Ges­tio­nes de ex­dipu­tados y par­la­men­ta­rios pa­rien­tes de no­ta­rios, ade­más de reunio­nes y con­ver­sa­cio­nes de las que no hay re­gis­tro, for­man par­te de la bi­tá­co­ra de la ofen­si­va.

La de­nun­cia del mi­nis­tro de Jus­ti­cia, Hernán La­rraín, so­bre la exis­ten­cia de un “lobby fe­roz” pa­ra im­pe­dir el avan­ce de la re­for­ma a los no­ta­rios ge­ne­ró in­dig­na­ción en el Con­gre­so. Sin em­bar­go, ges­tio­nes de ex­dipu­tados y par­la­men­ta­rios pa­rien­tes de no­ta­ri

La Tercera - Reportajes - - PORTADA - POR MA­RÍA JO­SÉ AHU­MA­DA, CAR­LA PÍA RUIZ Y ARANKA PAILLAO FO­TO­GRA­FÍA AGENCIAUNO

Los miem­bros de la Co­mi­sión de Cons­ti­tu­ción co­men­za­ron en los úl­ti­mos días a re­ci­bir una in­vi­ta­ción pa­ra ma­ña­na lu­nes 14, a las 18 ho­ras, de par­te del mi­nis­tro de Jus­ti­cia, Hernán La­rraín. El se­cre­ta­rio de Es­ta­do los ci­ta a un en­cuen­tro en las de­pen­den­cias de la car­te­ra, en Mo­ran­dé 107.

El ob­je­ti­vo, se­gún les ex­pli­có el se­cre­ta­rio de Es­ta­do, se­rá ana­li­zar la dis­cu­sión del pro­yec­to de ley -que in­gre­só el go­bierno en sep­tiem­bre de 2018- que bus­ca im­ple­men­tar una pro­fun­da re­for­ma al sis­te­ma no­ta­rial del país. Los par­la­men­ta­rios, sin em­bar­go, en­ten­die­ron que la con­vo­ca­to­ria cons­ti­tu­ye un ges­to que pre­ten­de apa­ci­guar la mo­les­tia que ge­ne­ra­ron en ellos los di­chos de La­rraín el do­min­go 6, cuan­do, en en­tre­vis­ta con de­nun­ció que exis­tía un “lobby fe­roz” de par­te

La Ter­ce­ra,

de no­ta­rios y con­ser­va­do­res pa­ra im­pe­dir los cam­bios al sis­te­ma y, de pa­so, hi­zo un lla­ma­do a los par­la­men­ta­rios a ac­tuar de for­ma “trans­pa­ren­te”.

En el go­bierno se­ña­lan que cam­biar el sis­te­ma no­ta­rial se ha vuel­to una suer­te de ob­se­sión pa­ra el Pre­si­den­te Se­bas­tián Pi­ñe­ra, que ha bus­ca­do mo­di­fi­car el ré­gi­men exis­ten­te des­de la dé­ca­da de los 90, cuan­do era se­na­dor. De he­cho, la pro­pues­ta del Eje­cu­ti­vo, asu­men en Pa­la­cio, fue in­ter­ve­ni­da por el pro­pio Man­da­ta­rio de pu­ño y le­tra.

En el co­ra­zón del pro­yec­to es­tá la crea­ción de una nue­va fi­gu­ra, lla­ma­da “fe­da­ta­rio”, que reem­pla­za­rá una de las fun­cio­nes cla­ve que tie­nen los no­ta­rios, co­no­ci­dos co­mo “los trá­mi­tes de me­són”. Se tra­ta de di­li­gen­cias co­mo la le­ga­li­za­ción de do­cu­men­tos de cé­du­las de iden­ti­dad, fi­ni­qui­tos o re­nun­cias. Se plan­tea, tam­bién, po­ner tér­mino a los car­gos vi­ta­li­cios y pe­dir la sa­li­da a to­dos los no­ta­rios y con­ser­va­do­res que lle­van más de 21 años en el mis­mo lu­gar.

