“El diá­lo­go en La Arau­ca­nía es­tá abier­to a to­dos aque­llos que es­tén dis­pues­tos a re­nun­ciar a la vio­len­cia”

La Tercera - Reportajes - - REPORTAJES - POR FO­TO­GRA­FÍA

El mi­nis­tro afir­ma que el Pre­si­den­te es­tá “em­pe­ña­do” en em­pren­der to­dos los ca­mi­nos que per­mi­tan ir “bus­can­do los diá­lo­gos, re­to­man­do otros que se vie­ron in­te­rrum­pi­dos y abrien­do nue­vos diá­lo­gos a nue­vos ac­to­res”, pa­ra avan­zar en lo­grar acuer­dos que so­lu­cio­nen el con­flic­to de La Arau­ca­nía.

EGLORIA FAUNDEZ H.

El vier­nes 14 se cum­plió un mes de la muer­te del jo­ven co­mu­ne­ro ma­pu­che Ca­mi­lo Ca­tri­llan­ca. El mi­nis­tro del In­te­rior, An­drés Chad­wick, re­co­no­ce que han si­do mo­men­tos di­fí­ci­les pa­ra el go­bierno, pe­ro que con­fía en que con el tiem­po se va a va­lo­rar la ac­tua­ción de La Mo­ne­da en el ca­so.

Es­te mes se cum­plió un mes de la muer­te del co­mu­ne­ro Ca­mi­lo Ca­tri­llan­ca. No po­cos se­ña­lan que ha si­do su peor mo­men­to. ¿Có­mo lo ve us­ted?

Han si­do mo­men­tos muy di­fí­ci­les, in­ten­sos y, so­bre to­do, du­ros y do­lo­ro­sos, por­que en­fren­tar una si­tua­ción en que mue­re un jo­ven co­mo Ca­mi­lo Ca­tri­llan­ca, de 24 años, y ver que la muer­te se pro­du­ce por una ac­ción policial ilí­ci­ta es inacep­ta­ble. Co­mo go­bierno y co­mo mi­nis­tro del In­te­rior y en­car­ga­do de Ca­ra­bi­ne­ros es inacep­ta­ble y con­de­na­ble lo que ahí ocu­rrió y, jun­to con eso, cuan­do uno va des­cu­brien­do que se fal­tó a la ver­dad…

MA­RIO TELLEZ

am­bas son si­tua­cio­nes re­pu­dia­bles, por­que he­mos he­cho un es­fuer­zo muy gran­de, des­de el pri­mer día del go­bierno, pa­ra que Ca­ra­bi­ne­ros ten­ga nues­tro res­pal­do y con­fian­za pa­ra cum­plir con su de­ber, pe­ro en con­for­mi­dad a la ley y de acuer­do al es­ta­do de de­re­cho.

Mi­nis­tro, es­te epi­so­dio le ha traí­do cos­tos per­so­na­les: ba­ja en la apro­ba­ción ciu­da­da­na y en su le­gi­ti­ma­ción po­lí­ti­ca…

Ha traí­do al­gu­nos cos­tos, sin du­da, pe­ro ten­go con­fian­za en que se pue­da apre­ciar con el tiem­po que he­mos ac­tua­do con rec­ti­tud y que he cum­pli­do con mi de­ber co­mo mi­nis­tro del In­te­rior, en tér­mi­nos de, des­de el pri­mer minuto, que se con­de­na­ran es­tos he­chos y que se cla­ri­fi­que to­do.

¿Pen­só en al­gún minuto en re­nun­ciar?

El Pre­si­den­te sa­be que cuen­ta con la dis­po­si­ción del car­go des­de, co­mo co­rres­pon­de, el mis­mo se­gun­do en el que me nom­bró mi­nis­tro del In­te­rior y, por lo tan­to, no he pen­sa­do en re­nun­ciar. El Pre­si­den­te sa­be que en el mo­men­to en que yo no sea útil en el pro­yec­to que es­tá im­pul­san­do pa­ra el país, bas­ta con que me lo se­ña­le pa­ra que yo dé un pa­so al la­do en for­ma in­me­dia­ta.

