La Tercera - Tendencias

CRÓ­NI­CA SUB­JE­TI­VA

- Emi­li­ano Va­len­zue­la Photography · Arts · Peter · Pablo Neruda · Universe · Santiago · National Socialist Movement · James the Just

Pe­rio­dis­ta y ex re­dac­tor del dia­rio La Na­ción – des­de don­de tu­vo una re­la­ción cer­ca­na con el cronista Pe­dro Le­me­bel–, Emi­li­ano Va­len­zue­la (36), más que un fo­tó­gra­fo, es un pen­sa­dor. En 2006 re­ci­bió la Be­ca Pa­blo Ne­ru­da pa­ra es­cri­to­res jó­ve­nes. Ha pu­bli­ca­do, en­tre otros li­bros, una re­co­pi­la­ción de la obra del mul­ti­fa­cé­ti­co ar­tis­ta chi­leno Pe­dro Sien­na y aho­ra es­tá pron­to a lan­zar una in­ves­ti­ga­ción que re­ve­la el es­pí­ri­tu de quie­nes li­de­ra­ron el Mo­vi­mien­to Na­cio­nal So­cia­lis­ta Chi­leno de los años 30.

Ha­ce seis años que co­men­zó a ha­cer fo­tos, co­mo una ex­ten­sión vi­sual de su pen­sa­mien­to. Uno de sus tra­ba­jos más fuer­tes se ti­tu­la “Ma­má, yo te re­cuer­do”. En él re­tra­ta la re­la­ción con su ma­dre que, de pron­to, co­men­zó a ir­se del mundo: te­nía po­co más de 60 años y fue diag­nos­ti­ca­da con alz­hei­mer. Mu­cho más allá de la per­tur­ba­do­ra po­ten­cia de sus re­tra­tos, Emi­li­ano lo­gra lle­var a ima­gen la at­mós­fe­ra de un víncu­lo amo­ro­so pro­fun­do y com­ple­jo.

Es­ta ra­di­cal sub­je­ti­vi­dad es la que atra­vie­sa tam­bién su mi­ra­da so­bre el es­pa­cio ur­bano. En 2014 pu­bli­có el li­bro Ciu­dad Ca­pi­tal, don­de ya se afir­ma su per­so­na­lí­si­ma re­la­ción con la ciu­dad. Lue­go, en 2016, en

Sa­van­na, po­ne en es­ce­na una frac­tu­ra sí­qui­ca en­tre la es­pe­ran­za y el de­sen­can­to. “Hay fo­tó­gra­fos que tie­nen te­mas, que to­man un asun­to y lo desa­rro­llan. Ha­cen la ta­rea. A mí eso no me in­tere­sa. Mis fo­tos no tie­nen ar­gu­men­to, por­que mi vi­da no tie­ne ar­gu­men­to”, di­ce.

Sus fo­to­gra­fías ca­lle­je­ras po­drían ins­cri­bir­se en el gé­ne­ro de la cró­ni­ca, que es una for­ma de pro­ce­sar la reali­dad y de­vol­ver­la al­te­ra­da por la pro­pia per­cep­ción. Emi­li­ano re­co­lec­ta si­tua­cio­nes de los ba­rrios don­de ha cre­ci­do y ca­mi­na­do: Fran­klin, Ma­po­cho, Yun­gay, Re­co­le­ta, Es­ta­ción Cen­tral. “Yo me crié en las ca- lles de San­tia­go, des­de los nue­ve años, por­que mis pa­pás tra­ba­ja­ban fue­ra. Tam­po­co ha­bía una co­mu­ni­dad o ve­ci­nos. Uno ca­mi­na­ba so­lo mi­ran­do y de­ján­do­se afec­tar por lo que veía”, di­ce.

Sus imá­ge­nes análo­gas y en blan­co y ne­gro –que es­ca­nea de­jan­do ver las pe­lu­sas so­bre los ne­ga­ti­vos— son su­cias, cru­das, os­cu­ras y con­tras­ta­das. Pe­ro tam­bién trans­mi­ten una es­pe­cie de nos­tal­gia de lo que no fue. Emi­li­ano se asu­me co­mo hi­jo de la tran­si­ción, mo­men­to que él per­ci­be co­mo mar­ca­do por la de­cep­ción an­te una pro­me­sa de­mo­crá­ti­ca que nun­ca lle­gó. “Nun­ca me he sen­ti­do adaptado. Veo un país muy me­ti­do en las re­la­cio­nes uti­li­ta­rias, en el arri­bis­mo y el ci­nis­mo. Y me sien­to ajeno. Des­de mi vi­da, igual de pe­que­ña, mi­ro la de­ca­den­cia de la cla­se me­dia chi­le­na, con la que dia­ria­men­te com­par­to en el me­tro, en la ca­lle, en el tra­ba­jo; de la que soy par­te y acom­pa­ño en an­he­los y vo­lun­ta­des. Un es­tra­to que se man­tie­ne a la ex­pec­ta­ti­va de sí mis­mo, es­pe­ran­do con­ver­tir­se en al­go que nun­ca lle­ga­rá a ser. Pe­ro que, a la vez, guar­da la ter­nu­ra de esa es­pe­ran­za. Ahí sus­pen­do el dis­cur­so. No po­dría ser ac­ti­vis­ta, ni an­dar con un slo­gan. No creo que mis fo­tos de­nun­cien o vi­si­bi­li­cen al­go, sino que tras­lu­cen el do­lor que atra­vie­sa to­do. Y tam­bién el mis­te­rio”.

(Emi­li­ano no tie­ne si­tio web, pe­ro en in­ter­net se pue­de en­con­trar su tra­ba­jo)

 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile