¿Ca­rre­ras en ex­tin­ción?

LAS 20 CA­RRE­RAS UNI­VER­SI­TA­RIAS QUE MÁS HAN BA­JA­DO SU MA­TRÍ­CU­LA EN UNA DÉ­CA­DA. CAU­SAS, TES­TI­MO­NIOS, EX­PLI­CA­CIO­NES.

La Tercera - Tendencias - - PORTADA - POR JAVIERA SÁN­CHEZ Y JO­SÉ MI­GUEL JA­QUE ILUS­TRA­CIÓN VI­CEN­TE MAR­TÍ

En el lis­ta­do de las 20 ca­rre­ras uni­ver­si­ta­rias que más han ba­ja­do sus ma­trí­cu­las en los úl­ti­mos diez años hay una que des­apa­re­ció y otra que es­tá ad por­tas de ha­cer­lo. Es­tá tam­bién Pe­da­go­gía en Edu­ca­ción Bá­si­ca, que tu­vo ca­si 20 mil alum­nos y hoy tie­ne la mi­tad. Se­gún los ex­per­tos, va­rios fac­to­res ex­pli­can es­tas ba­jas, en­tre ellos el mer­ca­do la­bo­ral y los suel­dos. En la ve­re­da con­tra­ria, las ca­rre­ras li­ga­das a la sa­lud suben co­mo es­pu­ma: Te­ra­pia Ocu­pa­cio­nal, el me­jor ejem­plo, quin­tu­pli­có sus alum­nos, que hoy lle­gan a 11 mil. Ha­brá que ver lo que ocu­rre en una dé­ca­da más.

Ga­la Ro­cha (26) no te­nía idea de que es una de los ape­nas tres alum­nos que aún cur­san Orien­ta­ción Fa­mi­liar y Re­la­cio­nes Hu­ma­nas en el país. Se en­te­ró cuan­do fue con­sul­ta­da pa­ra es­te reportaje. Esa ca­rre­ra fue crea­da por la Uni­ver­si­dad de Los La­gos en las se­des de San­tia­go y Puer­to Montt, y se im­par­tió pa­ra for­mar pro­fe­sio­na­les ex­per­tos en me­dia­ción lue­go de que fue­ron mo­di­fi­ca­dos los tri­bu­na­les de fa­mi­lia (2008) y la me­dia­ción fa­mi­liar pa­só a ser obli­ga­to­ria pa­ra al­gu­nos con­flic­tos. Sin em­bar­go, en esa uni­ver­si­dad cuen­tan que los asis­ten­tes so­cia­les y los si­có­lo­gos ocu­pa­ron rá­pi­da­men­te ese es­pa­cio. Por eso, si en 2009 lle­gó a te­ner 601 alum­nos ins­cri­tos; cuan­do Ga­la in­gre­só en 2012 ya ha­bían ba­ja­do a 248.

Ga­la realizó su ma­trí­cu­la 2018 ha­ce unos días y por eso no apa­re­ce en el re­gis­tro que el Mi­ne­duc en­tre­gó a

Ten­den­cias, que in­clu­ye a quie­nes lo hi­cie­ron has­ta ma­yo. Los dos alum­nos re­gu­la­res que apa­re­cen en ese lis­ta­do pa­ra es­ta ca­rre­ra son Mar­ce­lo Ga­jar­do (29), quien re­cién de­fen­dió su te­sis, y Ka­ren To­rres (27), quien es­pe­ra ha­cer­lo en un par de se­ma­nas. Ga­la va a en­tre­gar su te­sis en un mes. Se­rá la úl­ti­ma en re­ci­bir­se co­mo orien­ta­do­ra fa­mi­liar. Cuan­do lo ha­ga, la ca­rre­ra va a des­apa­re­cer con ella.

“No sa­bía cuán­tos éra­mos, pe­ro te­nía la im­pre­sión de que éra­mos po­qui­tos”, di­ce Ga­la.

-¿Qué sien­tes al sa­ber que eres la úl­ti­ma es­tu­dian­te en es­ta ca­rre­ra?

-Bueno, los úl­ti­mos se­rán los pri­me­ros -di­ce op­ti­mis­ta.

