Los con­de­na­dos de la tie­rra

Ba­jo el eu­fe­mis­mo de la “ex­por­ta­ción de ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les”, Cu­ba ha en­via­do a la fuer­za a de­ce­nas de mi­les de per­so­nas a ser­vir al ex­tran­je­ro.

La Tercera - Reportajes - - REPORTAJES - Ál­va­ro Var­gas Llo­sa

Uti­li­zo el fa­mo­so tí­tu­lo de Frantz Fa­non, icono in­te­lec­tual de la iz­quier­da mar­xis­ta du­ran­te mu­chos años, pa­ra lla­mar la aten­ción so­bre el des­cui­do in­tere­sa­do de tan­tos so­cia­lis­tas, lo mis­mo los car­ní­vo­ros que los ve­ge­ta­ria­nos, en lo que res­pec­ta a una prác­ti­ca sis­te­má­ti­ca del go­bierno cu­bano que se pa­re­ce mu­cho al trá­fi­co de per­so­nas y el tra­ba­jo for­za­do y que ro­za la es­cla­vi­tud.

La tra­duc­ción al es­pa­ñol del li­bro de Fa­non, Les Dam­nés de la Te­rre, no atra­pa del to­do el sen­ti­do de la pa­la­bra “dam­nés”, que se re­fie­re a los con­de­na­dos al in­fierno. Esa era, pa­ra es­te in­fa­ti­ga­ble de­trac­tor del ca­pi­ta­lis­mo y el co­lo­nia­lis­mo, psi­quia­tra de pro­fe­sión y es­cri­tor de vo­ca­ción has­ta su muer­te en 1961, la con­di­ción de las víc­ti­mas de un sis­te­ma que ex­plo­ta­ba al ser hu­mano sin mi­se­ri­cor­dia. “El tra­ba­jo for­za­do, la es­cla­vi­tud, han si­do los prin­ci­pa­les me­dios”, di­ce en uno de los pa­sa­jes de su li­bro más fa­mo­so, “uti­li­za­dos por el ca­pi­ta­lis­mo pa­ra au­men­tar… sus ri­que­zas y es­ta­ble­cer su po­der”.

Pa­re­ce una fra­se pa­ra des­cri­bir lo que ha­ce Cu­ba, des­de ha­ce una dé­ca­da y me­dia, con de­ce­nas de mi­les de per­so­nas a las que, ba­jo el eu­fe­mis­mo de la “ex­por­ta­ción de ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les”, ha en­via­do a la fuer­za a ser­vir al ex­tran­je­ro ba­jo con­di­cio­nes que ha­rían es­ta­llar de ira, con ple­na ra­zón, a cual­quier con­cien­cia de iz­quier­da in­clu­so si una ver­sión edul­co­ra­da y li­mi­ta­da de es­ta prác­ti­ca fue­ra rea­li­za­da por un go­bierno de de­re­cha.

Va­ya iro­nía que ha­ya te­ni­do que ve­nir Jair Bol­so­na­ro, des­de la de­re­cha bra­si­le­ña, a po­ner el de­do en esa pu­ru­len­ta lla­ga anun­cian­do que so­lo acep­ta­rá re­ci­bir a los mé­di­cos cu­ba­nos que La Habana ex­por­ta a su país si se les pa­ga to­do su sa­la­rio y pue­den lle­var con­si­go a sus fa­mi­lias. Que la “ul­tra­de­re­cha” pi­da que los tra­ba­ja­do­res de­jen de ser ex­plo­ta­dos y sus fa­mi­lias se­cues­tra­das pa­ra que el pro­gra­ma de pres­ta­ción de ser­vi­cios por par­te de pro­fe­sio­na­les cu­ba­nos en Bra­sil si­ga ade­lan­te, so­lo pue­de ser el re­sul­ta­do de una atroz con­fu­sión. La con­fu­sión que tie­nen los de­fen­so­res de Cu­ba (tan­to los abier­tos co­mo los tai­ma­dos o los tar­tu­fos) con res­pec­to a lo que es y no es un sis­te­ma la­bo­ral digno.

Lo di­go por­que, tras el anun­cio de Bol­so­na­ro, la iz­quier­da de­nun­ció la te­rri­ble mi­se­ria que trae­rá a Bra­sil pres­cin­dir de los ser­vi­cios mé­di­cos cu­ba­nos, de­ci­sión que por cier­to fue de La Habana, pues el go­bierno de la is­la res­pon­dió que no a la in­vi­ta­ción a mo­di­fi­car las con­di­cio­nes del ser­vi­cio pa­gán­do­les la to­ta­li­dad de su sa­la­rio a los pro­fe­sio­na­les y per­mi­tién­do­les via­jar con fa­mi­lia (nó­te­se, por cier­to, la iro­nía mi­gra­to­ria con­sis­ten­te en que no es el país re­cep­tor el que les di­ce a los pro­fe­sio­na­les que no pue­den traer a sus fa­mi­lias, sino el país de ori­gen el que prohí­be que los pro­fe­sio­na­les es­tén acom­pa­ña­dos por ellas du­ran­te los años en que re­si­den afue­ra pres­tan­do su ser­vi­cio).

