La se­cre­ta gue­rra que se vi­ve en­tre los anar­quis­tas

La Tercera - Reportajes - - PORTADA - POR FER­NAN­DA RO­BLES Y EDUAR­DO OR­TE­GA FO­TO­GRA­FÍA AR­CHI­VO Y AGENCIAUNO

Em­pa­ren­ta­dos por sus ac­cio­nes di­rec­tas, mu­chas ve­ces ni si­quie­ra se los dis­tin­gue. Pe­ro hay di­fe­ren­cias, y en los úl­ti­mos años, en­tre ellos mis­mos se han em­pe­ña­do en mar­car­las: pe­se a un ori­gen co­mún, sus ob­je­ti­vos son di­sí­mi­les. Los anar­quis­tas ra­di­ca­les, con­tra el sis­te­ma; los eco­ex­tre­mis­tas, con­tra el pro­gre­so hu­mano. Dos co­rrien­tes que ya se de­cla­ra­ron la gue­rra.

El pri­mer gui­ño se pro­du­jo una no­che de no­viem­bre de 2016, me­dian­te una car­ta, di­rec­ta­men­te des­de el mó­du­lo 25 del Pe­nal San­tia­go Uno. Ke­vin Ga­rri­do, el mis­mo que un año an­tes hi­zo ex­plo­tar una bom­ba afue­ra de la Es­cue­la de Gen­dar­me­ría, en San Ber­nar­do, ofre­cía una cró­ni­ca de sus días tras las re­jas: una his­to­ria de cu­chi­llos, re­pre­sión y ase­si­na­tos en­tre re­clu­sos. Pe­ro eso pa­re­cía no im­por­tar­le en el re­la­to. De­cía, por el con­tra­rio, que era un pri­sio­ne­ro en gue­rra, que es­ta­ba pre­pa­ra­do, que no se arre­pen­tía de sus ac­cio­nes, que se ha­bía ga­na­do un res­pe­to, que la cár­cel no era pa­ra siem­pre. Tam­bién, aca­so lo más im­por­tan­te pa­ra es­te re­por­ta­je, que lo til­da­ron fal­sa­men­te de anar­quis­ta: al cie­rre, sa­lu­da­ba afec­tuo­sa­men­te a dis­tin­tas “cé­lu­las te­rro­ris­tas”, en­tre ellas a “In­di­vi­dua­lis­tas Ten­dien­do a lo Sal­va­je” (ITS).

Ga­rri­do, de 21 años, mu­rió el pa­sa­do 2 de no­viem­bre: Lu­cas Bra­vo, otro pre­so, atra­ve­só dos ve­ces su tó­rax con un es­to­que que al­can­za­ba el me­tro de lar­go.

Co­mo si se tra­ta­se de al­guno de los aten- ta­dos que sue­len ad­ju­di­car­se, cin­co días más tar­de, el 7 de no­viem­bre, en un blog que ofi­cia co­mo un im­pro­ba­ble me­dio ofi­cial -Maldición Ecoex­tre­mis­ta- se de­di­có un co­mu­ni­ca­do a su me­mo­ria: “Pa­ra Ke­vin”, se ti­tu­la­ba. Se­ría el pri­me­ro de mu­chos posteos, don­de reivin­di­can la fi­gu­ra de Ga­rri­do y lo po­si­cio­nan co­mo una suer­te de már­tir. Lo con­si­de­ran un gue­rre­ro.

Pe­ro la muer­te del jo­ven tam­bién en­cen­dió las alar­mas en otro ex­tre­mo: gru­pos anar­quis­tas, rá­pi­dos, op­ta­ron por des­mar­car­se del de­ce­so. Uti­li­zan­do la mis­ma fór­mu­la, en cla­ve de blogs, se em­pe­ci­na­ron en de­mos­trar que Ke­vin no era de los su­yos. Que era un ecoex­tre­mis­ta. Es de­cir: un enemi­go.

Un me­lo­dra­ma anar­quis­ta

Em­pe­za­ron co­mo sue­len em­pe­zar to­dos: an­sio­sos, sin ex­pe­rien­cia, se­gu­ra­men­te ilu­sio­na­dos, con el con­ven­ci­mien­to de po­der cam­biar el or­den es­ta­ble­ci­do. Co­se­cha de los años 90, es­cu­cha­ban La Po­lla Re­cords y Los Mi­se­ra­bles y se po­li­ti­za­ron al son de Los Fis­ka­les Ad-Hok. En las mis­mas mar­chas, de ne­gro y con ban­de­ras ne­gras, en las mis­mas “oku­pas”. Al­gu­nos, in­clu­so, to­ca­ron en las mis­mas ban­das. Pe­ro el tiem­po los se­pa­ró: sus ideas los se­pa­ra­ron. Unos cuan­tos vol­vie­ron a sus ca­sas, de­cep­cio­na­dos. Otro pu­ña­do op­tó por dar la lu­cha des­de lo ins­ti­tu­cio­nal.

