Mo­de­ra­to an­dan­te

La Tercera - Reportajes - - REPORTAJES -

Pi­ñe­ra en­tró por se­gun­da vez en su vi­da a La Mo­ne­da en el mes de mar­zo de es­te año y lo hi­zo con un man­da­to ciu­da­dano no so­lo más ro­bus­to, sino tam­bién más pre­ci­so que el de cual­quie­ra de sus an­te­ce­so­res.

En se­gun­da vuel­ta ha­bían vo­ta­do más de sie­te mi­llo­nes de ciu­da­da­nos -el ré­cord de la era del vo­to vo­lun­ta­rio-, y de ese to­tal tres mi­llo­nes 800 mil chi­le­nos lo hi­cie­ron por él. Es cier­to que cua­tro años an­tes, Ba­che­let ha­bía si­do ele­gi­da con el 62% de las pre­fe­ren­cias, pe­ro ese por­cen­ta­je se tra­du­jo so­lo en tres mi­llo­nes y me­dio de vo­tos.

En tér­mi­nos cua­li­ta­ti­vos, el man­da­to ciu­da­dano era po­ner una lá­pi­da so­bre el muy dis­cu­ti­do nue­vo ci­clo po­lí­ti­co que ha­bía abier­to Ba­che­let, sea por­que ha­bía de­cep­cio­na­do a su gen­te, sea por­que su go­bierno es­ta­ba lle­van­do al país en una di­rec­ción que con­tra­ria­ba a la ma­yo­ría, sea por­que sus gran­des re­for­mas en reali­dad nun­ca con­si­guie­ron cau­ti­var a la po­bla­ción. Es di­fí­cil en­con­trar en la his­to­ria elec­to­ral re­cien­te un “cam­bio y fue­ra” más en­fá­ti­co que el de di­ciem­bre del año pa­sa­do, y eso, en par­te, ex­pli­ca la ener­gía y el aplo­mo con que el ac­tual go­bierno par­tió.

Ya en las pri­me­ras se­ma­nas se ob­ser­va­ron di­fe­ren­cias res­pec­to de la ex­pe­rien­cia de Pi­ñe­ra I. La más sus­tan­ti­va es que el país es­ta­ba cu­ra­do de es­pan­to y no que­ría por nin­gún mo­ti­vo más de lo mis­mo. La más es­tra­té­gi­ca es que hu­bo des­de el co­mien­zo más in­ter­lo­cu­ción con los par­ti­dos ofi­cia­lis­tas. Y la más ac­ci­den­tal es que el Pre­si­den­te ini­ció su man­da­to con­te­nién­do­se más, lo cual no es so­lo un de­ta­lle aten­di­da la per­so­na­li­dad del Man­da­ta­rio y su ten­den­cia a un pro­ta­go­nis­mo ago­ta­dor. De he­cho, Pi­ñe­ra en los úl­ti­mos me­ses ha en­tra­do y sa­li­do del li­bre­to de la con­ten­ción por ne­ce­si­dad unas po­cas ve­ces, o por sim­ple com­pul­sión de ca­rác­ter en to­das las res­tan­tes. No hay ca­so: la an­sie­dad y el ries­go son par­te de la ge­né­ti­ca del Pre­si­den­te.

Al con­cluir el año, el go­bierno pue­de ano­tar­se va­rios tan­tos a su fa­vor. El más de­ci­si­vo es que, efec­ti­va­men­te, el país vol­vió, por de­cir­lo así, a la nor­ma­li­dad. La eco­no­mía vol­vió a cre­cer a más del do­ble de lo que lo ve­nía haciendo. El áni­mo me­jo­ró y vol­vió a ser ma­yo­ri­ta­rio el con­tin­gen­te ciu­da­dano que cree que Chi­le va por buen ca­mino. Se ins­ta­ló un go­bierno más re­cep­ti­vo a es­cu­char a la po­bla­ción en te­mas coin­ci­den­tes con sus pro­me­sas -la lim­pie­za en Ca­ra­bi­ne­ros, por ejem­ploy en te­mas que sim­ple­men­te no es­ta­ban den­tro de sus prio­ri­da­des, co­mo ocu­rrió con la ley de igual­dad de gé­ne­ro o con la agen­da fe­mi­nis­ta que La Mo­ne­da sa­có ba­jo la man­ga pa­ra res­pon­der a tiem­po a las mo­vi­li­za­cio­nes del mes de ma­yo.

Bien y mal le fue al go­bierno en el fren­te eco­nó­mi­co. Bien, por­que re­tor­na­mos a la ra­cio­na­li­dad, se re­cu­pe­ró el di­na­mis­mo y re­pun­tó con gran in­ten­si­dad la in­ver­sión. Mal, por­que el des­em­pleo si­gue sien­do al­to y por­que el con­su­mo aún no se re­cu­pe­ra con la mis­ma com­bus­tión que a ve­ces mues­tran las pá­gi­nas del pe­rio­dis­mo eco­nó­mi­co. Ob­vio que hay un des­fa­se. Pe­ro tam­bién son ver­da­des ob­vias otras dos co­sas. La pri­me­ra es que en tiem­pos de im­pa­cien­cia ese des­fa­se -bien o mal­frus­tra las ex­pec­ta­ti­vas. Y la se­gun­da es que las au­to­ri­da­des, más que de­di­car­se a des­acre­di­tar el fe­nó­meno, lo que de­be­rían ha­cer es tra­tar de en­ten­der­lo, por­que no to­do es pu­ro hu­mo o pu­ra ma­la fe, co­mo con fre­cuen­cia tien­den a creer.

