Pi­ñe­ra y su ga­bi­ne­te puer­tas aden­tro

La con­clu­sión del encuentro en Qui­llo­ta fue du­ra: el 2019 se­rá más com­pli­ca­do que el año que ter­mi­na. A pe­sar de ello, la ci­ta dio es­pa­cio pa­ra bro­mas y mo­men­tos de dis­ten­sión.

La Tercera - Reportajes - - REPORTAJES - POR FO­TO­GRA­FÍA

“Win­ter is co­ming”(“Vie­ne el in­vierno”). Ape­nas el cien­tis­ta po­lí­ti­co Ro­ber­to Izik­son pro­nun­ció la clá­si­ca fra­se de la se­rie de te­le­vi­sión Ga­me of Th­ro­nes pa­ra re­fe­rir­se al com­ple­jo pe­río­do que se ave­ci­na el 2019, el Pre­si­den­te Se­bas­tián Pi­ñe­ra se pu­so su cha­que­ta y desató ri­sas en me­dio del du­ro pronóstico.

La ex­po­si­ción del ge­ren­te de Asun­tos Pú­bli­cos de Ca­dem -in­vi­ta­do es­pe­cial al cón­cla­ve ofi­cia­lis­ta- mar­có el tono del encuentro que el vier­nes 7 y sá­ba­do 8 tu­vo el Man­da­ta­rio con sus 23 mi­nis­tros y 36 sub­se­cre­ta­rios en el Re­gi­mien­to Blin­da­do de Ca­ba­lle­ría, en Qui­llo­ta. Fue la pri­me­ra reunión am­plia­da de Pi­ñe­ra y su ga­bi­ne­te pa­ra rea­li­zar un ba­lan­ce de la ges­tión del 2018 y pro­yec­tar el pró­xi­mo año.

Además de Izik­son, el ana­lis­ta po­lí­ti­co Max Co­lo­dro -am­bos con­vo­ca­dos por el je­fe del Se­gun­do Pi­so, Cris­tián La­rrou­let- fue­ron los en­car­ga­dos de ana­li­zar los 10 me­ses de man­da­to. Y sus pre­sen­ta­cio­nes gol­pea­ron con du­re­za a los asis­ten­tes, in­clui­do el Man­da­ta­rio, en es­pe­cial al coin­ci­dir que el 2019 se­rá más com­ple­jo en tér­mi­nos de ima­gen y apro­ba­ción.

Aun­que Co­lo­dro se­ña­ló que el 2018 fue un buen año pa­ra el Eje­cu­ti­vo -en par­ti­cu­lar en com­pa­ra­ción al res­pal­do y po­pu­la­ri­dad de otros go­ber­nan­tes en La­ti­noa­mé­ri­ca-, fue Izik­son quien pu­so la no­ta de ma­yor ten­sión al in­di­car que el de­but de 2018 de la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción fue “el peor pri­mer año de un go­bierno des­de el re­torno a la de­mo­cra­cia”.

El ge­ren­te de Ca­dem, además, en­fa­ti­zó en que el go­bierno no fue ca­paz de cum­plir con su pro­me­sa de “tiem­pos me­jo­res” y que fa­lló en re­sol­ver dos de las ex­pec­ta­ti­vas más an­sia­das: me­jo­rar la eco­no­mía y la se­gu­ri­dad del país. A ello su­mó la pér­di­da en el úl­ti­mo mes del “con­trol de la agen­da” tras la muer­te del co­mu­ne­ro ma­pu­che Ca­mi­lo Ca­tri­llan­ca.

Tras el diag­nós­ti­co, el análisis con­ti­nuó so­lo con la pre­sen­cia de las au­to­ri­da­des.

Nue­vos vi­ce­mi­nis­tros

La jor­na­da de Qui­llo­ta co­men­zó con una iné­di­ta im­po­si­ción a los asis­ten­tes, que in­clu­yó a mi­nis­tros, sub­se­cre­ta­rios y prin­ci­pa­les ase­so­res de go­bierno: al in­gre­sar al sa­lón de con­fe­ren­cias del re­cin­to to­dos de­bían de­jar su ce­lu­lar en un ca­nas­to. La pre­mi­sa era “evi­tar dis­trac­cio­nes”.

Ya al ins­ta­lar­se en sus res­pec­ti­vos lu­ga­res ad­vir­tie­ron que en ca­da asien­to ha­bía un

MA­RÍA JOSÉ AHU­MA­DA

block de apun­tes mar­ca Colón, una re­gla y tres lá­pi­ces Bic de co­lor azul, ro­jo y ne­gro, cin­co im­ple­men­tos que ya son re­co­no­ci­dos co­mo la mar­ca per­so­nal del Pre­si­den­te a la ho­ra de par­ti­ci­par en una reunión de tra­ba­jo.

Fue el mis­mo Pi­ñe­ra quien inau­gu­ró la jor­na­da y quien -en po­co más de 15 mi­nu­to­sa­bor­dó la si­tua­ción eco­nó­mi­ca del país y lla­mó a sus mi­nis­tros y sub­se­cre­ta­rios a cum­plir con una ges­tión “im­pe­ca­ble”. En su pre­sen­ta­ción -además- apro­ve­chó de ade­lan­tar a los sub­se­cre­ta­rios que pró­xi­ma­men­te se en­via­ría al Con­gre­so un pro­yec­to de ley que les en­tre­ga­rá nue­vas fa­cul­ta­des y que los de­no­mi­na­rá co­mo “vi­ce­mi­nis­tros”.

