Cha­le­cos ama­ri­llos

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - Er­nes­to Ot­to­ne

La es­ce­na se desa­rro­lla en una ciu­dad de pro­vin­cia en Fran­cia. Ya han trans­cu­rri­do las fies­tas de fin de año y un hom­bre co­rrec­ta­men­te ves­ti­do de­ja su ca­sa a me­dia ma­ña­na de un lu­nes pa­ra su­bir­se a un au­to de mar­ca Mer­ce­des Benz, no es de úl­ti­mo mo­de­lo, pe­ro lu­ce en per­fec­to es­ta­do.

La ca­sa le per­te­ne­ce , es una ca­sa de cla­se me­dia mo­des­ta en Fran­cia; en San­tia­go no des­te­ñi­ría ni en Ñu­ñoa ni en Pro­vi­den­cia.

Tie­ne 59 años, es­tá di­vor­cia­do, vi­ve con su hi­jo de 20 años que es­tá a su car­go, es cho­fer de ca­mio­nes, de esos gran­des que en Fran­cia les lla­man “Poids Lourds”. Es­tá ce­san­te y lo que re­ci­be del sis­te­ma so­cial fran­cés ha re­du­ci­do sus in­gre­sos a la mi­tad. Se­ña­la que tie­ne di­fi­cul­ta­des pa­ra lle­gar a fin de mes. Mien­tras ma­ne­ja mues­tra un mo­nu­men­to a Uder­zo, uno de los crea­do­res de Asterix, el per­so­na­je ga­lo de la fa­mo­sa ti­ra có­mi­ca que él ad­mi­ra pro­fun­da­men­te por su es­pí­ri­tu de re­sis­ten­cia y li­ber­tad.

Es un “cha­le­co ama­ri­llo”, un “gi­let jau­ne”, mo­vi­mien­to que ha con­mo­vi­do a Fran­cia du­ran­te ocho fi­nes de se­ma­na y pro­ba­ble­men­te lo ha­rá tam­bién al­gu­nos más.

Se di­ri­ge a una reunión con otros cha­le­cos ama­ri­llos. Se jun­tan los lu­nes y dis­cu­ten so­bre el fu­tu­ro del mo­vi­mien­to. Sus eda­des fluc­túan en­tre los 40 y 60 años, la ca­sa don­de se reúnen es muy si­mi­lar a la su­ya, to­man ca­fé y co­men crois­sants, son cua­tro hom­bres y una mu­jer; qui­zás lo de los crois­sants ex­pli­que el no­ta­ble so­bre­pe­so de al­gu­nos de ellos. La con­ver­sa­ción mues­tra más emo­cio­nes que ideas , pe­ro se sien­ten muy a gus­to , se co­no­cie­ron en las ma­ni­fes­ta­cio­nes.

Sus ni­ve­les de es­co­la­ri­dad no son al­tos, de­tes­tan la glo­ba­li­za­ción y a las éli­tes po­lí­ti­cas, se con­si­de­ran re­pre­sen­tan­tes del pue­blo, pre­ci­san que las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas no re­pre­sen­tan al pue­blo, sino que fun­cio­nan pa­ra de­fen­der pri­vi­le­gios. Ellos -di­cenno son es­cu­cha­dos ni to­ma­dos en cuen­ta.

Ha lle­ga­do el mo­men­to de que las co­sas cam­bien y es­tán preo­cu­pa­dos de que el nú­me­ro de ma­ni­fes­tan­tes no ba­je en el fu­tu­ro. Es ne­ce­sa­rio re­to­mar la fuer­za de las pri­me­ras se­ma­nas.

Se de­cla­ran con­tra­rios a la vio­len­cia, pe­ro no es­tán dis­pues­tos a con­de­nar a quie­nes la alien­tan y la prac­ti­can.

El re­por­ta­je te­le­vi­si­vo en­fo­ca tam­bién a otras per­so­nas, en otra ciu­dad, que per­te­ne­cen al gru­po de los cha­le­cos ama­ri­llos, que se ha­cen lla­mar “los irre­duc­ti­bles”, aque­llos que pa­sa­ron las fies­tas de fin de año en car­pas ins­ta­la­das en las ro­ton­das, a la sa­li­da de las ciu­da­des de pro­vin­cia, ha­cien­do tur­nos pa­ra man­te­ner encendidas las fo­ga­tas.

