HO­LA, QUIE­RO CON­TAR­LES QUE SOY GOR­DO

La Tercera - Tendencias - - APUNTES - POR CAR­LOS MA­TÍAS PÉ­REZ ILUS­TRA­CIO­NES MAR­CE­LA TRU­JI­LLO (MALIKI), DEL LI­BRO QUIE­RO SER FLACA Y FE­LIZ

Du­ran­te las Fies­tas Pa­trias se sube en pro­me­dio de tres a cin­co ki­los. Eso trans­for­ma a es­ta ce­le­bra­ción en el peor mo­men­to del año pa­ra la ba­ta­lla con­tra el so­bre­pe­so. Así, con la mo­ral por el sue­lo y los tri­gli­cé­ri­dos por las nu­bes, au­men­ta el tra­ba­jo pa­ra los gru­pos don­de se en­fren­ta la gor­du­ra a tra­vés de te­ra­pias gru­pa­les. Don­de per­so­nas ago­bia­das con su pe­so se reúnen pa­ra apo­yar­se y con­ver­sar. ¿Ayu­da es­ta so­cia­li­za­ción en la gue­rra con­tra la obe­si­dad?

Cris­ti­na tie­ne 50 años y un lar­go his­to­rial de pro­ble­mas con su pe­so. “To­da la vi­da su­frí con eso, era muy obe­sa. Con mi 1.70, lle­gué a pe­sar 130 ki­los. Me hi­ce ci­ru­gía ba­riá­tri­ca tres ve­ces y to­do lo que te pue­das ima­gi­nar res­pec­to al pe­so; vi si­có­lo­gos, si­quia­tras y nu­tri­cio­nis­tas. Fui a Slim Cen­ter y a va­rios cen­tros de estética. Hi­ce las dietas de mo­da: la de las so­pas, co­mí pu­ro plá­tano, Her­ba­li­fe, si­bu­tra­mi­na, pas­ti­llas, an­fe­ta­mi­nas le­ga­les. Ba­jé va­rias ve­ces 30 ki­los y los vol­ví a su­bir. En mi vi­da de­bo ha­ber ba­ja­do y subido unos 500 ki­los”, re­co­no­ce sen­ta­da en una reunión de Co­me­do­res Com­pul­si­vos Anó­ni­mos. La ver­sión de co­mi­da de Al­cohó­li­cos Anó­ni­mos.

Es­te es uno de los dos gru­pos que exis­ten en Chi­le que en­fren­tan el so­bre­pe­so a tra­vés de te­ra­pias de con­ver­sa­ción gru­pa­les don­de se so­cia­li­za y com­par­te el pro­ble­ma. Co­me­do­res Com­pul­si­vos Anó­ni­mos, lle­gó al país ha­ce 16 años -su ori­gen es nor­te­ame­ri­cano- y reúne a unos 30 miem­bros en tres se­des: Las Con­des, Pro­vi­den­cia y Los Án­ge­les. El otro es el Gru­po GO­CE (Gru­po de Obe­sos en Con­trol de Ex­ce­sos), que hoy tie­ne cin­co se­des y más de 7.000 pa­cien­tes aten­di­dos en 15 años.

Am­bos se su­man a una ten­den­cia mun­dial ini­cia­da en los años 60 en Es­ta­dos Uni­dos por Weight Wat­chers, la po­pu­lar or­ga­ni­za­ción don­de se reúnen per­so­nas dis­pues­tas a con­tar­les a otros su pro­ble­ma con los ki­los y que ase­gu­ra ser efec­ti­va pa­ra ba­jar de pe­so y evi­tar el efec­to re­bo­te. Es­to úl­ti­mo es la prin­ci­pal pe­sa­di­lla de quie­nes si­guen tra­ta­mien­tos con­tra la gor­du­ra: se­gún un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Pen­sil­va­nia, un 65% de quie­nes ha­cen al­gu­na die­ta vuel­ve a su­bir de pe­so en un ran­go de tres años.

