En Chi­le?

La Tercera - Reportajes - - APUNTES -

La di­ver­si­dad se vi­ve en la ca­lle

En 1992, el por­cen­ta­je de in­mi­gran­tes en Chi­le era ape­nas un 0,81%. Hoy re­pre­sen­ta un 4,35%.

–El re­co­no­cer a los in­mi­gran­tes no tie­ne que ver con la mag­ni­tud de las per­so­nas, sino con có­mo nos re­la­cio­na­mos con ese otro di­fe­ren­te. ¿Qué más di­fe­ren­te que un mi­gran­te? Es de otro país, con otras cos­tum­bres, has­ta otro idio­ma –ex­pli­ca Tre­bil­cock.

Son 746.465 per­so­nas que vie­nen de paí­ses, en su ma­yo­ría, la­ti­noa­me­ri­ca­nos. Pe­rua­nos, co­lom­bia­nos, ve­ne­zo­la­nos, hai­tia­nos, bo­li­via­nos. ¿Dón­de es­tán? En to­das par­tes. ¿Dón­de los ve­mos? En la ca­lle. Pa­sear por el cen­tro, sa­lir a co­mer, ir a la pe­lu­que­ría. En to­das esas si­tua­cio­nes el en­cuen­tro con in­mi­gran­tes es inevi­ta­ble. Un 45,5% de los en­cues­ta­dos afir­ma en­con­trar­se con per­so­nas de otras na­cio­na­li­da­des en la ca­lle; un 55,8%, con per­so­nas de otro co­lor de piel.

¿Se pue­de afir­mar que es­tos gru­pos mi­no­ri­ta­rios apa­re­cen co­mo par­te del pai­sa­je co­ti­diano de las me­tró­po­lis de Chi­le? Sí. ¿Se pue­de afir­mar que, aun­que se re­co­no­ce a es­tos ac­to­res, en la vi­da co­ti­dia­na no hay es­pa­cios de con­tac­to con ellos? Tam­bién.

La vi­da de ciu­dad es, esen­cial­men­te, en la ca­lle. Pe­ro el en­cuen­tro so­cial, no. Ve­mos a los in­mi­gran­tes, pe­ro no sig­ni­fi­ca que ne­ce­sa­ria­men­te com­par­ta­mos con ellos. Los ha­ce­mos par­te del am­bien­te, los “na­tu­ra­li­za­mos”. Na­tu­ra­li­zar es un te­ma de to­le­rar al otro, pe­ro no es lo mis­mo que in­te­grar­lo.

El tra­ba­jo, por ejem­plo, es el se­gun­do lu­gar de “en­cuen­tro” más men­cio­na­do: un 21,3% di­ce ver per­so­nas de otras na­cio­na­li­da­des. Sin

¿Dón­de se vi­ve la di­ver­si­dad en Chi­le?

En %

La fotografía a los chi­le­nos en­cues­ta­dos per­mi­te afir­mar que, de una u otra ma­ne­ra, hay “con­di­cio­nes” y/o “lí­mi­tes” a es­tos gru­pos. Es­pe­cial­men­te a los in­mi­gran­tes. Ca­si un 90% es­tá de acuer­do o muy de acuer­do con que se exi­ja más re­qui­si­tos a los ex­tran­je­ros pa­ra in­gre­sar al país.

em­bar­go, en es­pa­cios de ma­yor in­ter­ac­ción, don­de hay ma­yor ho­mo­ge­nei­dad, co­mo la es­cue­la o el ba­rrio, el fe­nó­meno no se re­pi­te. En nin­guno de los dos ca­sos su­pe­ran el 20%.

Mi­tos y ver­da­des

“Los ex­tran­je­ros que lle­gan a vi­vir a Chi­le tie­nen un me­nor ni­vel edu­ca­cio­nal que los chi­le­nos”. “Los ex­tran­je­ros par­ti­ci­pan en más de­li­tos que los chi­le­nos”.

Fal­so.

