Dia­rios de ca­mi­nan­tes

La Tercera - Tendencias - - PORTADA - POR PA­TRI­CIO DE LA PAZ

“Ca­mi­nar es al­go que tie­ne mu­cha im­por­tan­cia en mi vi­da. To­dos los días ca­mino pa­ra tras­la­dar­me, pe­ro mu­chas ve­ces ca­mino y doy vuel­tas pa­ra pen­sar, des­can­sar, es­tar so­la. Ca­mino cuan­do es­toy fe­liz y con mu­cha ener­gía; y ca­mino cuan­do es­toy tris­te y no pue­do res­pi­rar hon­do. Ca­mino pa­ra ‘ela­bo­rar’ lo que sea que me es­té pa­san­do. A ve­ces ca­mino pa­ra fan­ta­sear. Qui­zás ne­ce­si­to mo­ver las pier­nas co­mo un mo­tor me­cá­ni­co pa­ra echar a an­dar mi pen­sa­mien­to, no sé… En ese sen­ti­do me fue di­fí­cil es­ta cro­que­ra por­que no mi­ro mu­cho a ve­ces, ni me doy cuen­ta dón­de es­toy o si es­tá pa­san­do al­go a mi al­re­de­dor. Aún así, cu­rio­sa­men­te, me im­por­ta mu­cho que el lu­gar por don­de ca­mino sea agra­da­ble”.

Catalina tie­ne 27 años. Y ésas son par­te de sus re­fle­xio­nes cuan­do, dos ve­ces a la se­ma­na, ha­ce a pie el tra­yec­to des­de la Ca­sa Cen­tral de la UC, en la Ala­me­da, has­ta el me­tro Pe­dro de Val­di­via, en Pro­vi­den­cia. No só­lo son ideas que acu­mu­la en su ca­be­za. Tam­bién las es­cri­bió. En un pe­que­ño cua­derno de 15 pá­gi­nas, fo­rra­do con un ma­pa an­ti­guo. Ella lo lla­ma sim­ple­men­te cro­que­ra. Pe­ro en reali­dad se pa­re­ce más al dia­rio de vi­da de una ca­mi­nan­te.

Ese cua­derno-dia­rio es una idea que sa­lió de la men­te de dos ar­qui- tec­tas. Ni­co­le Pu­ma­rino (31) y Ka­ren Sea­man (35), am­bas con ma­gís­ter en te­mas de ur­ba­nis­mo. El año pa­sa­do se co­no­cie­ron tra­ba­jan­do jun­tas pa­ra la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Pro­vi­den­cia. Y se die­ron cuen­ta de que am­bas eran bue­nas ca­mi­nan­tes. Se iban a pie al tra­ba­jo y com­par­tían lo que se en­con­tra­ban en el ca­mino: una nue­va tien­da, el es­ta­do de las baldosas de la ve­re­da, un pea­tón arras­tran­do un ca­rri­to de com­pras, el tiem­po de es­pe­ra en un se­má­fo­ro. En no­viem­bre de­ci­die­ron par­ti­ci­par en un ta­ller de di­se­ño ur­bano en Val­pa­raí­so. Su pro­yec­to fue un cua­derno pa­ra que un ca­mi­nan­te re­gis­tra­ra una ru­ta co­ti­dia­na, for­zán­do­se a mi­rar aque­llas co­sas en las que nun­ca ha­bía re­pa­ra­do: las cons­truc­cio­nes, los aro­mas, la gen­te que se cru­za, los co­lo­res pre­do­mi­nan­tes. El ob­je­ti­vo era vi­si­bi­li­zar to­do lo que pa­sa cuan­do uno ca­mi­na. Lo lla­ma­ron La Re­con­quis­ta Pea­to­nal. Fue un éxi­to en esa reunión por­te­ña.

En­tu­sias­ma­das, de­ci­die­ron ma­si­fi­car­lo. “Ar­ma­mos una red cer­ca­na, con ami­gos. Usa­mos nues­tras re­des so­cia­les. To­do muy ar­te­sa­nal. Y la gen­te em­pe­zó a par­ti­ci­par”, di­ce Ni­co­le. Los cua­der­nos se re­par­tían uno a uno. La gen­te se ins­cri­bía en el co­rreo del pro­yec­to (la­re­con­quis­ta­pea­to­nal@gmail.com) y se coor­di­na­ba la en­tre­ga. Ca­da per­so­na man­te­nía el cua­derno por tres se­ma­nas y lue­go lo de­vol­vía, de ma­ne­ra tam­bién pre­sen­cial. Se em­pe­za­ron en­ton­ces a acu­mu­lar las his­to­rias. En cua­der­nos es­cri­tos y di­bu­ja­dos con ga­nas por ca­mi­nan­tes aler­tas.

