Esa ado­ra­ble cria­tu­ra Sha­ron Ta­te

Me­ses an­tes de que se cum­plan 50 años de la muer­te de la ac­triz es­ta­dou­ni­den­se, ase­si­na­da a pu­ña­la­das a sus ocho me­ses de em­ba­ra­zo, el Mu­seo de la Mo­da ex­hi­be has­ta el 4 de no­viem­bre una se­lec­ción de ves­tua­rio y ob­je­tos de quien fue­ra una ele­gan­tí­si­ma exp

La Tercera - Tendencias - - COSAS DE LA VIDA - POR RI­TA COX

Tie­ne ra­zón Jor­ge Ya­rur, di­rec­tor del Mu­seo de la Mo­da, cuan­do di­ce que “la Fa­mi­lia Man­son no so­lo ma­tó a Sha­ron Ta­te, sino que ase­si­nó su ima­gen, anu­ló su ca­rre­ra y su nom­bre. Su tra­yec­to­ria co­mo mo­de­lo y ac­triz que­dó opa­ca­da fren­te a uno de los crí­me­nes más es­pan­to­sos del si­glo XX y mu­cha gen­te ni si­quie­ra ha­bla de ella, por­que Sha­ron Ta­te es si­nó­ni­mo de al­go ho­rri­ble”.

Bas­ta un rá­pi­do re­co­rri­do por Ama­zon.com pa­ra con­fir­mar que hay más li­bros so­bre Char­les Man­son que so­bre Sha­ron. Del res­pon­sa­ble in­te­lec­tual de la macabra no­che del 8 de agos­to de 1969 en Los An­ge­les, en que la ac­triz es­ta­dou­ni­den­se em­ba­ra­za­da de ocho me­ses y cua­tro per­so­nas más fue­ron ase­si­na­das en la ca­sa que com­par­tía con su ma­ri­do, el di­rec­tor Ro­man Po­lans­ki, se es­cri­bió y se es­pe­cu­ló du­ran­te to­do el tiem­po en que cum­plió con­de­na en una cár­cel de Ca­li­for­nia, has­ta que mu­rió a los 83 años, el 19 de no­viem­bre pa­sa­do. Sha­ron, no­mi­na­da un año an­tes de su muer­te a un Glo­bo de Oro co­mo ac­triz re­ve­la­ción por la pe­lí­cu­la Va­lle de mu­ñe­cas, que­dó pa­ra siem­pre con­ge­la­da en sus 26. Te­ñi­da por la des­qui­cia­da tra­ge­dia ge­ne­ra­da por una sec­ta ar­ti­cu­la­da por el la­do más os­cu­ro e in­com­pren­si­ble del hi­pis­mo y ali­men­ta­da por el abu­so de to­do ti­po de dro­gas.

“No es jus­to que ella que­de re­du­ci­da a sus úl­ti­mos vein­te mi­nu­tos de vi­da. Ella era mu­cho más que su muer­te. Era una mu­jer ex­tra­or­di­na­ria y fue un re­ga­lo pa­ra to­da per­so­na que se cru­zó en su ca­mino”, di­ce al te­lé­fono De­bra Ta­te, her­ma­na ca­si diez años me­nor que Sha­ron. Úni­ca in­te­gran­te vi­va de la fa­mi­lia y úni­ca heredera de sus de­re­chos in­te­lec­tua­les. En su ran­cho de Ca­li­for­nia, es­ta ex ma­qui­lla­do­ra se de­di­ca al cui­da­do de ani­ma­les en ries­go de ex­tin­ción, es­pe­cial­men­te aves. Ade­más, con­ti­núa con la cru­za­da que li­de­ró su ma­dre, la ac­ti­vis­ta Do­ris Ta­te, fa­lle­ci­da en 1992, pa­ra im­pe­dir que nin­guno de los in­vo­lu­cra­dos en el ase­si­na­to de Sha­ron ac­ce­die­ra a be­ne­fi­cios de li­ber­tad. “Cuan­do una tra­ge­dia ocu­rre en la mi­tad de la no­che, ha­blo con las fa­mi­lias y los apo­yo en lo que vie­ne”, ex­pli­ca.

De­bra Ta­te vie­ne pre­pa­ran­do ha­ce tiem­po la con­me­mo­ra­ción de los 50 años de la muer­te de “mi Sha­ron”, co­mo lla­ma tier­na­men­te a su her­ma­na ma­yor. En 2014 pu­bli­có Sha­ron Ta­te: Re­co­llec­tion, un li­bro que re­co­rre la vi­da de la ac­triz con fo­to­gra­fías fa­mi­lia­res, ci­tas, en­sa­yos y un her­mo­so tex­to de Po­lans­ki, con quien De­bra ha se­gui­do en con­tac­to, se­gún cuen­ta.