La ini­cia­ti­va -sin em­bar­go- no ha avan­za­do en la Co­mi­sión de Cons­ti­tu­ción de la Cá­ma­ra, pre­si­di­da por Hu­go Gu­tié­rrez (PC), pe­se a las sie­te so­li­ci­tu­des de su­ma ur­gen­cia in­gre­sa­das por La Mo­ne­da, lo que ha ge­ne­ra­do mo­les­tia y sus­pi­ca­cias en el Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia.

Y la len­ti­tud en la tra­mi­ta­ción se atri­bu­ye a los efec­tos de las mo­di­fi­ca­cio­nes en un gre­mio po­de­ro­so, no so­lo por sus in­gre­sos, sino que, ade­más, por sus co­ne­xio­nes fa­mi­lia­res y víncu­los po­lí­ti­cos. El sis­te­ma -se­gún ex­pli­can ex­per­tos- fue crea­do ha­ce más de 150 años y no se mo­di­fi­ca, sus­tan­ti­va­men­te, des­de 1982.

Se­gún el in­for­me de Es­tu­dio de Mer­ca­do de No­ta­rios de la Fis­ca­lía Na­cio­nal Eco­nó­mi­ca, de ju­lio de 2018, los “trá­mi­tes de me­són” re­pre­sen­tan el 64% de los ser­vi­cios pres­ta­dos y un 29% de los in­gre­sos de ca­da no­ta­ría.

El mis­mo do­cu­men­to cal­cu­ló el in­gre­so de las no­ta­rías en el país en los úl­ti­mos tres años: a ni­vel na­cio­nal, la ren­ta men­sual bru­ta de un no­ta­rio es ma­yor a la del Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca y os­ci­la en­tre los $ 14 mi­llo­nes y $ 15 mi­llo­nes. En San­tia­go Cen­tro, la ci­fra cre­ce, ya que ca­da no­ta­rio pue­de re­ci­bir -en pro­me­dio- $ 24 mi­llo­nes al mes. Los nú­me­ros son más al­tos pa­ra los con­ser­va­do­res, que pue­den in­clu­so lle­gar a re­ci­bir $ 200 mi­llo­nes men­sua­les.

Las mo­di­fi­ca­cio­nes im­pul­sa­das por La Mo­ne­da, se­gún re­co­no­cie­ron los mis­mos dipu­tados, han ge­ne­ra­do in­quie­tud en el gre­mio y, des­de la pre­sen­ta­ción de la ini­cia­ti­va, les han lle­ga­do so­li­ci­tu­des de au­dien­cias vía men­sa­jes de What­sApp, lla­ma­dos te­le­fó­ni­cos y co­rreos elec­tró­ni­cos de no­ta­rios y con­ser­va­do­res de to­das las re­gio­nes y co­mu­nas del país.

Pe­se a la mo­les­tia ge­ne­ra­da por las pa­la­bras del mi­nis­tro La­rraín, en el Con­gre­so ad­mi­ten que el lobby des­ple­ga­do pa­ra mo­di­fi­car la re­for­ma del Eje­cu­ti­vo es in­ten­so -mu­cho más que el de una ini­cia­ti­va co­rrien­te- y que va­rios dipu­tados -pa­rien­tes de no­ta­rios- se han su­ma­do a la ofen­si­va, así co­mo ex­par­la­men­ta­rios. Por lo mis­mo, pe­se a que la Aso­cia­ción de No­ta­rios, Con­ser­va­do­res y Ar­chi­ve­ro ase­gu­ran que to­dos sus pa­sos es­tán re­gis­tra­dos por la Ley de Lobby, a la ho­ra de las ges­tio­nes la in­for­ma­li­dad es la nor­ma que pri­ma.

Tan­to así, que en las úl­ti­mas se­ma­nas se ha acu­ña­do una fra­se que gra­fi­ca la in­sis­ten­cia del gre­mio an­te los par­la­men­ta­rios. “Mo­les­tái más que no­ta­rio”, se di­cen en­tre ri­sas en el Con­gre­so.