Ál­va­ro (35) es­cri­be en su cua­derno: “Co­mo su­po­nía que me iban a pre­gun­tar co­sas de mi ca­mino, en cuan­to re­ci­bí es­te cua­der­ni­llo me pu­se a ob­ser­var más qué era lo que pa­sa­ba en mi ru­ta. Me di cuen­ta que po­cas ve­ces le­van­to la ca­be­za y que ha­bían mu­chas co­sas que no me ha­bía de­te­ni­do a mi­rar”. Do­min­go (36) ca­mi­nó jun­to a su hi­jo Ma­nuel, de 3. Y con­sig­na: “Apro­ve­cho la ins­tan­cia pa­ra en­se­ñar­le co­sas a mis hi­jo: leer nú­me­ros y le­tras, en­se­ñar­le có­mo se lla­man las co­sas, có­mo funciona la ciu­dad, las es­ta­cio­nes del año”.

Co­mo el cua­derno da su­ge­ren­cias más que in­di­ca­cio­nes rí­gi­das, ca­da ca­mi­nan­te lo lle­na có­mo me­jor le pa­rez­ca. Ca­da uno con sus pro­pios có­di­gos. Hay per­so­nas que ca­li­fi­can con no­tas y usan nú­me­ros. Otros di­bu­jan lo que ven en el ca­mino, des­de flo­res has­ta edi­fi­cios. Al­gu­nos só­lo con lá­piz gra­fi­to, otros des­bor­da­dos de co­lor. Al­gu­nos ca­mi­nan­tes ha­cen in­ven­ta­rios, otros ar­man his­to­rias y es­ce­nas. “To­mar la de­ci­sión de ir­se ca­mi­nan­do a un lu­gar es otra for­ma de pen­sar y de vi­vir la ciu­dad. Y es­tos cua­der­nos son un buen so­por­te pa­ra eso, por­que per­mi­ten sa­lir­se fá­cil del for­ma­to y dar cuen­ta de la com­ple­ji­dad de lo que te es­tá pa­san­do. Eso no pa­sa­ría en una en­cues­ta o en un so­por­te di­gi­tal”, ex­pli­ca Ka­ren. “Por ejem­plo cuan­do en el cua­derno no­so­tros po­ne­mos ‘ár­bo­les’ y de­ja­mos el es­pa­cio pa­ra que el ca­mi­nan­te re­lle­ne, unos po­nen no­tas de 1 a 7, otros sa­can una fle­cha y es­cri­ben ‘en­tre los ár­bo­les hay uno muer­to’; otros sim­ple­men­te pa­san de lar­go”, agre­ga Ni­co­le.

A es­tos cua­der­nos de Ru­ta Co­ti­dia­na -don­de las per­so­nas re­gis­tran lo que ocu­rre en su ca­mino más ha­bi­tual- se su­ma­ron otros en mar­zo. En­fo­ca­dos só­lo en mu­je­res. Los lla­ma­ron sim­ple­men­te Las Ca­mi­nan­tes. Allí ca­da mu­jer eli­ge cua­tro ru­tas y se de­di­can a es­cri­bir o di­bu­jar la ex­pe­rien­cia de re­co­rrer­las a pie. “Nos ha­bían di­cho que pu­sié­ra­mos lo del aco­so, pe­ro no­so­tras de­ci­di­mos no po­ner­lo ex­pre­sa­men­te. No que­re­mos obli­gar a na­die a con­tar­nos al­go que tal vez ni si­quie­ra es te­ma pa­ra ella, que tal vez ni sien­te. Apa­re­cie­ron, cla­ro, si­tua­cio­nes di­fí­ci­les en ese sen­ti­do pa­ra al­gu­nas ca­mi­nan­tes, pe­ro tam­bién sur­gie­ron co­sas que uno ni si­quie­ra ima­gi­na. Co­mo una ca­mi­nan­te que le gus­ta ca­mi­nar so­la de no­che, por­que se sien­te más tran­qui­la. O la que di­ce que la gen­te en la ca­lle la tra­tan dis­tin­to si an­da con ta­cos o za­pa­ti­llas”, cuen­ta Ni­co­le.

