¿CHIS­TES PROHI­BI­DOS? EL HUM R TAM­BIÉN CAM­BIÓ

Ca­da cier­to tiem­po, el de­ba­te re­gre­sa: ¿Tie­ne lí­mi­tes el hu­mor? Las ru­ti­nas siem­pre se sos­tu­vie­ron en la del­ga­da lí­nea de lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to. Hoy, con los cam­bios so­cia­les, se tra­ta de un te­rreno di­fí­cil: los pro­pios co­me­dian­tes tie­nen vi­sio­nes enc

La Tercera - Reportajes - - REPORTAJES - POR EDUAR­DO OR­TE­GA FO­TO­GRA­FIA NOM­BRE FO­TO

DINO GOR­DI­LLO

“La so­cie­dad es­tá exa­ge­ran­do mu­cho. Hay mu­cha gen­te gra­ve. Nun­ca me han re­cla­ma­do por un chis­te en per­so­na”. ÓS­CAR GANGAS

“Los hu­mo­ris­tas es­ta­mos sa­cán­do­les tro­te a es­tas li­mi­ta­cio­nes de los tex­tos”.

—¿Ha­bías si­do an­tes tren­ding to­pic? El otro día fuis­te...

Dino Guz­mán, de 58 años y co­no­ci­do co­mo Dino Gor­di­llo, abre bien los ojos y en­sa­ya un ade­mán de sor­pre­sa. Rá­pi­da­men­te di­rá que no se lle­va bien con las re­des so­cia­les, que no con­ci­be las crí­ti­cas des­de per­fi­les que cree fal­sos, sin fo­tos o con al­gún nom­bre in­ven­ta­do. Pe­ro le lla­ma la aten­ción.

Fue el miér­co­les 12 de di­ciem­bre, po­cos mi­nu­tos des­pués de que la al­cal­de­sa Vir­gi­nia Re­gi­na­to lo con­fir­ma­ra co­mo uno de los ros­tros del hu­mor en Vi­ña 2019: su nom­bre se re­pe­tía una y otra vez. Al­gu­nos usua­rios aplau­dían la de­ci­sión. Otros, asu­mían que ya es­ta­ba re­ti­ra­do. Un úl­ti­mo pu­ña­do, in­clu­so, lo acu­só de ma­chis­ta y de re­pe­tir las ru­ti­nas. Que ya no es su tiem­po.

Pe­ro a Dino po­co le im­por­ta.

—No ha cam­bia­do el hu­mor. Ca­da uno tie- ne su pú­bli­co: yo tengo un pú­bli­co, el Co­co Legrand lo tie­ne, el Ál­va­ro Sa­las, el Bom­bo y el stand-up tam­bién, ex­pli­ca. El stand-up es­tá di­ri­gi­do a un pú­bli­co más jo­ven, re­bel­de, que tie­ne la ven­ta­ja de lle­gar y ha­blar. An­tes no po­día­mos ha­blar, por­que éra­mos cen­su­ra­dos, cri­ti­ca­dos.

—Pe­ro hay te­mas que qui­zás hoy, con otras sen­si­bi­li­da­des, sean más di­fí­ci­les de to­car.

—La so­cie­dad es­tá exa­ge­ran­do mu­cho. Hay mu­cha gen­te gra­ve. Nun­ca me han re­cla­ma­do por un chis­te en per­so­na. Na­die. Las opi­nio­nes de las re­des so­cia­les me las me­to en el cu­lo. Si no te gus­ta Dino Gor­di­llo, Yer­ko Pu­chen­to o quien sea, y te­nís 800 ca­na­les de te­le­vi­sión, hay que ser hueón… Si no me gus­ta Dino Gor­di­llo, la cam­bio y chao. No tengo pa­ra qué pes­car el te­lé­fono y cri­ti­car. Vi­vi­mos con un re­sen­ti­mien­to gi­gan­te.

Dino, di­ce, no se com­pli­ca con el ma­te­rial de sus ru­ti­nas, no tie­ne pro­ble­mas pa­ra ha­blar de su sue­gra o de los ho­mo­se­xua­les, al­gu­nas de las te­má­ti­cas que hoy en­tran en el de­ba­te cuan­do se de­li­mi­ta el hu­mor. “Se pue­de ha­cer chis­tes de to­do, siem­pre y cuan­do no de­ni­gres a al­guien. Si ma­ña­na la Fe­de­ra­ción Mun­dial de Gua­to­nes po­ne ‘la ley del gua­tón’, ¿por eso no po­dís con­tar chis­tes de gua­to­nes? El lí­mi­te es no trans­gre­dir al otro. No voy a cam­biar por un par de crí­ti­cas”, ase­gu­ra.