Co­mo Ga­la, cer­ca de 35 mil es­tu­dian­tes cur­san hoy las 20 ca­rre­ras que han te­ni­do ma­yo­res ba­jas en sus alum­nos ma­tri­cu­la­dos en la úl­ti­ma dé­ca­da, con­si­de­ran­do to­das las uni­ver­si­da­des del país, se­gún da­tos que pro­ce­só el Mi­ne­duc pa­ra es­te reportaje (ver in­fo­gra­fía pá­gi­na 5). El ca­so de Orien­ta­ción Fa­mi­liar y Re­la­cio­nes Hu­ma­nas es tal vez el más lla­ma­ti­vo, por­que la ma­trí­cu­la dis­mi­nu­yó en un 99,7% es­tos úl­ti­mos diez años. Só­lo Cri­mi­na­lís­ti­ca es­tá un pel­da­ño más arri­ba en la lis­ta, ya que des­apa­re­ció en 2014 por fal­ta de cam­po la­bo­ral. Den­tro de los pri­me­ros lu­ga­res del ran­king es­tán tam­bién Acui­cul­tu­ra y Pes­ca (-91,8%), Téc­ni­co Ju­rí­di­co (-82,4%) y Ba­chi­lle­ra­to y/o Li­cen­cia­tu­ra en Tec­no­lo­gía (-78,8%).

Se­gún Ca­ro­li­na Guz­mán, in­ves­ti­ga­do­ra del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción Avan­za­da en Edu­ca­ción (CIAE) de la U. de Chi­le, hay va­rios fac­to­res que ex­pli­can el des­cen­so de ma­trí­cu­las en es­tas ca­rre­ras, ya sea en con­jun­to o por se­pa­ra­do: el va­lor del aran­cel, la ins­ti­tu­ción que la im­par­te, qué tan se­lec­ti­va es és­ta con el pun­ta­je de la PSU, si es­tá acre­di­ta­da o no, si es­tá ads­cri­ta a la gra­tui­dad o el gra­do de di­fi­cul­tad. Tam­bién co­bra ma­yor re­le­van­cia la po­si­bi­li­dad de en­con­trar tra­ba­jo y si se ob­tie­ne un buen sa­la­rio en re­la­ción con la in­ver­sión he­cha pa­ra es­tu­diar.

Pre­ci­sa­men­te la ex­pec­ta­ti­va eco­nó­mi­ca y la vo­ca­ción son los dos fac­to- res que com­po­nen el atrac­ti­vo de una ca­rre­ra, ex­pli­ca An­drés Ber­nas­co­ni, di­rec­tor del Cen­tro de Jus­ti­cia Edu­ca­cio­nal UC. La vo­ca­ción, di­ce, no cam­bia mu­cho en­tre una ge­ne­ra­ción y otra, pe­ro sí lo ha­ce la ex­pec­ta­ti­va del in­cen­ti­vo eco­nó­mi­co. “Aho­ra los pos­tu­lan­tes pue­den ver cuán­to ga­nan los egre­sa­dos en los pri­me­ros años de tra­ba­jo y esa in­for­ma­ción tie­ne un im­pac­to”.

Al­go de eso ocu­rrió con In­ge­nie­ría Fo­res­tal, que pa­só de 1.212 alum­nos a 672 en una dé­ca­da. Ka­ren Pe­ña, di­rec­to­ra de la Fa­cul­tad de Cien­cias Forestales y de Con­ser­va­ción de la de Chi­le, ex­pli­ca que es­ta ca­rre­ra ha­ce una dé­ca­da la dic­ta­ban 15 uni­ver­si­da­des, ca­da una con 100 cu­pos por año. “Em­pe­za­ron a sa­lir mu­chos al mer­ca­do, lo que ge­ne­ró un so­bres­tock que hi­zo ba­jar la con­tra­ta­ción y el suel­do”, di­ce. Es­to de­ri­vó en el cie­rre de la ca­rre­ra en va­rias ca­sas de es­tu­dios, por­que de­ja­ron de lle­nar los cu­pos por el po­co in­te­rés que pro­du­cía en los jó­ve­nes ese es­ce­na­rio. Hoy só­lo cua­tro uni­ver­si­da­des la dic­tan y “es­tán sa­lien­do la can­ti­dad de in­ge­nie­ros forestales que se ne­ce­si­tan pa­ra el mer­ca­do na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal”, agre­ga Pe­ña.

