Fis­ca­lía abre cau­sa pe­nal por aper­tu­ra de co­rreos a sub­con­tra­lo­ra

La Tercera - Reportajes - - REPORTAJES | APUNTES -

Una se­rie de di­li­gen­cias se apron­ta a rea­li­zar la Fis­ca­lía Cen­tro Nor­te, cu­yo epicentro será la Con­tra­lo­ría Ge­ne­ral. Es­to lue­go de que -en for­ma re­ser­va­da- se abrie­ra el jue­ves 13 una in­ves­ti­ga­ción pe­nal que apun­ta a es­ta­ble­cer si exis­tió o no de­li­to en el ac­ce­so -sin au­to­ri­za­ción- a la ca­si­lla de co­rreos de la sub­con­tra­lo­ra Do­rothy Pérez y otros fun­cio­na­rios, en el mar­co de un su­ma­rio ad­mi­nis­tra­ti­vo que or­de­nó el con­tra­lor Jor­ge Ber­mú­dez.

La cau­sa cri­mi­nal se ori­gi­nó lue­go de que el abo­ga­do Al­do Díaz, re­pre­sen­tan­te de la pro­fe­sio­nal, lle­ga­ra a las ofi­ci­nas del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co que fun­cio­na en el Cen­tro de Jus­ti­cia y ma­te­ria­li­za­ra una de­nun­cia de Pérez, quien en su ca­li­dad de fun­cio­na­ria pú­bli­ca y an­te he­chos que re­ves­ti­rían ca­rác­ter de de­li­to, de­ci­dió po­ner en an­te­ce­den­tes a la fis­ca­lía. Has­ta el mo­men­to, la fis­cal asig­na­da es Gio­van­na He­rre­ra, aun­que lo más pro­ba­ble es que por el ca­rác­ter de la de­nun­cia pa­se a ma­nos de la Uni­dad de Al­ta Com­ple­ji­dad.

Los de­li­tos que se in­ves­ti­ga­rán son aque­llos que san­cio­nan la aper­tu­ra, re­gis­tro y di­fu­sión ile­gal de los co­rreo de Pérez, de las ex­sub­con­tra­lo-ras Patricia Arria­ga­da y So­nia Do­ren, y de otras cin­co per­so­nas. En las co­mu­ni­ca­cio­nes ha­bría, apar­te de in­for­ma­ción de cau­sas de Con­tra­lo­ría, da­tos mé­di­cos pri­va­dos de una de las in­vo­lu­cra­das. Una de las di­li­gen­cias que se ba­ja­ra es ci­tar al ex­je­fe de Informática Luis La­ra, quien se ha­bría opues­to a abrir los co­rreos. Es­ta cau­sa pe­nal com­ple­ji­za aún más los áni­mos al in­te­rior de Con­tra­lo­ría, lue­go de que la Cor­te Su­pre­ma sus­ti­tu­ye­ra a Pérez en su car­go de sub­con­tra­lo­ra de­cla­ran­do la actuación de su je­fe, Ber­mú­dez, co­mo ile­gal.

En en­tre­vis­ta con Re­vis­ta Sá­ba­do, Ber­mú­dez di­jo que era “le­gal” el uso de co­rreos en el su­ma­rio. Lo cier­to es que hay un fa­llo del Tri­bu­nal Oral de An­to­fa­gas­ta que el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co es­tá re­vi­san­do y que es con­tra­rio a la vi­sión del con­tra­lor. En la sen­ten­cia ( RIT 196-2008) se es­ta­ble­ce que la Con­tra­lo­ría no pue­de -sin au­to­ri­za­ción de la per­so­na o de un juez de la Re­pú­bli­ca- ac­ce­der ni ma­ni­pu­lar co­rres­pon­den­cia in­ter­na. “No pa­re­ce sen­sa­to pen­sar que, en el mar­co de una me­ra in­ves­ti­ga­ción ad­mi­nis­tra­ti­va, el fis­ca­li­za­dor de la Con­tra­lo­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca ten­ga ma­yo­res atri­bu­cio­nes que las que un fis­cal ad­jun­to del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co tie­ne en el mar­co de una ins­truc­ción cri­mi­nal, ver­da­de­ro con­tra­sen­ti­do da­da la ma­yor afec­ta­ción so­cial que en­cie­rra la co­mi­sión de un he­cho de­lic­ti­vo, en don­de, ade­más, de nin­gu­na ma­ne­ra se pue­de pres­cin­dir de las au­to­ri­za­cio­nes ju­di­cia­les per­ti­nen­tes”, di­ce el fa­llo. .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.