra­tiem­pos si no la tie­ne. Pi­ñe­ra la tu­vo co­mo em­pre­sa­rio, se­gún la cá­te­dra, pe­ro no es tan cla­ro que la ten­ga co­mo po­lí­ti­co. La gra­vi­ta­ción de la suer­te en el li­de­raz­go po­lí­ti­co, que es una con­di­ción vá­li­da pa­ra to­dos, sue­le ser en al­gu­nos ca­sos ex­cep­cio­na­les la úni­ca o la prin­ci­pal ex­pli­ca­ción. Por ejem­plo, sin la ayu­da de la for­tu­na el fe­nó­meno Ma­cron nun­ca hu­bie­ra exis­ti­do: ja­más ha­bría lle­ga­do al Elí­seo y aho­ra ha­brá que ver si la que tu­vo pa­ra triun­far le al­can­za­rá pa­ra sor­tear la cri­sis que es­tá en­fren­tan­do.

En lo sus­tan­ti­vo, la ne­ce­si­dad del go­bierno de dar vuel­ta la ho­ja de la muerte del co­mu­ne­ro es dra­má­ti­ca. Mien­tras la dis­cu­sión no vuel­va a la nor­ma­li­dad y a las prio­ri­da­des gu­ber­na­ti­vas, La Mo­ne­da se­gui­rá aco­rra­la­da por la con­tin­gen­cia y con po­co mar­gen de ac­ción. Le ayu­da bas­tan­te, por cier­to, que la eco­no­mía si­ga sin de­frau­dar y que el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal re­pro­ba­ra el re­gla­men­to de ob­je­ción de con­cien­cia que el pro­pio go­bierno ha­bía pre­pa­ra­do ba­jo la pre­sión de la Con­tra­lo­ría. Lo re­le­van­te es que lo re­pro­ba­ra por una ma­yo­ría con­tun­den­te (seis vo­tos con­tra dos) y por la úni­ca ra­zón pro­ce­den­te, su in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad. No se tra­ta, sin em­bar­go, de una vic­to­ria de la ad­mi­nis­tra­ción, sino más bien de Chi­le Va­mos, por­que en es­ta pa­sa­da, al me­nos, el co­ra­je po­lí­ti­co es­tu­vo en la coa­li­ción y no en La Mo­ne­da.

¿Cam­bia­rán es­tas in­ci­den­cias las en­cues­tas? Pa­re­ce im­pro­ba­ble, y es­to des­de lue­go com­pli­ca el es­ce­na­rio. Nin­gún go­bierno pue­de ha­cer oí­dos sor­dos de los son­deos, por­que es por es­ta vía que se ex­pre­sa el po­der so­cial. No hay du­da de que es el más po­de­ro­so de to­dos y el que ali­nea a to­dos los res­tan­tes. Pe­ro pue­de ser a ve­ces un tan­to errá­ti­co. Sien­do así, el gran desafío del ta­len­to po­lí­ti­co con­sis­te pre­ci­sa­men­te en con­te­ner­lo, en­cau­zar­lo e in­ter­pre­tar­loR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.