El fi­nal del tú­nel

La Tercera - Reportajes - - REPORTAJES - Héc­tor So­to

Pa­re­ce con­tra­in­tui­ti­vo, pe­ro es evi­den­te: hay ve­ces en que es más fá­cil go­ber­nar un país que go­ber­nar la an­sie­dad. Es lo que el Pre­si­den­te Pi­ñe­ra po­dría es­tar co­rro­bo­ran­do. Lue­go de un pe­río­do ini­cial en que el Man­da­ta­rio se con­tu­vo, en que con­tro­ló la so­bre­ex­po­si­ción, en que se guar­dó pa­ra las gran­des de­ci­sio­nes o pa­ra di­ri­mir di­ver­gen­cias in­ter­nas im­por­tan­tes, la ten­den­cia al pro­ta­go­nis­mo, que tan­to da­ño se le hi­zo a su pri­me­ra ad­mi­nis­tra­ción, ha vuel­to a re­apa­re­cer. Pi­ñe­ra no se con­tie­ne y siem­pre en­cuen­tra bue­nos pre­tex­tos y ma­las ra­zo­nes pa­ra ha­blar, pa­ra es­tar, pa­ra ser y pa­ra que al­guien no va­ya a pen­sar ni por un se­gun­do si­quie­ra que el Pre­si­den­te an­da en otra. El dato cu­rio­so, el dato ava­ro, es que la om­ni­pre­sen­cia pre­si­den­cial no se tra­du­ce en cer­ca­nía. De to­dos los atri­bu­tos de li­de­raz­go que mi­de la en­cues­ta CEP (fir­me­za, des­tre­za, con­fian­za, etc.), la cer­ca­nía es la que a Se­bas­tián Pi­ñe­ra más le cues­ta. Y es la que más fá­cil se le dio a Ba­che­let, cla­ro que so­lo en su pri­mer go­bierno. En el se­gun­do es­ta va­ria­ble no fue muy dis­tin­ta de lo ha si­do pa­ra el Pre­si­den­te ac­tual.

No obs­tan­te que el go­bierno es­tá ce­rran­do un año re­la­ti­va­men­te bueno -la eco­no­mía vol­vió a cre­cer, me­jo­ró el cli­ma aními­co, la po­lí­ti­ca per­dió pro­ta­go­nis­mo-, lo cier­to es que el Eje­cu­ti­vo no con­si­guió ca­pi­ta­li­zar el me­jo­ra­mien­to de las ex­pec­ta­ti­vas aso­cia­do al tra­ba­jo de nor­ma­li­za­ción del país en que el pro­pio Pre­si­den­te ha es­ta­do tra­ba­jan­do lue­go de cua­tro años fa­ta­les, mar­ca­dos por el de­te­rio­ro de la con­vi­ven­cia, la pér­di­da del di­na­mis­mo de las ac­ti­vi­da­des y una se­rie de re­for­mas mal he­chas. Aun­que no ha­ya si­do des­ta­ca­da lo su­fi­cien­te, la gran no­ve­dad de la úl­ti­ma en­cues­ta CEP, más allá del 37% de apo­yo al Pre­si­den­te, más allá del re­torno de La­vín a la pri­me­ra fi­la de la po­lí­ti­ca chi­le­na y más allá de que la opo­si­ción no ten­ga nin­gún otro li­de­raz­go po­ten­te apar­te de Mi­che­lle Ba­che­let, es que la gen­te re­cu­pe­ró con­fian­za en sí y en el país. La per­cep­ción de quie­nes con- si­de­ran que la si­tua­ción eco­nó­mi­ca es bue­na o muy bue­na subió cua­tro pun­tos y se re­du­jo en cin­co la de quie­nes la con­si­de­ran ma­la o muy ma­la. Los nú­me­ros mos­tra­ron un sal­to im­por­tan­te -de 18 a 30- en­tre quie­nes sien­ten que el país es­tá pro­gre­san­do, y ba­jó de 15 a 12 el por­cen­ta­je de los que pien­san que es­ta­mos en de­ca­den­cia. Igual­men­te es­ti­mu­lan­te fue la re­duc­ción de la tra­di­cio­nal bre­cha que en nues­tro país se ob­ser­va des­de ha­ce años en­tre las bue­nas per­cep­cio­nes de la si­tua­ción eco­nó­mi­ca per­so­nal y la del país. Am­bas lí­neas tien­den a con­ver­ger aho­ra un po­co más, bá­si­ca­men­te por­que el ho­ri­zon­te del país se ve más des­pe­ja­do. Pa­ra de­cir­lo en cor­to, Chi­le co­men­zó a sa­lir del tú­nel.

Tan­to o más im­por­tan­te, a lo me­jor, son los da­tos de sa­tis­fac­ción per­so­nal que en­tre­ga la en­cues­ta. La gen­te que se de­cla­ró “muy fe­liz” en los úl­ti­mos 20 años si­gue re­pre­sen­tan­do una frac­ción si­mi­lar: en­tre el 26 y el 28%. Pe­ro si en 1998 los que se con­si­de­ra­ban “bas­tan­te fe- liz” re­pre­sen­ta­ban el 32%, ese gru­po aho­ra ya es ma­yo­ría y va por el 53%. El de los que se re­co­no­cen en la eti­que­ta de “no muy fe­liz” ba­jó del 35% en 1998 a 25% diez años más tar­de, y a 18% aho­ra. Son cifras con­clu­yen­tes y el gol­pe de gra­cia a la te­sis del ma­les­tar en Chi­le.