Cris­ti­na cuen­ta que ella ha te­ni­do suer­te. Lle­gó ha­ce cua­tro años a Co­me­do­res Com­pul­si­vos Anó­ni­mos, y ase­gu­ra que es lo úni­co que le ha fun­cio­na­do pa­ra man­te­ner a ra­ya su pe­so. Hoy tie­ne 25 ki­los me­nos y nun­ca ha re­caí­do.

Se­gún la úl­ti­ma En­cues­ta Na­cio­nal de Sa­lud, el 39,8% de nues­tra po­bla­ción tie­ne so­bre­pe­so, el 31,2%, obe­si­dad, y el 3,2%, obe­si­dad mór­bi­da, mien­tras que só­lo uno de ca­da cua­tro chi­le­nos tie­ne un pe­so ca­li­fi­ca­do co­mo nor­mal (ver re­cua­dro). Una reali­dad que pa­ra Va­le­ria Fran­ce­set­ti, si­có­lo­ga del Cen­tro de Tra­ta­mien­to de la Obe­si­dad de la Red de Sa­lud UCCh­ris­tus, se agu­di­za des­pués de Fies­tas Pa­trias:

“Se ha es­tu­dia­do que los chi­le­nos subimos en­tre tres a cin­co ki­los pa­ra las Fies­tas Pa­trias. No­so­tros ha­bla­mos de even­tos crí­ti­cos du­ran­te el año y el más im­por­tan­te es el 18. Es la prue­ba de fue­go pa­ra las per­so­nas que es­tán en tra­ta­mien­to, por­que ge­ne­ral­men­te la gen­te se des­or­de­na; co­me asa­dos, em­pa­na­das, pa­pas ma­yo, to­ma mu­cho al­cohol. Es una fe­cha com­pli­ca­da, por eso to­dos di- cen: ‘Des­pués del 18 me pon­go las pi­las’”.

Re­ser­va y ano­ni­ma­to

Mar­tes, 19.30 ho­ras. Pa­rro­quia Nues­tra Se­ño­ra del Ro­sa­rio, en Las Con­des. Sie­te per­so­nas -cin­co mu­je­res, dos hom­bres- asis­ten a una reunión se­ma­nal de Co­me­do­res Com­pul­si­vos Anó­ni­mos. Tie­nen otras los jue­ves, vier­nes y sá­ba­dos. Lo mis­mo ocu­rre con los gru­pos que fun­cio­nan en Pro­vi­den­cia y en Los Án­ge­les.

Es­te mar­tes en Las Con­des, lo pri­me­ro que sorprende es que los asis­ten­tes se ven del­ga­dos. Pe­ro lle­gar a eso ha im­pli­ca­do mu­cho tra­ba­jo. Son exo­be­sos, al­gu­nos con ci­ru­gías ba­riá­tri­cas o an­te­ce­den­tes de bu­li­mia. To­dos son adic­tos a la co­mi­da. To­dos es­tán en pro­ce­so de reha­bi­li­ta­ción.

Aquí no hay es­pe­cia­lis­tas que su­per­vi­sen, sino só­lo gen­te que se en­tien­de y acom­pa­ña. Ni­co­lás (29) es el mo­de­ra­dor. Aun­que no lo pa­rez­ca, lle­gó acá ha­ce me­nos de un año tra­tan­do de de­jar una vi­da de des­ór­de­nes ali­men­ti­cios. “Es­ta­ba ob­se­sio­na­do con el gim­na­sio, lo úni­co que que­ría era ser muscu­loso y fuer­te, y mien­tras más en­tre­na­ba, más co­mía y más subía de pe­so. Me co­mía 10 hue­vos du­ros, pla­tos de arroz y co­sas dul­ces en la no­che. Con el tiem­po me de­jó de gus­tar la fru­ta y bus­ca­ba só­lo azú­car: he­la­dos, cho­co­la­tes, ga­lle­tas”, cuen­ta. Lle­gó a pe­sar 95 ki­los. Por su ín­di­ce de ma­sa cor­po­ral (IMC) era obe­so.

Par­te la jor­na­da pi­dien­do un mi­nu­to de si­len­cio. Lue­go pre­gun­ta al gru­po:

-Ho­la, ¿có­mo se sien­ten? ¿Han es­ta­do abs­ti­nen­tes du­ran­te la se­ma­na?

