La re­pú­bli­ca fa­ti­ga­da

La se­gun­da dé­ca­da del si­glo XXI ha­bía es­ta­do do­mi­na­da en Chi­le por la cris­pa­ción y la de­cep­ción de los ciu­da­da­nos in­sa­tis­fe­chos, que de­man­da­ban más de­re­chos y una me­jor dis­tri­bu­ción de la pros­pe­ri­dad al­can­za­da por el país.

La Tercera - Reportajes - - REPORTAJES - Ós­car Con­tar­do

El año 2018 fue mu­chos años a la vez. To­dos ellos tu­vie­ron al­go en co­mún: el fra­ca­so de las ins­ti­tu­cio­nes que has­ta ha­ce muy po­co se eri­gían co­mo edi­fi­cios só­li­dos de pres­ti­gio. El año arran­có con la vi­si­ta del Pa­pa Francisco, que a la lar­ga aca­bó por em­pu­jar a la Igle­sia Ca­tó­li­ca chi­le­na a un des­pe­ña­de­ro mo­ral, po­li­cial y ju­di­cial. Un de­rrum­be que la Igle­sia com­par­tió con Ca­ra­bi­ne­ros, otra ins­ti­tu­ción que has­ta ha­ce unos años en­ca­be­za­ba las lis­tas de ad­he­sión po­pu­lar. La po­li­cía uni­for­ma­da go­za­ba de una fa­ma de pro­bi­dad que la blin­da­ba in­clu­so de su par­ti­ci­pa­ción en los crí­me­nes de la dic­ta­du­ra. El blin­da­je co­men­zó a su­frir tri­za­du­ras en 2017, cuan­do un frau­de mul­ti­mi­llo­na­rio que­dó al des­cu­bier­to y aca­bó por agrie­tar­se es­te año, cuan­do un mon­ta­je bur­do -la Ope­ra­ción Hu­ra­cán- des­nu­dó las tri­pas de una bu­ro­cra­cia cha­pu­ce­ra, acei­ta­da de men­ti­ras y sin­ver­güen­zu­ras. Fi­nal­men­te, en no­viem­bre, el ase­si­na­to de Ca­mi­lo Ca­tri­llan­ca se­pul­tó en un ba­su­ral los ji­ro­nes de pres­ti­gio que Ca­ra­bi­ne­ros con­ser­va­ba. El po­zo de la des­con­fian­za se­guía lle­nán­do­se.

¿A quién ha­bía que creer­le? ¿En quién po­día­mos con­fiar real­men­te? Las ins­ti­tu­cio­nes per­ma­ne­cían de es­pal­da no so­lo a los re­cla­mos, sino a los he­chos. Un des­dén que ex­pli­ca la re­vo­lu­ción fe­mi­nis­ta de ma­yo, que co­men­zó con una to­ma uni­ver­si­ta­ria: fue la ma­ne­ra que en­con­tra­ron las es­tu­dian­tes pa­ra obli­gar a las uni­ver­si­da­des a mi­rar de fren­te el abu­so reite­ra­do co­mo par­te de la cul­tu­ra in­ter­na de esas ins­ti­tu­cio­nes. El aba­ni­co de for­mas en que las mu­je­res eran des­de­ña­das, re­le­ga­das, ig­no­ra­das o abu­sa­das en los cam­pus. ¿Ha­bía al­guien es­cu­chán­do­las? Al pa­re­cer no, tam­po­co pa­re­cían exis­tir res­pues­tas pa­ra ellas más allá de los dis­cur­sos so­bre la ma­ne­ra apro­pia­da de dis­po­ner de su cuer­po y las con­ven­cio­nes so­bre la con­duc­ta apro­pia­da pa­ra su gé­ne­ro. El fe­mi­nis­mo, eso que ha­bía si­do una ma­la pa­la­bra has­ta ha­ce muy po­co, tan­to en la iz­quier­da co­mo en la de­re­cha, co­bró en 2018 una di­men­sión nueva, que ti­ñó los dis­cur­sos, plan­teó con­flic­tos y es­ti­mu­ló de­ce­nas de de­cla­ra­cio­nes bie­nin­ten­cio­na­das, aun­que pro­ba­ble­men­te por mu­cho tiem­po más las mu­je­res se­gui­rán ga­nan­do me­nos, trabajando el do­ble y vi­vien­do en aler­ta cons­tan­te.