Es ver­dad que no se pue­den con­fun­dir pe­ras con manzanas. In­clu­so más, hay mar­gen pa­ra pen­sar si aca­so el me­jo­ra­mien­to de las ex­pec­ta­ti­vas no ter­mi­nó sien­do un bu­me­rán pa­ra el go­bierno. Es di­fí­cil sos­te­ner las ex­pec­ta­ti­vas de un nue­vo go­bierno sin re­tor­nos in­me­dia­tos y a fuer­za de pro­me­sas o de lu­ces más o me­nos le­ja­nas en el ho­ri­zon­te. Es­tos son tiem­pos de im­pa­cien­cia. E in­clu­so de pre­ci­pi­ta­ción, da­do el de­te­rio­ro que acu­só -ya en la es­fe­ra del fran­co pe­si­mis­mo- el in­di­ca­dor de la con­fian­za de los con­su­mi­do­res en no­viem­bre pa­sa­do, se­gún el in­for­me pre­pa­ra­do por la Uni­ver­si­dad del De­sa­rro­llo. Se se­ña­la que en 12 me­ses ese in­di­ca­dor ya acu­mu­la una caí­da de 17,5 pun­tos y a es­tas al­tu­ras es­tá cos­tan­do dis­cer­nir cuán­to hay de da­tos du­ros, cuán­to de ex­pe­rien­cias ob­je­ti­vas, cuán­to de emo­cio­nes efí­me­ras y cuán­to de re­fle­jos con­di­cio­na­dos en es­tas per­cep­cio­nes. Días an­tes, el Ban­co Cen­tral ha­bía di­vul­ga­do un ri­gu­ro­so es­tu­dio so­bre el mer­ca­do del tra­ba­jo en nues­tro país, que su­ge­ría que, en es­te fren­te, no obs­tan­te el shock mi­gra­to­rio, ha­bía bas­tan­te más di­na­mis­mo que el re­co­no­ci­do por las cifras de de­sem­pleo del INE. Es una acla­ra­ción im­por­tan­te que de al­gu­na ma­ne­ra des­blo­quea la po­ca co­rre­la­ción que se es­ta­ba vien­do en­tre el cre­ci­mien­to de la in­ver­sión y la per­sis­ten­cia del de­sem­pleo en ran­gos de 7%.

Si el go­bierno cre­yó -qui­zás si con más as­tu­cia que cal­ma- que un buen ata­jo pa­ra de­jar atrás el ca­so Ca­tri­llan­ca era sa­lir­se del Pac­to Mi­gra­to­rio de Na­cio­nes Uni­das, asun­to que la or­ga­ni­za­ción mun­dial ve­nía dis­cu­tien­do des­de ha­ce me­ses, la ver­dad es que la ope­ra­ción de­jó en­tre­ver va­rias des­pro­li­ji­da­des. Por mu­cho que a ve­ces más val­ga tar­de que nun­ca, por­que si el pac­to no nos con­ve­nía aho­ra efec­ti­va­men­te era el mo­men­to de sa­lir­nos, qué du­da ca­be que de­bió ex­pli­car­se un po­co me­jor el por­qué el país es­ta­ba adop­tan­do es­ta po­si­ción a úl­ti­ma ho­ra. Aun­que se su­po­ne que el Pre­si­den­te eva­luó con se­rie­dad los ar­gu­men­tos a fa­vor y en con­tra, e in­clu­so acep­tan­do la con­ve­nien­cia de sa­car el te­ma mi­gra­to­rio del ám­bi­to de las sim­pli­fi­ca­cio­nes, por­que es­ta no es una pe­lea en blan­co y ne­gro co­mo creen los que en­tran a la dis­cu­sión con la ca­mi­se­ta pues­ta, la de­ci­sión pre­si­den­cial dio lu­gar a des­coor­di­na­cio­nes in­ter­nas y pu­so a Can­ci­lle­ría an­te el de­sa­fío de dar una can­ti­dad de ex­pli­ca­cio­nes ma­yor al que las con­duc­tas con­se­cuen­tes y los he­chos diá­fa­nos real­men­te ne­ce­si­tan.

Tras se­ma­nas du­ras, que bien o mal le sig­ni­fi­ca­ron per­der el con­trol de la agen­da, el go­bierno siem­pre ten­drá a su al­can­ce la op­ción de re­to­mar­la, so­bre to­do cuan­do no tie­ne al fren­te su­yo una opo­si­ción ar­ti­cu­la­da. El pro­ble­ma es que es­tos epi­so­dios des­gas­tan, des­or­de­nan y de­cep­cio­nan. Y es di­fí­cil des­pués vol­ver al es­ta­do an­te­rior. La pre­gun­ta se la ha­cen to­dos: ¿En qué es­tá­ba­mos?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.