El anun­cio dio pie a bro­mas y ca­da vez que un mi­nis­tro nom­bra­ba a su sub­se­cre­ta­rio, al

ATON

ini­ciar su pre­sen­ta­ción, va­rios de los pre­sen­tes le re­cor­da­ban que aho­ra se lla­ma­ban “vi­ce­mi­nis­tros”.

El Pre­si­den­te tam­bién dio pa­so al hu­mor, es­pe­cial­men­te cuan­do se re­fi­rió a las car­te­ras me­jor eva­lua­das. Dis­tin­ción que cons­tan­te­men­te era otor­ga­da a la mi­nis­tra de Trans­por­tes, Glo­ria Hutt, quien, se­gún los pre­sen­tes, fue la “más fe­li­ci­ta­da” de la jor­na­da.

-“¿Us­te­des sa­ben por qué la mi­nis­tra Hutt es tan po­pu­lar y la gen­te la quie­re mu­cho?”, pre­gun­tó Pi­ñe­ra. “Por es­to”, agre­gó, y mos­tró un vi­deo en que se mues­tra a la se­cre­ta­ria de Es­ta­do sa­lu­dan­do con el ges­to del ju­ga­dor de fút­bol Mar­ce­lo Sa­las.

La mi­nis­tra Hutt no qui­so de­cep­cio­nar y al ter­mi­nar su pre­sen­ta­ción emu­ló la pos­tu­ra del re­co­no­ci­do ju­ga­dor.

La­rrou­let ofi­ció de maes­tro de ce­re­mo­nias de la ci­ta y ca­da vez que ha­cía la pre­sen­ta­ción de un mi­nis­tro, re­cor­da­ba que te­nían 10 mi­nu­tos pa­ra rea­li­zar su ex­po­si­ción -a ex­cep­ción del co­mi­té po­lí­ti­co, que te­nía un cuar­to de ho­ra-, sin em­bar­go, quie­nes par­ti­ci­pa­ron del even­to re­co­no­cen que na­die res­pe­tó la nor­ma­ti­va y va­rios se pa­sa­ron más de la cuen­ta, co­mo el mi­nis­tro de Jus­ti­cia, Her­nán La­rraín.

Las pro­pias au­to­ri­da­des, además, co­men­ta­ron en­tre ellas quié­nes rea­li­za­ron las me­jo­res pre­sen­ta­cio­nes, en las que de­bían enu­me­rar los desafíos de su car­te­ra pa­ra el 2019. En­tre quie­nes sa­ca­ron más aplau­sos es­tu­vie­ron el mi­nis­tro de Ha­cien­da, Fe­li­pe La­rraín, y su par de Eco­no­mía, José Ra­món Va­len­te, quien rom­pió el pro­to­co­lo y por­tó un mi­cró­fono inalám­bri­co pa­ra po­der des­pla­zar­se mien­tras ex­po­nía. El can­ci­ller Ro­ber­to Am­pue­ro, en tan­to, fue ca­li­fi­ca­do por va­rios co­mo “el más ner­vio­so”. La úl­ti­ma en pre­sen­tar su car­te­ra fue la mi­nis­tra del De­por­te, Pau­li­ne Kan­tor, quien an­tes de ini­ciar su ex­po­si­ción pi­dió un aplau­so por to­do el tiem­po que tu­vo que es­pe­rar.

El am­bien­te de ca­ma­ra­de­ría, di­cen quie­nes par­ti­ci­pa­ron del encuentro, se dio tam­bién en el asa­do que com­par­tie­ron la no­che del vier­nes y en el al­muer­zo del sá­ba­do.

Las au­to­ri­da­des, además, es­tu­vie­ron obli­ga­das a com­par­tir habitaciones. Mien­tras el Pre­si­den­te y los mi­nis­tros del co­mi­té po­lí­ti­co alo­ja­ron en el pro­pio re­gi­mien­to, los mi­nis­tros sec­to­ria­les com­par­tie­ron -de a cua­tro­las ca­ba­ñas que ha­bía en el re­cin­to. El mi­nis­tro Gon­za­lo Blu­mel, sin em­bar­go, no dur­mió en el lu­gar, pa­ra par­ti­ci­par de la ce­le­bra­ción de cum­plea­ños de su es­po­sa, y la mi­nis­tra de la Se­ge­gob, Ce­ci­lia Pé­rez, op­tó por alo­jar afue­ra del re­gi­mien­to.

Los sub­se­cre­ta­rios, en tan­to, fue­ron tras­la­da­dos en bus has­ta el Ho­tel Open. En la mis­ma re­cep­ción las au­to­ri­da­des se en­te­ra­ban del nú­me­ro de ha­bi­ta­ción que se les ha­bía asig­na­do y el nom­bre de la au­to­ri­dad con quien com­par­ti­rían pie­za. So­lo el sub­se­cre­ta­rio de la Seg­pres, Clau­dio Al­va­ra­do, op­tó por pa­sar la no­che en su de­par­ta­men­to de Vi­ña del Mar.

La no­che tu­vo sus in­con­ve­nien­tes y va­rios sub­se­cre­ta­rios no po­dían de­jar de co­men­tar el rui­do que les im­pi­dió dor­mir, pues en el ho­tel se ce­le­bró un ma­tri­mo­nio, por lo que va­rios te­nían ca­ra de sue­ño el sá­ba­do 15 al em­pe­zar la jor­na­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.