La ca­mi­nan­te ma­yor de esos cua­der­nos de mu­je­res se lla­ma Ema. Tie­ne 86 años. Los re­co­rri­dos que re­gis­tra no tie­nen di­bu­jos, pe­ro sí es­cri­tu­ra. Son ru­tas prác­ti­cas: de su ca­sa en Pro­vi­den­cia al mé­di­co; o al cen­tro a ju­gar brid­ge con las ami­gas. Par­te de esos tra­yec­tos lo ha­ce a pie; otra par­te en mi­cro. Pa­ra ella la se­gu­ri­dad en la ca­lle no se re­la­cio­na con los ro­bos, sino con no caer­se. Con lle­gar sa­na y sal­va. En sus ob­ser­va­cio­nes, tam­bién cam­pea la nos­tal­gia: “Po­cu­ro era un buen lu­gar pa­ra ca­mi­nar; vi­vo 20 años acá, pe­ro los jar­di­nes ya no es­tán, aho­ra hay mu­cha tie­rra, di­cen que es pa­ra eco­no­mi­zar el gas­to de agua. Las pla­zas son lu­ga­res de gim­na­sia, no se pue­de ca­mi­nar, den­tro de las pla­zas se ha­ce di­fí­cil sen­tar­se a des­can­sar, hay que ca­mi­nar con mu­cho cui­da­do”.

Cua­tro es­tre­llas en el cie­lo

Se­gún ci­fras que ma­ne­ja el Mi­nis­te­rio de Trans­por­tes y Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, en la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na to­dos los días se rea­li­zan al­re­de­dor de 18 mi­llo­nes de via­jes, de los cua­les un 34% (ca­si 6,4 mi­llo­nes) son ca­mi­na­tas. El trans­por­te pú­bli­co y el trans­por­te privado al­can­zan el 29,1% y el 28% de los via­jes, res­pec­ti­va­men­te. Esas me­di­cio­nes mues­tran que las ca­mi­na­tas son el prin­ci­pal me­dio de trans­por­te de los san­tia­gui­nos, sal­vo en las co­mu­nas de los sec­to­res orien­te y su­ro­rien­te. Y que los sá­ba­dos y do­min­gos, ade­más, ca­mi­nar es la

La ca­mi­na­ta es el me­dio de trans­por­te más po­pu­lar en la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na. ¿Qué mi­ra al­guien que ca­mi­na? ¿Qué sien­te, qué de­ta­lles lla­man su aten­ción, qué es­tra­te­gias usa pa­ra op­ti­mi­zar su re­co­rri­do? Dos ar­qui­tec­tas crea­ron un sen­ci­llo cua­derno-dia­rio pa­ra que los ca­mi­nan­tes re­gis­tren sus ex­pe­rien­cias en dis­tin­tas ru­tas en San­tia­go. Ya más de un cen­te­nar de per­so­nas lo han com­ple­ta­do. Aquí, va­rias de esas his­to­rias; mu­chas de ellas di­bu­ja­das, otras es­cri­tas con de­ta­lle ex­qui­si­to.

for­ma más co­mún de des­pla­zar­se.

Eso es lo que di­cen los nú­me­ros. Las dos ar­qui­tec­tas de­trás de La Re­con­quis­ta Pea­to­nal que­rían ca­mi­nar una ru­ta dis­tin­ta: lle­nar esas ci­fras con ex­pe­rien­cias par­ti­cu­la­res. “Nues­tro pri­mer ob­je­ti­vo es que la gen­te ca­mi­ne. Y, den­tro de eso, dos me­tas es­pe­cí­fi­cas: vi­si­bi­li­zar esas ex­pe­rien­cias de ca­mi­na­ta y em­po­de­rar a los ca­mi­nan­tes”, ex­pli­ca Ni­co­le Pu­ma­rino. Di­ce que el te­ma es­tá arri­ba y ge­ne­ra in­te­rés: en es­tos nue­ve me­ses, ya han reuni­do más de 100 cua­der­nos de ca­mi­nan­tes. En ma­yo de­ci­die­ron ex­po­ner­los por una tar­de en una sa­la del cam­pus Lo Con­ta­dor de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca. “Fue un mon­tón de gen­te. Mi­ra­ban, sa­ca­ban fo­tos, re­co­no­cían sus cua­der­nos. Los ca­mi­nan­tes nos de­cían que aho­ra miran de ma­ne­ra dis­tin­ta el ca­mino que han he­cho to­do el tiem­po. Ca­mi­nan de ma­ne­ra más cons­cien­te”, cuen­ta Ka­ren Sea­man. Una mu­jer, por ejem­plo, les re­co­no­ció que re­cién al lle­nar el cua­derno se dio cuen­ta que el Pa­seo Ahu­ma­da tie­ne ár­bo­les.