Ese miér­co­les, tras la pre­sen­ta­ción ofi­cial de la que se­rá su sép­ti­ma vez so­bre la Quin­ta Ver­ga­ra, igua­lan­do a Co­co Legrand y Fi­ru­le­te, Dino re­cuer­da que se acer­có la coor­di­na­do­ra de pren­sa pa­ra pre­gun­tar­le si po­día ha­blar “con un ca­nal gay”. Se lo pro­pu­so con mie­do, co­mo es­pe­ran­do una ne­ga­ti­va, re­cuer­da. Pe­ro la con­ver­sa­ción se dio sin nin­gún pro­ble­ma. In­clu­so, hu­bo abra­zos y, di­ce, le re­co­no­cie­ron que lo que­rían, que les gus­ta­ban

sus chis­tes, que los gra­ves eran unos po­cos.

Dino aca­ba de ter­mi­nar su primer es­pres­so en una ca­fe­te­ría de La Rei­na. Pi­de otro y, cuan­do lle­ga la me­se­ra, apro­ve­cha el mo­men­to:

—¿Qué opi­nái del hu­mor, de lo que hay aho­ra? ¿Có­mo lo ha­llái? La ver­dad... —Muy or­di­na­rio...

—Mu­chas gra­cias, ma­mi­ta. Des­pués te pa­so la plata, pa’ ca­llao —cie­rra, rién­do­se. El co­me­dian­te vuel­ve a la car­ga: —¿Vis­te? Yo no te he di­cho na­da, le pre­gun­tas­te a una per­so­na en la ca­lle.

* Rein­ven­ción

Ós­car Gangas re­de­bu­tó en la Quin­ta Ver­ga­ra el mar­tes 22 de fe­bre­ro de 2011: fue du­ran­te la se­gun­da jor­na­da, jus­to des­pués de Amé­ri­co y an­tes de Aven­tu­ra, gru­po de Romeo San­tos, una no­che que se asu­mía com­pli­ca­da pa­ra el co­me­dian­te, pe­ro que se trans­for­mó en una re­van­cha. Con una ru­ti­na que bor­deó los 25 mi­nu­tos, con­si­guió las an­tor­chas de plata y de oro.

Du­ran­te la pre­sen­ta­ción, sin em­bar­go, reali­zó una se­rie de pa­ro­dias so­bre los ho­mo­se­xua­les: el Con­se­jo Na­cio­nal de Te­le­vi­sión (CNTV) res­pon­dió mul­tan­do a Chi­le­vi­sión con 400 UTM. Ar­gu­men­ta­ron que su ru­ti­na y la de Mau­ri­cio Flo­res afec­ta­ron la dig­ni­dad de las per­so­nas. El co­me­dian­te, ocho años des­pués, se de­fien­de: di­ce que de­mos­tró que el gay era di­ver­ti­do, un sketch en que el per­so­na­je siem­pre re­ma­ta­ba el chis­te.

—La gen­te se dio cuen­ta de que no me bur­la­ba de la con­di­ción de ho­mo­se­xual, sino que me bur­la­ba de las si­tua­cio­nes en las cua­les él ha­cía lu­cir la sim­pa­tía, la gra­cia, res­ca­ta­ba lo pi­ca­res­cos que son —ex­pli­ca.

Gangas, en­ton­ces, ha­bló con su ase­sor pa­ra acla­rar el es­ce­na­rio. Pe­ro desis­tió: se dio cuen­ta de que no sa­ca­ba na­da, que la res­pues­ta sería ne­ga­ti­va y que, in­clu­so, po­día per­der opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo. Lo vin­cu­la con lo que le pa­só ha­ce un par de se­ma­nas a Ste­fan Kramer con su imi­ta­ción al Pre­si­den­te Pi­ñe­ra. “Uno les te­me a los po­de­res, y si pa­sa con Kramer..., uno no­ta los ten­tácu­los. Los lí­mi­tes del hu­mor son el po­der: lí­mi­tes em­pre­sa­ria­les”, di­ce.

—¿Has te­ni­do que cam­biar tus ru­ti­nas?