El “lobby fe­roz”

El blan­co ini­cial de la em­bes­ti­da de los no­ta­rios han si­do los dipu­tados de la Co­mi­sión de Cons­ti­tu­ción, don­de hay re­pre­sen­tan­tes de to­dos los sec­to­res po­lí­ti­cos.

Has­ta el cie­rre de es­ta edi­ción se in­for­ma­ron for­mal­men­te 16 au­dien­cias con dipu­tados y una con el se­na­dor Jo­sé Mi­guel In­sul­za (PS) re­la­cio­na­das con la re­for­ma a los no­ta­rios.

Aun­que va­rios miem­bros de la Co­mi­sión de Cons­ti­tu­ción ase­gu­ran que es­tán re­cha­zan­do cual­quier so­li­ci­tud de au­dien­cia, el pre­si­den­te del Sin­di­ca­to N° 1 de Con­ser­va­do­res de Bie­nes Raí­ces de San­tia­go, Ma­rio Val­de­ne­gro, afir­ma que se ha trans­for­ma­do en una prác­ti­ca co­mún que sean de­ri­va­dos a ase­so­res y je­fes de ga­bi­ne­te que no siem­pre apa­re­cen re­gis­tra­dos ofi­cial­men­te.

“En sep­tiem­bre so­li­ci­té au­dien­cias con to­dos los dipu­tados de la co­mi­sión. Al­gu­nos me re­cha­za­ron, me di­je­ron que te­nían la agen­da co­pa­da. Otros me fue­ron ge­ne­ran­do vi­si­tas. Al­gu­nas con los mis­mos dipu­tados, otras con sus ase­so­res”, se­ña­ló Val­de­ne­gro.

Un ejem­plo de ello es la au­dien­cia que -de acuer­do al pro­pio Val­de­ne­gro- sos­tu­vo el 24 de oc­tu­bre de 2018 con el ase­sor de Ga­briel Bo­ric (MA), Ma­nuel Yá­ñez, quien no apa­re­ce ins­cri­to co­mo su­je­to pa­si­vo de lobby, por lo que no hay re­gis­tro de es­ta reunión.

Val­de­ne­gro afir­mó a Re­por­ta­jes ha­ber so­li­ci­ta­do cin­co au­dien­cias a dipu­tados (Jor­ge Ales­san­dri, Hu­go Gu­tié­rrez, Ga­briel Bo­ric, Lu­ciano Cruz-Co­ke y Mar­ce­lo Díaz), de las cua­les dos fue­ron re­cha­za­das (Cruz-Co­ke y Díaz). A eso se su­ma que pi­dió tres ve­ces ser in­vi­ta­do a la mis­ma Co­mi­sión de Cons­ti­tu­ción, las que fue­ron acep­ta­das.

Una prác­ti­ca co­mún -sin em­bar­go- son las ges­tio­nes in­for­ma­les pro­ta­go­ni­za­das por los mis­mos par­la­men­ta­rios que man­tie­nen al­gún ti­po de víncu­lo con in­te­gran­tes del gre­mio de no­ta­rios y con­ser­va­do­res y que los con­tac­tan con sus pa­res, una di­li­gen­cia de la que por mo­ti­vos ob­vios no hay re­gis­tro al­guno.

El dipu­tado in­de­pen­dien­te Pe­dro Ve­lás­quez, por ejem­plo, re­co­no­ce ha­ber con­tac­ta­do por te­lé­fono a uno de sus pa­res miem­bro de la Co­mi­sión de Cons­ti­tu­ción con “una ami­ga no­ta­ria de La Se­re­na”, quien te­nía “du­das so­bre el pro­yec­to”.