-Yo soy Pa­tri­cia, co­me­do­ra com­pul­si­va en reha­bi­li­ta­ción -se pre­sen­ta una mu­jer.

-¡Ho­la Pa­tri­cia! -res­pon­den to­dos.

Pro­gra­mas co­mo és­te -que con­si­de­ran 12 pa­sos es­ta­ble­ci­dos- fue­ron crea­dos ha­ce po­co más de 80 años con Al­cohó­li­cos Anó­ni­mos en Ohio, Es­ta­dos Uni­dos. Con el

el mé­to­do se ex­ten­dió a adic­tos a los nar­có­ti­cos, el jue­go, el se­xo, el tra­ba­jo o la co­mi­da. Se­gún su si­tio web, la pri­me­ra reunión de Co­me­do­res Com­pul­si­vos Anó­ni­mos (Ove­rea­ters Anony­mous, en in­glés) fue en 1960, en Los Án­ge­les, Ca­li­for­nia. Hoy es­tá en más de 80 paí­ses, con 54.000 miem­bros.

En Chi­le la or­ga­ni­za­ción exis­te des­de 2002. La par­ti­ci­pa­ción es gra­tui­ta: cual­quie­ra pue­de asis­tir y en la pá­gi­na www.oa­chi­le.cl apa­re­cen los días en que se ha­cen reunio­nes pa­ra nue­vos in­te­gran­tes. Otra op­ción son las se­sio­nes on­li­ne que tie­nen por Sky­pe to­dos los días.

En la reunión de la pa­rro­quia de Las Con­des, des­pués de la in­ter­ven­ción de Pa­tri­cia ha­bla el res­to. An­drea -unos 50 años, swea­ter ver­de- di­ce que en el tra­ba­jo se ha­cen breaks con ca­fé y co­sas dul­ces, que eso la ate­rra pe­ro que ya les con­tó a sus com­pa­ñe­ros que era adic­ta al azú­car y fue li­be­ra­dor. Cons­tan­za -30 años, ves­ti­da de ne­gro­re­la­ta que el fin de se­ma­na com­par­tió un lar­go desa­yuno con unos des­co­no­ci­dos y que por pri­me­ra vez en su vi­da no fue un pro­ble­ma co­mer en pú­bli­co. Mar­ce­la 50 años y an­te­ojos- cuen­ta que tie­ne una com­pa­ñe­ra de tra­ba­jo que le cae pé­si­mo y ca­da vez que se la topa só­lo pien­sa en atra­co­nes de co­mi­da. Adria­na -50 años, cha­le­co fuc­sia- re­co­no­ce que re­ca­yó en el break de un con­gre­so la­bo­ral. Al pa­re­cer esas son ins­tan­cias par­ti­cu­lar­men­te pro­ble­má­ti­cas du­ran­te la se­ma­na.

Al fi­nal de ca­da ex­po­si­ción se les agra­de­ce com­par­tir sus emo­cio­nes con el res­to de la sa­la. El lu­gar no es muy gran­de, tie­ne las pa­re­des ama­ri­llas, una vie­ja me­sa blan­ca y una co­ci­ni­lla don­de los par­ti­ci­pan­tes se pre­pa­ran té o ca­fé. No hay co­mi­da.

So­bre la me­sa hay al­gu­nos li­bros del pro­gra­ma -Vo­ces de re­cu­pe­ra­ción, Có­mo lo ve Bill, Al­cohó­li­cos Anó­ni­mos y Los 12 pa­sos y Las 12 tra­di­cio­nes- y car­te­les que es­ta­ble­cen al­gu­nas nor­mas. “Con­tes­tar a al­guien, con­ver­sa­cio­nes cru­za­das y dar con­se­jos NO se con­si­de­ra con­ve­nien­te”, di­ce uno. El otro es más con­ci­so: “NO nom­bra­mos ali­men­tos”.