La ex­po­si­ción del Mu­seo de la Mo­da y la ca­sa de subas­tas Ju­lien’s Auc­tions pue­de con­si­de­rar­se su se­gun­do gran pa­so, ya que es con­se­cuen­cia de su de­ter­mi­na­ción de sa­car a la luz las per­te­nen­cias de Sha­ron que du­ran­te años man­tu­vo en pri­va­do y cui­dó co­mo te­so­ros. “Los ob­je­tos de las per­so­nas que ya no es­tán son una evi­den­cia fí­si­ca de que exis­tie­ron. Uno to­ma al­go en sus ma­nos y ya pue­des re­cor­dar­los y sen­tir­los cer­ca. Ten­go tan­tas co­sas de Sha­ron: pla­tos, cu­bier­tos, li­bros, ro­pa, za­pa­tos, de to­do. De­ci­dí en un mo­men­to que era egoís­ta guar­dar­me eso pa­ra mí. Quie­ro que la gen­te, sus fans y las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, pue­dan ver al­go tan­gi­ble de ella y de su sen­ti­do de la mo­da”.

“Sha­ron Ta­te: ce­le­bran­do su vi­da” re­co­rre par­te del guar­da­rro­pa de la ac­triz a tra­vés de pie­zas fe­cha­das en­tre 1964 y 1969. Años fun­da­men­ta­les del desa­rro­llo de la his­to­ria de la mo­da, mar­ca­dos por “el te­rre­mo­to ju­ve­nil” o el “swin­ging Lon­don”, cuan­do por pri­me­ra vez los jó­ve­nes irrum­pen en la cul­tu­ra a tra­vés de un len­gua­je en el ves­tir (apa­re­cen la mi­ni­fal­da y el bi­ki­ni, por ejem­plo), la mú­si­ca, el ci­ne y la li­te­ra­tu­ra, en­tre otras ma­ni­fes­ta­cio­nes es­pe­jo de los mo­vi­mien­tos po­lí­ti­cos y so­cia­les de la épo­ca, y el quie­bre con la ge­ne­ra­ción an­te­rior. Ese con­tex­to se cru­za con el as­cen­den­te desa­rro­llo pro­fe­sio­nal de la ac­triz, que via­ja­ba fre­cuen­te­men­te a Eu­ro­pa. Eso po­si­bi­li­tó que es­tu­vie­ra al tan­to de lo que su­ce­día en ma­te­ria de mo­da, vis­tie­ra las mar­cas más so­fis­ti­ca­das y van­guar­dis­tas del mo­men­to y fue­ra una ade­lan­ta­da en su pro­pio país.

“Ella se con­vir­tió na­tu­ral­men­te en una fas­hio­nis­ta. Vi­vió la tran­si­ción en­tre la mo­da po­co con­for­ta­ble de los 50 y 60, y eli­gió an­te to­do la co­mo­di­dad. Le gus­ta­ban los ma­te­ria­les na­tu­ra­les, co­mo el al­go­dón, y yo la ayu­da­ba a ha­cer­se pie­zas muy inusua­les, com­bi­nan­do te­las co­mo la del ki­mono con se­da de Chi­na. Si un di­se­ña­dor de Mel­ro­se, en Los An­ge­les, que­ría que ella usa­ra al­go su­yo, Sha­ron lo to­ma­ba y lo mez­cla­ba con otras pie­zas o lo adap­ta­ba”, cuen­ta De­bra.

Es muy pro­ba­ble que la agu­da sen­si­bi­li­dad de mo­da de Sha­ron Ta­te, y que tam­bién se re­fle­ja en su ma­qui­lla­je con gui­ños a los es­ti­los de be­lle­za de los años 20 y 30, ha­ya es­ta­do in­fluen­cia­da por su crian­za cos­mo­po­li­ta. Por el tra­ba­jo de su pa­dre -un ofi­cial de ejér­ci­to de al­to ran­go- y por el in­te­rés de su ma­dre en que sus tres hi­jas co­no­cie­ran otras cul­tu­ras y fue­ran abier­tas de men­te, la fa­mi­lia pa­só tem­po­ra­das en Ita­lia, In­gla­te­rra y Ale­ma­nia. Sha­ron, por lo tan­to, a pe­sar de ser una chi­ca ca­tó­li­ca de Da­llas, ad­qui­rió tem­pra­na­men­te un pun­to de vis­ta dis­tin­to al de sus pa­res es­ta­dou­ni­den­ses.