¿De qué es­ta­mos ha­blan­do? A co­mien­zos de la dé­ca­da de 2000, Cu­ba sa­lía del “pe­rio­do especial”, co­mo se de­no­mi­nó a los años de eco­no­mía de gue­rra de una is­la que ha­bía per­di­do el sub­si­dio so­vié­ti­co y ha­bía que­da­do ex­pues­ta en su pro­fun­do sub­de­sa­rro­llo. Por aquel en­ton­ces bus­ca­ba nue­vas for­mas de ge­ne­rar in­gre­sos y, so­bre to­do, las an­sia­das di­vi­sas. Una de ellas, que con el tiem­po se vol­ve­ría el prin­ci­pal, fue la ex­por­ta­ción de ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les, lo que que­ría de­cir des­de mé­di­cos y en­fer­me­ras has­ta maes­tros, en­tre­na­do­res de­por­ti­vos o in­clu­so geó­lo­gos.

No se tra­ta­ba de un vo­lun­ta­ria­do, co­mo el que ha ha­bi­do en tan­tos paí­ses, por ejem­plo en Es­ta­dos Uni­dos a tra­vés de los “Cuer­pos de Paz”. Co­mo en Cu­ba to­dos es­tos ser­vi­cios pa­san por el Es­ta­do y los pro­fe­sio­na­les es­tán su­je­tos a un ré­gi­men que no ofre­ce op­ción de ejer­cer la pro­fe­sión por la vía pri­va­da, y co­mo quien no obe­dez­ca las ór­de­nes del po­der es­tá con­de­na­do a la muer­te ci­vil, mi­les de cu­ba­nos pa­sa­ron for­zo­sa­men­te a for­mar par­te de es­ta nue­va mo­da­li­dad ex­por­ta­do­ra. ¿En qué con­sis­tía? En que el go­bierno cu­bano ha­cía un acuer­do con otro país me­dian­te el cual le en­via­ba un nú­me­ro de­ter­mi­na­do, por lo ge­ne­ral al­gu­nos mi­les, de pro­fe­sio­na­les a pres­tar sus ser­vi­cios du­ran­te unos po­cos años. A cam­bio, el go­bierno re­cep­tor de es­tos pro­fe­sio­na­les pa­ga­ba al Es­ta­do cu­bano el sa­la­rio de los tra­ba­ja­do­res en lu­gar de pa­gár­se­los a ellos. Les da­ba, du­ran­te la pres­ta­ción de los ser­vi­cios, ca­ma y co­mi­da, y un es­ti­pen­dio ele­men­tal, pe­ro el sa­la­rio iba a pa­rar a las ar­cas del Es­ta­do cu­bano. El “Es­ta­do cu­bano” sig­ni­fi­ca­ba, pa­ra es­tos efec­tos, cual­quie­ra de las de­ce­nas de em­pre­sas es­ta­ta­les que tu­vie­ra que ver con los ser­vi­cios en cues­tión. Co­mo que­da di­cho, ellos cu­brían una am­plia ga­ma de ac­ti­vi­da­des.

¿Qué ha­cía el go­bierno con el sa­la­rio de los tra­ba­ja­do­res pro­fe­sio­na­les que el país con­tra­tan­te en­via­ba en di­vi­sas al ré­gi­men cas­tris­ta? Sen­ci­lla­men­te, se em­bol­si­lla­ba el di­ne­ro. A las fa­mi­lias de los pro­fe­sio­na­les les pa­ga­ba en pesos cu­ba­nos una frac­ción muy pe­que­ñi­ta de lo que ha­bía re­ci­bi­do en di­vi­sas por ca­da uno de ellos. Por ejem­plo, a las fa­mi­lias de los mé­di­cos les pa­ga­ban el sa­la­rio do­més­ti­co, unos 65 dó­la­res al mes, más una bo­ni­fi­ca­ción de en­tre 50 y 100 dó­la­res. El go­bierno re­ci­bía va­rios mi­les de dó­la­res por ca­da tra­ba­ja­dor y a ca­da uno de ellos le pa­ga­ba un por­cen­ta­je mí­ni­mo de ese di­ne­ro. Pa­ra col­mo, lo pa­ga­ba den­tro de Cu­ba, a tra­vés de la fa­mi­lia y en pesos de es­ca­sí­si­mo valor.