Co­men­ta­rio obli­ga­do en­tre los par­la­men­ta­rios más cer­ca­nos al te­ma son las in­vi­ta­cio­nes del con­ser­va­dor de Bie­nes Raí­ces de San­tia­go, Luis Mal­do­na­do, quien es re­co­no­ci­do por mu­chos dipu­tados co­mo uno de los fun­cio­na­rios que más reunio­nes han re­que­ri­do en los úl­ti­mos me­ses, en las que “in­vi­ta” a co­no­cer las de­pen­den­cias del or­ga­nis­mo. Uno de los que han acep­ta­do la ofer­ta es el dipu­tado Gon­za­lo Fuen­za­li­da (RN), in­te­gran­te de la

La dipu­tada RN Ca­ta­li­na del Real -hi­ja de un no­ta­rio- ex­pu­so sus re­pa­ros al pro­yec­to en la Co­mi­sión de Cons­ti­tu­ción. En RN le lla­ma­ron la aten­ción.

Co­mi­sión de Cons­ti­tu­ción, quien se­ña­ló a

Re­por­ta­jes que re­co­rrió jun­to a Mal­do­na­do los pa­si­llos de la ins­ti­tu­ción que di­ri­ge el abo­ga­do des­de ha­ce más de 20 años. La ci­ta fue re­gis­tra­da por ley de lobby.

Mal­do­na­do pro­ta­go­ni­zó una de las ges­tio­nes que más in­co­mo­di­dad ge­ne­ra­ron en el go­bierno: la so­li­ci­tud que lle­gó el 14 de no­viem­bre pa­sa­do a la ofi­ci­na de la sub­se­cre­ta­ria de De­re­chos Hu­ma­nos, Lo­re­na Re­ca­ba­rren.

Por es­cri­to, el con­ser­va­dor de Bie­nes Raí­ces de San­tia­go pi­dió for­mal­men­te una au­dien­cia con Re­ca­ba­rren pa­ra abor­dar el pro­yec­to de ley de re­for­ma a los no­ta­rios, con­ser­va­do­res y ar­chi­ve­ros, in­vo­can­do a la Con­ven­ción In­te­ra­me­ri­ca­na so­bre la Pro­tec­ción de los De­re­chos Hu­ma­nos de las per­so­nas ma­yo­res.

La sub­se­cre­ta­ria ac­ce­dió al re­que­ri­mien­to y la ci­ta se efec­tuó el mar­tes 4 de di­ciem­bre, don­de los con­ser­va­do­res ad­vir­tie­ron al go­bierno que in­vo­ca­rán la pro­tec­ción de los DD.HH. de los no­ta­rios y con­ser­va­do­res adul­tos ma­yo­res con más de 75 años y que se ve­rán afec­ta­dos por el pro­yec­to de ley.

Des­de 1995, tras una mo­di­fi­ca­ción de la ley, el car­go de no­ta­rio o con­ser­va­dor tie­ne lí­mi­te de 75 años, sin em­bar­go, ese ar­tícu­lo no es re­tro­ac­ti­vo, por lo que to­dos los fun­cio­na­rios nom­bra­dos an­tes de 1995 -165 de un to­tal de 369 no­ta­rios en el país- son vi­ta­li­cios. La nue­va re­for­ma bus­ca de­ro­gar ese ar­tícu­lo y es­ta­ble­cer en 21 años las fun­cio­nes de un no­ta­rio en un mis­mo lu­gar. Ac­tual­men­te, 68 fun­cio­na­rios tie­nen más de 75 años, y de ellos, 49 lle­van más de 21 años en el car­go.

El fun­da­men­to de la su­pues­ta in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad de es­ta nor­ma es sus­ten­ta­do en un in­for­me en de­re­cho rea­li­za­do por el abo­ga­do Ar­tu­ro Fer­man­dois -exem­ba­ja­dor de Chi­le en Es­ta­dos Uni­dos du­ran­te el pri­mer go­bierno de Se­bas­tián Pi­ñe­ra- que ha si­do com­par­ti­do en­tre los par­la­men­ta­rios.