Pe­ro hu­bo una fac­ción que op­tó por ra­di­ca­li­zar el dis­cur­so. Se hi­cie­ron lla­mar, des­de el 2011, eco­ex­tre­mis­tas.

Ope­ran­do prin­ci­pal­men­te des­de la deep­web, se co­mu­ni­can a tra­vés de blogs y se au­to­de­fi­nen co­mo “In­di­vi­dua­lis­tas Ten­dien­do a lo Sal­va­je”. Su lu­cha: el in­ten­to de una gue­rri­lla ur­ba­na que -des­de el ano­ni­ma­to­bus­ca reivin­di­car y com­ba­tir con­tra to­do lo que aten­te y do­mes­ti­que la na­tu­ra­le­za sal­va­je. Una lu­cha que se opo­ne al pro­gre­so hu­mano y tec­no­ló­gi­co. No ha­cen dis­tin­cio­nes: pa­ra ellos, “cual­quier hu­mano ci­vi­li­za­do me­re­ce es­tar muer­to”.

—Ori­gi­nal­men­te per­te­ne­cen a una lí­nea anar­quis­ta in­su­rrec­cio­na­lis­ta. Pe­ro es más bien una co­rrien­te nihi­lis­ta que no tie­ne una ló­gi­ca po­lí­ti­ca y que cen­tra su in­te­rés en un eco­lo­gis­mo ra­di­cal -ex­pli­ca un in­ves­ti­ga­dor y ex­per­to en el te­ma, que pre­fie­re ocul­tar su iden­ti­dad an­te po­si­bles re­pre­sa­lias.

El con­cep­to de gru­po, acla­ra, tam­po­co sir­ve pa­ra de­fi­nir a los que se iden­ti­fi­can co­mo ITS: tie­nen el ca­rác­ter de una cé­lu­la que po­dría es­tar cons­ti­tui­da por una so­la per­so­na. Tal vez dos o tres in­di­vi­duos que, se­gu­ra­men­te, ni si­quie­ra se co­no­cen en­tre sí.

—Cuan­do la gen­te pien­sa en anar­quis­mo, la pri­me­ra ima­gen que se le vie­ne a la ca­be­za es la “oku­pa” o el bom­ba­zo -re­co­no­ce un ex­miem­bro de una or­ga­ni­za­ción anar­quis­ta-. Pa­re­cen ser lo mis­mo, pe­ro hay pun­tos de in­fle­xión que mar­can di­fe­ren­cias en­tre am­bas co­rrien­tes.

Ser­gio Grez, his­to­ria­dor y au­tor del li­bro Los anar­quis­tas y el mo­vi­mien­to obrero (LOM, 2007), ex­pli­ca, en ese sen­ti­do, que “el anar­quis­mo tie­ne prin­ci­pios doc­tri­na­rios cla­ra­men­te de­fi­ni­dos: una so­cie­dad igua­li­ta­ria, sin cla­ses so­cia­les, sin di­vi­sión so­cial del tra­ba­jo y, so­bre to­do, sin Es­ta­do. Iden­ti­fi­car­los con cual­quier for­ma de vio­len­cia po­lí­ti­ca es un error con­cep­tual”.

Los ac­tos van­dá­li­cos, sin em­bar­go, pa­re­cen ser el pun­to en co­mún que une a am­bas co­rrien­tes. Aun­que sus ob­je­ti­vos son dis­tin­tos: mien­tras los anar­quis­tas in­su­rrec­cio-

na­les apun­tan a ob­je­tos sim­bó­li­cos, co­mo ban­cos o in­mo­bi­lia­rias, que ge­ne­ren un da­ño ma­te­rial -con­si­de­ran­do tam­bién los da­ños co­la­te­ra­les que pue­dan im­pli­car-, los eco­ex­tre­mis­tas pla­nean ata­ques in­dis­cri­mi­na­dos con­tra la “so­cie­dad-re­ba­ño” y el “hu­mano-pla­ga”, co­mo de­fi­nen.

Los pro­pios “In­di­vi­dua­lis­tas Ten­dien­tes a lo Sal­va­je” de Chi­le, en su pri­mer co­mu­ni­ca­do, de fe­bre­ro de 2016, mar­can la dis­tan­cia: “Des­de ha­ce ra­to ya que echa­mos a la ba­su­ra la bi­blia del anar­quis­mo y su igle­sia. Es­pe­cí­fi­ca­men­te esa con­sig­na de ‘sin Dios, ni amo’ o ‘con­tra to­do Dios’”.

