La se­gun­da ley mal­di­ta

Los po­lí­ti­cos so­lían com­ba­tir­se con po­lí­ti­ca. Aho­ra se quie­ren com­ba­tir con cen­su­ra.

La Tercera - Reportajes - - REPORTAJES - As­ca­nio Ca­va­llo

El 8 de no­viem­bre de 1984, el ge­ne­ral Pi­no­chet dic­tó un de­cre­to im­po­nien­do el es­ta­do de si­tio en to­do el país. Con ba­se en su pro­pia le­gis­la­ción, el ré­gi­men clau­su­ró seis re­vis­tas y so­me­tió a una sép­ti­ma, Hoy, a uno de los es­ca­sos pe­río­dos de cen­su­ra pre­via que eje­cu­tó la dic­ta­du­ra. La re­vis­ta su­po en­ton­ces que es­ta­ba prohi­bi­da la pa­la­bra “po­lí­ti­ca” -y por lo tan­to, la “sec­ción po­lí­ti­ca”-, ade­más, por su­pues­to, de las ya sa­bi­das: “Mar­xis­mo”, “co­mu­nis­mo”, “le­ni­nis­mo” (¡la peor!) y “con­co­mi­tan­tes”. Con mo­ti­vo de una cró­ni­ca que men­cio­na­ba unos “jar­di­nes in­fan­ti­les de tran­si­ción”, la cen­su­ra -a car­go del mi­nis­te­rio que di­ri­gía Francisco Ja­vier Cua­dra- le hi­zo sa­ber que tam­bién es­ta­ba prohi­bi­da la pa­la­bra “tran­si­ción”.

Si ca­si na­die se acuer­da de es­tas co­sas es por­que la res­tau­ra­ción de la de­mo­cra­cia, en 1990, tra­jo, en­tre otras, una in­men­sa bo­ca­na­da de ali­vio so­bre las li­ber­ta­des de pen­sa­mien­to y de ex­pre­sión. Ya na­die se­ría pe­na­li­za­do por de­cir lo que se le ocu­rrie­ra, y me­nos por pen­sar­lo. Las vie­jas le­yes so­bre la in­ju­ria y la ca­lum­nia -le­yes bas­tan­te uni­ver­sa­les, por lo de­más-, re­for­ma­das y ac­tua­li­za­das, bas­ta­rían pa­ra san­cio­nar los abu­sos con­tra la hon­ra de las per­so­nas, que por lo de­más son las úni­cas que tie­nen hon­ra, a pe­sar de que un crea­ti­vo fa­llo de la Cor­te Su­pre­ma le dio ha­ce unos años ese pri­vi­le­gio… a una mul­ti­tien­da. Y aun si así fue­ra, si las mul­ti­tien­das y las pe­lu­que­rías tu­vie­sen hon­ra, la mis­ma cor­te ha con­si­de­ra­do que con esas le­yes es su­fi­cien­te.

¿ Son los pri­mo­res de la cen­su­ra pri­va­ti­vos de las dic­ta­du­ras y las le­yes es­pu­rias? No, pa­ra na­da: en 1948, un Con­gre­so per­fec­ta­men­te de­mo­crá­ti­co, plu­ri­par­ti­dis­ta y de elec­ción po­pu­lar, pro­mul­gó la Ley de De­fen­sa Per­ma­nen­te de la De­mo­cra­cia (la “ley mal­di­ta”), que pros­cri­bió al Par­ti­do Co­mu­nis­ta, a to­dos sus mi­li­tan­tes y muy es­pe­cial­men­te a sus me­dios de ex­pre­sión. A fi­nes de los 80, Jai­me Guz­mán aún ci­ta­ba esa ley pa­ra de­fen­der el ar­tícu­lo 8° de la Cons­ti­tu­ción, que es­ta­ble­cía una prohi­bi­ción si­mi­lar. Y to­da­vía hoy, en el lla­ma­do mun­do li­bre, se cuen­tan por de­ce­nas las ini­cia­ti­vas des­ti­na­das a po­ner­le pe­gas a las li­ber­ta­des bá­si­cas de pen­sa­mien­to y ex­pre­sión.

Así que ni si­quie­ra tie­ne el be­ne­fi­cio de la ori­gi­na­li­dad el pro­yec­to que bus­ca pe­na­li­zar a quie­nes pien­san y di­cen de la dic­ta­du­ra al­go dis­tin­to u opues­to de lo que pien­san y di­cen sus im­pul­so­res. Un pro­yec­to que apunta al co­ra­zón de la li­ber­tad de ex­pre­sión: el de­re­cho a la dis­cre­pan­cia. A de­cir lo que se quie­ra, cuan­do se quie­ra y co­mo se quie­ra, de cual­quier co­sa y por cual­quier me­dio. So­lo hay una ca­te­go­ría de per­so­nas –los pe­rio­dis­tas- que es­tá su­je­ta a có­di­gos adi­cio­na­les de mo­ral pro­fe­sio­nal. Ya ve­rán los tri­bu­na­les si ta­les de­ci­res hie­ren hon­ras que me­re­cen ser re­pa­ra­das.