La ca­za de ex­par­la­men­ta­rios

El con­ser­va­do­res de Bie­nes Raí­ces de San­tia­go ad­vir­tió a la sub­se­cre­ta­ria Re­ca­ba­rren que in­vo­ca­rán la Con­ven­ción In­te­ra­me­ri­ca­na de DD.HH si la re­for­ma pros­pe­ra.

An­te la mi­ra­da ató­ni­ta de quie­nes ha­bían si­do sus pa­res, el ex­dipu­tado Ri­car­do Rin­cón apa­re­ció el 24 de oc­tu­bre del año pa­sa­do en la Co­mi­sión de Cons­ti­tu­ción pa­ra ex­po­ner sus im­pre­sio­nes so­bre la re­for­ma.

“Per­so­nal­men­te, cree­mos que el pro­yec­to tie­ne dos al­mas”, se­ña­ló Rin­cón, ase­gu­ran­do que es­te tie­ne “con­tra­dic­cio­nes” y una “cla­ra in­ten­ción de los re­for­ma­do­res por eli­mi­nar pau­la­ti­na­men­te el sis­te­ma tal y cual lo co­no­ce­mos hoy”.

Aun­que ese día se pre­sen­tó so­lo co­mo abo­ga­do, los dipu­tados que lo es­cu­cha­ron tu­vie-

ron la sos­pe­cha de que su ex­com­pa­ñe­ro ha­bla­ba en re­pre­sen­ta­ción de no­ta­rios y con­ser­va­do­res, es­ce­na que in­co­mo­dó a va­rios de los pre­sen­tes, en es­pe­cial al dipu­tado y je­fe de ban­ca­da de la DC, Ma­tías Wal­ker, quien in­clu­so op­tó por re­ti­rar­se de la se­sión.

Ya an­tes de que in­gre­sa­ra al Con­gre­so la ini­cia­ti­va, los no­ta­rios y sus afi­nes bus­ca­ron for­mas de con­te­ner la re­for­ma y ha­cer es­cu­char sus pro­pias de­man­das. Con ese ob­je­ti­vo -por ejem­plo- con­tra­ta­ron a Ima­gi­nac­ción, víncu­lo que du­ró so­lo un mes. Hoy tra­ba­jan con Van­guar­dia.

Re­cu­rrir a ex­par­la­men­ta­rios tam­bién fue par­te de es­ta ofen­si­va. La Aso­cia­ción de No­ta­rios, Con­ser­va­do­res y Ar­chi­ve­ros de Chi­le ofre­ció tra­ba­jo co­mo lob­bis­ta al ex­dipu­tado DC Al­do Cornejo, quien de­cli­nó la ofer­ta. Tam­bién lo in­ten­ta­ron con el ex­je­fe de la di­vi­sión ju­rí­di­ca del Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia del go­bierno de Mi­che­lle Ba­che­let, abo­ga­do Ál­va­ro Pa­vez, con am­plios ne­xos con par­la­men­ta­rios, quien re­cha­zó la pro­pues­ta.

Sin em­bar­go, el abo­ga­do -quien era uno de los en­car­ga­do de con­fec­cio­nar la nó­mi­na de los po­ten­cia­les can­di­da­tos a no­ta­rios- acu­dió por in­vi­ta­ción de Hu­go Gu­tié­rrez (PC) el 13 de no­viem­bre a la Co­mi­sión de Cons­ti­tu­ción y cues­tio­nó el pro­yec­to.

Con Rin­cón (ex DC) el desen­la­ce se­ría dis­tin­to: el ex­par­la­men­ta­rio ase­so­ra­ría al Sin­di­ca­to 2 de Tra­ba­ja­do­res del Con­ser­va­dor de Bie­nes Raí­ces de San­tia­go. Re­por­ta­jes in­ten­tó con­tac­tar­se con Rin­cón, sin em­bar­go, no fue po­si­ble.