—Si Ed­die Murphy ha­ce chis­tes de ne­gros, nos ca­gamos de la ri­sa, pe­ro si los di­ce un blan­co, es ofen­si­vo. La Bo­to­ta Fox pue­de ha­cer chis­tes de gays, pe­ro si lo ha­go yo, se ve feo. Así que de­jé de ha­cer esos chis­tes, por­que no me con­ve­nía pú­bli­ca ni eco­nó­mi­ca­men­te. Aho­ra me au­to­in­fie­ro he­ri­das, que es lo me­jor que es­tán ha­cien­do los hu­mo­ris­tas. Si ves lo que ha­cen en el stand-up, una mu­jer pue­de ha­blar in­clu­so con­tra la mu­jer y de­jar­se co­mo ton­ta: que se de­pi­la to­dos los días, que no le re­sul­ta na­da con el se­xo opues­to, sin lí­mi­te. En mi ca­so, me de­jo co­mo ton­to, co­mo tor­pe. Los hu­mo­ris­tas es­ta­mos sa­cán­do­les tro­te a es­tas li­mi­ta­cio­nes de los tex­tos. Trans­for­ma­mos los an­ti­guos chis­tes en au­to­in­fe­rir­se.

* De­cons­truc­ción

—No me gus­ta ha­blar de mi hu­mor. Le qui­ta un po­qui­to la ma­gia —ad­ver­ti­rá.

An­tes fue Edo Ca­roe, su com­pa­ñe­ro en Pon­gá­mo­nos se­rios, o Pe­dro Ru­mi­not, su du­pla en Tie­rra 2. Pe­ro mu­chos se pre­gun­ta­ban cuándo sería su turno: año tras año, lle­ga­do el mi­nu­to de anun­ciar la pa­rri­lla fes­ti­va­le­ra, a los ros­tros del hu­mor, y más aún con el boom de los stan­du­pe­ros, se es­pe­ra­ba la lle­ga­da de Fe­li­pe Ave­llo a Vi­ña.

En 2019, por fin, di­rá pre­sen­te. Re­cor­da­do por mu­chos co­mo el ti­po lo­co de la TV, por ca­da uno de sus seg­men­tos en SQP, por Br­yan Tu­lio y la pe­que­ña Hi­llary Clin­ton, por ser Rey del Fes­ti­val de Vi­ña y ha­ber de­di­ca­do su triun­fo al Pa­pa, sus com­pi­la­dos de ese hu­mor más ex­tre­mo, aca­so de otra épo­ca, acu­mu­lan mi­les de vi­si­tas en YouTube. Pe­ro hoy eso es co­sa del pa­sa­do: esos sket­ches, esas pa­ro­dias, di­ce, no le per­te­ne­cían, eran imi­ta­cio­nes y ya no le pa­re­cen di­ver­ti­dos. Al Fes­ti­val, Ave­llo lle­ga re­con­ver­ti­do en un exi­to­so co­me­dian­te de stand-up, con un show más acor­de a los nue­vos tiem­pos, lejos de las po­lé­mi­cas.

—¿Por qué crees que yo elu­do te­mas? Por­que to­dos, co­mo so­cie­dad, va­mos avan­zan­do, va­mos evo­lu­cio­nan­do, hay mu­chos cam­bios cul­tu­ra­les y so­cia­les y uno va for­man­do par­te de eso —ex­pli­ca—. Es un gran error pen­sar que uno es­tá ajeno: tie­ne que es­cu­char lo que di­ce la gen­te. Yo me he de­cons­trui­do co­mo hom­bre, al igual que los dia­rios: La Cuar­ta ya no ha­ce la Bom­ba 4, por ejem­plo. To­dos for­ma­mos par­te de eso.

PA­LO­MA SA­LAS

“To­do el mun­do de­be­ría ha­cer los chis­tes que quie­ra ha­cer y to­do el mun­do de­be­ría po­der reír­se del chis­te, sea ma­chis­ta o no”.

—¿Y eso có­mo se re­fle­ja en tu show?

—Lo que yo ha­cía an­tes era in­ter­pre­tar vo­ces, sá­ti­ras… Hay un vi­deo don­de ha­blo del abor­to y cuen­to una his­to­ria. Ya yo no pien­so así. Es­toy a fa­vor del abor­to y en ese vi­deo es­toy en con­tra. En esos per­so­na­jes yo no im­por­to, a mí me im­por­ta esa voz. Mi pro­pues­ta ac­tual es ha­blar a par­tir de mis vi­ven­cias y ahí yo agre­go ele­men­tos ab­sur­dos pa­ra ge­ne­rar en­tre­ten­ción y ri­sas.