Es­te pro­yec­to es la cul­mi­na­ción de una fron­da de ini­cia­ti­vas fa­lli­das que se re­mon­tan, en­tre otras, a una mo­ción pre­sen­ta­da por el dipu­tado Mi­guel Cris­pi (un tex­to que se me­re­ce un lu­gar en al­gu­na antología de al­go), que se ba­sa en la sen­ten­cia de la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos con­tra el Es­ta­do de Chi­le por la cen­su­ra de La úl­ti­ma ten­ta­ción de Cris­to. De ella de­du­ce que la li­ber­tad de ex­pre­sión no es un de­re­cho ab­so­lu­to, pues tie­ne la li­mi­ta­ción de “res­pon­der de los de­li­tos y abu­sos”. Tau­to­lo­gía ele­va­da a doc­tri­na: un de­re­cho no es ab­so­lu­to cuan­do se le po­nen li­mi­ta­cio­nes. Y si se le po­nen más y más li­mi­ta­cio­nes, en al­gún pun­to (qui­zás) de­ja de ser un de­re­cho. ¡Bin­go!

¿Se­rá una nueva téc­ni­ca le­gis­la­ti­va? El aná­li­sis con­te­ni­do en los fun­da­men­tos de es­ta in­di­ca­ción no se acuer­da nun­ca de que la De­cla­ra­ción Uni­ver­sal de los De­re­chos Hu­ma­nos in­clu­ye la li­ber­tad irres­tric­ta de pen­sa­mien­to y creen­cia (art. 18) y la li­ber­tad irres­tric­ta de ex­pre­sión (art. 19). No di­ce que bus­ca cau­te­lar el res­pe­to a los de­re­chos hu­ma­nos vio­lan­do los de­re­chos hu­ma­nos.

El pre­tex­to ha si­do un pro­yec­to del go­bierno de Ba­che­let que bus­ca­ba pe­na­li­zar la in­ci­ta­ción a la vio­len­cia fí­si­ca. Es­ta idea, ya du­do­sa en cuan­to a efi­ca­cia, ha ser­vi­do de ra­ma pa­ra que se cuel­guen las in­di­ca­cio­nes del dipu­tado Cris­pi y, más tar­de, de la dipu­tada Carmen Hertz. Ella ha di­cho que es una abe­rra­ción su­po­ner que aten­ta con­tra la li­ber­tad de ex­pre­sión. Có­mo no. “Abe­rra­ción”, que en la­tín sig­ni­fi­ca­ba “des­vío” o “dis­trac­ción”, se tra­du­ce hoy co­mo un “error de com­pren­sión”, pe­ro tam­bién co­mo un “ac­to de­pra­va­do”. Es un ad­je­ti­vo plás­ti­co. Un bu­me­rán. Si el pro­yec­to no es una res­tric­ción pa­ra ex­pre­sar ideas, ¿qué es? ¿Un ca­me­lo, un efu­gio, un fal­se­te pa­ra la pu­ra ga­lu­cha?

Y en­ton­ces, ¿cuál es el fon­do, cuál es el te­mor, qué se quie­re pro­te­ger? Al pa­re­cer, se tra­ta de evi­tar el re­sur­gi­mien­to del pi­no­che­tis­mo y, en par­ti­cu­lar, de la ma­ne­ra en que lo plan­tea el dipu­tado Ignacio Urru­tia. (Ya an­tes se ha in­ten­ta­do crear una ex­cep­ción con­tra su fue­ro par­la­men­ta­rio pa­ra cuan­do di­ga lo que di­ce a me­nu­do). Los po­lí­ti­cos so­lían com­ba­tir­se con po­lí­ti­ca. Aho­ra se quie­ren com­ba­tir con cen­su­ra. Al­guien ac­túa co­mo si es­tu­vie­se per­dien­do una re­frie­ga. ¿Des­apa­re­ce­rá el pi­no­che­tis­mo por­que lo pros­cri­ban? Y esa, que se­ría una no­ti­cia, tam­po­co se po­dría pu­bli­car si ex­ce­de las nor­mas del ben­di­to pro­yec­to-mor­da­za.

La DC -sí, la DC- apor­ta lo si­guien­te: tam­bién hay que prohi­bir la ne­ga­ción de crí­me­nes co­me­ti­dos por otros re­gí­me­nes, fue­ra de Chi­le. ¿Es en se­rio o es ca­chon­deo? ¿Se tra­ta de ca­llar al dipu­tado Urru­tia, o al se­na­dor Navarro, o qui­zás a am­bos? El apor­te re­fle­ja el es­ta­do de va­gón de co­la en que que­dó la DC du­ran­te la Nueva Ma­yo­ría. Frei Mon­tal­va, To­mic, Gu­mu­cio ten­drían me­nos hu­mor, pe­ro no se to­ma­ron un mi­nu­to en re­cha­zar la “ley mal­di­ta” en los años 40.

Aho­ra el pro­yec­to ha si­do de­no­mi­na­do, con más pom­pa que cir­cuns­tan­cia, “con­tra el ne­ga­cio­nis­mo”, bus­can­do emu­lar la le­gis­la­ción an­ti­na­zi. Nin­gu­na de las per­so­nas que lu­cha­ron por res­tau­rar la de­mo­cra­cia en los 80 -las que en ver­dad lo hi­cie­ron, no las que bus­ca­ban otra co­sa- ha­bría ima­gi­na­do que tres dé­ca­das des­pués si­quie­ra se dis­cu­tie­ra una se­gun­da ley mal­di­ta, ca­si co­mo es­pe­jo y des­qui­te de las an­te­rio­res. Pe­ro ese pro­yec­to exis­te, y en torno a él se arre­mo­li­na un con­fu­so gru­po de dipu­tados. Ha­cen bien los pe­rio­dis­tas que ano­tan esos nom­bres y si­guen sus intervenciones, por­que ahí se sa­be dón­de es­tá ca­da quien. Dón­de es­tán los ad­ver­sa­rios, los nue­vos cen­so­res.

Y pa­ra desear­les fe­liz Año Nue­vo.

R

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.