Otros ex­par­la­men­ta­rios han he­cho ges­tio­nes in­di­vi­dua­les con sus ex­pa­res pa­ra es­ta­ble­cer con­tac­tos con no­ta­rios. Uno de ellos es el ex­dipu­tado UDI Gus­ta­vo Has­bún. El ex­par­la­men­ta­rio re­co­no­ció a Re­por­ta­jes ha­ber ayu­da­do al tío de su exes­po­sa, el con­ser­va­dor Ma­nuel Sche­pe­ler, a con­cre­tar una reunión en Iqui­que con el pre­si­den­te de la Co­mi­sión de Cons­ti­tu­ción, Hu­go Gu­tié­rrez.

La­zos de fa­mi­lia

“El fe­da­ta­rio va a com­pe­tir di­rec­ta­men­te con ese no­ta­rio chi­co, ese no­ta­rio al que le lle­ga po­co cau­dal. Pe­ro con el no­ta­rio gran­de, el no­ta­rio del cen­tro, ese que ga­na $ 20 mi­llo­nes, $ 30 mi­llo­nes y de ahí pa­ra arri­ba, no va a com­pe­tir. En­ton­ces, esa es mi pre­gun­ta, có­mo se ha­ce car­go es­ta ley de esa dis­pa­ri­dad de in­gre­sos y pre­cios”.

Aun­que no es par­te de la Co­mi­sión de Cons­ti­tu­ción, la dipu­tada RN Ca­ta­li­na del Real se ins­ta­ló en la ins­tan­cia y to­mó la pa­la­bra. Fue el pa­sa­do 10 de oc­tu­bre cuan­do co­mo cons­ta en el ac­ta- Del Real par­ti­ci­pó

en re­pre­sen­ta­ción de su com­pa­ñe­ra de ban­ca­da, Ca­mi­la Flo­res.

La in­ter­ven­ción de Del Real du­ró ape­nas dos mi­nu­tos. Ese tiem­po fue su­fi­cien­te pa­ra que, al sa­lir de la sa­la, va­rios par­la­men­ta­rios la cues­tio­na­ran, en par­ti­cu­lar des­de su mis­mo par­ti­do. En RN se­ña­la­ron que se le ad­vir­tió lo im­pro­pio de su ges­tión y se le pi­dió no vol­ver a asis­tir a la co­mi­sión.

Ac­tual­men­te, hay sie­te par­la­men­ta­rios con víncu­los fa­mi­lia­res di­rec­tos con no­ta­rios. Uno de ellos es Del Real. La dipu­tada RN es hi­ja de Juan del Real, no­ta­rio de la 1° No­ta­ría con asien­to de Ñu­ñoa.

El res­to de la lis­ta la com­po­nen el dipu­tado PR Car­los Abel Jar­pa (pa­dre del con­ser­va­dor de bie­nes raí­ces y ar­chi­ve­ro ju­di­cial To­más Jar­pa Con­cha, de Co­pia­pó); la dipu­tada PPD Cris­ti­na Gi­rar­di (es­po­sa del no­ta­rio Fran­cis­co Ja­vier Va­ras, de la 32 No­ta­ría de San­tia­go); el dipu­tado PS Raúl Lei­va (her­mano del no­ta­rio Fran­cis­co Lei­va, de la 2° No­ta­ría de San­tia­go); el se­na­dor RN Fran­cis­co Chahuán (su ma­dre es la no­ta­ria, con asien­to en La Ca­le­ra, Li­dia Ma­ría Chahuán); el se­na­dor DC Fran­cis­co Huen­chu­mi­lla (su es­po­sa es la no­ta­ria, con­ser­va­do­ra de bie­nes raí­ces y ar­chi­ve­ra ju­di­cial de Lau­ta­ro, Ma­ría Antonieta Suá­rez), y el se­na­dor PS Ra­bin­dra­nath Quin­te­ros (su hi­ja es la no­ta­ria, con­ser­va­do­ra de bie­nes raí­ces y ar­chi­ve­ra ju­di­cial de Mau­llín, Pa­me­la Quin­te­ros).