La res­pues­ta anar­quis­ta se ha da­do prin­ci­pal­men­te en el ex­tran­je­ro. En Es­ta­dos Uni­dos, lo­gra­ron lo que mu­chos ser­vi­cios de In­te­li­gen­cia no: de­tec­tar a al­gu­nos de los ti­pos tras los eco­ex­tre­mis­tas, eco­fas­cis­tas, co­mo ellos mis­mos los apo­dan, y di­fun­die­ron sus da­tos en in­ter­net.

—En Chi­le, las crí­ti­cas son du­rí­si­mas: los anar­quis­tas los con­si­de­ran unos im­bé­ci­les —afir­ma el in­ves­ti­ga­dor.

Ame­na­zas in­vi­si­bles

Fue el 13 de enero de 2017. Pe­ro dos años des­pués,

el pa­que­te que ex­plo­tó en las ma­nos de Ós­car Lan­de­rret­che si­gue sien­do el “or­gu­llo” más gran­de de la cor­ta his­to­ria de ITSChi­le. Pe­se a que se ad­ju­di­ca­ron de­ce­nas de aten­ta­dos de di­ver­sa con­si­de­ra­ción en­tre oc­tu­bre de 2015 y mar­zo de 2016, per­pe­tra­dos por “La cé­lu­la Karr-Kai”, el ata­que so­bre el ex­pre­si­den­te del di­rec­to­rio de Co­del­co los ins­ta­ló en la dis­cu­sión.

Re­gre­sión, re­vis­ta que de­bu­tó en 2014, se en­car­gó de re­co­pi­lar y di­fun­dir los aten­ta­dos de los eco­ex­tre­mis­tas a ni­vel mun­dial: en la sec­ción “Cronología mal­di­ta” de­ta­lla­ban los ata­ques, con imá­ge­nes de los ar­te­fac­tos y de sus con­se­cuen­cias. Allí se con­sig­nan va­rios aten­ta­dos en Chi­le, co­mo el in­cen­dio que se pro­du­jo el pa­sa­do 24 de ma­yo de 2016, en el pa­tio de co­mi­das del Mall Vi­vo Cen­tro de San­tia­go.

Su ac­ción más re­cien­te fue el vier­nes 4, cuan­do de­po­si­ta­ron un ar­te­fac­to ex­plo­si­vo en un pa­ra­de­ro de Tran­san­tia­go, en la es­qui­na de Fran­cis­co Bil­bao con Vi­cu­ña Mac­ken­na: cua­tro per­so­nas re­sul­ta­ron he­ri­das, sin ries­go vi­tal. “Nues­tro so­bre-bom­ba es­ta­ba com­pues­to por un ni­ple de ace­ro ar­te­sa­nal. ¿Re­cuer­dan ese ni­ple con el que le re­ven­ta­mos

los dedos al mi­ne­ro en 2017?, el mis­mo. Re­lleno con 100 gra­mos de pól­vo­ra ne­gra, cu­ya ac­ti­va­ción se ge­ne­ra al ti­rar de un car­tón”, ex­pli­ca­ron, pos­te­rior­men­te, en un co­mu­ni­ca­do que acom­pa­ña­ron con la ima­gen de su “re­ga­lo”.

Tam­bién, a tra­vés de su blog, Maldición ecoex­tre­mis­ta, ad­vier­ten so­bre nue­vos ata­ques: “No­so­tros ya es­ta­mos le­jos, ocul­tos y pre­pa­ran­do lo pró­xi­mo, te­ne­mos más re­ci­pien­tes y más vo­lun­tad. Nues­tros pe­que­ños ar­te­fac­tos han cau­sa­do un enor­me te­rror y han te­ni­do una gran re­per­cu­sión me­diá­ti­ca”. Ase­gu­ran, or­gu­llo­sos, que con po­co se pue­de ha­cer mu­cho: so­lo ha­cen fal­ta ga­nas de desas­tre.

Sus pró­xi­mos ob­je­ti­vos, al pa­re­cer, se vin­cu­lan con las uni­ver­si­da­des, re­pli­can­do el mo­de­lo me­xi­cano que ha reivin­di­ca­do nu­me­ro­sos aten­ta­dos con­tra aca­dé­mi­cos de la Unam des­de 2011: “Nues­tro ni­ple de ace­ro en con­tra de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca Sil­va Henríquez en abril pa­sa­do, y nues­tro ter­mo con cu­chi­llos aban­do­na­do en un pa­ra­de­ro en fren­te de la Fa­cul­tad de Agrono-

mía en sep­tiem­bre fue­ron el preám­bu­lo del desas­tre”, se pue­de leer en el co­mu­ni­ca­do. El jue­ves 10, el Go­pe des­ac­ti­vó una bom­ba de si­mi­la­res ca­rac­te­rís­ti­cas a las del úl­ti­mo aten­ta­do ecoex­tre­mis­ta en las in­me­dia­cio­nes de la Uni­ver­si­dad del Pa­cí­fi­co de Me­li­pi­lla. El gru­po aún no se pro­nun­cia.

