Re­fu­gio en el Bio­bío: los días de des­can­so de Her­mes So­to

La Tercera - Reportajes - - REPORTAJES -

La Es­cue­la de Su­bo­fi­cia­les del Com­ple­jo Lo­mas Ver­des, en Con­cep­ción, fue la úl­ti­ma ac­ti­vi­dad que Her­mes So­to tu­vo en su ca­li­dad de ge­ne­ral di­rec­tor de Ca­ra­bi­ne­ros. Ese día, el vier­nes 21 de di­ciem­bre pa­sa­do, mien­tras la Con­tra­lo­ría to­ma­ba ra­zón del de­cre­to fun­da­do que lo des­ti­tuía de su car­go co­mo pri­mer man­do de la ins­ti­tu­ción, So­to se des­pe­día de­fi­ni­ti­va­men­te de su car­go. “Sien­to or­gu­llo de ha­ber es­ta­do 40 años y us­te­des sien­tan or­gu­llo de com­par­tir es­te mo­men­to. Me voy con tris­te­za y con or­gu­llo por to­dos los lo­gros en el Bio­bío. So­mos le­jos, le­jos, la me­jor ins­ti­tu­ción de Chi­le”, se­ña­ló.

Quie­nes co­no­cen a So­to co­men­tan que pa­ra él no fue in­di­fe­ren­te rea­li­zar su úl­ti­ma ac­ti­vi­dad en el Bio­bío. Has­ta po­co an­tes de asu­mir -en mar­zo pa­sa­do­se desem­pe­ñó co­mo ge­ne­ral de la zo­na, y de­bi­do a los cor­tos ocho me­ses que du­ró co­mo ge­ne­ral di­rec­tor du­ran­te el go­bierno de Se­bas­tián Pi­ñe­ra, su fa­mi­lia aún no es­ta­ba del to­do ins­ta­la­da en San­tia­go.

Por lo mis­mo, cer­ca­nos al aho­ra exu­ni­for­ma­do co­men­tan que des­de esa des­pe­di­da en la es­cue­la de su­bo­fi­cia­les, So­to no ha re­gre­sa­do a San­tia­go y se en­cuen­tra, des­de esa fe­cha, en la Oc­ta­va Re­gión, es­pe­cí­fi­ca­men­te en una re­si­den­cia ubi­ca­da en la co­mu­na de Chi­gua­yan­te. Ahí, el ge­ne­ral (R) de Ca­ra­bi­ne­ros de­ci­dió des­can­sar y re­fu­giar­se jun­to a su fa­mi­lia.

Sus ami­gos más cer­ca­nos co­men­tan que, has­ta la fe­cha, el exu­ni­for­ma­do se en­cuen­tra afec­ta­do por lo su­ce­di­do y con­ti­núa ca­li­fi­can­do co­mo “in­jus­ta” la de­ci­sión que se to­mó res­pec­to de su sa­li­da tras la se­rie de en­cu­bri­mien­tos de sus sub­al­ter­nos -se- gún se ha acre­di­ta­do por fis­ca­lía has­ta aho­ra- por la muer­te de Ca­mi­lo Ca­tri­llan­ca.

En el en­torno de So­to ase­gu­ran que el ex­ge­ne­ral ha op­ta­do por un os­tra­cis­mo ex­tre­mo, al pun­to que aun an­tes de ser in­vi­ta­do a la ce­re­mo­nia del lu­nes 7, don­de el ge­ne­ral di­rec­tor Ma­rio Ro­zas se­rá un­gi­do co­mo el nue­vo lí­der de la ins­ti­tu­ción , se ex­cu­só de asis­tir a la ac­ti­vi­dad. Tam­bién ha evi­ta­do res­pon­der lla­ma­dos de al­gu­nos par­la­men­ta­rios por la zo­na que han in­ten­ta­do co­mu­ni­car­se con él y, has­ta aho­ra, ha de­ci­di­do guar­dar si­len­cio y no re­fe­rir­se a lo que su­ce­dió en su pa­so por Ca­ra­bi­ne­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.