“Cuan­do lle­gué aquí em­pe­cé a com­par­tir co­sas que real­men­te me do­lían y a ver­me vul­ne­ra­ble; y la gen­te no me juz­ga­ba ni me cri­ti­ca­ba, me acep­ta­ba. Sen­tí que me que­rían sin im­por­tar el ti­po de per­so­na que fue­ra. Esa fue la gran di­fe­ren­cia, por­que hay mu­chas co­sas que en el pa­sa­do con­té a ami­gos y me hi­zo mal”, di­ce Ni­co­lás so­bre una de las cla­ves del pro­gra­ma de 12 pa­sos: acá na­die se in­te­rrum­pe, ni juz­ga, ni da con­se­jos.

La si­có­lo­ga Va­le­ria Fran­ce­set­ti ex­pli­ca que es­tos gru­pos fun­cio­nan co­mo un con­te­ne­dor de emo­cio­nes cuan­do las per­so­nas com­par­ten ex­pe­rien­cias: “Lo que ha­cen las te­ra­pias gru­pa­les es ge­ne­rar una iden­ti­dad de per­te­nen­cia, don­de pue­des dis­mi­nuir los ma­les­ta­res si­co­ló­gi­cos cuan­do des­cu­bres que a otras per­so­nas les pa­sa lo mis­mo que a ti. Por eso en es­tos gru­pos la au­to­es­ti­ma pue­de su­bir al dar­se cuen­ta que no son los úni­cos y no son el ra­ro, el es­pe­cial o el anor­mal”.

Cris­ti­na di­ce que a ella le pa­só eso. Que es­cu­chan­do al res­to se dio cuen­ta que no era la úni­ca que co­mía co­sas frías del re­fri­ge­ra­dor, sa­ca­ba ali­men­tos del basurero, ro­ba­ba co­mi­da o sa­lía a com­prar cho­co­la­tes a las 10 de la ma­ña­na.

“Es mu­cho más fá­cil ad­mi­tir que eres adic­to en una me­sa con otros 10 adic­tos”, re­co­no­ce.

Ale­jan­dra Ener­gi­ci, si­có­lo­ga so­cial de la U. Al­ber­to Hur­ta­do, quien es­tá ha­cien­do el pro­yec­to Fon­decyt El cuer­po en lo so­cial, coin­ci­de: “Pen­san­do en que la re­la­ción con el cuer­po y la co­mi­da es un asun­to bien so­cial, yo ten­de­ría a pen­sar que es­tas reunio­nes son dis­po­si­ti­vos sú­per úti­les. Uno po­dría pen­sar que cier­tos sen­ti­mien­tos que uno tie­ne ha­cia la co­mi­da son anor­ma­les, pe­ro son bas­tan­te co­mu­nes y es­tas ins­tan­cias ayu­dan a en­ten­der que lo que a ti te pa­sa es al­go que le pa­sa a mu­chos”.

En la reunión de co­me­do­res com­pul­si­vos en Las Con­des, hay dos mo­men­tos -al prin­ci­pio y al fi­na­len que Ni­co­lás in­vi­ta a de­cir la ora­ción de la se­re­ni­dad. To­dos cie­rran los ojos y re­ci­tan:

Se­ñor, con­cé­de­me se­re­ni­dad pa­ra acep­tar las co­sas que no po­de­mos cam­biar; va­lor pa­ra cam­biar las que sí po­de­mos; y sa­bi­du­ría

pa­ra dis­cer­nir la di­fe­ren­cia.

Si bien es­tos pro­gra­mas tie­nen su ori­gen en una or­ga­ni­za­ción cris­tia­na, The Group Ox­ford, hoy no tie­nen fi­lia­ción de nin­gún ti­po. Ni re­li­gio­sa, ni po­lí­ti­ca, ni eco­nó­mi­ca. La ra­zón por la que las reunio­nes se ha­gan en igle­sias es só­lo prác­ti­ca: no les co­bran por ocu­par las sa­las.

“El pro­gra­ma me ha fun­cio­na­do ex­ce­len­te en ba­se a lo que su­gie­re, que es vi­vir un día a la vez y re­em­pla­zar la adic­ción por una ba­se es­pi­ri­tual dia­ria; la ora­ción, la me­di­ta­ción, el creer en al­go su­pe­rior”, di­ce Ni­co­lás, aun­que re­co­no­ce que no es cre­yen­te.

