El ge­ne­ral que com­pli­có al mi­nis­tro

La úl­ti­ma de­ci­sión del ge­ne­ral di­rec­tor (R) Bruno Vi­lla­lo­bos an­tes de re­nun­ciar fue de­jar a Mau­ro Vict­to­riano a car­go de la je­fa­tu­ra de Ca­ra­bi­ne­ros en La Arau­ca­nía. Diez me­ses des­pués, la de­cla­ra­ción an­te la fis­ca­lía del al­to ofi­cial com­pli­ca a La Mo­ne­da.

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - POR LES­LIE AYA­LA C. FO­TO­GRA­FÍA AGENCIAUNO

“Con es­to, nun­ca voy a lle­gar a ser ge­ne­ral ins­pec­tor. Lo me­jor que pue­do ha­cer aho­ra es ir­me. Voy a re­nun­ciar”. Con es­ta fra­se, di­cha a sus cer­ca­nos la tar­de del 17 de no­viem­bre, el en­ton­ces ge­ne­ral Mau­ro Vict­to­riano Krebs (52), da­ba por fi­na­li­za­dos sus más de 30 años de ca­rre­ra en Ca­ra­bi­ne­ros.

Ese día, el al­to ofi­cial di­jo ha­ber­se en­te­ra­do de que uno de los Go­pe que ha­bían par­ti­ci­pa­do en el ope­ra­ti­vo del 14 de no­viem­bre, en que mu­rió el jo­ven ma­pu­che Ca­mi­lo Ca­tri­llan­ca (24), por­ta­ba una cá­ma­ra ins­ti­tu­cio­nal en su cas­co. Du­ran­te tres días sus sub­al­ter­nos y él mis­mo -se­gún se­ña­ló a sus cer­ca­nos- ha­bían sos­te­ni­do que no ha­bían gra­ba­do el fa­tal pro­ce­di­mien­to en Te­mu­cui­cui. Sin em­bar­go, los fis­ca­les de La Arau­ca­nía, Ro­ber­to Ga­rri­do y Jor­ge Cal­de­ra­ra, re­vi­san­do los vi­deos in­cau­ta­dos a Fuer­zas Es­pe­cia­les de Ca­ra­bi­ne­ros, que lle­ga­ron mi­nu­tos des­pués al lu­gar, des­cu­brie­ron imá­ge­nes en que el sar­gen­to Raúl Ávi­la te­nía una GoP­ro su­je­ta en su ca­be­za, de la que ni él ni sus com­pa­ñe­ros ha­bían da­do cuen­ta. Tras el ha­llaz­go, la PDI ci­tó a de­cla­rar, es­ta vez co­mo impu­tados, a los efec­ti­vos po­li­cia­les. De es­to se in­for­mó al Al­to Man­do y al go­bierno, y con eso se se­lló el des­tino de Vict­to­riano.

“Re­nun­cio, mi ge­ne­ral di­rec­tor”, di­jo Vict­to­riano al en­ton­ces ge­ne­ral di­rec­tor de Ca­ra­bi­ne­ros Her­mes So­to, ese mis­mo día, to­man­do dis­tan­cia de quie­nes fue­ron lla­ma­dos a re­ti­ro y da­dos de ba­ja al día si­guien­te, cuan­do el mi­nis­tro del In­te­rior, An­drés Chad­wick, y So­to no­ti­fi­ca­ron des­de La Mo­ne­da a la opi­nión pú­bli­ca que ha­bían exis­ti­do imá­ge­nes del cri­men de Ca­mi­lo Ca­tri­llan­ca, pe­ro que es­tas ha­bían si­do des­trui­das por uno de los po­li­cías.

Cin­cuen­ta días des­pués de que Vict­to­riano die­ra un pa­so al cos­ta­do, la pu­bli­ca­ción de par­te de su de­cla­ra­ción an­te el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co ge­ne­ró una cri­sis en el go­bierno, que se agu­di­zó con la pe­ti­ción de re­nun­cia y una ame­na­za de acu­sa­ción cons­ti­tu­cio­nal al ti­tu­lar de In­te­rior. Se­gún el si­tio In­ter­fe­ren­cia, en su de­cla­ra­ción, el ge­ne­ral Vict­to­riano ha­bía in­for­ma­do a Chad­wick que Ca­tri­llan­ca es­ta­ba des­ar­ma­do al mo­men­to de su en­cuen­tro con Ca­ra­bi­ne­ros en Te­mu­cui­cui y que no ha­bía exis­ti­do un en­fren­ta­mien­to.