La es­ca­la hu­ma­na que da la ca­mi­na­ta, explican las ar­qui­tec­tas, per­mi­te fi­jar­se en si­tua­cio­nes y de­ta­lles que no se­rían po­si­bles con otro me­dio de trans­por­te. Im­por­ta el olor, la ve­lo­ci­dad del vien­to, lo que aco­ge, lo que ame­na­za. “Se no­ta en las ob­ser­va­cio­nes que se ha­cen: ‘va mu­cha gen­te con bol­sas’, ‘la ve­re­da es an­cha, pe­ro va­mos apre­ta­dos’, ‘hay que ir aten­to a los arre­glos’, ‘dos baldosas es­tán suel­tas’, ‘ven­den aros al es­ti­lo in­dio’… son co­sas que si uno pa­sa rá­pi­do no las ve”, di­ce Ni­co­le. Mu­chas ve­ces el ni­vel de­ta­lle sor­pren­de. Co­mo el cua­derno de Ber­nar­di­ta (23), don­de ella al fi­na­li­zar su re­co­rri­do, fren­te al GAM, a las 7.31 a.m., con­sig­na que en el cie­lo aún que­dan cua­tro es­tre­llas. O Catalina (37), quien es­cri­be: “Los jar­di­nes de las ca­sas de Pro­vi­den­cia y Ñu­ñoa tie­nen mu­chas en­re­da­de­ras de sus­pi­ros azu­les”.

Los cua­der­nos, in­sis­ten sus crea­do­ras, es­tán lle­nos de sor­pre­sas. “Hay una par­te en la que pre­gun­ta­mos si tie­nen con­di­cio­nes fí­si­cas es­pe­cia­les, pen­san­do en al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad. Y una mu­jer nos pu­so: ‘sí, soy muy gran­de, ne­ce­si­to es­pa­cio’. Y cla­ro, es una con­di­ción es­pe­cial que no ha­bía­mos pen­sa­do. Eso es al­go que que­re­mos lo­grar: vi­si­bi­li­zar as­pec­tos de la ca­mi­na­ta que to­dos dan por sen­ta­do: el ta­ma­ño de la per­so­na, el pe­so que car­ga, la edad, la ho­ra en que ca­mi­na”, di­ce Ni­co­le.

“Lo otro es el amor por las ru­tas”, se­ña­la Ka­ren. Y mues­tra el cua­derno de Cons­tan­za (28). El re­co­rri­do es de 25 mi­nu­tos en­tre ca­lle Ama­po­las y San Pío X. Lue­go de po­ner su play­list “Vier­nes en mi co­ra­zón”, ca­mi­na has­ta lle­gar al mo­ti­vo de su via­je. Es­cri­be: “Man­chi­tas es la

Nues­tro pri­mer ob­je­ti­vo es que la gen­te ca­mi­ne. Y, den­tro de eso, dos me­tas es­pe­cí­fi­cas: vi­si­bi­li­zar esas ex­pe­rien­cias de ca­mi­na­ta y em­po­de­rar a los ca­mi­nan­tes”, ex­pli­ca la ar­qui­tec­ta Ni­co­le Pu­ma­rino.

ra­zón por la que ca­mino por Ave­ni­da el Bos­que. Es una her­mo­sa ga­ti­ta que co­no­cí en una ca­mi­na­ta an­te­rior y que vi­ve en el me­di­dor de agua de un edi­fi­cio. Los con­ser­jes y ve­ci­nos la ali­men­tan. In­clu­so veo que un ga­llo que se ve bien cu­rao la sa­lu­da. Yo has­ta me asus­té cuan­do se acer­ca­ba, me sen­tí vulnerable. Pe­ro fi­lo, Man­chi­tas va­le la pe­na. Le ha­go ca­ri­ño y le en­tre­go las so­bras de co­mi­da que le com­pré”.