A ho­ras de pro­du­cir­se la muer­te de Ca­tri­llan­ca, le voy a re­cor­dar que di­jo “te­ner la con­fian­za de que Ca­ra­bi­ne­ros cum­ple siem­pre su de­ber con res­pe­to a la ley y la éti­ca pro­fe­sio­nal”, a la luz de lo acon­te­ci­do. ¿Le due­len esas pa­la­bras?

Esa con­fian­za, esa le­gi­ti­mi­dad de Ca­ra­bi­ne­ros, es­tá in­di­so­lu­ble­men­te vin­cu­la­da, co­mo lo se­ña­lé el día 14 de no­viem­bre, al to­tal cum­pli­mien­to de la ley y al ac­tuar den­tro de un es­ta­do de de­re­cho. En la Ope­ra­ción Hu­ra­cán se de­jó mu­cho por ha­cer y se fue de­ma­sia­do tolerante por un buen tiem­po. No­so­tros pe­di­mos la re­nun­cia de 16 ge­ne­ra­les, in­clui­do to­do el Al­to Man­do de Ca­ra­bi­ne­ros, y lo he­mos he­cho aho­ra, exi­gién­do­le a Ca­ra­bi­ne­ros una in­ves­ti­ga­ción su­ma­ria in­ter­na pa­ra efec­tos de de­ter­mi­nar por qué ocu­rrió lo que ocu­rrió y quié­nes son res­pon­sa­bles o quié­nes tu­vie­ron res­pon­sa­bi­li­dad en lo que ocu­rrió. To­da la in­for­ma­ción que el ge­ne­ral di­rec­tor de Ca­ra­bi­ne­ros ha ido re­ca­ban­do y me ha ido en­tre­gan­do, la he pues­to de in­me­dia­to a dis­po­si­ción del fis­cal Cris­tián Pa­re­des. Hay 11 fun­cio­na­rios de Ca­ra­bi­ne­ros a quie­nes se les ha pe­di­do la re­nun­cia o han si­do da­dos de ba­ja, en­tre ellos dos ge­ne­ra­les, un co­ro­nel, un te­nien­te co­ro­nel y un ma­yor, y hay cin­co sub­ofi­cia­les, sar­gen­tos, ca­bo y un abo­ga­do ci­vil de Ca­ra­bi­ne­ros, a quien se le ha ter­mi­na­do su con­tra­to.

Lo re­cor­da­ba us­ted, ape­nas des­em­bar­ca­ron en La Mo­ne­da apos­ta­ron por una re­es­truc­tu­ra­ción sin pre­ce­den­tes en Ca­ra­bi­ne­ros, sin em­bar­go, el cri­men de Ca­tri­llan­ca de­mues­tra que se han re­pe­ti­do vi­cios que se vie­ron, por ejem­plo, en la Ope­ra­ción Hu­ra­cán. ¿Es­tá de­silu­sio­na­do?

Ob­via­men­te que no lo es­pe­ra­ba, pe­ro sin du­da que lo que in­di­ca es que la ta­rea que he­mos em­pren­di­do, que es una pro­fun­da re­for­ma a Ca­ra­bi­ne­ros, a su mo­der­ni­za­ción, a au­men­tar los me­ca­nis­mos de con­trol ex­ter­nos, de fis­ca­li­za­ción, de pro­ce­di­mien­to, de eva­lua­cio­nes de ges­tión, de lo que he­mos lla­ma­do una mo­der­ni­za­ción ins­ti­tu­cio­nal es­tá en el ca­mino co­rrec­to. Ca­ra­bi­ne­ros ne­ce­si­ta una re­for­ma pro­fun­da y la es­ta­mos ya lle­van­do a ca­bo y es­pe­ra­mos me­jo­rar con el tra­ba­jo en el Con­gre­so, es­ta es una po­lí­ti­ca de Es­ta­do.