Es­te fue el año de la iz­quier­da pas­ma­da, so­bre­pa­sa­da por su en­tra­ña­ble ca­pa­ci­dad pa­ra ha­cer diag­nós­ti­cos so­bre un pue­blo idea­li­za­do que de­jó de es­cu­char­la y que es ca­paz de vo­tar a la ul­tra­de­re­cha, y mo­far­se de los re­pro­ches del vie­jo mi­li­tan­te que exi­ge con­cien­cia de cla­se, co­mo quien alec­cio­na a un ni­ño mal­cria­do. ¿Por qué ha­cer­le ca­so? ¿Dón­de es­ta­ban ellos cuan­do la po­bla­ción de lle­nó de nar­cos, cuan­do las ca­sas se llo­vían, cuan­do el ha­ci­na­mien­to les im­pe­día res­pi­rar o cuan­do los li­ceos se caían a pe­da­zos? Una iz­quier­da que en la Re­gión del Bio­bío no tu­vo res­pues­ta pa­ra las de­man­das de los pue­blos y ciu­da­des em­po­bre­ci­das ¿El re­sul­ta­do? Una re­gión en don­de las sec­tas evan­gé­li­cas fun­cio­nan co­mo mo­vi­mien­tos po­lí­ti­cos, con hues­tes asu­mien­do pues­tos de go­bierno y as­pi­ran­do a re­pre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria. Un mun­do en ple­na trans­for­ma­ción, que la opo­si­ción pa­re­ce no ver, por­que pre­fie­re mi­rar­se el om­bli­go que in­ter­nar­se en un te­rri­to­rio po­bre que juz­ga ajeno.

El 2018 fue tam­bién el año de un go­bierno des­con­cer­ta­do fren­te al fra­ca­so de su úni­ca pro­me­sa: tiem­pos me­jo­res, más di­ne­ro, un nue­vo ci­clo de pros­pe­ri­dad. Al­tas ex­pec­ta­ti­vas que fue­ron frus­trán­do­se en la me­di­da en que los ín­di­ces eco­nó­mi­cos les re­ga­la­ban mo­ris­que­tas a las cir­cuns­pec­tas au­to­ri­da­des del área. No hu­bo des­pe­gue a la al­tu­ra de los dis­cur­sos de cam­pa­ña. Lo que sí hu­bo fue un sec­tor po­lí­ti­co que bus­có en la inmigración un chi­vo ex­pia­to­rio, y en Jair Bol­so­na­ro un mo­de­lo de li­de­raz­go digno de ad­mi­ra­ción, pe­se a su his­to­rial de ig­no­ran­cia, in­to­le­ran­cia y fa­na­tis­mo. Un en­tu­sias­mo que de­ri­vó en el sur­gi­mien­to de un neo­pi­no­che­tis­mo dis­tin­to del que co­no­ci­mos en dic­ta­du­ra, aquel que cun­día en­tre los be­ne­fi­cia­dos por el ré­gi­men. Es­ta vez, los pi­no­che­tis­tas re­cu­rren a la épi­ca de lo con­tes­ta­ta­rio, son los re­bel­des -mu­chas ve­ces de ori­gen po­pu­lar- que di­cen ha­ber sen­ti­do te­mor a ex­pre­sar su ver­da­de­ra iden­ti­dad por las re­pre­sa­lias que po­drían su­frir de­bi­do a la ti­ra­nía de la co­rrec­ción po­lí­ti­ca y a la cul­tu­ra de los de­re­chos hu­ma­nos, dos ám­bi­tos que des­de­ñan. Su dis­cur­so ya no es el del sta­tu quo, sino el del va­lien­te que se atre­ve a con­fron­tar las con­ven­cio­nes que los opri­mían. El neo­pi­no­che­tis­mo rap­tó pa­ra sí el dis­cur­so de las víc­ti­mas que re­cla­man ha­ber si­do so­me­ti­das por un po­der ma­yor. ¿A qué se su­po­ne que es­ta­ban so­me­ti­dos ellos? A la iz­quier­da, al Es­ta­do lai­co, a la ONU, a la cien­cia y a la pro­pia his­to­ria. Des­con­fían del co­no­ci­mien­to con la mis­ma in­ten­si­dad que se rin­den a la cons­truc­ción de un pretérito idea­li­za­do en don­de la Di­na te­nía las fun­cio­nes de un guar­da­par­que y el Co­man­do Con­jun­to ha­cía de­por­te aven­tu­ra en he­li­cóp­te­ro. To­dos los dis­cur­sos de una de­re­cha li­be­ral de­mo­crá­ti­ca, mo­der­na, que­da­ron en na­da en el mo­men­to en que una dipu­tada de­cla­ró en un en­cen­di­do dis­cur­so su ad­mi­ra­ción por el dic­ta­dor muer­to y lo que re­ci­bió de vuel­ta fue una ova­ción ce­rra­da. La vo­ce­ra de go­bierno nos ex­pli­ca­ría que quien la cri­ti­que, lo ha­ce por­que no en­tien­de la ri­ca di­ver­si­dad que im­pe­ra en la de­re­cha chi­le­na. Un sec­tor que, co­mo bien sa­be­mos, ha­ce del res­pe­to a la de­mo­cra­cia un cul­to y de la to­le­ran­cia, una re­li­gión.

