“J.A. Kast es­tá re­pre­sen­tan­do una sen­si­bi­li­dad que no qui­sie­ra que si­guie­ra agran­dán­do­se”

La Tercera - Reportajes - - REPORTAJES - POR FO­TO­GRA­FÍA

A la ho­ra del ba­lan­ce del pri­mer año del se­gun­do man­da­to de Se­bas­tián Pi­ñe­ra, la pri­me­ra da­ma no du­da en ca­li­fi­car la muer­te del jo­ven co­mu­ne­ro ma­pu­che Ca­mi­lo Ca­tri­llan­ca co­mo el epi­so­dio más di­fí­cil que ha en­fren­ta­do La Mo­ne­da es­te año. Sin em­bar­go, pe­se a la ba­ja en las en­cues­tas, di­ce con­fiar en la pro­yec­ción de la cen­tro­de­re­cha en ba­se al pro­yec­to que el ac­tual Pre­si­den­te re­pre­sen­ta.

GLO­RIA FAÚNDEZ H.

DMARIO TELLEZ

Di­ce que no, que no se arre­pien­te. La pri­me­ra da­ma, Ce­ci­lia Morel, con­tes­ta rá­pi­do cuan­do se le pre­gun­ta si la­men­ta ha­ber ter­mi­na­do por res­pal­dar una nue­va can­di­da­tu­ra del hoy Pre­si­den­te Se­bas­tián Pi­ñe­ra que lo lle­vó de re­gre­so a La Mo­ne­da en mar­zo. No es un mis­te­rio que Morel era re­ti­cen­te a una nue­va pos­tu­la­ción. “Cos­tó”, re­co­no­ce, al ha­cer el ba­lan­ce del pri­mer año del se­gun­do man­da­to de su ma­ri­do.

¿Có­mo ha si­do es­te año de re­gre­so a La Mo­ne­da? ¿Có­mo lo de­fi­ni­ría?

En ge­ne­ral, ha si­do más tran­qui­lo que la pri­me­ra vez. Una vie­ne con más ex­pe­rien­cia, con más aplo­mo. La pri­me­ra vez lle­gué a cie­gas, no te­nía idea a lo que ve­nía. Y me mar­có mu­cho el te­rre­mo­to. Esa fue la ver­dad, que el te­rre­mo­to fue un tra­ba­jo per­ma­nen­te du­ran­te los cua­tro años. Des­pués sur­gió Eli­ge vi­vir Sano, a pro­pó­si­to de la En­cues­ta Na­cio­nal de Sa­lud. No era al­go que traía en men­te co­mo un pro­yec­to. Yo que­ría ayu­dar en to­do, pe­ro no traía un fo­co de­ter­mi­na­do. En cam­bio, es­ta vez ya ve­nía con una prio­ri­dad, que era el tra­ba­jar por los adul­tos ma­yo­res. In­clu­so, en la cam­pa­ña me pre­pa­ré in­ten­sa­men­te y apor­té al pro­gra­ma de go­bierno en es­ta ma­te­ria. Fui co­no­cien­do la red de per­so­nas que sa­ben del te­ma de en­ve­je­ci­mien­to y hoy es­ta­mos en eso tra­ba­jan­do fuer­te­men­te. Y esa es la gran diferencia.

Y mi­ran­do en pers­pec­ti­va, ¿ha si­do un año du­ro?

Una vie­ne más cur­ti­da. An­tes fue du­ro por las cir­cuns­tan­cias, pe­ro fue, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, muy mo­ti­va­dor, por­que sig­ni­fi­ca­ba vol­car­se a ayu­dar a la gen­te. Es­ta vez hay esa sen­sa­ción de ve­nir co­mo que sa­bes más lo que es la po­lí­ti­ca, ya no te due­len tan­to las crí­ti­cas, ya sa­bes que la gen­te se ma­ni­fies­ta to­dos los días por al­gu­na cau­sa u otra, en­ton­ces tam­bién esa mi­ra­da tu­ya es más tran­qui­la. An­tes me preo­cu­pa­ba más. Y aho­ra sien­to que par­ti­mos muy bien, a mí me en­can­tó el te­ma de las cin­co me­sas pa­ra los acuer­dos na­cio­na­les que pro­pu­so Se­bas­tián, sa­ber cuá­les eran las prio­ri­da­des, sa­ber te­ner un pro­gra­ma que, además, era muy afín de lo que han si­do las ne­ce­si­da­des de la gen­te ma­ni­fes­ta­das to­dos es­tos años y per­ma­nen­te­men­te re­fren­da­das por las en­cues­tas. Los equi­pos es­tán más afia­ta­dos. Es­te es un go­bierno que no es de una per­so­na, sino que tam­bién tie­ne una mi­sión que cum­plir que es muy im­por­tan­te. Cum­plir el man­da­to que sa­có el 55% de los vo­tos, que tam­bién eso es un es­pal­da­ra­zo bien po­ten­te. Sien­tes una res­pon­sa­bi­li­dad por ese man­da­to, pe­ro tam­bién sien­tes un res­pal­do de que es­tás muy ali­nea­do con la po­bla­ción, con la ma­yo­ría.

Hay un cier­to con­sen­so en que su rol co­mo pri­me­ra da­ma cam­bió. ¿Se sien­te más in­flu­yen­te?

Pue­de que yo es­té..., es que me car­ga la pa­la­bra que se usa tan­to: em­po­de­ra­da. Pue­de que yo es­té más se­gu­ra en cier­tos as­pec­tos. Mi es­cue­la fue el pri­mer pe­río­do. El pri­mer go­bierno pa­ra mí fue una rea­li­za­ción muy ple­na. Sien­to que ahí me di a co­no­cer y aho­ra no es que yo es­té más des­ple­ga­da, sino que sien­to que soy más co­no­ci­da, que es dis­tin­to.