Je­sús Sepúlveda (24) es­tu­dia esa ca­rre­ra en esa uni­ver­si­dad. Ex­pli­ca que una de las ra­zo­nes pa­ra ele­gir­la fue la se­gu­ri­dad la­bo­ral que hoy tie­ne su cam­po. Se­gún sus cálcu­los, ha­ce cua­tro años los forestales ga­na­ban 800 mil pe­sos al cuar­to año de egre­so, mon­to que aho­ra es­tá so­bre el mi­llón. “Eso mo­ti­va, por­que no vas a es­tu­diar cin­co o seis años, te vas a en­deu­dar de por vi­da y ga­nar una ca­gá de pla­ta. Eso se pien­sa mu­cho aho­ra. Di­cen que so­mos los hip­pies de la Chi­le, pe­ro no so­mos to­dos así”, ex­pli­ca.

En un es­fuer­zo por re­ver­tir el de­sin­te­rés por es­ta ca­rre­ra, la U. de Chi­le mo­di­fi­có la ma­lla: en­tre­gó más aten­ción al te­ma de la con­ser­va­ción am­bien­tal, in­ten­tan­do sa­car­le de en­ci­ma la fa­ma de “cor­ta­pa­los”. Han te­ni­do bue­nos re­sul­ta­dos: pa­sa­ron de te­ner en­tre 35 y 45 ma­tri­cu­la­dos a ro­zar los 80 alum­nos al año. Ro­ber­to Cor­ne­jo, pre­si­den­te na­cio­nal del Co­le­gio de In­ge­nie­ros Forestales de Chi­le, se que­ja pre­ci­sa­men­te de esa caricatura de ta­la­do­res de bos­ques: “Eso es una bur­da sim­pli­fi­ca­ción. Los in­ge­nie­ros forestales son los pro­fe­sio­na­les que de­ben ase­gu­rar el ma­ne­jo sus­ten­ta­ble de nues­tros re­cur­sos na­tu­ra­les, ga­ran­ti­zan­do la con­ser­va­ción de la na­tu­ra­le­za”.

¿Us­ted ha­ce qué?

En al­gu­nas uni­ver­si­da­des ex­pli­can que, sin im­por­tar la can­ti­dad de es­tu­dian­tes, si­guen dic­tan­do es­tas ca­rre­ras, ya sea por su im­por­tan­cia o por­que es­pe­ran que re­mon­ten las ma­trí­cu­las. En otras ca­sas de es­tu­dios, si bien no es­tán in­gre­san­do alum­nos nue­vos a es­tos pro­gra­mas, si­guen di­cU­ni­ver­si­dad

tan­do cla­ses a los es­tu­dian­tes que ya es­ta­ban ins­cri­tos al mo­men­to de to­mar la de­ci­sión de no dic­tar­la más y es­pe­ran­do que es­tos se gra­dúen. Al­go así ocu­rre en Re­la­cio­nes Pú­bli­cas en UNIACC. Cons­tan­za Hor­ma­zá­bal, di­rec­to­ra de esa ca­rre­ra, ex­pli­ca que si bien no tu­vo in­gre­sos nue­vos en 2018, 15 alum­nos ac­tual­men­te es­tu­dian la ca­rre­ra y ocho es­tán en pro­ce­so de ti­tu­la­ción.

Hor­ma­zá­bal cree que la ba­ja de los ma­tri­cu­la­dos en Re­la­cio­nes Pú­bli­cas se de­be, en par­te, a que des­co­no­cen el per­fil y el cam­po la­bo­ral de esa pro­fe­sión. Cuen­ta que es­ta dis­ci­pli­na na­ció en ins­ti­tu­tos pro­fe­sio­na­les y se aso­cia­ba con pro­to­co­los de for­ma­li­dad y con la pro­duc­ción de even­tos, y que hoy, a pe­sar de que ya tie­ne 25 años co­mo pro­fe­sión uni­ver­si­ta­ria, ella to­da­vía de­be ex­pli­car que un re­la­cio­na­dor pú­bli­co no es un me­ro or­ga­ni­za­dor de even­tos. “Ha­ce­mos ejer­ci­cios con em­pre­sas y cuan­do les ex­pli­cas que los es­tu­dian­tes de­ben desa­rro­llar una es­tra­te­gia co­mu­ni­ca­cio­nal, te di­cen: no sa­bía que un re­la­cio­na­dor pú­bli­co po­día ha­cer eso”, co­men­ta. Agre­ga que las ca­rre­ras que “com­pi­ten” con Re­la­cio­nes Pú­bli­cas en el cam­po la­bo­ral, co­mo Pe­rio­dis­mo o Pu­bli­ci­dad, tie­nen ro­les más cla­ros y co­no­ci­dos pa­ra las em­pre­sas.