Han si­do va­rios años en uno, con gi­ros ar­gu­men­ta­les y el ad­ve­ni­mien­to de la cul­tu­ra de la men­ti­ra co­mo ar­ma po­lí­ti­ca. Es­tra­te­gias vi­les, que ba­jo el eu­fe­mis­mo del fa­ke news per­ma­ne­cen so­bre­vo­lan­do co­mo bui­tres o dro­nes una opi­nión pú­bli­ca frag­men­ta­da, que sos­pe­cha de las ins­ti­tu­cio­nes y que so­lo en­cuen­tra ple­na con­fian­za en su Smartp­ho­ne, en sus contactos de re­des so­cia­les y en to­do lo que ali­men­te su pro­pio des­con­ten­to.

Es­te pai­sa­je dis­per­so, don­de la in­cer­te­za im­pe­ra y las in­dig­na­cio­nes es­ta­llan su­ce­si­va­men­te en un bu­clé re­pe­ti­ti­vo que no aca­ba de re­sol­ver­se, me re­cuer­da una ins­ta­la­ción de Car­los Lep­pe ti­tu­la­da Fa­ti­ga de ma­te­rial. La obra -inau­gu­ra­da en 2011 en una ga­le­ría que ya no exis­te- era una ha­bi­ta­ción lle­na de des­po­jos, dis­pues­tos de tal ma­ne­ra que se al­can­za­ba a in­tuir que en al­gún mo­men­to ha­bía exis­ti­do allí, al me­nos en apa­rien­cia, un or­den y una cohe­ren­cia vio­len­ta­men­te al­te­ra­dos. La su­ge­ren­cia de una ca­tás­tro­fe in­de­ter­mi­na­da, de la que so­lo po­día­mos in­tuir su mag­ni­tud por los efec­tos que apa­re­cían fren­te a nues­tros ojos. ¿Qué ha­bía ocu­rri­do? No es­ta­ba cla­ro, no te­nía un nom­bre. El in­di­ca­dor de la mag­ni­tud so­lo po­día de­du­cir­se de los da­ños que per­ci­bía­mos, la evi­den­cia dis­per­sa en for­ma de ob­je­tos de­gra­da­dos que le in­di­ca­ban al pú­bli­co que en don­de ha­bía exis­ti­do un há­bi­tat ya so­lo exis­tía un mon­tón de es­com­bros.

La se­gun­da dé­ca­da del si­glo XXI ha­bía es­ta­do do­mi­na­da en Chi­le por la cris­pa­ción y la de­cep­ción de los ciu­da­da­nos in­sa­tis­fe­chos, que de­man­da­ban más de­re­chos y una me­jor dis­tri­bu­ción de la pros­pe­ri­dad al­can­za­da por el país, una ri­que­za que ca­da tan­to era re­cor­da­da jac­tan­cio­sa­men­te por una éli­te que pen­sa­ba que la me­jor for­ma de con­for­mar al pue­blo era re­cor­dar­le que an­tes to­do era peor. El fe­nó­meno que irrum­pió en 2011 era, por lo tan­to, el des­per­tar pú­bli­co de un ma­les­tar ex­ten­di­do que iba des­de co­mu­ni­da­des has­tia­das por el aban­dono y los pro­ble­mas am­bien­ta­les (Frei­ri­na, Ay­sén, Pe­tor­ca) has­ta las mo­vi­li­za­cio­nes es­tu­dian­ti­les, pa­san­do por las mar­chas pa­ra la co­ber­tu­ra de sa­lud y las pen­sio­nes mi­se­ra­bles. A tra­vés de un re­cuen­to de las de­man­das y sus jus­ti­fi­ca­cio­nes, se po­día re­cons­truir el pai­sa­je de di­fi­cul­ta­des que de­bía sor­tear una gran can­ti­dad de chi­le­nos -en­deu­da­dos- pa­ra ro­zar al me­nos la pro­me­sa de una vi­da me­jor. Los go­bier­nos res­pon­die­ron con anun­cios de re­for­mas y pro­me­sas. Las gran­des mar­chas dis­mi­nu­ye­ron. Pe­ro el des­con­ten­to per­sis­tió frag­men­ta­ria­men­te, se trans­for­mó en un rui­do blan­co o, más bien, en ges­tio­nes de cri­sis aco­ta­das sin una pro­pues­ta cohe­ren­te a lar­go pla­zo. Tal co­mo se re­lle­nan los ba­ches de una pis­ta de as­fal­to, en la me­di­da en que un gru­po se or­ga­ni­za­ba en torno a una de­man­da, se re­dac­ta­ba una ley con un nom­bre pro­pio o se des­ti­na­ba un mon­to de di­ne­ro pa­ra cal­mar el dis­gus­to. La re­la­ción en­tre ciu­da­da­nos y au­to­ri­da­des que­dó re­du­ci­da a un mesón de re­cla­mos. ¿Sig­ni­fi­ca eso que el des­con­ten­to se es­fu­ma­ra? Creo que no, so­lo se trans­for­mó en otra co­sa, al­go que, co­mo el desas­tre in­cóg­ni­to de la ins­ta­la­ción de Lep­pe, aún no tie­ne nom­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.