Un ge­ne­ral mo­les­to

El ge­ne­ral Vict­to­riano tu­vo un exi­to­so pa­so co­mo je­fe de Ca­ra­bi­ne­ros en Ata­ca­ma. Au­to­ri­da­des re­gio­na­les re­cuer­dan có­mo en ma­yo de 2017, cuan­do un alu­vión azo­tó la zo­na, li­de­ró pe­li­gro­sos rescates de co­mu­ni­da­des que ha­bían que­da­do ais­la­das por la ca­tás­tro­fe. Era su pri­me­ra des­ti­na­ción lue­go de que el en­ton­ces ge­ne­ral di­rec­tor de Ca­ra­bi­ne­ros Bruno Vi­lla­lo­bos lo as­cen­dió al gra­do de ge­ne­ral, en oc­tu­bre de 2016. En el cuer­po de ge­ne­ra­les es­ta­ba bien as­pec­ta­do: por su ca­rác­ter dis­ci­pli­na­do te­nía al­tas po­si­bi­li­da­des de ob­te­ner las tres es­tre­llas en su uni­for­me y trans­for­mar­se en uno de los seis ge­ne­ra­les ins­pec­to­res, el gra­do más al­to de Ca­ra­bi­ne­ros an­tes de con­ver­tir­se en ge­ne­ral di­rec­tor.

Pa­só un año y cua­tro me­ses lue­go de ese as­cen­so, cuan­do, a fi­nes de fe­bre­ro de 2018, el te­lé­fono de Vict­to­riano vol­vió a so­nar. Al otro la­do, Vi­lla­lo­bos -su­mer­gi­do ya en la cri­sis de prue­bas fal­sas con­tra ma­pu­ches de la Ope­ra­ción Hu­ra­cán- le pi­dió que se hi­cie­ra car­go de la zo­na ro­ja de ese con­flic­to.

Vi­lla­lo­bos re­cién ha­bía lla­ma­do a re­ti­ro al ge­ne­ral Mar­ce­lo Teu­ber, quien du­ró dos me­ses en el car­go, tras com­pro­bar­se en el su­ma­rio de Ca­ra­bi­ne­ros ma­ni­pu­la­ción de prue­bas, y ne­ce­si­ta­ba a al­guien que hi­cie­ra fren­te a lo que se ve­nía. La lle­ga­da del ge­ne­ral Vict­to­riano a la IX Re­gión se ma­te­ria­li­zó en una re­ser­va­da ce­re­mo­nia, el 9 de mar­zo de 2018, a la que no asis­tió el ge­ne­ral di­rec­tor. Vi­lla­lo­bos re­nun­cia­ría tres días des­pués, el 12 de mar­zo, el mis­mo día en que el Pre­si­den­te Se­bas­tián Pi­ñe­ra asu­mió su se­gun­do man­da­to.

Pe­se a la “mo­chi­la” de cer­cano a Vi­lla­lo­bos que car­gó du­ran­te ocho me­ses, Vict­to­riano lle­va­ba bien su car­go, se­ña­lan sus cer­ca­nos. Quie­nes lo co­no­cen di­cen que su voz gra­ve se hi­zo una es­pe­cie de mar­ca re­gis­tra­da en la ba­se de Pai­lahue­que, cen­tro de ope­ra­cio­nes de las Fuer­zas Es­pe­cia­les y del gru­po tác­ti­co que se creó el 28 de ju­nio del año pa­sa­do. Cuan­do se pre­sen­tó lo que se lla­mó “Co­man­do Jun­gla”, Vict­to­riano es­tu­vo en to­do mo­men­to de­trás del Pre­si­den­te Pi­ñe­ra. Se­rio y er­gui­do, si­guió en si­len­cio, y vis­ta al fren­te, to­da la ce­re­mo­nia de pre­sen­ta­ción del nue­vo gru­po tác­ti­co de éli­te que li­de­ra­ría.

“A me­dia­dos de 2018, al Go­pe Arau­ca­nía se le agre­gó una do­ta­ción de per­so­nal con la es­pe­cia­li­dad Go­pe; de cual­quier ma­ne­ra fue po­co per­so­nal, no más de 10. En de­fi­ni­ti­va, lo úni­co que ocu­rrió es que se au­men­tó la do­ta­ción del Go­pe en la re­gión, has­ta al­can­zar cer­ca de 55 fun­cio­na­rios. De ese to­tal, sie­te u ocho ha­bían con­cu­rri­do a Co­lom­bia a un cur­so que se de­no­mi­na ‘cur­so o Co­man­do Jun­gla’”. Así des­cri­bió Vict­to­riano an­te la fis­ca­lía -el 6 de di­ciem­breal gru­po que le co­rres­pon­dió en­ca­be­zar.