Hor­ma­zá­bal se­ña­la que en esa uni­ver­si­dad han apun­ta­do por di­ver­si­fi­car Re­la­cio­nes Pú­bli­cas pa­ra que los egre­sa­dos pue­dan ofre­cer un aba­ni­co de ser­vi­cios y desem­pe­ñar­se, por ejem­plo, en re­cur­sos hu­ma­nos, mar­ke­ting, fi­de­li­za­ción de clien­tes y co­mu­ni­ca­ción in­ter­na.

Se­gún An­drés Ber­nas­co­ni, la di­ver­si­fi­ca­ción de las ca­rre­ras de­be­ría ser una es­tra­te­gia de Es­ta­do. El ex­per­to di­ce que las uni­ver­si­da­des de­be­rían de­jar las es­pe­cia­li­za­cio­nes pa­ra el pos­gra­do y en los pri­me­ros cua­tro años de pre­gra­do preo­cu­par­se de im­par­tir com­pe­ten­cias pa­ra desem­pe­ñar­se en dis­tin­tos es­pa­cios la­bo­ra­les. “Es im­por­tan­te que los alum­nos apren­dan a adap­tar­se y sal­gan con com­pe­ten­cias co­mo pen­sa­mien­to crí­ti­co, crea­ti­vo, ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo en equi­po, adap­ta­bi­li­dad, dis­ci­pli­na y au­to­rre­gu­la­ción”, di­ce. Ésas son las des­tre­zas, ase­gu­ra, que los em­plea­do­res de­man­dan, a di­fe­ren­cia de las téc­ni­cas del ofi­cio por­que ésas se for­man en el tra­ba­jo.

El es­pe­cia­lis­ta po­ne co­mo ejem­plo lo que ha su­ce­di­do con las in­ge­nie­rías. Se­gún ex­pli­ca, aho­ra los jó­ve­nes pre­fie­ren op­cio­nes con pla­nes co­mu­nes, co­mo pa­sa en In­ge­nie­ría Ci­vil, an­tes que las in­ge­nie­rías más es­pe­cí­fi­cas, lo que les per­mi­te ofre­cer una ma­lla más am­plia y más he­rra­mien­tas. A mo­do de ejem­plo, una de las ca­rre­ras que más ha dis­mi­nui­do sus ma­trí­cu­las fue In­ge­nie­ría en Elec­tró­ni­ca (-48,5%); y una de las que más ha subido, In­ge­nie­ría Ci­vil Eléc­tri­ca (74,8%).

Fren­te a es­te es­ce­na­rio, sur­ge la pre­gun­ta si los Cen­tros de For­ma­ción Téc­ni­ca o los Ins­ti­tu­tos Pro­fe­sio­na­les se es­tán lle­van­do a los alum­nos de ca­rre­ras téc­ni­cas de las uni­ver­si­da­des. Ber­nas­co­ni cree que no. De he­cho, los da­tos di­cen que a par­tir del 2016, mis­mo año en que co­men­zó a re­gir la gra­tui­dad, la ten­den­cia ha si­do un au­men­to en las ma­trí­cu­las de las uni­ver­si­da­des com­pa­ra­das con los CFT o IP. Pa­ra es­te ex­per­to, el pres­ti­gio y la po­si­bi­li­dad de con­ti­nuar con la ver­sión uni­ver­si­ta­ria de esas ca­rre­ras son los mo­ti­vos de es­ta elec­ción. “No es lo mis­mo es­tu­diar una téc­ni­ca en la San­ta Ma­ría o la Usach que en un CFT”, di­ce.

