Fran­cis­ca Va­len­zue­la, can­tan­te

La Tercera - Reportajes - - REPORTAJES - POR FREDI VELÁSQUEZ FO­TO­GRA­FÍA REI­NAL­DO UBILLA

A los 18 años me di cuen­ta de que que­ría de­di­car­me a la mú­si­ca.

Ya no so­lo que­ría to­car en el es­pa­cio de mi ca­sa: me em­pe­za­ron a dar ga­nas de sa­car más can­cio­nes, per­se­guir una ca­rre­ra crea­ti­va. Mis pa­pás siem­pre vie­ron ese im­pul­so, esa ten­den­cia a ha­cer esas co­sas e hi­cie­ron to­do lo que es­ta­ba en su po­der pa­ra dar­me he­rra­mien­tas.

Me en­can­ta la poe­sía del rap.

Có­mo la den­si­dad de pa­la­bras per­mi­te de­cir tan­to. Los más ac­ti­vis­tas, los más re­vo­lu­cio­na­rios, los más vi­sio­na­rios son ra­pe­ros, co­mo Tu­pac o Kendrick La­mar. Nun­ca qui­se ha­cer rap, por­que no te­nía las he­rra­mien­tas pa­ra ha­cer­lo, no te­nía tor­na­me­sa o ami­gos que fue­ran Mc’s.

La vi­da de un ar­tis­ta es so­li­ta­ria.

La par­te crea­ti­va tien­de a ser así. Uno se pier­de de mu­chas co­sas a ve­ces, que son so­cia­les o fa­mi­lia­res, por es­tar tra­ba­jan­do. Igual, hay otros as­pec­tos que compensan eso y creo que ten­go un nú­cleo de per­so­nas cer­ca que son muy im­por­tan­tes pa­ra mí, en­ton­ces nun­ca he sen­ti­do esa so­le­dad.

Te­ner una alian­za con mar­cas es una opor­tu­ni­dad la­bo­ral.

Son po­cas las em­pre­sas que in­vier­ten en con­te­ni­do cul­tu­ral con li­ber­tad y sin res­tric­ción. Y no siem­pre ten­go el lu­jo de de­cir que no a las co­sas. En el fon­do, hay una fan­ta­sía de que las co­sas se man­tie­nen so­las y no es así. La can­ti­dad de gas­tos que tie­ne una per­so­na crea­ti­va pa­ra sus­ten­tar su pro­yec­to es muy al­ta.

Can­tar con U2 fue co­mo ir a un mun­dial de fút­bol.

La in­vi­ta­ción fue un hi­to tan im­por­tan­te y tan su­rrea­lis­ta. La ex­pec­ta­ti­va y la ten­sión ni te cuen­to, es­ta­ba así co­mo da­da vuel­ta en el ca­ma­rín de los ner­vios. Con­ver­sé un mon­tón con Bono. Com­par­ti­mos un día en­te­ro jun­tos, fue ba­cán, in­creí­ble, y un apren­di­za­je muy gran­de.

No odio a los hom­bres.

Ha­blar ex­plí­ci­ta­men­te del empoderamiento de la mu­jer o de có­mo la so­cie­dad ve a la mu­jer ge­ne­ra­ba esa idea ri­dí­cu­la. El fe­mi­nis­mo se ocu­pa­ba co­mo un ad­je­ti­vo ne­ga­ti­vo. No se da­ba va­lor a que era una ob­ser­va­ción cul­tu­ral y so­cial.

Es­ta­mos enamo­ra­dos del ícono del ar­tis­ta tor­tuo­so.

Que tie­ne que su­frir pa­ra ser efi­cien­te, pro­lí­fi­co o ge­ne­rar emo­ción. La gen­te aso­cia lo po­si­ti­vo co­mo al­go me­lo­so. Pe­ro no sé: la vi­da igual es ci­ne­má­ti­ca­men­te agri­dul­ce

Una vez un fan me gri­tó “vo­mí­ta­me en­ci­ma”.

Es­ta­ba sú­per en­fer­ma des­pués de un con­cier­to en Ma­cha­lí y avi­sé que que­ría vo­mi­tar. La gen­te es sú­per cer­ca­na con­mi­go. Es ra­ro que ten­ga una ma­la dis­po­si­ción a prio­ri; uno pue­de es­tar can­sa­do y lo pue­de de­cir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.