Ave­llo, ade­más, fi­ja los lí­mi­tes de su hu­mor: “Sien­to que si voy a da­ñar a al­guien, eso no va a ser di­ver­ti­do”, y pi­de ma­yor res­pal­do a la es­ce­na fe­me­ni­na: “Po­dría ha­ber ha­bi­do más mu­je­res en la pa­rri­lla. Des­con­tan­do a Ja­ni Due­ñas, pa­re­ce ca­ma­rín de equi­po de baby”.

FE­LI­PE AVE­LLO

“Co­mo so­cie­dad va­mos evo­lu­cio­nan­do, hay mu­chos cam­bios cul­tu­ra­les y so­cia­les, y uno va for­man­do par­te de eso”.

* Fe­mi­nis­mo

A Pa­lo­ma Sa­las ca­da tan­to se le acer­ca al­gún co­no­ci­do pa­ra con­ver­sar, pe­dir­le al­gún con­se­jo. Pe­ro el diá­lo­go, en al­gún pun­to, siem­pre es el mis­mo: ¿Sa­bís qué?, es­toy tra­ba­jan­do en un chis­te y una ami­ga me di­jo que era ma­chis­ta… ¿Qué opi­nái? ¿Lo en­con­trái ma­chis­ta?

La co­me­dian­te, que pró­xi­ma­men­te cum­pli­rá una dé­ca­da so­bre los escenarios, es­tá cha­ta.

Por eso, sue­le abra­zar los cam­bios que vi­vió en es­te tra­yec­to: cuan­do co­men­zó, a fi­nes de 2009 te­lo­nean­do a su ami­ga Ja­ni Due­ñas, cuen­ta, la dis­cu­sión no era so­bre el fe­mi­nis­mo, sino so­bre el por­qué una mu­jer que­ría ha­cer co­me­dia.

—De­cían: “Te va a ir pé­si­mo” o “no es in­tere­san­te lo que tú te­nís que de­cir”. So­lo los hom­bres po­dían ser gra­cio­sos —re­cuer­da—. Prác­ti­ca­men­te pe­días per­mi­so pa­ra ha­cer co­me­dia.

Hoy, con­ver­ti­da en una de las stan­du­pe­ras más re­co­no­ci­das de la es­ce­na na­cio­nal, cree que ha exis­ti­do una evo­lu­ción tan­to en el de­ba­te co­mo en el for­ma­to. Una re­la­ción en­tre el stand-up y la chan­ce de abor­dar cier­tos te­mas: “En la épo­ca de las su­fra­gis­tas, no sé si po­dría­mos ha­ber es­ta­do ha­blan­do de es­to en el es­ce­na­rio. Tie­ne que ver con que se es­tá ar­man­do un es­pa­cio en el que to­dos de­be­ría­mos po­der ha­blar de nues­tros sen­ti­mien­tos res­pec­to del sis­te­ma o la so­cie­dad”, ex­pli­ca.

Su vi­sión so­bre el hu­mor no tie­ne lí­mi­tes. Pe­ro, acla­ra, hay que asu­mir.

—Creo en la libertad de ex­pre­sión: to­do el mun­do de­be­ría ha­cer los chis­tes que quie­ra ha­cer y to­do el mun­do de­be­ría po­der reír­se del chis­te, sea ma­chis­ta o no. Aho­ra, no po­dís ha­cer el chis­te ma­chis­ta y des­pués de­cir que no lo eres —di­ce, co­mo de­cla­ra­ción de prin­ci­pios—. Po­dís ha­cer chis­tes de to­do, pa­sa que te da pa­ja co­mer­te la crí­ti­ca des­pués.

—Pe­ro habrá al­gún te­ma que no se pue­da to­car…

—Es que no tie­ne lí­mi­tes el hu­mor. Mi lí­mi­te es que ha­ga reír y que ten­ga que ver con lo que yo sien­to. Reír­me de los de arri­ba, no de los de aba­jo. Sí quie­ro cri­ti­car, sí quie­ro mo­les­tar y tam­bién quie­ro que due­la, pe­ro a los que es­tán en una si­tua­ción de pri­vi­le­gio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.