En la reunión, de tan­to en tan­to, él re­cuer­da otras dos pie­dras an­gu­la­res del pro­gra­ma: el ano­ni­ma­to y la re­ser­va. Acá hay va­rios que se co­no­cen ha­ce me­ses, in­clu­so años, pe­ro só­lo sa­ben el nom­bre de pi­la del que se sien­ta al la­do. Mu­chos vie­nen sin que sus fa­mi­lia­res ni ami­gos se­pan.

“Lo que se con­ver­sa acá, se que- da acá. Pun­to”, ex­pli­ca Ni­co­lás.

Al fi­nal se ha­ce una co­lec­ta. Ellos mis­mos fi­nan­cian los po­cos gas­tos de sus reunio­nes: el apor­te vo­lun­ta­rio a la pa­rro­quia, el té y el ca­fé. To­do se aca­ba con un abra­zo gru­pal y un de­seo:

“¡Fe­li­ces 24 ho­ras de abs­ti­nen­cia!”, di­cen to­dos.

Es­to mues­tran los es­tu­dios

La si­có­lo­ga Ale­jan­dra Ener­gi­ci ex­pli­ca que vi­vi­mos en una so­cie­dad don­de los al­can­ces so­cia­les de la co­mi­da son evi­den­tes: ce­le­bra­mos, pa­sa­mos las pe­nas y ex­pre­sa­mos ca­ri­ño en torno a un pla­to. “La ali­men­ta­ción ocu­pa mu­chos lu­ga­res den­tro de la vi­da de una per­so­na. No só­lo en tér­mi­nos so­cia­les, sino que tam­bién se pue­de usar pa­ra des­can­sar, li­be­rar an­gus­tias o re­la­jar­se”.

Sin em­bar­go, Ener­gi­ci di­ce que es com­pli­ca­do cuan­do se tra­ta de me­dir la efi­ca­cia de cual­quie­ra de las te­ra­pias pa­ra ba­jar de pe­so. Hay pro­ble­mas con los re­por­tes: ten­de­mos a so­bre­es­ti­mar lo bueno que co­me­mos y a sub­es­ti­mar lo ma­lo. “To­dos di­cen que co­men más en­sa­la­das y me­nos gra­sas y azú­car”, ex­pli­ca.

Hay en­ton­ces po­cos es­tu­dios al res­pec­to. En 2013, un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Ve­ro­na, Ita­lia, com­pa­ró los re­sul­ta­dos y ta­sas de aban­dono de gru­pos de mu­je­res con obe­si­dad que se so­me­tían a te­ra­pias in­di­vi­dua­les don­de re­ci­bían con­se­jos nu­tri­cio­na­lesy gru­pa­les -don­de se fo­ca­li­za­ban en as­pec­tos si­co­ló­gi­cos y emo­cio­na­les-. Los re­sul­ta­dos mos­tra­ron que des­pués de seis me­ses las per­so­nas que par­ti­ci­pa­ron de la te­ra­pia gru­pal mos­tra­ban una ta­sa de aban­dono tres ve­ces más ba­ja que quie­nes se tra­ta­ban in­di­vi­dual­men­te. Aun­que no ha­bía ma­yo­res di­fe­ren­cias en la dis­mi­nu­ción del pe­so.

Un pa­per de in­ves­ti­ga­do­res che­cos, pu­bli­ca­do el año pa­sa­do en el Eu­ro­pean Jour­nal of Pu­blic Health, es­tu­dió el efec­to de las te­ra­pias gru­pa­les en as­pec­tos co­mo el IMC, la pér­di­da de pe­so y la dis­mi­nu­ción en la cir­cun­fe­ren­cia de la cin­tu­ra. En to­dos es­tos ín­di­ces hu­bo me­jo­ras sig­ni­fi­ca­ti­vas.