Tal co­mo si al cru­zar la ca­lle lo hu­bie­ra atro­pe­lla­do una mi­cro, el cri­men de Ca­mi­lo Ca­tri­llan­ca y la ver­gon­zo­sa cri­sis de Ca­ra­bi­ne­ros sa­ca­ron ha­cia fi­nes de año al go­bierno de su agen­da y lo hi­cie­ron pa­gar pla­tos ro­tos que, en ri­gor, La Mo­ne­da no ha­bía que­bra­do. En las en­cues­tas re­cien­tes el Pre­si­den­te igual tu­vo que pa­gar­los. No ha­bien­do có­mo sa­lir bien pa­ra­do de una cri­sis así, el go­bierno se la ju­gó por el es­ta­ble­ci­mien­to de la ver­dad de lo ocu­rri­do, pa­gó el tri­bu­to que co­rres­pon­día a la opo­si­ción con la re­nun­cia del in­ten- den­te y re­mo­vió al ge­ne­ral di­rec­tor de Ca­ra­bi­ne­ros, eso sí que lue­go de com­pro­bar que ya eran de­ma­sia­das las fu­gas en su ca­de­na de man­do. Era lo que co­rres­pon­día ha­cer, pe­ro ha­brá que ver has­ta dón­de y has­ta cuán­do es­ta cri­sis no pro­du­jo un da­ño irre­pa­ra­ble en la ima­gen del Pre­si­den­te y, so­bre to­do, en el ne­xo de su ad­mi­nis­tra­ción con La Arau­ca­nía, pre­ci­sa­men­te el fren­te don­de el mi­nis­tro Al­fre­do Moreno ve­nía res­ta­ble­cien­do un puen­te de con­fian­za que -to­do hay que de­cir­lo- ha­ce ya mu­chos años que se vino aba­jo.

En un año de aguas mo­vi­das, que vio el hun­di­mien­to de mu­chas ins­ti­tu­cio­nes y que, ade­más, pu­so en su lu­gar a va­rios apren­di­ces de bru­jo de la po­lí­ti­ca, Pi­ñe­ra lo­gró sa­car el bu­que de la Pre­si­den­cia de las zo­nas más tur­bu­len­tas. Por­que lo hi­zo no so­lo con sen­sa­tez, sino tam­bién con mo­de­ra­ción se ga­nó un cier­to res­pe­to de la am­plia fran­ja de la po­bla­ción que no se ha­ce par­te de las po­la­ri­za­cio­nes en bo­ga. Es cier­to que la so­cie­dad chi­le­na se ha es­ta­do po­la­ri­zan­do, pe­ro so­lo en los ex­tre­mos. Va­ya no­ve­dad. De ahí a de­cir que el país es­tá di­vi­di­do es un error. No lo es­tá y aca­so no lo es­tá ni si­quie­ra en La Arau­ca­nía. En Chi­le, los ex­tre­mos si­guen re­pre­sen­tan­do po­co. La gran ma­yo­ría ciu­da­da­na re­cha­za la vio­len­cia in­con­di­cio­nal­men­te, re­cha­za las to­mas de co­le­gios, re­cha­za las ma­nio­bras del Go­pe que tra­ta­ron de ocul­tar un ase­si­na­to, re­cha­za las me­di­das de fuer­za que man­tu­vie­ron se­cues­tra­do a Val­pa­raí­so du­ran­te el pa­ro de los tra­ba­ja­do­res even­tua­les y, en fin, re­cha­za tam­bién tan­to el es­car­nio a las víc­ti­mas de las vio­la­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos co­mo el pro­yec­to to­ta­li­ta­rio que tra­ta de im­po­ner con san­ción pe­nal ver­da­des his­tó­ri­cas ofi­cia­les. Eso ex­pli­ca que el go­bierno ha­ya po­di­do con­ver­tir en ley el pro­yec­to de Au­la Se­gu­ra y que in­tu­ya que el pró­xi­mo año tam­bién de­be­ría sa­car ade­lan­te ini­cia­ti­vas co­mo la mo­der­ni­za­ción tri­bu­ta­ria o la re­for­ma a las pen­sio­nes. Siem­pre ha si­do así: aun­que me­te me­nos rui­do, la mo­de­ra­ción lle­va más le­jos. In­clu­so en el Chi­le de hoy.

REn un año de aguas mo­vi­das, Pi­ñe­ra lo­gró sa­car el bu­que de la Pre­si­den­cia de las zo­nas más tur­bu­len­tas. Por­que lo hi­zo no so­lo con sen­sa­tez sino tam­bién con mo­de­ra­ción, se ga­nó un cier­to res­pe­to de la am­plia fran­ja de la po­bla­ción que no se ha­ce par­te de las po­la­ri­za­cio­nes en bo­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.