Sus cer­ca­nos des­ta­can el ca­rác­ter de Vict­to­riano pa­ra en­fren­tar si­tua­cio­nes de con­flic­to. El 18 de abril de 2018 en­ca­ró uno de los ma­yo­res aten­ta­dos en La Arau­ca­nía,

cuan­do desconocidos que­ma­ron 16 ca­mio­nes des­de la em­pre­sa Ári­dos Mar­do­nes. “Sa­bía que la si­tua­ción era com­ple­ja, pe­ro ese desafío no lo apa­bu­lla­ba”, di­jo un ge­ne­ral re­ti­ra­do.

Des­de que se cur­só su re­nun­cia, Vict­to­riano no ha que­ri­do con­tes­tar el te­lé­fono a sus ex­com­pa­ñe­ros. Tras pre­sen­tar su re­nun­cia se re­fu­gió en San­tia­go, don­de vi­ven y es­tu­dian sus hi­jas. “Es­tá mo­les­to”, di­cen quie­nes com­par­tie­ron con él sus úl­ti­mos días en Te­mu­co. An­tes de ir­se de Ca­ra­bi­ne­ros se des­pi­dió per­so­nal­men­te de al­gu­nos ge­ne­ra­les, ex­pli­cán­do­les que su de­ci­sión obe­de­cía a la res­pon­sa­bi­li­dad del man­do. Sin em­bar­go, tam­bién la­men­ta­ba la “in­jus­ti­cia” de la si­tua­ción: ha­ber rea­li­za­do un pro­ce­di­mien­to en que si bien hu­bo una muer­te, el equi­po de Ca­ra­bi­ne­ros ha­bía si­do ata­ca­do, lo que -se­gún ha se­ña­la­do- no se ha des­ta­ca­do con én­fa­sis. En su de­cla­ra­ción, Vict­to­riano abor­da es­te epi­so­dio. “Una vez que se con­for­mó la ca­ra­va­na pa­ra sa­lir del lu­gar con los ve-hícu­los sus­traí­dos, pa­sé por el lu­gar don­de se en­con­tra­ba el trac­tor (que con­du­cía Ca­tri­llan­ca, quien ya a esa ho­ra ha­bía si­do tras­la­da­do y de­cla­ra­da su de­fun­ción en el Ces­fam de Er­ci­lla) (...). Al sa­lir nos en­con­tra­mos con tres ba­rri­ca­das, que nos im­pe­dían el pa­so, y re­ci­bi­mos mu­chos dis­pa­ros”.

“Ha­bía dis­pa­ros”

Ves­ti­do de ci­vil, con cha­que­ta y sin cor­ba­ta lle­gó Vict­to­riano -ya re­nun­cia­do a Ca­ra­bi­ne­ro­sa la Fis­ca­lía Re­gio­nal de La Arau­ca­nía el 6 de di­ciem­bre pa­sa­do. En el lu­gar, tres fis­ca­les lo es­pe­ra­ban pa­ra to­mar­le de­cla­ra­ción. Por esos días, en el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co se bus­ca­ba des­pe­jar las acu­sa­cio­nes de uno de los Go­pe, el ex­sar­gen­to Car­los Alar­cón, quien gra­bó un vi­deo des­de la Co­mi­sa­ría de Te­mu­co -don­de cum­plía pri­sión pre­ven­ti­va co­mo au­tor del dis­pa­ro que ma­tó a Ca­tri­llan­ca- acu­san­do que les “ha­bían or­de­na­do men­tir”. Tras va­rias di­li­gen­cias, la fis­ca­lía de­ter­mi­nó impu­tar obs­truc­ción a la in­ves­ti­ga­ción al abo­ga­do ins­ti­tu­cio­nal Cris­tián Inos­tro­za y a tres ca­ra­bi­ne­ros. El de más al­to ran­go, a quien se le impu­tará res­pon­sa­bi­li­dad en es­tas con­duc­tas, es al co­ro­nel (R) Jor­ge Con­tre­ras, mano de­re­cha de Vict­to­riano.

El fis­cal re­gio­nal de La Arau­ca­nía, Cris­tián Pa­re­des, des­es­ti­mó es­ta se­ma­na que la de­cla­ra­ción de Vict­to­riano -ya pu­bli­ca­da en la pren­sa- apor­ta­ra nue­vos an­te­ce­den­tes a la in­ves­ti­ga­ción.