Se pre­sen­ta a una per­so­na más jo­ven, de 35 años, al­to, ru­bio, ves­ti­do con un bu­zo de­por­ti­vo . Él era obrero de la cons­truc­ción, pe­ro su­frió un ac­ci­den­te en su mo­to­ci­cle­ta. No pu­do se­guir tra­ba­jan­do y los sub­si­dios so­cia­les que re­ci­be no le al­can­zan pa­ra lle­gar a fin de mes. Sus hi­jas ado­les­cen­tes es­tán de vi­si­ta, son muy be­llas , lu­cen bien ves­ti­das y se abu­rren co­mo os­tras.

Mues­tra el pe­que­ño cam­pa­men­to, es­tá bien or­ga­ni­za­do. Hay mu­cha con­vi­via­li­dad, los ve­ci­nos les traen ví­ve­res, tie­nen ca­fe­te­ra, mi­cro­on­das y re­fri­ge­ra­dor; ese día se co­men ra­vio­les, y duer­men en una ca­sa ro­dan­te que les per­te­ne­ce.

Su dis­cur­so es muy pa­re­ci­do al del an­te­rior, pe­ro más du­ro y es­truc­tu­ra­do; pien­sa que la ma­dre de to­das las ba­ta­llas es apro­bar un re­fe­rén­dum de ini­cia­ti­va po­pu­lar que hoy plan­tea de­ma­sia­das con­di­cio­nes pa­ra cam­biar las ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas y sa­car al Pre­si­den­te Ma­cron, re­vo­car su man­da­to. Es­tá dis­pues­to a que los cha­le­cos ama­ri­llos or­ga­ni­cen sus pro­pias lis­tas en pró­xi­mas elec­cio­nes eu­ro­peas.

Ellos no son los vo­ce­ros que apa­re­cen en los me­dios y que no se sa­be cuán­to re­pre­sen­tan. Al­gu­nos vo­ce­ros son muy ex­tre­mos y pre­go­nan ac­cio­nes in­su­rrec­cio­na­les, otros plan­tean ca­mi­nos pa­cí­fi­cos ba­sa­dos en la du­ra­ción del mo­vi­mien­to y en el des­con­cier­to del po­der po­lí­ti­co.

Na­die vio ve­nir es­te mo­vi­mien­to, que sur­gió por el al­za de los com­bus­ti­bles dié­sel y que te­nía co­mo ló­gi­ca el cam­bio de la ba­se ener­gé­ti­ca fran­ce­sa muy li­ga­do a los com­bus­ti­bles fó­si­les y a la ener­gía nu­clear.

Na­die pen­só que esa chis­pa in­cen­dia­ría la pra­de­ra, me­nos aún Ma­cron, que no es­ta­ba ter­mi­nan­do un mal año. Es cier­to que su po­pu­la­ri­dad ha­bía ba­ja­do y que ha­bía co­me­ti­do pe­ca­dos de arro­gan­cia, pe­ro tam­bién ha­bía ga­na­do ba­ta­llas muy di­fí­ci­les fren­te al con­ser­va­du­ris­mo sin­di­cal de los fe­rro­via­rios .

Su rol en po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal ha­bía cre­ci­do mu­cho, defendiendo bue­nas cau­sas con­tra el ma­to­na­je de Trump y el po­pu­lis­mo de de­re­cha de Or­ban y com­pa­ñía.

Sus pro­me­sas de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co eran de­ma­sia­do len­tas, pe­ro tam­po­co Fran­cia es una eco­no­mía en rui­nas, y el au­men­to de las de­sigual­da­des es­tá en­tre los más ba­jos de Eu­ro­pa gra­cias a su sis­te­ma so­cial.

Sin em­bar­go, la per­cep­ción de un am­plio sec­tor so­cial es otro, sien­te que la mo­der­ni­dad los de­ja de la­do y que su fu­tu­ro es in­cier­to.

