LA NE­CE­SI­DAD DE PAR­TIR

La Tercera - Tendencias - - APUNTES - POR An­drés Be­ní­tez

La no­ti­cia de que An­drés Ve­las­co fue nom­bra­do de­cano del Ins­ti­tu­to de Po­lí­ti­cas Pú­bli­cas del Lon­don School of Eco­no­mics (LSE) no de­ja de im­pac­tar. No só­lo por el car­go, sino tam­bién por el pres­ti­gio de la ins­ti­tu­ción que lo aco­ge, que es con­si­de­ra­da una de la me­jo­res del mun­do en el ám­bi­to de las cien­cias so­cia­les y la eco­no­mía. De he­cho, en es­ta úl­ti­ma área ocu­pa na­da me­nos que el sép­ti­mo lu­gar en el mun­do, acom­pa­ñan­do a gran­des co­mo Har­vard, MIT y Chica­go, en­tre otras.

Co­mo bue­na re­pre­sen­tan­te de la eli­te uni­ver­si­ta­ria mun­dial, LSE tie­ne en­tre sus ex alum­nos a 45 je­fes de Es­ta­do, al tiem­po que acu­mu­la 18 pre­mios No­bel y 7 ga­lar­do­nes Pu­lit­zer. En­tre los fa­mo­sos que han pa­sa­do por sus au­las hay una lar­ga lis­ta que in­clu­ye a per­so­na­jes tan va­ria­dos co­mo Geor­ge So­ros y Mick Jag­ger. In­clu­so, el ex pre­si­den­te John Ken­nedy es­tu­vo un tiem­po en sus sa­lo­nes.

La lle­ga­da de An­drés Ve­las­co al LSE, si bien im­pre­sio­na, tie­ne tam­bién al­go de pre­de­ci­ble. Des­de que el exi­lio de su pa­dre du­ran­te la dic­ta­du­ra lo obli­gó a tras­la­dar­se a Es­ta­dos Uni­dos, su vi­da ha trans­cu­rri­do en­tre lo más se­lec­to de la aca­de­mia mun­dial. Al par­tir de Chi­le, Ve­las­co es­tu­dia­ba en el Gran­ge y, gra­cias a las ges­tio­nes de al­gu­nos pro­fe­so­res, pu­do in­gre­sar a Gro­ton School, uno de los co­le­gios más im­por­tan­tes de Nor­tea­mé­ri­ca. De ahí su ca­rre­ra aca­dé­mi­ca no pa­ró. Pri­me­ro, in­gre­só a la Uni­ver­si­dad de Ya­le, don­de hi­zo su pre­gra­do es­pe­cia­li­zán­do­se en eco­no­mía y fi­lo­so­fía. Lue­go, reali­zó su doc­to­ra­do en Eco­no­mía en Co­lum­bia, es­tu­dios que lue­go com­ple­men­tó en MIT.

Con to­do ello, fue na­tu­ral que co­men­za­ra una exi­to­sa ca­rre­ra co­mo aca­dé­mi­co, don­de fue pro­fe­sor de Co­lum­bia, la Uni­ver­si­dad de Nue­va York (NYU) y, pos­te­rior­men­te, pro­fe­sor ti­tu­tar de la Es­cue­la de Go­bierno de la Uni­ver­si­dad de Har­vard. En su­ma, un lar­go cu­rrí­cu­lum que es­ta se­ma­na se co­ro­na con su nom­bra­mien­to co­mo de­cano en LSE.

La co­sa atí­pi­ca es que Ve­las­co siem­pre su­po com­bi­nar to­da esa vo­rá­gi­ne aca­dé­mi­ca con la po­lí­ti­ca. Du­ran­te el go­bierno de Ayl­win tu­vo una pri­me­ra apa­ri­ción co­mo je­fe de ga­bi­ne­te del mi­nis­tro Fox­ley. Lue­go, co­mo fla­man­te mi­nis­tro de Ha­cien­da de Ba­che­let –qui­zás su me­jor mo­men­to po­lí­ti­co-, pa­ra ter­mi­nar co­mo can­di­da­to a pre­si­den­te y lue­go se­na­dor. Am­bos sin re­sul­ta­dos po­si­ti­vos. Es­te úl­ti­mo tiem­po, el par­ti­do que fun­dó –Ciu­da­da­nos- ha es­ta­do su­mi­do en un tris­te es­cán­da­lo elec­to­ral, que en me­dio de re­nun­cias y acu­sa­cio­nes de frau­de lo tie­nen in­mer­so en un fu­tu­ro muy in­cier­to.

Pe­se a ello, pien­so que la mar­ca po­lí­ti­ca que de­ja Ve­las­co es po­si­ti­va. El hom­bre ha si­do un apor­te a la dis­cu­sión en es­tos años, ubi­cán­do­se en una po­si­ción que in­co­mo­da a la de­re­cha y la iz­quier­da. Ha bus­ca­do re­pre­sen­tar una co­rrien­te li­be­ral en lo va­ló­ri­co, pe­ro tam­bién se­ria en lo eco­nó­mi­co, que de al­gu­na ma­ne­ra es un ai­re fres­co en es­te país.

Y tie­ne ra­zón en par­tir. No só­lo por­que opor­tu­ni­da­des co­mo es­ta no se pre­sen­tan to­dos los días, sino tam­bién por­que ti­pos co­mo Ve­las­co en­tien­den bien la im­por­tan­cia de sa­lir. No pa­ra des­co­nec­tar­se co­mo pien­san mu­chos, sino pa­ra co­nec­tar­se. Por­que pe­se a to­da la tec­no­lo­gía, las re­des so­cia­les, la glo­ba­li­za­ción, lu­ga­res co­mo Chi­le si­guen bas­tan­te ais­la­dos de los te­mas que im­por­tan. Bas­ta via­jar unos días fue­ra del país pa­ra dar­se cuen­ta de que nues­tra agen­da es to­da­vía muy pro­vin­cia­na, aun­que nos due­la re­co­no­cer­lo. Al­gu­nos di­cen que so­mos lo me­jor­ci­to de es­tos la­dos –yo no lo creo-, pe­ro pa­ra es­tos efec­tos igual es po­co.

Fren­te a es­to, Ve­las­co tie­ne la suer­te y mé­ri­to –siem­pre son las dos co­sas- de ha­ber tra­ba­ja­do con la eli­te mun­dial en ins­ti­tu­cio­nes de lu­jo –NYU, Co­lum­bia, Har­vard, LSE- y lo que es ca­si más im­por­tan­te, en ciu­da­des muy pe­ro muy po­ten­tes co­mo Bos­ton, Nue­va York y aho­ra Lon­dres. Y co­mo se tra­ta de una per­so­na que sa­le, pe­ro nun­ca se ale­ja, es­pe­re­mos que nos si­ga pro­vo­can­do con al­gu­nas ideas no­ve­do­sas, que ayu­den a des­pei­nar y ele­var el ni­vel de las dis­cu­sio­nes lo­ca­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.