¿Y no le pa­sa que su fi­gu­ra es más re­que­ri­da? ¿Que los mi­nis­tros pi­den que la acom­pa­ñen más? ¿Que en la pro­pia agen­da del Pre­si­den­te es­té más pre­sen­te?

Más que más de­man­da­da, sien­to que soy más co­no­ci­da. Sien­to que hay un res­pe­to y un ca­ri­ño por mi per­so­na de par­te de los mi­nis­tros muy al­to, pe­ro tam­bién sien­to que es­ta sen­sa­ción más de equi­po y de que uno no es una fi­gu­ra de adorno, y eso tam­bién es muy ri­co pa­ra mí, que no es el so­lo acom­pa­ñar, sino que yo tam­bién pue­da apor­tar­les oja­lá en al­go, prin­ci­pal­men­te a re­le­var cier­tos te­mas y a lle­gar a más gen­te con eso.

¿Por qué hi­zo de su eje, en es­te man­da­to, el te­ma del en­ve­je­ci­mien­to po­si­ti­vo, el plan adul­to ma­yor? ¿Y cuá­les es­pe­ra que al tér­mino del go­bierno sean me­tas con­so­li­da­das?

Era un gru­po que es­ta­ba de­ma­sia­do aban­do­na­do y que se fue in­vi­si­bi­li­zan­do. Se ha­bía ve­ni­do acu­mu­lan­do una deu­da muy gran­de con los adul­tos ma­yo­res. Co­mo no mar­cha­ban, al igual que los ni­ños, no eran es­cu­cha­dos. Me sen­ti­ría muy con­ten­ta con que el pro­gra­ma que lan­za­mos -“Adul­to Me­jor”- se man­ten­ga en el tiem­po, que lo que es­ta­mos ha­cien­do a ni­vel de los mi­nis­te­rios que­de es­ta­ble­ci­do co­mo po­lí­ti­cas pú­bli­cas, co­mo par­te de la la­bor del Es­ta­do. El “en­ve­je­ci­mien­to po­si­ti­vo” y “ciu­dad ami­ga­ble” son tér­mi­nos de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, que tie­ne to­do un enfoque acer­ca de que lo más im­por­tan­te es pro­du­cir un cam­bio cul­tu­ral res­pec­to de có­mo ve­mos la tercera edad. En el te­ma de la “ciu­dad ami­ga­ble”, pa­ra mí se­ría sa­tis­fac­to­rio que que­de es­ta­ble­ci­do, así co­mo la ac­ce­si­bi­li­dad de los jar­di­nes in­fan­ti­les, to­do el te­ma de la ac­ce­si­bi­li­dad y to­dos los nue­vos re­que­ri­mien­tos de las ciu­da­des al te­ma del adul­to ma­yor. Me im­por­ta mu­cho que las ciu­da­des em­pie­cen a adap­tar­se, que las per­so­nas pue­dan sa­lir se­gu­ras a la ca­lle y mo­ver­se, por­que si tú no tie­nes una ciu­dad por la que ellos se pue­dan des­pla­zar tran­qui­la­men­te, los aís­las más y les im­pi­des es­to que tam­bién que­re­mos, que es un en­ve­je­ci­mien­to sano y ac­ti­vo. Ca­da mi­nis­te­rio tie­ne la obli­ga­ción hoy de dar a co­no­cer to­dos sus ser­vi­cios y a dar un ac­ce­so opor­tuno a los adul­tos ma­yo­res. Tie­nen que co­mu­ni­car me­jor, ex­pli­car me­jor có­mo ob­te­ner­los y fa­ci­li­tar a las per­so­nas lle­gar a esos be­ne­fi­cios. Eso me gus­ta­ría que que­da­ra es­ta­ble­ci­do. Me pa­só con Eli­ge Vi­vir Sano, que di­mos un pa­so y se te­nía que se­guir con otros pa­sos. To­das es­tas pla­zas ac­ti­vas que se cons­tru­ye­ron, que no­so­tros au­men­ta­mos en el go­bierno pa­sa­do en un 2% del Fon­do de De­sa­rro­llo Re­gio­nal, era pa­ra que los go­bier­nos re­gio­na­les hi­cie­ran más pro­gra­mas de Eli­ge Vi­vir Sano.

¿Y qué pa­só?

Pa­só que si bien hu­bo me­di­das, se per­dió co­mo el im­pul­so y el men­sa­je. Hu­bo avan­ces, pe­ro cuan­do tú le qui­tas el pa­ra­guas, por decirte, la fuer­za del men­sa­je, de que te­ne­mos que ha­cer­nos car­go de los há­bi­tos de vi­da de ca­da uno, se pier­de. Y eso es lo que yo no qui­sie­ra que se pier­da.

Se vie­ne la dis­cu­sión por las pen­sio­nes, que es un te­ma fun­da­men­tal pa­ra el adul­to ma­yor. ¿Va a to­mar un rol ac­ti­vo en esa dis­cu­sión?

El he­cho de que la pri­me­ra vi­si­ta de Se­bas­tián, al día si­guien­te de lle­gar a La Mo­ne­da, fuera a La Arau­ca­nía y que den­tro de las cin­co me­sas de los gran­des te­mas ha­ya un te­ma es­pe­cí­fi­co que era el de la paz en esa zo­na de­mues­tra el com­pro­mi­so, amor de ver­dad y ocu­pa­ción por el pro­ble­ma en La Arau­ca­nía”.

Mi rol va a ser dar­lo a co­no­cer, es un po­co pe­da­gó­gi­co. Yo pue­do ex­pli­car cier­tas po­lí­ti­cas pú­bli­cas, aho­ra la par­te técnica, la par­te du­ra,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.