¿Quié­nes son los cha­le­cos ama­ri­llos? No son los sec­to­res mar­gi­na­dos de la pe­ri­fe­ria ur­ba­na de ori­gen mi­gran­te que se sien­ten dis­cri­mi­na­dos eco­nó­mi­ca­men­te, cul­tu­ral­men­te y en sus sa­la­rios. No son los es-

tu­dian­tes de mi­li­tan­cia in­con­for­mis­ta. En su gran ma­yo­ría son blan­cos, con es­co­la­ri­dad me­dia y ba­ja, con sa­la­rios re­la­ti­va­men­te in­su­fi­cien­tes, pe­ro no po­bres. Se con­si­de­ran a sí mis­mos, co­mo di­ce Yos­ha Mounk, “el pue­blo con­tra las de­mo­cra­cias”; el 42% vo­tó por la ex­tre­ma de­re­cha y el 21%, por el po­pu­lis­mo de iz­quier­da, y mu­chos fue­ron abs­ten­cio­nis­tas, son an­ti­eu­ro­peís­tas, an­ti­po­lí­ti­cos y an­ti­es­ta­blish­ment .

Las pri­me­ras ma­ni­fes­ta­cio­nes fue­ron gi­gan­tes­cas, las de aho­ra si­guen sien­do im­por­tan­tes, pe­ro me­nos ma­si­vas; no tie­nen una es­truc­tu­ra, aun cuan­do ella tien­de a sur­gir.

La vio­len­cia los ha acom­pa­ña­do des­de un prin­ci­pio, con­tra sím­bo­los re­pu­bli­ca­nos, con­tra la pren­sa, que cu­rio­sa­men­te no los tra­ta mal, y mu­cho pi­lla­je en la vie­ja tra­di­ción de las “jac­que­ries” fran­ce­sas. Las ideas son sim­ples, ra­di­ca­les y con­fu­sas , has­ta ex­pre­sio­nes an­ti­se­mi­tas se han es­cu­cha­do.

Pe­ro se­ría un error con­fun­dir el fe­nó­meno de los cha­le­cos ama­ri­llos con las ex­pre­sio­nes mas vio­len­tas , los “cas­seurs”, los que des­tru­yen. Ellos pa­re­cie­ran ser miem­bros de la ex­tre­ma de­re­cha y de la ex­tre­ma iz­quier­da, que en­cuen­tran en las ma­ni­fes­ta­cio­nes el vehícu­lo ideal pa­ra pro­vo­car des­tro­zos.

Se­ría tam­bién un error pen­sar que se tra­ta de un epi­so­dio que no de­ja­rá hue­lla, que to­do va a se­guir co­mo an­tes.

Ha que­da­do muy cla­ro que vi­vi­mos tiem­pos fue­ra de lo co­mún, que las de­mo­cra­cias con­tem­po­rá­neas es­tán en una cri­sis de re­pre­sen­ta­ti­vi­dad que nos cues­ta en­ten­der.

Ma­cron se que­dó un buen tiem­po sin con­duc­ta y tu­vo que ce­der a las pri­me­ras pe­ti­cio­nes, que eran so­lo la pun­ta del ice­berg. Re­cién es­tá le­van­tan­do ca­be­za, su des­mo­ro­na­mien­to se­ría fa­tal pa­ra Fran­cia y pa­ra Eu­ro­pa. No hay por aho­ra otra al­ter­na­ti­va de cam­bio ba­sa­do en las ins­ti­tu­cio­nes y va­lo­res de­mo­crá­ti­cos.

Ma­ri­na Le Pen ha si­do há­bil, “com­pren­de” el mo­vi­mien­to y ac­túa des­de aden­tro sin mos­trar sus ban­de­ras. Mé­lan­chon ha si­do pa­té­ti­co, adu­lán­do­los con to­tal opor­tu­nis­mo.

Na­die sa­be có­mo evo­lu­cio­na­rán las co­sas, pe­ro es­ta­mos fren­te a un ca­brea­mien­to plebeyo , con sen­ti­mien­tos con­tra­dic­to­rios a las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas.

Si ellas no re­cu­pe­ran su ca­pa­ci­dad de ca­na­li­zar esas per­cep­cio­nes po­dría­mos qui­zás muy pron­to ahon­dar en Eu­ro­pa, Es­ta­dos Uni­dos y Amé­ri­ca La­ti­na el ca­mino ha­cia una irre­sis­ti­ble ex­ten­sión de un au­to­ri­ta­ris­mo an­ti­li­be­ral y quién sa­be si el de una ti­ra­nía sin re­glas de ma­yo­rías sur­gi­da de pro­ce­sos elec­to­ra­les en­ra­bia­dos.

Cla­ro, no fal­ta­rán los ton­to­rro­nes que ve­rían en ello una fa­se su­pe­rior de la de­mo­cra­cia.R

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.