Es­tá tam­bién Mar­ce­la (43), quien re­gis­tra: “Me gus­ta pa­sar por ese edi­fi­cio de Car­los An­tú­nez don­de vi­ví va­rios años con dos ami­gas. Éra­mos vein­tea­ñe­ras y lo pa­sá­ba­mos bien. El edi­fi­cio es de los años 40 ó 50, de un ar­qui­tec­to fa­mo­si­llo. Te­nía pis­ci­na atrás, don­de nos jun­tá­ba­mos con ami­gos. Lo com­pró una in­mo­bi­lia­ria ha­ce años. Hi­cie­ron bol­sa la pis­ci­na y cons­tru­ye­ron un edi­fi­cio ho­rri­ble pe­ga­do. Hoy vi­vo muy cer­ca, de pu­ra nos­tal­gia creo”.

His­to­rias tan per­so­na­les de ca­mi­na­ta son di­fí­ci­les de sis­te­ma­ti­zar y cuan­ti­fi­car en un in­for­me. Las dos ar­qui­tec­tas de La Re­con­quis­ta Pea­to­nal lo sa­ben, pe­ro no las in­quie­ta. No es­tá ahí el va­lor de es­te pro­yec­to. “Es­ta he­rra­mien­ta es po­co sis­te­ma­ti­za­ble en el sen­ti­do de la efi­cien­cia, y eso es al­go que no­so­tras ya de­cla­ra­mos que no bus­ca­mos; no es­pe­ra­mos que es­to lo po­da­mos sis­te­ma­ti­zar en un ex­cel”, ex­pli­ca Ni­co­le. Aquí lo que man­da es el va­lor de la ex­pe­rien­cia in­di­vi­dual, sub­je­ti­va, par­cial. La sor­pre­sa de un ca­mi­na­ta per­so­nal.

La fuer­za del vien­to

Las más de 100 ex­pe­rien­cias de ca­mi­na­tas reuni­das has­ta aho­ra abar­can tra­yec­tos en las co­mu­nas de San­tia­go cen­tro, Pro­vi­den­cia, Re­co­le­ta, In­de­pen­den­cia, Ma­cul, Ren­ca, Las Con­des, Vi­ta­cu­ra, La Cis­ter­na, La Rei­na y Ñu­ñoa. Tam­bién Cór­do­ba, en Ar­gen­ti­na, don­de las ar­qui­tec­tas a car­go del pro­yec­to lo ex­pu­sie­ron en un ta­ller y apro­ve­cha­ron de pa­sar­les el cua­der­ni­to a los asis­ten­tes.

Pe­ro aún fal­ta. La Re­con­quis­ta Pea­to­nal tie­ne el desafío de am­pliar su co­ber­tu­ra. Y eso se ha­rá de la mano de una nue­va ver­sión de los cua­der­nos, que se lla­ma Me­tro a Me­tro. Se tra­ta de con­vo­car a per­so­nas que ca­mi­nen de una es­ta­ción a otra, con­se­cu­ti­vas, y re­gis­tren ese tra­yec­to con lo que lla­ma la aten­ción de un pea­tón. La idea es que, de es­ta ma­ne­ra, su­man­do ca­mi­na­tas, a abril del pró­xi­mo año es­tén ma­pea­das por su­per­fi­cie las seis lí­neas del tren sub­te­rrá­neo. Re­cons­trui­das con ex­pe­rien­cias de ca­mi­nan­tes.

“Aho­ra pro­ba­re­mos de ma­ne­ra di­gi­tal”, ex­pli­ca Ni­co­le. No ha­brá cua­der­nos es­ta vez. Las per­so­nas de­ben ins­cri­bir­se en el co­rreo de La Re­con­quis­ta Pea­to­nal y re­ci­bi­rán el for­ma­to, que es una so­la pá­gi­na. Lo im­pri­men, lo lle­nan, lo es­ca­nean y lo en­vían de vuel­ta al mail.

Ni­co­le Pu­ma­rino -quien aca­ba de co­men­zar un ma­gís­ter en pla­ni­fi­ca­ción en Lon­dres- y Ka­ren Sea­man quien hoy se de­di­ca a ase­so­rías de ur­ba­nis­mo- sue­ñan. No só­lo con su par­ti­ci­pa­ción a me­dia­dos de oc­tu­bre en el en­cuen­tro Walk 21 en Bo­go­tá, don­de ha­bla­rán de es­te pro­yec­to que han le­van­ta­do a pul­so, sino con las po­ten­cia­li­da­des fu­tu­ras. Por­que se po­drían ha­cer cua­der­nos pa­ra to­do ti­po de ca­mi­nan­tes. Ellas mis­mas enu­me­ran ideas: só­lo ca­mi­nan­tes hom­bres, ca­mi­nan­tes acom­pa­ñan­do a abue­los, ca­mi­nan­tes con pe­rros, ca­mi­nan­tes con ni­ños, ni­ños ca­mi­nan­tes, migrantes ca­mi­nan­tes, ca­mi­nan­tes tu­ris­tas.