Al me­nos en la per­cep­ción de los en­cues­ta­dos, los dis­cur­sos ins­ta­la­dos des­de la opi­nión pú­bli­ca no ne­ce­sa­ria­men­te de­fi­nen sus pos­tu­ras. Hay una vi­sión po­si­ti­va con que la gen­te tie­ne una mi­ra­da más real o ex­pe­rien­cial con es­tas “mi­no­rías”.

Es­ta re­fle­xión -ex­pli­ca la so­ció­lo­ga en­car­ga­da del es­tu­dio de la UAH- ha si­do re­le­van­te des­de el pun­to de vis­ta de los ima­gi­na­rios que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción con­fi­gu­ran de ca­da uno de es­tos gru­pos. Con el es­tu­dio es­tá la po­si­bi­li­dad de con­tras­tar es­tas gran­des creen­cias con lo que real­men­te sien­ten las per­so­nas de a pie.

Y ahí vie­nen, pre­ci­sa­men­te, las sor­pre­sas. So­mos dis­tin­tos, pe­ro no tan­to. Al me­nos en el plano va­ló­ri­co, las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes se sien­ten más pa­re­ci­das a per­so­nas de otras na­cio­na­li­da­des, de otro co­lor de piel y de pue­blos in­dí­ge­nas. Mien­tras ma­yor ni­vel edu­ca­cio­nal tie­ne una per­so­na, se­gún el es­tu­dio, la per­cep­ción de ser “dis­tin­to” es más ba­ja. Un 34,9% de los en­cues­ta­dos y que ha es­tu­dia­do en la uni­ver­si­dad se sien­te muy pa­re­ci­do, va­ló­ri­ca­men­te ha­blan­do, a al­guien de otro país.

A la ho­ra de eva­luar los “jui­cios po­pu­la­res” so­bre la re­la­ción con los otros, tam­bién hay di­fe­ren­cias.

Por ejem­plo, un 71,2% di­ce es­tar muy en desacuer­do o en desacuer­do con que los in­mi­gran­tes tie­nen un me­nor ni­vel edu­ca­cio­nal. Res­pec­to de la afir­ma­ción de que los ex­tran­je­ros par­ti­ci­pan en más de­li­tos que los chi­le­nos, el desacuer­do es de par­te de un 70%. ¿Quié­nes pien­san de es­ta ma­ne­ra? Es­pe­cial­men­te los jó­ve­nes y las per­so­nas de cla­se me­dia.

Así van ca­yen­do cier­tos mi­tos. Aun­que no to­dos.

Se­gún Tre­bil­cock, hay un país que se ha trans­for­ma­do ha­cia va­lo­res tre­men­da­men­te in­di­vi­dua­lis­tas. “El he­cho de que yo vea al otro, lo mi­re y no me pa­rez­ca un ‘ex­tra­ño’ no ne­ce­sa­ria­men­te sig­ni­fi­ca que em­pa­ti­ce con él o for­me un víncu­lo con él”, di­ce.

En sim­ple: los chi­le­nos se pue­den re­la­cio­nar con es­ta di­ver­si­dad, pe­ro, en el fon­do, pen­san­do en que es­tos gru­pos mi­no­ri­ta­rios no vie­nen a “des­es­ta­bi­li­zar”.

La fotografía a los chi­le­nos en­cues­ta­dos per­mi­te afir­mar que, de una u otra ma­ne­ra, hay “con­di­cio­nes” y/o “lí­mi­tes” a es­tos gru­pos. Es­pe­cial­men­te a los in­mi­gran­tes.

Ca­si un 90% es­tá de acuer­do o muy de acuer­do con que se exi­ja más re­qui­si­tos a los ex­tran­je­ros pa­ra in­gre­sar al país.

–Son bas­tan­te cla­ros. Es co­mo “yo no quie­ro que lle­gue cual­quier mi­gran­te al país, quie­ro que lle­gue un mi­gran­te con sus pa­pe­les lim­pios”, por ejem­plo. Eso tam­bién apa­re­ce en el es­tu­dio- di­ce la so­ció­lo­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.