En el pá­rra­fo 21 de su úni­ca de­cla­ra­ción an­te la fis­ca­lía, de nue­ve ca­ri­llas, el ge­ne­ral (R) ase­gu­ra que tras lle­gar al lu­gar de la muer­te del co­mu­ne­ro en Te­mu­cui­cui y ha­blar con el sar­gen­to Alar­cón, quien ha­bía dis­pa­ra­do a Ca­tri­llan­ca, “lla­mé al se­ñor mi­nis­tro del In­te­rior, con­for­me a lo que me ha­bía or­de­na­do mi ge­ne­ral Fran­za­ni. In­for­mé al se­ñor mi­nis­tro de la si­tua­ción, él me pre­gun­tó si a los ca­ra­bi­ne­ros les ha­bían dis­pa­ra­do y si los ocu­pan­tes del trac­tor lle­va­ban ar­mas, y le in­for­mé que no, pe­ro por lo que me ha­bía di­cho Alar­cón, le se­ña­lé que ha­bía dis­pa­ros”.

Nue­ve párrafos más aba­jo, el ge­ne­ral (R) Vict­to­riano vuel­ve a abor­dar el pun­to an­te una pre­gun­ta de los fis­ca­les y di­ce que no sa­be si hu­bo dis­pa­ros , pe­ro que el ex­sar­gen­to que in­te­rro­gó le di­jo que sí. “A su pre­gun­ta: no sé si en el mo­men­to en que los fun­cio­na­rios del Go­pe se en­con­tra­ron con el trac­tor fue­ron ob­je­to de dis­pa­ros en su con­tra. Lo que el sar­gen­to Alar­cón me se­ña­ló es que ‘ha­bía dis­pa­ros’. Yo su­pon­go que eso sig­ni­fi­ca que les ha­bían dis­pa­ra­do no di­rec­ta­men­te a ellos, pe­ro que en el sec­tor se es­ta­ban efec­tuan­do dis­pa­ros. Quie­ro de­jar en cla­ro que se tra­ta de una pre­sun­ción”.

Un si­len­cio in­có­mo­do

A las 8.00 am del 15 de no­viem­bre lle­gó has­ta el What­sApp del mi­nis­tro Chad­wick un do­cu­men­to ti­tu­la­do “Re­su­men eje­cu­ti­vo”. El re­mi­ten­te era Vict­to­riano. A esa ho­ra, aún La Mo­ne­da en­tre­ga­ba una ver­sión pú­bli­ca del pro­ce­di­mien­to po­li­cial que ha­bía ter­mi­na­do con un ado­les­cen­te de­te­ni­do -acu­san­do apre­mios por par­te de la po­li­cía- y una víc­ti­ma fa­tal.

En el do­cu­men­to, que se ter­mi­nó de ela­bo­rar a las 2.30 am de ese día, se ad­ver­tía el en­fren­ta­mien­to en­tre los Go­pe y los en­ton­ces sos­pe­cho­sos de un ro­bo de au­tos que ori­gi­nó el ope­ra­ti­vo. “In­di­vi­duos pa­ra­pe­ta­dos en la ve­ge­ta­ción exis­ten­te en el lu­gar, pre­mu­ni­dos con ar­mas de fue­go cor­tas y lar­gas efec­tuan­do dis­pa­ros de di­ver­sos ca­li­bres ha­cia el per­so­nal po­li­cial”, se leía.

El par­te po­li­cial, que lle­gó dos ho­ras des­pués, cer­ca de las 11.00 am, re­pe­tía la mis­ma ver­sión. Aun­que en su de­cla­ra­ción Vict­to­riano ase­gu­ra que no ha­bía in­ter­ve­ni­do per­so­nal­men­te ni en el par­te ni en el re­su­men eje­cu­ti­vo, la in­for­ma­ción que re­ci­bió La Mo­ne­da fue vi­sa­da por su sub­al­terno di­rec­to, el co­ro­nel Jor­ge Con­tre­ras, y el mis­mo Vict­to­riano lo en­vió al ce­lu­lar de Chad­wick.

An­te la cri­sis po­lí­ti­ca que se sus­ci­tó por la fil­tra­ción de par­te de la de­cla­ra­ción ju­di­cial del ge­ne­ral (R), en el go­bierno se re­sien­te que el pro­pio Vict­to­riano no ha­ya sa­li­do a acla­rar sus di­chos al Mi­nis­te­rio Pú­bli­co. Ese si­len­cio for­ta­le­ce la idea de la mo­les­tia ins­ta­la­da en­tre los exal­tos ofi­cia­les por la de­ci­sión del ti­tu­lar de In­te­rior de re­mo­ver -has­ta la fe­cha- a 39 ge­ne­ra­les del Al­to Man­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.