Las ilu­sio­nes

Ade­más de la ex­pec­ta­ti­va eco­nó­mi­ca y el des­co­no­ci­mien­to de las ca­rre­ras, hay un ter­cer as­pec­to a con­si­de­rar en la dis­mi­nu­ción de las ma­trí­cu­las: la reali­dad re­gio­nal. Ce­ci­lia Pla­nas, en­car­ga­da de Ad­mi­sión y Re­gis­tro Cu­rri­cu­lar de la Uni­ver­si­dad de Los La­gos, ex­pli­ca que al te­ner en re­gio­nes un cam­po la­bo­ral más pe­que­ño, las op­cio­nes de tra­ba­jo tam­bién son me­no­res, lo que ha­ce que las ca­rre­ras ofer­ta­das va­yan cam­bian­do cons­tan­te­men­te de acuer­do a las ne­ce­si­da­des y de­man­das de la re­gión o la ciu­dad. “An­tes abrías una ca­rre­ra y po­días es­pe­rar que en los pró­xi­mos 20 o 30 años és­ta se man­tu­vie­ra más o me­nos en las mis­mas con­di­cio­nes. Hoy eso es ca­si im­po­si­ble”, ex­pli­ca, por­que un pro­gra­ma que em­pe­zó con bue­na ma­trí­cu­la, re­mu­ne­ra­ción y cam­po la­bo­ral pue­de des­mo­ro­nar­se al po­co tiem­po. “Hoy ha­ce­mos pro­yec­cio­nes a cin­co o diez años má­xi­mo y tie­nen que ir va­rian­do y ajus­tán­do­se de acuer­do al mer­ca­do”.

Es lo que les pa­só con Téc­ni­co Ju­rí­di­co, que en esa uni­ver­si­dad pa­só de 381 alum­nos en 2009 a uno so­lo es­te año. Pla­nas ex­pli­ca que con el im­pul­so de la Re­for­ma Pro­ce­sal Pe­nal se ne­ce­si­ta­ron ca­da vez más pro­fe­sio­na­les de esa área en el sis­te­ma pú­bli­co, pe­ro una vez que lle­na­ron los equi­pos de tra­ba­jo la ofer­ta ter­mi­nó.

Otro ca­so es el de Acui­cul­tu­ra, que es­tá den­tro de las ca­rre­ras que más ha des­cen­di­do sus ma­trí­cu­las. En la Uni­ver­si­dad de Los La­gos que­dan ape­nas cin­co ma­tri­cu­la­dos. Pla­nas ex­pli­ca que, co­mo in­dus­tria, la acui­cul­tu­ra no es bue­na pro­vee­do­ra de em­pleos por­que re­quie­re de po­cos in­ge­nie­ros, los téc­ni­cos son mal pa­ga­dos, las em­pre­sas son en su ma­yo­ría ex­tran­je­ras y traen a sus pro­pios ex­per­tos. “Por eso, si uno quie­re ser res­pon­sa­ble, las uni­ver­si­da­des e ins­ti­tu­cio­nes no po­de­mos ven­der­les ilu­sio­nes a los chi­cos en áreas o ca­rre­ras que no tie­nen nin­gún so­por­te la­bo­ral”, ex­pli­ca.

La caí­da de las ma­trí­cu­las en nin­gún ca­so des­ani­ma a los es­tu­dian­tes. Por el con­tra­rio, a va­rios se les es­cu­cha con­ven­ci­dos de que ten­drán más tra­ba­jo cuan­do se ti­tu­len. Así lo cree En­ri­que Pé­rez (22), quien es­tu­dia Pu­bli­ci­dad en la Uni­ver­si­dad Die­go Por­ta­les. Él tam­po­co es­ta­ba en­te­ra­do de que en su ca­rre­ra es­ta­ban dis­mi­nu­yen­do las ma­trí­cu­las, pe­ro cree que es me­jor que ha­ya me­nos gen­te sa­tu­ran­do el mer­ca­do la­bo­ral. “Más que pe­li­gro, sien­to que ya no hay tan­to in­te­rés, pe­ro no es que mis ami­gos me mi­ren ra­ro por es­tu­diar Pu­bli­ci­dad o que dé mie­do es­tu­diar es­to. Me da lo mis­mo que ha­ya otras ca­rre­ras de mo­da”.T

“¿Us­te­des ven CSI? ¿Les gus­ta­ría de­di­car­se a eso, es­tar en el si­tio del su­ce­so y en­con­trar la ver­dad de un cri­men?” Eso de­cía un es­tu­dian­te de pri­mer año de Cri­mi­na­lís­ti­ca en la UTEM a los alum­nos de cuar­to me­dio del mis­mo co­le­gio don­de él ha­bía es­tu­dia­do, el San Fran­cis­co Mi­sio­ne­ro, de Mai­pú. Era di­ciem­bre de 2004. Jo­celyn Huai­co (hoy de 32) es­ta­ba en esa char­la. “Él di­jo que era la pro­fe­sión del fu­tu­ro”, re­cuer­da.