Po­lans­ki, con quien se ca­só en enero de 1968, de­di­ca un pá­rra­fo al es­ti­lo de su mu­jer en su au­to­bio­gra­fía Me­mo­rias: “To­dos nues­tros ami­gos ado­ra­ban a Sha­ron y no só­lo por su fí­si­co, su im­pre­sio­nan­te be­lle­za y las mi­ni­fal­das que real­za­ban sus ma­ra­vi­llo­sas pier­nas. Ella fue una de las pri­me­ras mu­je­res que ex­hi­bie­ron es­tos sím­bo­los de li­ber­tad se­xual en los años se­sen­ta. Las mi­ni­fal­das eran eró­ti­cas, pe­ro inocen­tes, ro­mán­ti­cas, en­can­ta­do­ras y en cier­to mo­do vul­ne­ra­bles, en con­tras­te con la an­ti­pá­ti­ca y agre­si­va mo­da de los se­ten­ta. Cuan­do Sha­ron se pa­sea­ba en mi­ni­fal­da, to­da la ca­lle se vol­vía a mi­rar­la: los hom­bres con ad­mi­ra­ción; las mu­je­res con en­vi­dia; las an­cia­nas con vi­trió­li­ca ex­pre­sión de re­pro­che; y los an­cia­nos con nos­tál­gi­ca com­pla­cen­cia”.

Bre­ve y ful­mi­nan­te amor

De­bra Ta­te pre­pa­ra pa­ra 2019 un se­gun­do li­bro, que has­ta aho­ra re­ci­be el nom­bre de Cha­sing Jus­ti­ce. “Ha­bla­rá de Sha­ron, de mi fa­mi­lia y de las ho­rri­bles po­lí­ti­cas en Ca­li­for­nia, don­de de­pre­da­do­res que han ase­si­na­do de pu­ro gus­to, por di­ver­sión, pi­den su li­ber­tad to­dos los años. Yo voy to­dos los años a las au­dien­cias pa­ra lu­char pa­ra que si­gan tras las re­jas”, di­ce. Pa­ra es­te nue­vo tra­ba­jo en­tre­vis­tó “muy pro­fun­da­men­te a Mia Fa­rrow, una de las ami­gas más cer­ca­nas de Sha­ron”.

Sha­ron Ta­te y Mia Fa­rrow se co­no­cie­ron a tra­vés de Po­lans­ki, que di­ri­gió a es­ta úl­ti­ma en el Be­bé de Ro­se­mary (1968). Fa­rrow, jun­to a Pe­ter Se­llers y Wa­rren Beatty, por nom­brar a unas cuan­tas gran­des fi­gu­ras de Holly­wood, eran del círcu­lo más pró­xi­mo de la pa­re­ja. La ca­sa de los Po­lans­ki-Ta­te so­lía ser el cen­tro de reunión, don­de Sha­ron co­ci­na­ba pa­ra to­dos.

Sha­ron Ta­te fue mu­cho más que una her­mo­sí­si­ma ru­bia que ves­tía bien. Mu­cho más que un ícono de mo­da. Que una sim­ple “it girl”, en pa­la­bras de hoy. De­bra Ta­te, al otro la­do del te­lé­fono, y Ro­man Po­lans­ki en sus me­mo­rias, coin­ci­den en que tiem­po es lo que le fal­tó a la ac­triz pa­ra con­so­li­dar una ca­rre­ra que, se­gún su her­ma­na, “hu­bie­se ca­mi­na­do ha­cia la co­me­dia, por­que a ella le en­can­ta­ba ha­cer reír y era bue­na en eso”.

Po­lans­ki ter­mi­na­ba de pro­mo­cio­nar Re­pul­sión, con Cat­he­ri­ne De­neu­ve, y mon­ta­ba Callejón sin sa­li­da cuan­do co­men­zó a pla­ni­fi­car El bai­le de los vam­pi­ros. Aun­que él en prin­ci­pio pa­ra el rol fe­me­nino pen­sa­ba en Jill St. John, la com­pa­ñía Films­way, que ha­bía con­tra­ta­do a Sha­ron Ta­te y apos­ta­ba por ella, te­nía otros pla­nes. Di­rec­tor y ac­triz se co­no­cie­ron en una fies­ta en Lon­dres y re­sul­ta­ron ser ve­ci­nos. Bas­ta­ron un par de en­cuen­tros. “Lo que más me im­pre­sio­na­ba en ella, apar­te de su ex­cep­cio­nal be­lle­za, era aque­lla es­pe­cie de res­plan­dor que sue­le ema­nar

de un tem­pe­ra­men­to dul­ce y bon­da­do­so; te­nía al­gu­nas in­hi­bi­cio­nes del ti­po emo­cio­nal y, sin em­bar­go, pa­re­cía una mu­jer com­ple­ta­men­te li­be­ra­da. Ja­más ha­bía co­no­ci­do a na­die co­mo ella”, es­cri­be Po­lans­ki, re­tro­ce­dien­do a los pri­me­ros días de esa re­la­ción.