A los anar­quis­tas, por su par­te, se les sin­di­ca co­mo res­pon­sa­bles del ca­so bom­bas I, que em­pe­zó a ges­tar­se con una se­rie de ata­ques con ar­te­fac­tos in­cen­dia­rios en 2009. Mau­ri­cio Mo­ra­les, en ma­yo de ese año, mu­rió tras la ex­plo­sión de un ar­te­fac­to que pre­ten­día ins­ta­lar en la Es­cue­la de Gen­dar­me­ría. En 2011, Lu­ciano Pi­tro­ne­llo, otro anar­quis­ta, es­tu­vo cer­ca de co­rrer la mis­ma suer­te: so­bre­vi­vió, pe­ro su­frió gra­ves he­ri­das. En 2014, en el de­no­mi­na­do Ca­so Bom­bas II, se con­de­nó a Juan Flo­res a 23 años de pri­sión, por la de­to­na­ción de una bom­ba en el Sub­cen­tro de Es­cue­la Mi­li­tar.

Es­tos ata­ques pa­re­cen ha­ber­se con­ver­ti­do en una ver­da­de­ra ame­na­za pa­ra el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co y las po­li­cías: el Ca­so Bom­bas I fue con­si­de­ra­do un fra­ca­so y las con­de­nas, en los úl­ti­mos años, han si­do so­lo cin­co: Lu­ciano Pi­tro­ne­llo (2012), Hans Nie­me­yer (2013), Car­la Ver­du­go e Iván Sil­va (2013), Juan Flo­res (2018), Joa­quín Gar­cía y Ke­vin Ga­rri­do (2018).

Des­de fis­ca­lía ad­vier­ten que los eco­ex­tre­mis­tas pue­den lle­gar a ser, in­clu­so, más pe­li­gro­sos. Se los re­co­no­ce co­mo gru­pos pe­que­ños, de no más de tres per­so­nas, con mo­ti­va­cio­nes dis­tin­tas a los anar­quis­tas, que es­tu­dian mi­nu­cio­sa­men­te los si­tios don­de ins­ta­la­rán sus ex­plo­si­vos ar­te­sa­na­les. Las di­fi­cul­ta­des pa­ra dar con ellos prin­ci­pal­men­te apun­tan a su es­truc­tu­ra di­fu­sa: co­mo no reivin­di­can una ideo­lo­gía po­lí­ti­ca tra­di­cio­nal, es más di­fí­cil ras­trear­los. Tam­bién se su­ma el he­cho de que pres­cin­den de la co­mu­ni­ca­ción for­mal: no ocu­pan te­lé­fo­nos y des­ta­can por su gran ma­ne­jo de la se­gu­ri­dad in­for­má­ti­ca. A más de una se­ma­na del úl­ti­mo ata­que, no hay sos­pe­cho­sos. La in­ves­ti­ga­ción, di­cen en la fis­ca­lía, aún se en­cuen­tra en la eta­pa de re­co­lec­ción de da­tos, es­pe­ran­do in­for­mes, re­vi­san­do las cá­ma­ras.

Un ex­miem­bro de un mo­vi­mien­to que se de­fi­ne co­mo anar­co-sin­di­ca­lis­ta, sin em­bar­go, pre­fie­re no dar­les tal im­por­tan­cia:

—Son unos hueo­nes que le­van­tan la ca­be­za una vez al año pa­ra de­cir que exis­ten. No son Al Qae­da o el Fren­te Pa­trió­ti­co.

El 4 de enero, el gru­po ecoex­tre­mis­ta “In­di­vi­dua­lis­tas Ten­dien­do a lo Sal­va­je“se ad­ju­di­có el bom­ba­zo que se pro­du­jo en la es­qui­na de Vi­cu­ña Mac­ken­na con Fran­cis­co Bil­bao, a las 11.45 ho­ras.

Juan Flo­res, au­tor del aten­ta­do ex­plo­si­vo en Sub­cen­tro de Es­cue­la Mi­li­tar. Con­de­na­do a 23 años.

Ke­vin Ga­rri­do, con­de­na­do a 17 años por co­lo­ca­ción de ar­te­fac­tos ex­plo­si­vos, mu­rió el año pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.