Por las otras

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - Mer­ce­des Duc­ci Bud­ge Pre­si­den­ta de Co­mu­ni­dad Mu­jer

Adria­na Val­dés mar­có un hi­to es­ta se­ma­na. Asu­mió los car­gos de pre­si­den­ta del Ins­ti­tu­to de Chi­le- que agru­pa a las seis aca­de­mias- y di­rec­to­ra de la Aca­de­mia Chi­le­na de la Len­gua. Los asu­mió co­mo la des­ta­ca­da aca­dé­mi­ca que es, con una re­co­no­ci­da tra­yec­to­ria. Y tam­bién qui­so po­ner en la pa­les­tra el he­cho de ser mu­jer, la pri­me­ra en esos car­gos en los 54 años del Ins­ti­tu­to de Chi­le y en los 133 años de la Aca­de­mia Chi­le­na de la Len­gua.

En una sa­la don­de han so­na­do con mu­cha más fre­cuen­cia vo­ces mas­cu­li­nas, su dis­cur­so tra­jo al pre­sen­te las pa­la­bras de Mar­gue­ri­te Your­ce­nar, quien, al in­cor­po­rar­se a la Aca­de­mia Fran­ce­sa, di­jo sen­tir­se “ro­dea­da, acom­pa­ña­da por una tro­pa in­vi­si­ble de mu­je­res que tal vez de­be­rían ha­ber re­ci­bi­do es­te ho­nor mu­cho an­tes”.

En­tre las que ha­bían que­da­do ex­clui­das de ho­no­res se­me­jan­tes es­ta­ba na­da me­nos que Ma­rie Cu­rie: a pe­sar de que des­pués ga­na­ría el No­bel, el Ins­ti­tu­to de Fran­cia con­si­de­ró que in­cor­po­rar­la con­tra­ve­nía tra­di­cio­nes “in­to­ca­bles”.

De eso ya ha­ce un si­glo y en Chi­le los tiem­pos es­tán cam­bian­do. Ma­ría Te­re­sa Ruiz, des­ta­ca­da as­tró­no­ma chi­le­na, ya ter­mi­na su pe­río­do co­mo pri­me­ra di­rec­to­ra en la Aca­de­mia de Cien­cias. Es­te año, tres de las seis aca­de­mias han ele­gi­do ser pre­si­di­das por mu­je­res. Con una pre­si­den­ta en el Ins­ti­tu­to de Chi­le hay una ba­rre­ra me­nos, que ya que­dó ob­so­le­ta. La son­ri­sa tran­qui­la y el tono na­tu­ral de la in­ves­ti­da lo de­ja­ron cla­ro.

De es­tos hi­tos se com­po­nen las his­to­rias de cam­bio. Las per­cep­cio­nes van cam­bian­do po­co a po­co, pe­ro de pron­to hay he­chos que se­ña­lan un es­ca­lón, por­que son un vuel­co an­tes im­pen­sa­do de “ese sen­ti­do co­mún he­re­da­do y ca­si atá- vi­co” co­mo lo lla­mó ella- que ya que­dó su­pe­ra­do.

El cam­bio cul­tu­ral es len­to. Pe­ro las ni­ñas que em­pren­dan el ca­mino del co­no­ci­mien­to sa­brán que allí, don­de co­la­bo­ran gran­des men­tes y se su­man las seis aca­de­mias -de las Cien­cias, Be­llas Ar­tes, Len­gua, His­to­ria, Cien­cias So­cia­les y Me­di­ci­na - tam­bién hay lu­gar pa­ra ellas. Se ele­va el te­cho y au­men­ta el es­pa­cio de lo po­si­ble.

La nue­va pre­si­den­ta anun­ció ven­ta­nas y puer­tas abier­tas y pa­sar de la ima­gen de to­rre de mar­fil, vol­ca­da ha­cia aden­tro, a una to­rre que irra­dia. Di­jo que por eso “se es­tá em­bar­can­do en es­ta aven­tu­ra”. Por las otras. Por las que de­be­mos in­cor­po­rar, por las que de­be­mos in­cluir y se­guir in­clu­yen­do, y por el ai­re de aper­tu­ra que vie­ne en­tran­do por las ven­ta­nas abier­tas de la an­ti­gua ca­sa que la al­ber­ga.

Jus­to en la fe­cha en que se cum­plían 70 años des­de que las mu­je­res ob­tu­vie­ron el vo­to en Chi­le (lo que le pa­re­ció “una ge­ne­ro­sa con­tri­bu­ción del azar”), Adria­na Val­dés eli­gió que es­te lo­gro su­yo tam­bién las in­vo­lu­cra­ra a to­das ellas. A las que no han es­ta­do en es­tas aca­de­mias y a las que sí es­ta­rán.

In­clu­so a Sor Úr­su­la Suá­rez, del con­ven­to de las Cla­ri­sas de la Vic­to­ria, que es­cri­bía (con su in­des­crip­ti­ble or­to­gra­fía) ha­ce 300 años: “So­ñé que veía una puer­ta her­mo­sí­si­ma de una igle­sia en la cum­bre de un ce­rro o mon­te muy al­to, que ha­bía un gran ju­bi­leo. Yo, con el an­he­lo de ga­nar­lo, fui a to­da pri­sa a su­bir, mas vi que so­lo hom­bres subían: di­je ‘es­to no es pa­ra mu­je­res’…, to­mé alien­to y subí”.

Hay que to­mar alien­to an­tes de sal­var un gran obs­tácu­lo. Mu­chas han to­ma­do alien­to y no bas­tó pa­ra po­der su­bir. Pe­ro si más mu­je­res van tran­si­tan­do el ca­mino, pa­ra las que vie­nen se­rá más fá­cil pa­sar.

Si más mu­je­res van tran­si­tan­do el ca­mino, pa­ra las que vie­nen se­rá más fá­cil pa­sar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.