Re­sul­ta un po­co in­com­pren­si­ble la man­ten­ción del ge­ne­ral di­rec­tor, Her­mes So­to en su pues­to. ¿Por qué el ge­ne­ral cuen­ta con la con­fian­za del go­bierno?

El ge­ne­ral So­to cuen­ta con la con­fian­za del Pre­si­den­te en ra­zón de que lo he­mos vis­to com­pro­me­ti­do en las exi­gen­cias y com­pro­mi­sos que se le han pe­di­do por par­te del go­bierno, que es la cla­ri­dad com­ple­ta de es­tos he­chos y la co­la­bo­ra­ción ab­so­lu­ta con la fis­ca­lía. Él es­tá ha­cien­do su tra­ba­jo y, has­ta el mo­men­to, ha de­mos­tra­do un com­pro­mi­so con es­tos ob­je­ti­vos que fi­jó el Pre­si­den­te.

La muer­te de Ca­tri­llan­ca ¿ha cam­bia­do en al­go la eva­lua­ción que tie­ne el go­bierno, us­ted mis­mo, del ge­ne­ral So­to?

Más que cam­biar las eva­lua­cio­nes, lo que nos exi­ge es es­tar muy com­pro­me­ti­dos y siem­pre aten­tos a ha­cer de es­ta ne­ce­sa­ria re­for­ma de Ca­ra­bi­ne­ros al­go ur­gen­te.

En ju­nio, el Pre­si­den­te Pi­ñe­ra en­ca­be­zó la pre­sen­ta­ción del gru­po Gope en La Arau­ca­nía y el fin de se­ma­na anun­cia­ron su sa­li­da de la zo­na. ¿Se equi­vo­ca­ron, mi­nis­tro?

El 2015, el go­bierno de la Pre­si­den­ta Ba­che­let creó una zo­na de Or­den y Se­gu­ri­dad en La Arau­ca­nía y pu­so un ge­ne­ral a car­go, re­do­bló to­da la par­te ope­ra­ti­va de es­ta uni­dad, y en eso te­ne­mos un diag­nós­ti­co com­par­ti­do, de que las ac­cio­nes de vio­len­cia en La Arau­ca­nía han si­do a par­tir de 2007 al­go per­ma­nen­te, que ha co­bra­do mu­chas víc­ti­mas, que ha ge­ne­ra­do mu­cho da­ño. Ellos crea­ron es­ta uni­dad por­que te­nían el diag­nós­ti­co de que se ne­ce­si­ta­ba re­for­zar la ac­ción policial. Cuan­do asu­mi­mos el go­bierno, com­par­tía­mos el diag­nós­ti­co de es­ta ac­ción sis­te­má­ti­ca y or­ga­ni­za­da de ac­tos de vio­len­cia ex­tre­mis­ta y de ac­tos te­rro­ris­tas, es­te au­men­to de la si­tua­ción de las víc­ti­mas y los da­ños y vi­mos qué po­día­mos ha­cer pa­ra dar una ma­yor efi­cien­cia a la ges­tión policial. Ahí sur­gió crear un gru­po ope­ra­ti­vo es­pe­cial. Lo que bus­cá­ba­mos era te­ner una ca­pa­ci­dad de mo­vi­li­za­ción rá­pi­da, lo que se lla­ma una pron­ta reac­ción fren­te a los he­chos de vio­len­cia ex­tre­ma, de cri­men or­ga­ni­za­do, de te­rro­ris­mo, de ro­bo de ma­de­ra, de los ac­tos o de los de­li­tos de ma­yor gra­ve­dad. Es­te gru­po ha te­ni­do en La Arau­ca­nía más de 250 ac­tua­cio­nes po­li­cia­les, ha lo­gra­do más de 80 de­ten­cio­nes, en dis­tin­tos ti­pos de ac­cio­nes, y no ha­bía­mos re­ci­bi­do o yo no ha­bía co­no­ci­do de­nun­cias o si­tua­cio­nes de al­gún ti­po de ac­cio­nes im­pro­pias o irre­gu­la­res. Pen­sá­ba­mos que po­día apor­tar a es­ta efi­cien-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.