De to­das for­mas, Va­le­ria Fran­ce­set­ti acla­ra que es muy im­por­tan­te que du­ran­te las te­ra­pias gru­pa­les ha­ya un pro­fe­sio­nal -un si­có­lo­go o un si­quia­tra- su­per­vi­san­do al gru­po pa­ra evi­tar que se en­tre­gue in­tiem­po

Es mu­cho más fá­cil ad­mi­tir que eres adic­to en una me­sa con otros 10 adic­tos”, re­co­no­ce Cris­ti­na, quien en el gru­po se dio cuen­ta de que no era la úni­ca que co­mía co­sas frías del re­fri­ge­ra­dor, sa­ca­ba ali­men­tos del basurero o sa­lía a com­prar cho­co­la­tes a las 10 de la ma­ña­na.

for­ma­ción nu­tri­cio­nal erra­da o se pro­pa­guen mi­tos. “Las que he vis­to que fun­cio­nan son te­ra­pias gru­pa­les, pe­ro den­tro de un con­tex­to de es­pe­cia­lis­tas mul­ti­dis­ci­pli­na­rios. No es que se jun­ten só­lo a ha­blar del te­ma”, di­ce la si­có­lo­ga de la UC.

El po­der de la ma­na­da

El mé­di­co in­ter­nis­ta An­to­nio Abud creó ha­ce más de una dé­ca­da el mé­to­do GO­CE -el Gru­po de Obe­sos en Con­trol de Ex­ce­sos-, la otra te­ra­pia gru­pal pa­ra la obe­si­dad en Chi­le.

“Por mu­cho tiem­po me de­di­qué al en­fo­que clá­si­co de la medicina: mé­ta­le re­me­dios, ecua­cio­nes de ener­gía, ca­lo­rías, me­ta­bo­lis­mo… Pe­ro con el pa­so de los años me di cuen­ta que los pa­cien­tes no se sanan; con suer­te ba­jan de pe­so, pe­ro des­pués suben de nue­vo”, cuen­ta. Eso lo lle­vó a fun­dar GO­CE ha­ce 15 años en una sa­la pa­rro­quial de Puen­te Al­to. “Me di cuen­ta que los fac­to­res emo­cio­na­les, si­co­ló­gi­cos y so­cia­les ju­ga­ban un pa­pel fun­da­men­tal y con una pas­ti­lla no pue­des ha­cer na­da al res­pec­to. Así em­pe­cé a bus­car una for­ma de abar­car es­te tras­torno mul­ti­di­men­sio­nal”.

El éxi­to en Puen­te Al­to lo lle­vó a im­ple­men­tar el mé­to­do con el per­so­nal del Hos­pi­tal Só­te­ro del Río. Lue­go lo abrie­ron allí a otras per­so­nas y en dos años al­can­za­ron los 250 pa­cien­tes. Más ade­lan­te es­ta­ble­ció gru­pos en Las Con­des, La Flo­ri­da, San­tia­go Cen­tro, Pro­vi­den­cia y Hue­chu­ra­ba, que son las cin­co se­des ac­tua­les. Hoy son 12 gru­pos pre­sen­cia­les, que su­man 300 pa­cien­tes, quie­nes ac­ce­den a la te­ra­pia por 75 mil pe­sos al mes. Ade­más, tie­nen gru­pos on­li­ne a tra­vés de Goo­gle Class­room.

Ha­ce sie­te años se in­te­gró Ka­ro­li­na La­ma, ma­gís­ter en si­co­lo­gía clí­ni­ca, es­pe­cia­lis­ta en obe­si­dad y coau­to­ra de Quie­ro

ser flaca y fe­liz (Pla­ne­ta 2015), li­bro que es­cri­bió con la ilus­tra­do­ra Mar­ce­la Tru­ji­llo (Maliki), quien di­bu­jó allí su pa­so por GO­CE. La pu­bli­ca­ción fue un éxi­to: va en la sex­ta edi­ción.