Tal co­mo ella, mu­chos cre­ye­ron lo mis­mo de esa ca­rre­ra que se dic­tó en las uni­ver­si­da­des San­to To­más, del Mar, Ibe­roa­me­ri­ca­na de Cien­cias y Tec­no­lo­gía, y la Re­pú­bli­ca, ade­más de la UTEM. En es­te úl­ti­mo plan­tel, Cri­mi­na­lís­ti­ca se abrió en 2003 y al po­co tiem­po fue in­cor­po­ran­do más alum­nos pa­ra con­ver­tir­los en pe­ri­tos o li­cen­cia­dos que, su­pues­ta­men­te, se­rían ab­sor­bi­dos pa­ra tra­ba­jar en la PDI o Ca­ra­bi­ne­ros, gra­cias a la Re­for­ma Pro­ce­sal Pe­nal. La UTEM lle­gó a te­ner 6 mil alum­nos en Cri­mi­na­lís­ti­ca. La ca­rre­ra más gran­de de la uni­ver­si­dad.

“Yo iba a ser la pri­me­ra pro­fe­sio­nal de mi fa­mi­lia”, di­ce Jo­celyn, quien in­gre­só a Cri­mi­na­lís­ti­ca a la UTEM en 2004, desechan­do Pár­vu­los en la UC. Pre­fi­rió es­ta nue­va ca­rre­ra emer­gen­te: “Que­ría ser una pro­fe­sio­nal de al­to pres­ti­gio y ser pio­ne­ra en es­te cuen­to”, re­cuer­da ella, que pa­gó cer­ca de un mi­llón y me­dio de pe­sos anua­les. “Nun­ca nos ima­gi­na­mos que es­to po­día ser una es­ta­fa, que no ha­bía cam­po la­bo­ral. Ha­bía una uni­ver­si­dad del Es­ta­do de­trás”, di­ce ella, quien no se ti­tu­ló y hoy tra­ba­ja co­mo eje­cu­ti­va de ven­tas de una em­pre­sa de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes.

Los ru­mo­res de que no ha­bía dón­de tra­ba­jar co­men­za­ron en 2005. “No lo creía­mos. La uni­ver­si­dad pu­bli­ci­ta­ba la ca­rre­ra con los lo­gos de la PDI y de Ca­ra­bi­ne­ros de Chi­le. Era im­po­si­ble”, re­cuer­da Jo­celyn. Pe­ro lle­gó un gol­pe de reali­dad: en 2006 se ti­tu­ló el pri­mer gru­po de pe­ri­tos y nin­guno con­si­guió tra­ba­jo. Los es­tu­dian­tes se agru­pa­ron, lle­ga­ron has­ta el Mi­ne­duc y el Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia a bus­car res­pues­tas y de vuel­ta re­ci­bie­ron un bal­de de agua con­ge­la­da. “Nos con­fir­ma­ron que no te­nía­mos ca­bi­da en la Re­for­ma Pro­ce­sal. Se me ca­yó el mun­do”, di­ce ella.

Los es­tu­dian­tes de­man­da­ron a la UTEM en 2007 y se en­fren­ta­ron al Con­se­jo de De­fen­sa del Es­ta­do (CDE), que de­fen­día a la uni­ver­si­dad. “Era el Es­ta­do de Chi­le con­tra es­tu­dian­tes es­ta­fa­dos”, di­ce Jo­celyn. Ga­nó el CDE.

Más de 10 años des­pués, los ex es­tu­dian­tes de la UTEM em­pe­za­ron otra cru­za­da: de­man­da­ron al Es­ta­do de Chi­le an­te la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos. Hoy es­pe­ran el fa­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.