El res­to de las pá­gi­nas de­di­ca­das a Sha­ron son una seguidilla de de­cla­ra­cio­nes de amor: “Lo que más me gus­ta­ba de ella era su bon­dad in­mu­ta­ble, su ale­gría na­tu­ral, su amor por las per­so­nas y ani­ma­les, a to­da la vi­da en ge­ne­ral”, ano­ta pa­ra lue­go re­cor­dar lo bien que co­ci­na­ba, que le cor­ta­ba el pe­lo, que le ar­ma­ba las ma­le­tas ca­da vez que te­nía que via­jar.

“Una vez me pi­dió que de­fi­nie­ra a mi mu­jer ideal. Eres tú, le di­je. ¡Va­mos!, ex­cla­mó, echán­do­se a reír. En se­rio, in­sis­tí. No te que­rría dis­tin­ta en nin­gún sen­ti­do”, es un diá­lo­go que se lee po­cas pá­gi­nas an­tes de lle­gar al epi­so­dio si­nies­tro en que, es­tan­do en Lon­dres, a las sie­te de la tar­de, ho­ra bri­tá­ni­ca, Po­lans­ki re­ci­bió una lla­ma­da de Los An­ge­les. Winny Chap­man, la mu­jer en­car­ga­da de la lim­pie­za de la ca­sa de ca­lle Cie­lo Dri­ve, ha­bía lle­ga­do a las 8 y des­cu­brió los cuer­pos irre­co­no­ci­bles de las cin­co per­so­nas ase­si­na­das, en­tre ellas, Sha­ron Ta­te. Tras gol­pear las pa­re­des con los pu­ños y azo­tar­se la ca­be­za, Po­lans­ki des­con­so­la­do abra­zó a su ami­go, el pro­duc­tor Ge­ne Gu­tows­ki, y lo úni­co que ati­nó a bal­bu­cear, an­tes de ser se­da­do, fue­ron unas pre­gun­tas en po­la­co: “¿Sa­bía ella cuán­to la que­ría?, ¿lo sa­bía?, ¿lo sa­bía?”.

De­bra Ta­te apor­ta otro dato re­le­van­te y que que­da de ma­ni­fies­to en la ex­hi­bi­ción del Mu­seo de la Mo­da a tra­vés de al­gu­nos li­bros que per­te­ne­cie­ron a la ac­triz. “Ella era muy lec­to­ra. En el co­le­gio en Ita­lia, don­de vi­vi­mos un tiem­po por el tra­ba­jo de mi pa­dre, ella era miem­bro del club de lec­tu­ra. Lue­go, más de gran­de, le gus­ta­ba mu­cho Sha­kes­pea­re”.

Es un li­bro, tam­bién, el úl­ti­mo re­ga­lo que Po­lans­ki re­ci­bió de Sha­ron. Se tra­ta de Tess, la de

los d’ Ur­ber­vi­lle, de Tho­mas Hardy, que ella le de­jó en la pie­za del ho­tel en Lon­dres don­de dur­mie­ron jun­tos por úl­ti­ma vez, an­tes de que ella re­gre­sa­ra a Es­ta­dos Uni­dos, a esa ca­sa de Cie­lo Dri­ve. A esa es­ce­na del cri­men. “Lo aca­ba­ba de leer y me di­jo que se po­dría ha­cer una pe­lí­cu­la ma­ra­vi­llo­sa”.

Diez años des­pués, en 1979, Po­lans­ki es­tre­nó Tess, pro­ta­go­ni­za­da por Nas­tass­ja Kins­ki. La pe­lí­cu­la ga­nó tres pre­mios Os­car, dos Glo­bos de Oro y tres Cé­sar.

Tess es­tá de­di­ca­da a Sha­ron Ta­te. T

Dos pie­zas de Ta­te en el Mu­seo de la Mo­da: un ves­ti­do mi­ni de 1964; y un ma­xi ves­ti­do de 1968.

“A pe­sar del tiem­po trans­cu­rri­do, nun­ca pue­do con­tem­plar una es­pec­ta­cu­lar pues­ta de sol, vi­si­tar una en­can­ta­do­ra ca­sa an­ti­gua o ex­pe­ri­men­tar un pla­cer vi­sual de la cla­se que sea, sin de­cir­me ins­tin­ti­va­men­te a mí mis­mo lo mu­cho que a ella le hu­bie­ra gus­ta­do to­do eso. En ese sen­ti­do, le se­gui­ré sien­do fiel has­ta que me mue­ra”.RO­MAN PO­LANS­KI, EN “ME­MO­RIAS” (2017, EDI­TO­RIAL MAL­PA­SO).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.