Ve­ró­ni­ca Lu­ce­ro -35, pro­fe­so­ra de in­glés- es uno de los ca­sos de éxi­to del mé­to­do. Lle­gó en enero de 2017 pe­san­do 80 ki­los. Hoy se es­ta­bi­li­zó en

60. Aquí co­no­ció a la que lla­ma “la ma­na­da”, el gru­po de 15 per­so­nas que la acom­pa­ñó en su te­ra­pia. “En la ma­na­da sien­tes que no es­tás so­la, que hay otras per­so­nas que es­tán igual, te sien­tes com­pren­di­da. Aga­rras el what­sapp y es­cri­bes ‘es­toy a pun­to de caer’. Ahí te van apo­yan­do. Sa­bes que hay al­guien más con la so­pa de za­pa­llo, en­sa­la­da o ja­lea cuan­do lo que quie­re es co­mer al­go dul­ce”. Ella hoy es par­te del gru­po de gra­dua­dos de GO­CE que ba­ja­ron de pe­so y si­guen yen­do.

La­ma y Abud ha­blan los dos a la vez. Uno co­mien­za una idea; el otro la ter­mi­na. Am­bos creen que so­cia­li­zar con otros la obe­si­dad pro­pia es la cla­ve de su éxi­to.

“El se­cre­to pa­ra ba­jar de pe­so no es­tá en la die­ta, es­tá en el gru­po. En­tre to­dos cons­tru­yen sig­ni­fi­ca­dos y creen­cias con­jun­tas. La po­ten­cia de ese dis­cur­so va más allá de cual­quier die­ta”, di­ce La­ma. Agre­ga que el sis­te­ma, con el que han aten­di­do a unas 7.000 per­so­nas, tie­ne sie­te di­men­sio­nes que bus­can un cam­bio de vi­da en el pa­cien­te: des­de el pe­so has­ta la res­pon­sa­bi­li­dad. A las ac­ti­vi­da­des gru­pa­les, in­di­vi­dua­les y ta­reas pa­ra la ca­sa, se su­ma un equi­po clí­ni­co que se reúne to­das las se­ma­nas a ana­li­zar ca­da ca­so.

En­tre me­ren­gue y ma­yo­ne­sa

Jue­ves, 19 hrs. Pri­mer pi­so de un edi­fi­cio en ca­lle Ho­lan­da, Pro­vi­den­cia. Es día de reunión en la que se con­si­de­ra co­mo la ca­sa cen­tral de GO­CE. Lle­gan ocho mu­je­res de dis­tin­tas eda­des. An­tes de em­pe­zar, to­das se di­ri­gen a una ba­lan­za, se pe­san y le cuen­tan a la si­có­lo­ga a car­go si subie­ron o ba­ja­ron des­de la úl­ti­ma se­sión. A di­fe­ren­cia de los co­me­do­res com­pul­si­vos, acá sí se ven par­ti­ci­pan­tes obe­sos.

La se­sión de hoy se­rá so­bre có­mo pre­pa­rar­se pa­ra las ten­ta­cio­nes de las Fies­tas Pa­trias. “Es­to es igual que los te­rre­mo­tos”, di­ce Da­nie­la, la si­có­lo­ga a car­go, mien­tras las más ma­teas to­man apun­tes. “Hay que es­tar pre­pa­ra­da con una es­tra­te­gia de an­te­mano”.

La es­tra­te­gia es de­ta­lla­da. Con­si­de­ra des­de la ho­ra de lle­ga­da -ni muy tem­prano co­mo pa­ra no co­mer­se el pi­co­teo, ni muy tar­de co­mo pa­ra re­ci­bir a la sa­li­da un

tup­per­wa­re con las so­bras de la ve­la­da- has­ta dón­de se pararán en el asa­do -cer­ca de la pa­rri­lla, la me­sa de cen­tro o el bar-. Da lo mis­mo co­mer­se una em­pa­na­da o un pe­da­zo de torta, lo im­por­tan­te es man­te­ner­se fiel a la es­tra­te­gia ori­gi­nal.

Lue­go ha­blan de sus vi­das. Una con­ta­do­ra au­di­to­ra que tra­ba­ja des­de la ca­sa cuen­ta que le da car­go de con­cien­cia le­van­tar­se muy tar­de pa­ra em­pe­zar las ta­reas dia­rias. Una abo­ga­da re­fle­xio­na so­bre la pro­cras­ti­na­ción en las la­bo­res más te­dio­sas de su em­pleo y otra de las par­ti­ci­pan­tes más jó­ve­nes con­fie­sa que le da mie­do ter­mi­nar su tra­ta­mien­to y “sa­lir al mun­do real”. Llo­ra, mien­tras sus com­pa­ñe­ras la abra­zan. A di­fe­ren­cia de los co­me­do­res com­pul­si­vos, acá los par­ti­ci­pan­tes se pue­den in­te­rrum­pir y dar con­se­jos.