La vin­cu­la­ción en­tre par­la­men­ta­rios y no­ta­rios es -se­gún sus crí­ti­cos- una con­se­cuen­cia di­rec­ta del sis­te­ma de nom­bra­mien­tos, de­sig­na­dos

en úl­ti­ma ins­tan­cia por los go­bier­nos de turno.

Con­sul­ta­dos por Re­por­ta­jes, los dipu­tados anun­cia­ron que se in­ha­bi­li­ta­rán de vo­tar la ini­cia­ti­va. Los se­na­do­res tam­bién. Ex­cep­to el DC Huen­chu­mi­lla, quien se­ña­ló que cuan­do el pro­yec­to lle­gue al Se­na­do to­ma­rá la de­ci­sión.

A ellos se su­ma que al me­nos sie­te ex­par­la­men­ta­rios tam­bién son pa­rien­tes di­rec­tos o po­lí­ti­cos de no­ta­rios: Víctor Re­bo­lle­do, ex PPD, ex­dipu­tado, es­po­so de la no­ta­ria Ma­ría So­le­dad Las­car; Lily Pé­rez, ex­se­na­do­ra, es­po­sa del no­ta­rio Mi­guel Bau­zá; Gaspar Ri­vas, ex­dipu­tado in­de­pen­dien­te, so­brino de la no­ta­ria Mar­ta del Car­men Ri­vas; An­drés Zal­dí­var, ex­se­na­dor DC, su pri­mo es el no­ta­rio Pa­tri­cio Zal­dí­var; Ma­rio Ber­to­lino, ex­dipu­tado RN, su her­mano es el no­ta­rio Ja­vier Ber­to­lino; Aní­bal Pé­rez, ex­dipu­tado PPD, pa­dre de la no­ta­ria So­le­dad Bea­triz; Re­né Ae­do, ex­dipu­tado RN, her­mano de la no­ta­ria Gua­col­da Ae­do.

Ne­xos de es­te ti­po -se­gún se re­co­no­ce de ma­ne­ra trans­ver­sal- ha­cen prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble de­jar de ma­ni­fies­to la mag­ni­tud de las ges­tio­nes so­bre la po­lé­mi­ca ini­cia­ti­va. Ese efec­to se am­pli­fi­ca, por­que tam­bién re­sul­ta co­mún el nom­bra­mien­to de ex­je­fes de ga­bi­ne­te y ase­so­res de par­la­men­ta­rios co­mo no­ta­rios o con­ser­va­do­res de bie­nes raí­ces. A fi­nes de 2018, el nue­vo nom­bra­mien­to del no­ta­rio in­te­ri­no de Co­quim­bo no pa­só des­aper­ci­bi­do. El de­sig­na­do fue Je­sús Os­ses, quien has­ta el 2017 fue el prin­ci­pal ase­sor del ac­tual mi­nis­tro de Jus­ti­cia.

En el Con­gre­so hay sie­te par­la­men­ta­rios con víncu­los fa­mi­lia­res di­rec­tos con no­ta­rios y/o con­ser­va­do­res de bie­nes raí­ces.

El has­ta 2017 prin­ci­pal ase­sor del mi­nis­tro de Jus­ti­cia, Hernán La­rraín, fue nom­bra­do no­ta­rio in­te­ri­no de Co­quim­bo a fi­nes de 2018.

La Aso­cia­ción de No­ta­rios ofre­ció ser lob­bis­ta al ex­dipu­tado Al­do Cornejo (DC).

Hi­ja de un no­ta­rio, la dipu­tada RN Ca­ta­li­na del Real ex­pu­so en la Co­mi­sión de Cons­ti­tu­ción.

El dipu­tado Pe­dro Ve­lás­quez re­co­no­ce ha­ber he­cho ges­tio­nes -in­for­ma­les- a fa­vor de una ami­ga no­ta­ria.

El ex­dipu­tado Ri­car­do Rin­cón ex­pu­so en con­tra del pro­yec­to en la Co­mi­sión de Cons­ti­tu­ción de la Cá­ma­ra de Dipu­tados.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.