Eso no era to­do: nin­gún pro­fe­sio­nal po­día via­jar con su fa­mi­lia. Por tan­to, es­ta­ban to­dos con­de­na­dos a se­pa­rar­se de sus fa­mi­lia­res du­ran­te al­gu­nos años. La idea era te­ner a los fa­mi­lia­res en ca­li­dad de rehe­nes co­mo ga­ran­tía de que los pro­fe­sio­na­les no de­ser­ta­rían, apro­ve­chan­do su es­tan­cia en el ex­tran­je­ro pa­ra li­brar­se de Cu­ba. Si al­guno de ellos de­ser­ta­ba, se le prohi­bía re­gre­sar a Cu­ba an­tes de ocho años y a sus fa­mi­lia­res se les prohi­bía sa­lir de la is­la an­tes de cin­co años, en el ca­so im­pro­ba­bi­lí­si­mo de que ob­tu­vie­ran el per­mi­so pa­ra ello al ca­bo del pe­rio­do de cas­ti­go.

Es­ta “ex­por­ta­ción de ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les” se vio muy ali­men­ta­da por el sub­si­dio ve­ne­zo­lano, pues una de las ma­ne­ras que te­nía Ca­ra­cas de di­si­mu­lar el re­ga­lo cuan­tio­so de re­cur­sos que ha­cía de for­ma sis­te­má­ti­ca al go­bierno cu­bano era la con­tra­ta­ción, me­dian­te acuer­dos de Es­ta­do a Es­ta­do, de ser­vi­cios co­mo es­tos. De allí que hu­bie­ra tan­tos cu­ba­nos en las “mi­sio­nes” ve­ne­zo­la­nas en su mo­men­to (tam­bién sir­vie­ron es­tos ser­vi­cios pa­ra ca­mu­flar el in­gre­so de ase­so­res mi­li­ta­res y po­li­cia­les que han per­mi­ti­do al cha­vis­mo crear un sis­te­ma re­pre­si­vo muy po­de­ro­so y una vi­gi­lan­cia in­ter­na a prue­ba de di­si­den­cias or­ga­ni­za­das en las Fuer­zas Ar­ma­das).

Con el tiem­po, es­ta prác­ti­ca, con­tra la cual na­die en el mun­do que no fue­ra un crí­ti­co muy se­ve­ro del cas­tris­mo pro­tes­tó, ga­nó pres­ti­gio in­ter­na­cio­nal. A tal pun­to que Na­cio­nes Uni­das, a tra­vés de la Or­ga­ni­za­ción Mundial de la Sa­lud, le dio su aval. De allí que la Or­ga­ni­za­ción Mundial de la Sa­lud (OPS) se in­vo­lu­cra­ra en el pro­gra­ma con­vir­tién­do­se en su­per­vi­so­ra y, oh ma­ra­vi­lla, en re­cep­to­ra de una par­te de los fon­dos que los go­bier­nos con­tra­tan­tes de los ser­vi­cios pa­ga­ban a La Habana por ca­da tra­ba­ja­dor. Es­to con­ti­núa has­ta hoy: en la ac­tua­li­dad la OPS re­ci­be un 5% del di­ne­ro que pa­ga un país co­mo Bra­sil por ca­da pro­fe­sio­nal cu­bano. La in­men­sa ma­yo­ría del di­ne­ro si­gue, por su­pues­to, des­ti­na­do al go­bierno, no a los tra­ba­ja­do­res.

No hay un so­lo de los ad­je­ti­vos que in­te­lec­tua­les em­ble­má­ti­cos del mar­xis­mo co­mo el mar­ti­ni­qués Fa­non em­plea­ron en su día con­tra la ex­plo­ta­ción ca­pi­ta­lis­ta que no cal­ce co­mo guan­te a es­ta prác­ti­ca cu­ba­na.

El Cu­ba Ar­chi­ve, que ha­ce una es­me­ra­da la­bor tra­tan­do de re­co­pi­lar in­for­ma­ción pa­ra ofre­cer es­ta­dís­ti­cas so­bre Cu­ba que son ca­si im­po­si­bles de ob­te­ner de fuen­te ofi­cial por la opa­ci­dad que ro­dea al cas­tris­mo, ha bu­cea­do en to­da la do­cu­men­ta­ción po­si­ble, ma­yor­men­te ori­gi­na­da en la is­la, pa­ra po­ner­le ci­fras a lo que es­ta ex­plo­ta­ción re­pre­sen­ta. Se­gún ellos, en 2003 Cu­ba ge­ne­ra­ba unos 845 mi­llo­nes de dó­la­res; ape­nas dos años más tar­de, la ci­fra ha­bía au­men­ta­do a 4.151 dó­la­res y en 2008, a más de 6.200 dó­la­res. Ha­cia 2012 y 2013, es­te trá­fi­co de se­res hu­ma­nos y ex­por­ta­ción de tra­ba­jo for­za­do o de se­mi­es­cla­vi­tud al­can­zó su au­ge, con ca­si 10.500 mi­llo­nes de dó­la­res.