“Cuan­do em­pe­za­mos, pen­sa­mos que iba a apa­re­cer mu­cho ca­mi­nan­te fu­rio­so, y en reali­dad to­do lo con­tra­rio. A la gen­te le gus­ta ca­mi­nar, se sien­te li­bre, en co­ne­xión con sí mis­ma, con­tro­la sus tiem­pos, le pa­san co­sas que no le ocu­rren en otro mo­men­to del día ni en otro me­dio de trans­por­te.”, di­ce Ni­co­le. “¿Con­clu­sio­nes has­ta aho­ra? Que a la gen­te le en­can­ta ca­mi­nar, que ese en­can­ta­mien­to es sú­per de­mo­crá­ti­co en eda­des y sec­to­res, que los en­tor­nos ur­ba­nos pue­den ser ama­bles”, agre­ga Ka­ren.

Hoy am­bas es­tán ana­li­zan­do el con­te­ni­do de los cua­der­nos y bus­can­do có­mo vi­si­bi­li­zar las ex­pe­rien­cias reuni­das. Les en­can­ta­ría una gran ex­po­si­ción. O ar­mar un li­bro. O in­clu­so atre­ver­se con un cua­derno en te­rri­to­rios más aco­ta­dos, co­mo un ba­rrio. Di­ce Ni­co­le: “Es­to po­dría ser una muy bue­na he­rra­mien­ta co­mo diag­nós­ti­co de ba­rrios. To­dos sus ha­bi­tan­tes po­drían re­gis­trar en un cua­derno lo que pa­sa en sus ca­mi­na­tas por allí. Lue­go se po­drían en­con­trar fac­to­res co­mu­nes, bue­nos y ma­los, pa­ra lle­gar a una res­pues­ta es­pa­cial que me­jo­re esas con­di­cio­nes. Provocar un cam­bio real. Si la gen­te se mo­vie­ra ca­mi­nan­do, las ciu­da­des real­men­te se­rían otras”.

Hay que te­ner pa­cien­cia, ad­vier­ten. No hay apu­ros. La ve­lo­ci­dad de La Re­con­quis­ta Pea­to­nal, di­cen, es la de un ca­mi­nan­te. Pa­so a pa­so. So­bre to­do si uno lle­va con­si­go una crea­ción pro­pia. Co­mo lo ha­ce Cons­tan­za (38) cuan­do sa­le a pa­sear en co­che a su hi­ja Ame­lia, de dos me­ses, has­ta el Parque Inés de Suá­rez. Es­cri­be la ma­dre en su cua­derno: “La ca­mi­na­ta se ha con­ver­ti­do en una ex­pe­rien­cia com­ple­ta­men­te dis­tin­ta con una gua­gua. Aho­ra re­quie­re pla­ni­fi­ca­ción ho­ra­ria, con de­ten­cio­nes ne­ce­sa­rias y por re­co­rri­dos que sean se­gu­ros. Co­mo la ve­lo­ci­dad tam­bién cam­bia, es po­si­ble per­ci­bir co­sas que an­tes pa­sa­ban des­aper­ci­bi­das: so­ni­dos de aves, olo­res, co­lo­res de ár­bo­les, fuer­za del vien­to, ex­po­si­ción al sol. To­do pa­ra in­ten­tar que el via­je sea lo más pla­cen­te­ro pa­ra Ame­lia”.

¿Con­clu­sio­nes has­ta aho­ra? Que a la gen­te le en­can­ta ca­mi­nar, que ese en­can­ta­mien­to es sú­per de­mo­crá­ti­co en eda­des y sec­to­res, que los en­tor­nos ur­ba­nos pue­den ser ama­bles”, se­ña­la la ar­qui­tec­ta Ka­ren Sea­man.

Cua­derno de Ro­cío (24)

Cua­derno de Jo­sé Ma­nuel (31)

Las dos ar­qui­tec­tas de­trás de La Re­con­quis­ta Pea­to­nal: Ni­co­le Pu­ma­rino y Ka­ren Sea­man.

Cua­derno de Fer­nan­da (30)

Cua­derno de Ce­ci­lia (33)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.