“Lo que que­re­mos en­tre­gar­le al pa­cien­te son he­rra­mien­tas pa­ra la vi­da. De cier­ta for­ma, cree­mos que la obe­si­dad no es una en­fer­me­dad, sino el sín­to­ma de un tras­torno mu­cho más ge­ne­ral”, di­ce Abud. Lue­go ex­pli­ca que la obe­si­dad es el re­fle­jo de otros pro­ble­mas en la vi­da de las per­so­nas, los que tra­tan de “ta­par emo­cio­nes con me­ren­gue y ma­yo­ne­sa”.

Cuan­do los pa­cien­tes es­tán cer­ca de al­can­zar la me­ta de pe­so, que mar­ca el fin de la te­ra­pia y su sa­li­da “al mun­do real”, les re­cuer­dan que nin­gún mé­to­do ni die­ta les ga­ran­ti­za­rá no su­cum­bir al te­mi­do efec­to re­bo­te. El úni­co ca­mino es que apren­dan a au­to­con­tro­lar­se.

En es­te mé­to­do, la die­ta es co­mún pa­ra to­dos los pa­cien­tes; ex­cep­to ve­ga­nos, dia­bé­ti­cos, per­so­nas con sín­dro­me de Crohn o em­ba­ra­za­das. Al­go que pa­ra Mar­ce­la Or­tiz, nu­tri­cio­nis­ta del Cen­tro de Tra­ta­mien­to de Obe­si­dad UC-Ch­ris­tus, es el as­pec­to más ne­ga­ti­vo de es­ta cla­se de te­ra­pias gru­pa­les.

“Cuan­do no ha­ces una bue­na cla­si­fi­ca­ción de los pa­cien­tes y te en­fo­cas en ge­ne­ra­li­da­des, mi im­pre­sión es que, por lo me­nos des­de el pun­to de vis­ta nu­tri­cio­nal, los re­sul­ta­dos no de­bie­ran ser tan sa­tis­fac­to­rios”, di­ce. “Re­co­men­da­ría que las te­ra­pias gru­pa­les se com­ple­men­ten con una eva­lua­ción ini­cial de los pa­cien­tes des­de el pun­to de vis­ta fi­sio­ló­gi­co. Eso se­ría más ló­gi­co, por­que la fi­sio­lo­gía es dis­tin­ta en mu­je­res pre­me­no­páu­si­cas, a las que les cues­ta mu­cho más ba­jar de pe­so, que a un gru­po de es­tu­dian­tes, por ejem­plo. Tie­nen dis­tin­tos me­ta­bo­lis­mos. Si a una per­so­na de 21 años le doy una pau­ta de 1.200 ca­lo­rías dia­rias va a te­ner una res­pues­ta dis­tin­ta que una de 50 años”.

Aje­na a re­pa­ros me­to­do­ló­gi­cos, a pau­tas nu­tri­cio­na­les o a emo­cio­nes ta­pa­das ba­jo me­ren­gue y ma­yo­ne­sa, Cris­ti­na -con sus 25 ki­los me­nos- di­ce que es­tas te­ra­pias sir­ven pa­ra dar­se cuen­ta que per­te­ne­cen a un gru­po que com­par­te las mis­mas ex­pe­rien­cias y mie­dos. Con fran­que­za, y tam­bién ali­vio, re­co­no­ce:

“Al fi­nal, acá uno es só­lo un gor­do más”.

Las te­ra­pias gru­pa­les ge­ne­ran una iden­ti­dad de per­te­nen­cia, don­de pue­des dis­mi­nuir los ma­les­ta­res si­co­ló­gi­cos cuan­do des­cu­bres que a otras per­so­nas les pa­sa lo mis­mo que a ti”, di­ce la si­có­lo­ga Va­le­ria Fran­ce­set­ti.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.