Hoy, Cu­ba si­gue ge­ne­ran­do mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res de es­ta prác­ti­ca que abar­ca más de 60 paí­ses con­tra­tan­tes y que en dé­ca­da y me­dia ha uti­li­za­do a cen­te­na­res de mi­les de per­so­nas. Es, de he­cho, la prin­ci­pal fuen­te de di­vi­sas, por en­ci­ma del tu­ris­mo o las re­me­sas ex­tran­je­ras. So­lo a Bra­sil, don­de el go­bierno de Dil­ma Rous­seff fir­mó en 2013 el acuer­do con Cu­ba que es­tá a pun­to de ter­mi­nar, han si­do en­via­dos ca­si 20 mil cu­ba­nos en olea­das su­ce­si­vas. Aun­que Amé­ri­ca La­ti­na, por el rol cla­ve de Ve­ne­zue­la y el Bra­sil del lu­la­pe­tis­mo en to­do es­to, ha si­do la prin­ci­pal re­gión des­ti­na­ta­ria, los cu­ba­nos han ser­vi­do en mu­chos paí­ses del mun­do, in­clu­yen­do, por ejem­plo, el Me­dio Orien­te. Cuán­to re­ci­be el go­bierno por ca­da tra­ba­ja­dor es al­go que de­pen­de del Es­ta­do con­tra­tan­te: no es lo mis­mo la Ara­bia Sau­di­ta de los pe­tro­dó­la­res (don­de Cu­ba Ar­chi­ve cal­cu­la que pa­gan has­ta 25.000 por ca­da pro­fe­sio­nal) que el Bra­sil que des­de 2010 vi­ve un si­tua­ción eco­nó­mi­ca muy com­pli­ca­da y pa­ga unos 3.600 dó­la­res.

Al­gu­nos de es­tos cu­ba­nos des­po­ja­dos de sus sa­la­rios y sus fa­mi­lias han tra­ta­do de re­be­lar­se. Les es­tá prohi­bi­do, por cier­to, or­ga­ni­zar­se en sin­di­ca­tos, rea­li­zar huel­gas y ni ha­blar de la po­si­bi­li­dad de la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va. Pe­ro al­gu­nos han acu­di­do a tri­bu­na­les lo­ca­les, por ejem­plo en Bra­sil, e in­clu­so ha ha­bi­do ca­sos en que al­gu­na ins­tan­cia les ha da­do la ra­zón y ha con­de­na­do los tér­mi­nos de su con­tra­ta­ción por pa­re­cer­se a la “es­cla­vi­tud”. Pe­ro en la me­di­da en que es Cu­ba quien de­ci­de qué ha­ce con ellos, la vía ju­di­cial do­més­ti­ca no ha si­do de­ma­sia­do efec­ti­va pa­ra po­ner fin a es­te trá­fi­co.

¿Dón­de es­tán los in­dig­na­dos? ¿Por qué no ve­mos mul­ti­tu­des en las ca­lles de­nun­cian­do es­ta vil ex­plo­ta­ción, vi­tu­pe­ran­do a los vam­pi­ros que se be­ben la san­gre de los ex­plo­ta­dos, a los ti­bu­ro­nes que se en­gu­llen a los pe­ce­ci­tos, a los po­de­ro­sos que es­tán des­hu­ma­ni­zan­do cruel­men­te a los dé­bi­les al des­po­jar­los de sus de­re­chos? No es di­fí­cil ima­gi­nar el es­pec­tácu­lo de so­li­da­ri­dad que es­ta­ría­mos ates­ti­guan­do en me­dio mun­do si cual­quie­ra de los re­gí­me­nes de de­re­cha que for­man par­te de la de­mo­no­lo­gía con­tem­po­rá­nea hi­cie­ra con los tra­ba­ja­do­res al­go pa­re­ci­do a lo que ha­cen los ti­ra­nos de Cu­ba en nom­bre del so­cia­lis­mo. ¿Por qué la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo no di­ce na­da so­bre una po­lí­ti­ca que vio­la de ma­ne­ra tan fla­gran­te los más ele­men­ta­les có­di­gos la­bo­ra­les del mun­do ci­vi­li­za­do?

Por una sen­ci­lla ra­zón: por­que en cier­ta for­ma, co­mo di­jo Mal­raux de la su­ya ha­ce va­rias dé­ca­das, vi­vi­mos en una épo­ca ex­tra­ña en que la iz­quier­da no es la iz­quier­da, la de­re­cha no es la de­re­cha y el cen­tro no es­tá en el me­dio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.