Lu­ka Tu­dor, ju­ra­do Fes­ti­val de Vi­ña del Mar

La Tercera - Reportajes - - REPORTAJES - POR FREDI VE­LÁS­QUEZ OJE­DA FO­TO­GRA­FÍA: PA­TRI­CIO FUEN­TES

“Tu­ve mis ra­zo­nes pa­ra en­gor­dar, ¿y qué tan­to?”.

De­jé de cues­tio­nar­me so­bre mi ca­rre­ra.

Me lle­vó al Bar­ce­lo­na el mis­mo re­pre­sen­tan­te que con­tra­tó a Ma­ra­do­na, Mes­si y Ri­val­do. Es­tu­ve una se­ma­na y no me pu­de que­dar. Me re­cri­mi­na­ba eso. Pen­sa­ba que po­día haber lo­gra­do una ca­rre­ra mu­cho más exi­to­sa. Ha­ce tiem­po he es­ta­do ha­cien­do un tra­ba­jo pa­ra asu­mir­me y vi­vir en paz. Apren­dí que uno ha­ce lo me­jor que pue­de en el mo­men­to y no va­le la pe­na re­cri­mi­nar el pasado.

Cuan­do me re­ti­ré del fút­bol tu­ve de­pre­sión.

Fui al si­có­lo­go pa­ra su­pe­rar ese mo­men­to. Nor­mal­men­te, uno se va pre­pa­ran­do pa­ra el re­ti­ro, pe­ro yo lo hi­ce con 28 años, por­que es­ta­ba can­sa­do de las le­sio­nes. Lle­gué a su­frir mien­tras ju­ga­ba. La vi­da del fut­bo­lis­ta es mu­cho más di­fí­cil de lo que la gen­te pien­sa. No to­dos so­mos Ar­tu­ro Vidal o Ale­xis Sánchez... Son muy po­cos los que lo­gran triun­far.

Soy hi­jo de in­mi­gran­tes, pe­ro en­tien­do que de­be haber más con­trol.

Mis abue­los lle­ga­ron a Pun­ta Are­nas y lle­va­ron una vi­da muy sa­cri­fi­ca­da, muy aus­te­ra. Creo que mi­grar es im­por­tan­te pa­ra los paí­ses, pe­ro no pue­den ve­nir per­so­nas que son pa­rá­si­tos y vie­nen a ha­cer pu­ras pe­lo­tu­de­ces.

Era bas­tan­te pa­vo cuan­do jo­ven.

No apro­ve­ché bien la po­ca fa­ma que tu­ve. No nos creía­mos tan­to el cuen­to. Cuan­do via­jé a Eu­ro­pa me reha­bi­li­té, por­que co­no­cí un am­bien­te me­nos con­ser­va­dor.

Di­cen que me voy a co­mer la pa­rri­lla fes­ti­va­le­ra y tie­nen ra­zón.

Sé que me han ma­ta­do por ser ju­ra­do del Fes­ti­val, pe­ro me da lo mis­mo. Es un or­gu­llo que me ha­yan ele­gi­do. Me di­je­ron que el Su­per­man Var­gas o Gua­re­llo no iban a bai­lar en la Quin­ta Ver­ga­ra. A mí no me im­por­ta na­da. La vi­da hay que vi­vir­la.

Que­ría ver a Luis Mi­guel en el Fes­ti­val de Vi­ña de Mar.

Es mi ar­tis­ta fa­vo­ri­to. Aho­ra es­pe­ro ver a Rap­hael. Me gus­ta la mú­si­ca ro­mán­ti­ca: Alejandro Sanz y Alejandro Fer­nán­dez. Tam­bién el pop an­glo de mi épo­ca. Voy a vo­tar por la can­ción que me pro­duz­ca on­da, que me to­qué el co­ra­zón. Eso es im­por­tan­te. Des­de que em­pe­cé a ac­tuar con el co­ra­zón y no con la ca­be­za no me he equi­vo­ca­do.

Rai­mun­do Tup­per no era pa­ra vi­vir en es­te mun­do.

Era una per­so­na muy bue­na, co­rrec­to y res­pe­tuo­so. No nos pa­re­cía­mos tan­to de per­so­na­li­dad, pe­ro fui­mos ami­gos. Íba­mos de va­ca­cio­nes jun­tos a Pu­cón. Las bur­las que hi­cie­ron por su muer­te fue una co­sa as­que­ro­sa.

No soy pi­tu­co.

Cuan­do ju­ga­ba me de­cían que era del ba­rrio La Pin­co­ya de Croa­cia. Siem­pre fui muy re­la­ja­do y me lle­va­ba bien con to­dos. Ve­nía del Saint Geor­ge, pe­ro no no­ta­ba las di­fe­ren­cias con mis com­pa­ñe­ros.

So­bre las crí­ti­cas a mi fí­si­co: es­to es lo que hay no­más.

Me dan lo mis­mo los co­men­ta­rios. Creo que te de­mues­tran la in­fe­li­ci­dad de la gen­te que es­tá preo­cu­pa­da de esas pe­lo­tu­de­ces. ¿Qué im­por­ta có­mo se vea la per­so­na si es­tá bien de aden­tro? Era muy flaco y tu­ve mis ra­zo­nes pa­ra en­gor­dar. ¿Y qué tan­to?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.